guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Esquema de inversión piramidal

Esquema de inversión piramidal

Un esquema de inversión piramidal es aquel en el que se invierte en un producto y luego solo se puede vender siempre que siga entrando liquidez, ya que los activos en los que se invierte (o no se invierte) no son capaces de generar la rentabilidad comprometida.

Contabilidad y finanzas

Concepto

Un esquema de inversión piramidal es aquel en el que se invierte en un producto y luego solo se puede vender siempre que siga entrando liquidez, ya que los activos en los que se invierte (o no se invierte) no son capaces de generar la rentabilidad comprometida. Si en un momento determinado, el mercado se colapsa o hay percepción de que el valor de los activos va a bajar, la mayoría de los inversores se ven atrapados cuando quieren recuperar su dinero, y entonces no se les puede reembolsar.

Ejemplos

En 1899, un oscuro contable de Brooklyn, de nombre William F. Miller, creó el denominado Franklyn Sindicate, en el cual ofrecía un 10 % de interés semanal a sus potenciales inversores. Tras unos meses, se comprobó que el pago de un 520 % anual no lo aguantaba ninguna corriente de entrada de dinero fresco, por lo que el sistema colapsó y Miller, tras haber defraudado un millón de dólares a sus clientes, pasó cinco años en prisión.

Sin embargo, el pionero más conocido de los esquemas piramidales en el primer tercio del siglo XX fue Charles Ponzi, un italiano emigrado a Estados Unidos en 1903, que en los años veinte ofrecía rentabilidades del 100 % en 90 días a sus potenciales clientes. En 1919, Ponzi montó su propia empresa tratando de vender por catálogo diferentes productos. Un día recibió una carta de una empresa española que estaba interesada en la adquisición de uno de sus productos, y dentro del sobre había un sello de respuesta internacional (“international reply coupon” en terminología anglosajona), cuyo objetivo era pagar por adelantado la respuesta de aquel al que iba dirigida la carta. Estos sellos habían sido introducidos en el año 1906 por la Unión Postal Universal, y tenían validez durante un cierto número de años; fue entonces cuando a Ponzi se le ocurrió la idea de montar su esquema y ganar mucho dinero.

Ponzi se dio cuenta de que el coste del franqueo en países diferentes también era diferente y, por lo tanto, se podría arbitrar entre distintos países, comprando en aquellos en los que fuera más barato, y cambiándolos por sellos en el país donde fuera más caro, lo cual, por ejemplo, ocurría entre Italia y Estados Unidos. La diferencia era bastante grande, ya que los cupones podían ser adquiridos en Italia a 1,5 centavos de dólar y canjeados en Boston por sellos a 5 centavos de dólar (más del triple), lo cual, bien vendido a los potenciales inversores, le podía permitir obtener importantes beneficios. Una vez que la compañía tuvo éxito, Ponzi contrató una red de agentes para que captaran dinero a cambio de comisiones. Unos meses después estaba ingresando un millón de dólares diario. Sus inversores hipotecaban sus casas y vaciaban sus cuentas para invertir con Ponzi y, además, cuando llegaba el vencimiento trimestral de la operación, muchos no retiraban el dinero, sino que reinvertían por otro trimestre.

Las sospechas hicieron que se iniciara una investigación, y a resultas de ella, se hicieron las equivalencias entre el dinero invertido y los cupones que habría habido que adquirir con dicha cantidad. El resultado fue demoledor, pues habría que haber comprado 160 millones de cupones, y la oficina de correos norteamericana solo había emitido 27.000. Por tanto, algo fallaba, y el dinero comenzó a ser retirado, al principio no masivamente, pero se cortó el flujo de entradas, por lo que Ponzi se vio obligado a pedir préstamos bancarios, los cuales consiguió sin problemas. No obstante, el flujo de salidas continuó creciendo y los cheques que Ponzi extendía comenzaron a resultar impagados. Había llegado el final. Las pérdidas acumuladas eran de 20 millones de dólares de los de la época y los inversores fueron liquidados a 30 centavos por dólar. Seis bancos resultaron afectados por haber prestado dinero a Ponzi, el cual solo fue sentenciado a cinco años de prisión, de los cuales cumplió únicamente tres y medio; aunque, posteriormente volvió a ser encarcelado por otros cargos relacionados con su esquema, hasta que fue deportado a Italia en 1934, desde donde temporalmente viajó a Brasil en varias ocasiones, hasta que falleció en Río de Janeiro en 1949 completamente arruinado.

Después, hubo otros embaucadores, pero, sin duda, el campeón de todos los defraudadores con esquema piramidal fue Bernie Madoff, antiguo presidente del mercado Nasdaq, que fue capaz de levantar 65.000 millones de dólares utilizando el esquema de Ponzi, con la única promesa de dar una rentabilidad superior al 10 % anual a sus inversores, lo cual hizo durante casi veinte años, a través de su empresa Bernard L. Madoff Investment Securities LLC. Madoff simplemente pagaba los intereses de los antiguos inversores con los nuevos que entraban, pero fue bastante más hábil que sus antecesores en este reino de la “golfería”, puesto que un 10 % no es que fuera fácil de conseguir, pero sonaba hasta posible, mientras que los otros ofrecían duplicar el capital o cosas parecidas.

Madoff simplemente depositaba el dinero de sus clientes en la cuenta de su empresa en Chase Manhattan Bank, y no invertía dicho dinero, a la vez que creaba falsos informes de operaciones bursátiles a medida de cada uno de sus clientes (tenía un programa informático diseñado ad hoc), en los cuales se detallaba la rentabilidad obtenida, que coincidía más o menos con la pactada con el cliente. Cuando un cliente pedía un reembolso, simplemente se tiraba de la cuenta de Chase Manhattan y se le pagaba principal e intereses, pero como no paraban de entrar nuevos clientes, pues parecía que no había ningún problema. Finalmente, fue arrestado en el año 2008 y condenado en 2009 a 150 años de prisión por el mayor fraude financiero cometido en la historia de los Estados Unidos.

Subir