guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Recusación (proceso civil)

Recusación (proceso civil)

La recusación supone el derecho de las partes que acuden a la Administración de Justicia de solicitar que se aparten los mismos del conocimiento de un asunto cuando entiendan que existe causa de abstención y no se ha hecho uso de la misma.

¿Qué es la recusación?

Mientras que la abstención es una obligación, sobre todo de los jueces, de apartarse del conocimiento de una causa cuando concurra alguna de las expuestas en la ley, la recusación supone el derecho de las partes que acuden a la Administración de Justicia de solicitar que se aparten los mismos del conocimiento de un asunto cuando entiendan que existe causa de abstención y no se ha hecho uso de la misma.

En cuanto a cómo se plantea la recusación nos tenemos que remitir al artículo 223 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que introduce algunas cuestiones puntuales de aplicación, y a cuyo tenor:

«La recusación deberá proponerse tan pronto como se tenga conocimiento de la causa en que se funde, pues, en otro caso, no se admitirá a trámite.

Es decir, que no se trata de un derecho que las partes que intervengan en un procedimiento puedan utilizar cuando lo estimen conveniente, sino que existen unos plazos y condiciones para su ejercicio, de tal manera que se inadmitirán las recusaciones que se formulen cuando:

1.º Cuando no se propongan en el plazo de diez días desde la notificación de la primera resolución por la que se conozca la identidad del Juez o Magistrado a recusar, si el conocimiento de la concurrencia de la causa de recusación fuese anterior a aquel.

2.º Cuando se propusieren, pendiente ya un proceso, si la causa de recusación se conociese con anterioridad al momento procesal en que la recusación se proponga.»

¿Cómo se lleva a cabo la recusación?

En la Ley 13/2009 se introducen algunas novedades en materia de recusación para quedar configurado ahora el trámite de la misma en cuanto al tiempo y forma de la siguiente manera:

En cuanto al tiempo y forma, el artículo 107 Ley de Enjuiciamiento Civil señala que:

«1. La recusación deberá proponerse tan pronto como se tenga conocimiento de la causa en que se funde, pues, en otro caso, no se admitirá a trámite. Concretamente, se inadmitirán las recusaciones:

1.º Cuando no se propongan en el plazo de diez días desde la notificación de la primera resolución por la que se conozca la identidad del Juez o Magistrado a recusar, si el conocimiento de la concurrencia de la causa de recusación fuese anterior a aquél.

2.º Cuando se propusieren, pendiente ya un proceso, si la causa de recusación se conociese con anterioridad al momento procesal en que la recusación se proponga.»

Pues en el apartado 2º se recoge que: «2. La recusación se propondrá por escrito que deberá expresar concreta y claramente la causa legal y los motivos en que se funde, acompañando un principio de prueba sobre los mismos. Este escrito estará firmado por el abogado y por procurador si intervinieran en el pleito, y por el recusante, o por alguien a su ruego, si no supiera firmar. En todo caso, el procurador deberá acompañar poder especial para la recusación de que se trate. Si no intervinieren procurador y abogado, el recusante habrá de ratificar la recusación ante el Secretario del tribunal de que se trate.

3. Formulada la recusación, se dará traslado a las demás partes del proceso para que, en el plazo común de tres días, manifiesten si se adhieren o se oponen a la causa de recusación propuesta o si, en aquel momento, conocen alguna otra causa de recusación. La parte que no proponga recusación en dicho plazo, no podrá hacerlo con posterioridad, salvo que acredite cumplidamente que, en aquel momento, no conocía la nueva causa de recusación.»

En la Ley 13/2009 también se añade en el apartado 4º que:

«4. En el día hábil siguiente a la finalización del plazo previsto en el apartado anterior, el recusado habrá de pronunciarse sobre si admite o no la causa o causas de recusación formuladas.»

Esta redacción que sustituye a la que existía anteriormente viene por la nueva redacción que se da en el artículo 107 de la LEC al momento en el que debe presentarse el escrito concretando el plazo.

