guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Prueba de testigos (proceso penal)

Prueba de testigos (proceso penal)

Proceso penal

I. CONCEPTO

La prueba de testigos es un medio de prueba en virtud del cual el testigo o testigos declaran ante el Juez o Tribunal sobre su percepción (lo que vio/vieron y/o escuchó/escucharon, generalmente) y conocimiento (lo que sabe/n) acerca de unos hechos y circunstancias pasadas relacionadas con lo que es objeto de juicio. Se trata, pues, de un medio de prueba de carácter personal en el que la fuente de la prueba viene constituida por el testigo, quien, por definición, ha de ser un tercero o persona ajena a los sujetos del proceso, y el conocimiento subjetivo que posee sobre los hechos que se enjuician.

II. DIFERENCIA CON LA PRUEBA PERICIAL. EL TESTIGO-PERITO

Mientras que el testigo es la persona que tiene noticia de hechos controvertidos relativos a lo que sea objeto del juicio , bien por haberlos presenciado directamente (testigo directo), bien por conocer la versión de los mismos suministrada por otra persona (testigo de referencia), el perito es traído al proceso por poseer unos conocimientos especializados sobre los hechos considerados en abstracto, de ahí que su misión sea la de auxiliar o asesorar al juez para la decisión que éste ha de adoptar sobre el asunto sometido a su enjuiciamiento.

III. VALORACIÓN DE LAS DECLARACIONES DE LOS TESTIGOS

Los tribunales valorarán la fuerza probatoria de las declaraciones de los testigos conforme a las reglas de la sana crítica, tomando en consideración la razón de ciencia que hubieren dado, las circunstancias que en ellos concurran y, en su caso, las tachas formuladas y los resultados de la prueba que sobre éstas se hubiere practicado. Las reglas de la sana crítica son un concepto jurídico de contenido indeterminado que la jurisprudencia ha hecho sinónimo de las reglas de la razón, la lógica y de las máximas de experiencia.

IV. LA PRUEBA DE TESTIGOS EN LA LEY DE ENJUICIAMIENTO CRIMINAL

La prueba de testigos se regula en el Capítulo V (“De las declaraciones de los testigos”) del Título V (“De la comprobación del delito y averiguación del delincuente”) del Libro II (“Del sumario”), en los artículos 410 a 450 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 14 de septiembre de 1882.

Todos los que residan en territorio español, nacionales o extranjeros, que no estén impedidos, tendrán obligación de concurrir al llamamiento judicial para declarar cuanto supieren sobre lo que les fuere preguntado si para ello se les cita con las formalidades prescritas en la Ley (artículo 410 LECRIM).

La ley procesal penal regula a continuación, dentro de la normativa correspondiente al sumario, las personas que están exentas del deber de declarar (art. 411 LECRIM); las personas que están exentas de concurrir al llamamiento del Juez, pero no de declarar, pudiendo hacerlo por escrito (art. 412 LECRIM); el desplazamiento del Juez al domicilio o despacho de la persona concernida (art. 413 LECRIM); la eventual resistencia de algunas personas indicadas en el artículo 412 a declarar y sus consecuencias (art. 414 LECRIM); la declaración por escrito de algunas personas indicadas en el mismo artículo 412 (art. 415 LECRIM); las personas dispensadas de declarar (art. 416 LECRIM); las personas que no podrán ser obligadas a declarar (art. 417 y 418 LECRIM); la declaración domiciliaria por impedimento físico del testigo (art. 419 LECRIM); las consecuencias de la no concurrencia al llamamiento judicial (art. 420 LECRIM); las especialidades de la citación por razón del lugar en que se encuentra el testigo o la dependencia de otra jurisdicción (art. 421 a 423 LECRIM ) y la práctica de la prueba testifical (art. 433 a 455 LECRIM).

En relación con el acto del juicio o plenario, habrá de estarse a las normas contenidas en los artículos 701 a 722 LECRIM. Por último, el artículo 813 LECRIM dispone que no se admitirán testigos de referencia en las causas por injuria o calumnia vertidas de palabra.

Subir