guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Prestación por cese de actividad de l...

Prestación por cese de actividad de los trabajadores autónomos

Esta acción protectora es de carácter obligatoria y busca proteger la persona trabajadora ante una situación de fin de actividad de carácter involuntario. Esta prestación debe formalizarse con una mutua colaboradora de la Seguridad Social.

2000 Soluciones Laborales

¿Qué se entiende por prestación por cese de actividad?

Es aquella prestación de la Seguridad Social que protege a las personas trabadoras autónomas (Véase: Trabajadores autónomos) en el caso de deban finalizar su actividad de manera involuntaria. El cese por actividad puede ser definitivo o temporal.

¿Qué contingencias cubre la acción protectora del RETA?

La acción protectora del RETA (Véase: Régimen especial de trabajadores autónomos) comprende, en todo caso, las siguientes prestaciones (arts. 26.1 LETA y 314 LGSS):

Se contempla también la protección por contingencias comunes y profesionales (RD 1273/2003, 10 oct.).

La cobertura de la prestación económica por incapacidad temporal y la cobertura de las contingencias profesionales son obligatorias.

¿Qué requisitos deben cumplir quienes se quieran beneficiar?

Esta protección se reconoce a los afiliados a la SS y en alta en el RETA (art. 327.1 LGSS), a las personas trabajadoras por cuenta propia incluidas en el Sistema Especial de Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios y en el Régimen Especial de Trabajadores del Mar.

Alcanza también a los socios trabajadores de las Cooperativas de trabajo asociado que hayan optado por su encuadramiento como personas trabajadoras por cuenta propia en el régimen especial que corresponda, así como a los autónomos que ejerzan su actividad profesional conjuntamente con otros en régimen societario o bajo cualquier otra forma jurídica admitida en derecho, siempre que, en ambos casos, cumplan con los requisitos exigidos (art. 327.2 LGSS).

Se exigen unos requisitos:

  • 1. Estar afiliados y en situación de alta en el RETA.
  • 2. Tener cubierto el período mínimo de cotización por cese de actividad (art. 338 LGSS).
  • 3. Encontrarse en situación legal de cese de actividad.
  • 4. No haber cumplido la edad ordinaria para causar derecho a la pensión contributiva de jubilación, salvo que el autónomo no tuviera acreditado el período de cotización requerido para ello.
  • 5. Estar al corriente de pago de las cuotas de la SS.

Se encuentran en situación legal de cese de actividad aquellas personas trabajadoras autónomas que cesen en su actividad por alguna de las causas del art. 331.1 LGSS. Las exclusiones se encuentran en el art. 331.2 LGSS.

Hay que tener en cuenta situaciones especiales de cese, como las personas autónomas económicamente dependientes (art. 333 LGSS) (Véase: Trabajador autónomo económicamente dependiente), las personas autónomas socias de sociedades de capital (art. 334 LGSS), las socias trabajadoras de las cooperativas de trabajo asociado (art. 335 LGSS) y las personas autónomas que ejerzan una actividad profesional conjuntamente (art. 336 LGSS).

Esta situación se acreditará mediante declaración jurada del solicitante, que consignará el motivo y la fecha de efectos del cese, a la que acompañará otros documentos, sin perjuicio de aportarse, si aquel lo estima conveniente, cualquier medio de prueba admitido legalmente (art. 332.1 LGSS).

La protección por cese comprende (art. 329 LGSS):

  • 1. Prestación económica por cese total, temporal o definitivo, de la actividad.
  • 2. Abono de la cotización de Seguridad Social del trabajador, por contingencias comunes, al régimen correspondiente.
  • 3. El abono de la cotización a la Seguridad Social del trabajador autónomo por todas las contingencias al régimen correspondiente, a partir del 61º día de baja.
  • 4. Medidas de formación, orientación profesional y promoción de la actividad emprendedora de los trabajadores autónomos beneficiarios del mismo.

Los autónomos que cumplan los requisitos deberán solicitar a la MCSS a la que se encuentran adheridos el reconocimiento del derecho a esta protección (art. 337.1 LGSS); y respecto de los trabajadores por cuenta propia que no se encuentren adheridos a una MCSS, será de aplicación el art. 346.3 LGSS. El derecho al percibo de la prestacióna nacerá el día siguiente a aquel en que tenga efectos la baja en el régimen especial al que estuvieran adscritos; y en el resto de supuestos el primer día del mes siguiente a aquel en que tenga efectos a la baja por el cese en la actividad.

La duración de la protección se reconoce y se consume por meses.

El derecho a la protección se suspenderá y reanudará de acuerdo a las reglas de los arts. 340.3 LGSS y 15 RD 1541/2011. Se extinguirá en base al art. 341.1 LGSS.

¿Qué es el pago único de la prestación por cese de la actividad?

