guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Forfaiting

Forfaiting

Consiste en la financiación de las exportaciones utilizando aceptaciones bancarias. No siendo ninguna novedad en los años ochenta, la nota diferencial venía del hecho de que los gobiernos se involucraban en operaciones comerciales significativas que afectaban al desarrollo económico del país y que, por tanto, era necesario apoyar financieramente.

Administración estatal y autonómica

Concepto

Término utilizado en España como un anglicismo de raíz original francesa, que consiste en la financiación de las exportaciones utilizando aceptaciones bancarias. Esto en realidad no constituía ninguna novedad en los años ochenta, cuando se comenzaron a realizar estas operaciones; sin embargo, la nota diferencial venía del hecho de que los gobiernos se involucraban en operaciones comerciales significativas, que afectaban al desarrollo económico del país, y por tanto era necesario apoyar financieramente las mismas. En los años sesenta y setenta, tanto los países en vías de desarrollo, como algunos países con economía centralizada, se veían obligados a realizar importaciones de bienes de equipo e incluso instalaciones completas llave en mano, ante la ausencia de tecnología propia. Las importaciones solían realizarse a través de empresas públicas, las cuales pedían condiciones de financiación y pago que estuvieran en relación con la vida útil de dichos bienes e instalaciones, lo cual llevaba a que se tuvieran que realizar financiaciones a plazos de entre tres y doce años.

Desarrollo

Las operaciones a las que nos referimos suponían volúmenes importantes de inversión y riesgo para los exportadores, por lo que se salían del circuito tradicional de los bancos comerciales y era preciso encontrar una vía específica para ellas. Por ello, los grandes bancos suizos, alemanes y austríacos, que se veían más afectados por la proximidad de los países importadores de Europa del Este, en la época de control soviético, idearon una forma de cubrir las necesidades financieras de las empresas exportadoras de sus respectivos países y la llamaron “forfaiting”, palabra que deriva del francés “a forfait”, cuyo significado es “sin responsabilidad para el endosante”.

El modelo diseñado por los banqueros europeos a finales de los años sesenta se basaba en la creación de una filial especializada por parte de dichos bancos, a la que se denominaba “forfaiter”, la cual actuaba como financiadora de la operación de exportación. Cuando las negociaciones entre exportador e importador estaban en su fase final para llegar a un acuerdo, el exportador negociaba con el forfaiter para que este procediera a comprometerse a la adquisición al descuento de una serie de pagarés con vencimiento periódico, por ejemplo, semestrales, con los que el importador pagaba los bienes recibidos. Estos pagarés se caracterizaban por estar endosados por el banco que representaba los intereses del importador y que, por tanto, se convertía en el obligado al pago de los citados pagarés por cuenta de su cliente. Obviamente, dicho banco ya habría realizado las operaciones financieras y de seguro necesarias para cubrirse con el cliente importador.

El forfaiter, por tanto, es una entidad especializada en la valoración de grandes riesgos geopolíticos, que asume el riesgo de impago del banco del país del importador, y en definitiva de la empresa pública que realiza la importación. Al adquirir sin recurso los pagarés está asumiendo en su totalidad el riesgo de la operación, por lo que los intereses y gastos de la misma son claramente superiores a los que rigen en las operaciones habituales minoristas de comercio internacional. El forfaiter, una vez cerrada la operación, procede a diversificar el riesgo, procediendo a la venta total o parcial de los pagarés adquiridos a inversores institucionales interesados en invertir en diferentes plazos a tipos de interés por encima de mercado. Los pagarés son endosados sin responsabilidad a los nuevos tenedores, lo que da nombre a la operación.

Estas operaciones, que nacieron para la financiación de exportaciones a los países del Este de Europa, Oriente Medio y América Latina en los años setenta, fueron evolucionando a lo largo de los años ochenta y noventa, incorporándose también las letras de cambio como alternativa al pagaré para ser objeto de descuento en la operación. No obstante, su principal característica siguió siendo la misma, es decir, la asunción total del riesgo por parte del forfaiter. En cuanto al tema del endoso, normalmente ha sido sustituido por una carta de crédito aportada por el banco que actúa por cuenta del importador. Probablemente hay similitudes entre las operaciones de factoring sin recurso y forfaiting, pero estas últimas se caracterizan sobre todo por el elevado volumen de las operaciones y por el hecho de que siempre se realizan en operaciones de comercio internacional. Por otra parte, el factoring se suele sustentar en facturas, documentos que no son ejecutivos y que no podrían servir de soporte al forfaiting, al margen de que estas últimas operaciones son a largo plazo, mientras que es difícil que se firme un contrato de factoring en el que las facturas superen los seis meses de vencimiento.

En 1978, se creó VEFI, la asociación de forfaiters de Suiza, con el objetivo de desarrollar la actividad de forfaiting en dicho país. Fue la primera de las asociaciones que trataron de potenciar esta actividad. Otras se fueron sumando en los años ochenta y noventa, hasta que, en 1999, y a iniciativa de VEFI, se creó la International Trade & Forfaiting Association (ITFA), con el objetivo de desarrollar esta actividad a nivel mundial.

Evidentemente, el forfaiting es un producto mayorista, conectado con las banker’s acceptances que cubre un nicho de mercado muy específico. Por el volumen de riesgo que supone, solo lo pueden realizar bancos grandes o medianos, que, en cualquier caso, tienen que tener departamentos especializados en este tipo de operaciones, habida cuenta del riesgo geopolítico que, en su caso, pueden tener estas operaciones de comercio internacional.

Recuerde que...

  • Estas operaciones nacieron para la financiación de exportaciones a los países del Este de Europa, Oriente Medio y América Latina en los años setenta, de bienes de equipo e incluso instalaciones completas llave en mano.
  • Las operaciones referidas suponían volúmenes importantes de inversión y riesgo para los exportadores, por lo que solo lo pueden realizar bancos grandes o medianos, que, en cualquier caso, tienen que tener departamentos especializados en este tipo de operaciones, habida cuenta del riesgo geopolítico que, en su caso, pueden tener estas operaciones de comercio internacional.
Subir