En cuanto a cómo se formaliza una recusación hay que señalar que en el apartado 2º de este artículo 223 de la LEC se recoge que:

«La recusación se propondrá por escrito que deberá expresar concreta y claramente la causa legal y los motivos en que se funde, acompañando un principio de prueba sobre los mismos. Este escrito estará firmado por el abogado y por procurador si intervinieran en el pleito, y por el recusante, o por alguien a su ruego, si no supiera firmar. En todo caso, el procurador deberá acompañar poder especial para la recusación de que se trate. Si no intervinieren procurador y abogado, el recusante habrá de ratificar la recusación ante el secretario del tribunal de que se trate.»

Una vez planteada la recusación por la parte se seguirá actuando de la siguiente manera:

«Formulada la recusación, se dará traslado a las demás partes del proceso para que, en el plazo común de tres días, manifiesten si se adhieren o se oponen a la causa de recusación propuesta o si, en aquel momento, conocen alguna otra causa de recusación. La parte que no proponga recusación en dicho plazo, no podrá hacerlo con posterioridad, salvo que acredite cumplidamente que, en aquel momento, no conocía la nueva causa de recusación.

El día hábil siguiente a la finalización del plazo previsto en el párrafo anterior, el recusado habrá de pronunciarse sobre si admite o no la causa o causas de recusación formuladas.»

En la reforma procesal civil de la oficina judicial se añade un nuevo apartado 4.º al artículo 107 LEC que señala que: «En el día hábil siguiente a la finalización del plazo previsto en el apartado anterior, el recusado habrá de pronunciarse sobre si admite o no la causa o causas de recusación formuladas.»

En consecuencia, en el caso de que concurra cualquiera de las causas de abstención antes vistas es preciso que se tramite la abstención, ya que no debe estarse a la espera de que se proceda a la recusación por una de las partes, ya que constituye una infracción disciplinaria el hecho de no abstenerse de concurrir causa legal para ello. De la misma manera que los jueces deberán abstenerse, de concurrir causa legal para ello, los Letrados de la Administración de Justicia, los fiscales y los funcionarios de la Administración de Justicia. Incluso tienen el deber de abstención los peritos que son designados judicialmente para emitir un informe pericial en una causa, ya que de la misma manera que los anteriores, los peritos deben actuar con imparcialidad cuanto intervengan en un juicio y emitir su informe bajo este objetivo, y así, en cuanto a las causas por las que se podrá abstener un perito, podremos incluir cualesquiera de las incluidas en el artículo 219 antes vistas de la Ley Orgánica del Poder Judicial, en cuanto le afecten por su condición de perito y las que constan en el artículo 343 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, a saber:

«1º Ser cónyuge o pariente por consanguinidad o afinidad, dentro del cuarto grado civil de una de las partes o de sus abogados o procuradores.

2.º Tener interés directo o indirecto en el asunto o en otro semejante.

3.º Estar o haber estado en situación de dependencia o de comunidad o contraposición de intereses con alguna de las partes o con sus abogados o procuradores.

4.º Amistad íntima o enemistad con cualquiera de las partes o sus procuradores o abogados.

5.º Cualquier otra circunstancia, debidamente acreditada, que les haga desmerecer en el concepto profesional.»

¿Quién instruye los incidentes de recusación?

Lo regula ex novo el artículo 108 Ley de Enjuiciamiento Civil en la Ley 13/2009. Así:

«1.º Cuando el recusado sea el Presidente o un Magistrado del Tribunal Supremo o de un Tribunal Superior de Justicia, un Magistrado de la Sala a la que pertenezca el recusado, designado en virtud de un turno establecido por orden de antigüedad.

2.º Cuando el recusado sea un Presidente de Audiencia Provincial, un Magistrado de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia correspondiente, designado en virtud de un turno establecido por orden de antigüedad.

3.º Cuando el recusado sea un Magistrado de una Audiencia, un Magistrado de esa misma Audiencia, designado en virtud de un turno establecido por orden de antigüedad, siempre que no pertenezca a la misma Sección que el recusado.

4.º Cuando se recusare a todos los Magistrados de una Sala de Justicia, un Magistrado de los que integren el Tribunal correspondiente, designado en virtud de un turno establecido por orden de antigüedad, siempre que no estuviere afectado por la recusación.

5.º Cuando el recusado sea un Juez o Magistrado titular de un órgano unipersonal, un Magistrado de la Audiencia Provincial, designado en virtud de un turno establecido por orden de antigüedad.