Es el abono del valor actual que reste por percibir de la prestación por cese de actividad y la pueden solicitar aquellas personas que quieren incorporarse como persona socia trabajadora en cooperativas o sociedades laborales o mercantiles, o bien constituirlas. O también que quieran desarrollar una nueva actividad (art. 39 LETA).

¿En qué consiste la prestación extraordinaria asociada al COVID-19 (años 2020-2021)?

El Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, implantó esta prestación extraordinaria a favor de:

  • - Los trabajadores autónomos incluidos en el RETA, los autónomos agrarios incluidos en el Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios y los incluidos en el Régimen Especial de Trabajadores del Mar cuyas actividades quedaron suspendidas por la crisis sanitaria.
  • - Los trabajadores autónomos incluidos en los citados regímenes y sistemas que, no cesando en su actividad, su facturación en el mes natural anterior al de la solicitud se viera reducida, al menos, en un 75% en relación con el promedio de facturación del semestre natural anterior, siempre que no se encontraran en alguno de los dos supuestos siguientes.
  • - Los autónomos agrarios de producciones de carácter estacional incluidos en el Sistema Especial Agrario, así como los trabajadores de producciones pesqueras, marisqueras o de productos específicos de carácter estacional incluidos en el Régimen Especial de Trabajadores del Mar, cuando su facturación promedio en los meses de campaña de producción anteriores al que se solicitara la prestación se viera reducida, al menos, en un 75% en relación con los mismos meses de la campaña del año anterior.
  • - Los trabajadores autónomos que desarrollaran actividades en alguno de los siguientes códigos de la CNAE 2009: 5912, 5915, 5916, 5920 y entre el 9001 y el 9004 ambos incluidos, siempre que, no cesando en su actividad, su facturación en el mes natural anterior al que se solicita la prestación se viera reducida en al menos un 75% en relación con la efectuada en los 12 meses anteriores.

La cuantía de la prestación se determina aplicando el 70% a la base reguladora, conforme al artículo 339 de la LGSS. En caso de no acreditar la cotización mínima para tener derecho a la prestación, la cuantía es la equivalente al 70% de la base mínima de cotización en el RETA o, en su caso, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar, que corresponda por actividad.

Entre sus beneficios sociales, el tiempo de su percepción se entiende como cotizado, no implica obligación de cotizar y no se reducen los períodos de prestación por cese de actividad a los que el beneficiario pudiera tener derecho en el futuro.

Las cotizaciones por las que no hay obligación de cotizar son a cargo de los presupuestos de la Seguridad Social en la aportación por contingencias comunes, de las mutuas colaboradoras o, en su caso, entidad gestora correspondiente, en el caso de la aportación por contingencias profesionales y cese de la actividad, y con cargo a los presupuestos de las entidades correspondientes en el caso del resto de aportaciones.

La prestación se acordó con una duración inicial de un mes, si bien posteriormente fue ampliada en diversas ocasiones. Finalmente, mediante el artículo 5 del Real Decreto-ley 2/2021, de 26 de enero, de refuerzo y consolidación de medidas sociales en defensa del empleo, se reconoció, con fecha límite 31 de mayo de 2021, la prestación extraordinaria a trabajadores autónomos obligados a suspender todas sus actividades como consecuencia de una resolución adoptada por la autoridad competente como medida de propagación del virus, con una cuantía del 50% de la base mínima de cotización (incrementada en un 20% en caso de familia numerosa; si dos o más miembros de la unidad familiar tienen derecho a la prestación, la cuantía de cada una es del 40%). La norma añadió una prestación extraordinaria para los autónomos que no pudieran optar a la prestación ordinaria por cese del propio RDL o a la prestación por cese prevista en los arts. 327 y ss. LGSS, y continuó la regulación de la prestación extraordinaria de cese de actividad para trabajadores de temporada, (instituida meses antes), entre otros extremos.

Recuerde que…

  • El RETA es un régimen que incluye a quienes realicen habitualmente una actividad económica o profesional a título lucrativo por cuenta propia.
  • La acción protectora abarca la asistencia sanitaria, prestaciones por incapacidad temporal y permanente, maternidad y paternidad, riesgo durante el embarazo y durante la lactancia natural, jubilación, cese de actividad, cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave y la muerte y supervivencia, entre otras contingencias.
  • El cese de actividad cubre a los trabajadores autónomos que cesen en la misma por alguna de las causas establecidas en el art. 331.1 LGSS.
  • En 2020 se reguló una prestación extraordinaria por cese de actividad derivada de la crisis sanitaria del COVID-19, cuya fecha límite se fijó en el 31 de mayo de 2021.
  • Para beneficiarse de la acción protectora es necesario estar al pago de las cuotas del RETA.
Subir