6.º Cuando el recusado fuere un Juez de Paz, el Juez de Primera Instancia del partido correspondiente o, si hubiere varios Juzgados de Primera Instancia, el designado en virtud de un turno establecido por orden de antigüedad.

La antigüedad se regirá por el orden de escalafón en la carrera judicial.»

A continuación se le otorga al Letrado de la Administración de Justicia una nueva función en el artículo 109 Ley de Enjuiciamiento Civil, ya que dentro del mismo día en que finalice el plazo a que se refiere el apartado 3 del artículo 107, o en el siguiente día hábil, pasará el pleito o causa al conocimiento del sustituto, debiendo remitirse al Tribunal al que corresponda instruir el incidente el escrito y los documentos de la recusación. También deberá acompañarse un informe del recusado relativo a si admite o no la causa de recusación.

La tramitación pasa ahora por un posible reconocimiento de la causa por el juez, para señalar en el no 3 del artículo 107 Ley de Enjuiciamiento Civil que: «Si el recusado aceptare como cierta la causa de recusación, se resolverá el incidente sin más trámites. En caso contrario, el instructor, si admitiere a trámite la recusación propuesta, ordenará la práctica, en el plazo de diez días, de la prueba solicitada que sea pertinente y la que estime necesaria y, acto seguido, remitirá lo actuado al tribunal competente para decidir el incidente.»

A continuación se añade en el párrafo 2º que:

«Recibidas las actuaciones por el Tribunal competente para decidir la recusación, el Secretario judicial dará traslado de las mismas al Ministerio Fiscal para informe por plazo de tres días. Transcurrido ese plazo, con o sin informe del Ministerio Fiscal, se decidirá el incidente dentro de los cinco días siguientes. Contra dicha resolución no cabrá recurso alguno.»

Por último, en cuanto a la decisión del incidente de recusación el artículo 110 Ley de Enjuiciamiento Civil señala que:

Decidirán los incidentes de recusación:

«1.º La Sala prevista en el artículo 61 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, cuando el recusado sea el Presidente del Tribunal Supremo, el Presidente de la Sala de lo Civil o dos o más Magistrados de dicha Sala.

2.º La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, cuando se recuse a uno de los Magistrados que la integran.

3.º La Sala a que se refiere el artículo 77 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, cuando se hubiera recusado al Presidente del Tribunal Superior de Justicia, al Presidente de la Sala de lo Civil y Penal de dicho Tribunal Superior, al Presidente de Audiencia Provincial con sede en la Comunidad Autónoma correspondiente o a dos o más Magistrados de la Sala Civil y Penal de los Tribunales Superiores de Justicia o a dos o más Magistrados de una Sección o de una Audiencia Provincial.

4.º La Sala de lo Civil y Penal de los Tribunales Superiores de Justicia, cuando se recusara a uno o a varios Magistrados de estos Tribunales.

A los efectos señalados en los apartados que anteceden, el recusado no formará parte de la Sala.

5.º Cuando el recusado sea Magistrado de una Audiencia Provincial, la Audiencia Provincial, sin que forme parte de ella el recusado, o, si ésta se compusiere de dos o más Secciones, la Sección en la que no se encuentre integrado el recusado o la Sección que siga en orden numérico a aquélla de la que el recusado forme parte.

6.º Cuando el recusado sea un Juez de Primera Instancia o Juez de lo Mercantil, la Sección de la Audiencia Provincial que conozca de los recursos contra sus resoluciones, y, si fueren varias, se establecerá un turno comenzando por la Sección Primera.

7.º Cuando el recusado sea un Juez de Paz, resolverá el mismo Juez instructor del incidente de recusación.»

Recuerde que…

  • La recusación no se trata de un derecho que las partes que intervengan en un procedimiento puedan utilizar cuando lo estimen conveniente, sino que existen unos plazos y condiciones para su ejercicio.
  • La recusación se propondrá por escrito que deberá expresar concreta y claramente la causa legal y los motivos en que se funde, acompañando un principio de prueba sobre los mismos.
  • Recibidas las actuaciones por el Tribunal competente para decidir la recusación, el Letrado de la Administración de Justicia dará traslado de las mismas al Ministerio Fiscal para informe por plazo de tres días.
Subir