guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Empresa unicornio

Empresa unicornio

Empresas de reciente creación (no más de 10 años) que han conseguido una valoración igual o superior a 1.000 millones de dólares a partir de financiación 100% privada. Habitualmente son empresas de alto componente tecnológico y apoyadas en la exploración de nuevos modelos de negocio (por ejemplo, los modelos plataforma), lo que les da una fuerte escalabilidad.

Derecho digital e innovación (LegalTech)

Concepto

Se llaman empresas unicornio a aquellas empresas que llegan a alcanzar un valor igual o superior a los 1.000 millones de dólares en cualquiera de sus etapas durante el proceso de levantamiento de capital, sin que haya sido comprada por otra compañía. Fue Aileen Lee, fundadora de Cowboy Ventures, quien en 2013 introdujo el término, enfatizando la dificultad que tiene el hecho de llegar a esa cifra de capitalización tan elevada en empresas con tal escasa trayectoria vital, ya que se trata de empresas cuyo inicio de actividad es menor de 10 años (en este sentido, conviene recordar que tan sólo un 10% de las start ups llegan a sobrevivir después de 3 años de vida).

Características

Se trata de empresas vinculadas a actividades emergentes e innovadoras con una importante cuota de mercado y muy escalables. Aunque con gran valor de mercado, en bastantes ocasiones estas empresas no dan beneficios, sino promesas de beneficio en el futuro basados en esa notable escalabilidad y en la ocupación de amplios nichos de mercado que todavía no han sido convenientemente explotados. Están muy vinculadas a la irrupción de los nuevos modelos de negocio creados en torno a la economía digital y, más concretamente, en torno a las plataformas digitales. Apoyadas por el auge de las redes sociales, se trata de empresas B2C (business to consumer), esto es, han desarrollado estrategias comerciales orientadas al consumidor sin necesidad de contar con importantes activos tangibles. Es precisamente la fuerte acogida que encuentran entre los consumidores lo que explica ese crecimiento tan acelerado de su valor financiero. Otros rasgos característicos de estas empresas es que no cotizan en Bolsa y se constituyen con capital 100% privado, siendo las rondas de financiación un procedimiento habitual. Su capacidad de apalancamiento es extraordinaria, ya que multiplican por 26 el valor de cada dólar invertido. Su plantilla está formada por equipos jóvenes, con medias de edad por debajo de los 35 años, y sus fundadores son, en la mayoría de los casos, emprendedores que ya se conocían con anterioridad en la escuela o el trabajo.

Asociado al concepto de empresas unicornio se encuentra el de empresas decacornios como aquellas que han alcanzado un valor superior a los 10.000 millones de dólares y que suponen alrededor de un 5% del total de unicornios. También asociado se encuentra el concepto de empresas cucaracha, referido a aquellas start ups de crecimiento más sostenido y silencioso y gran capacidad de adaptación, lejos del glamour de los unicornios y muchas veces poco conocidas. El término de empresa cucaracha fue acuñado por Caterina Fake, cofundadora de Flickr, apoyándose en el lema de “las cosas buenas ocurren lentamente”. Estados Unidos domina el panorama de las empresas unicornio, aunque se observa un incremento en el peso relativo de las empresas unicornio chinas. Otra tendencia de fondo es que el número de unicornios registradas (descontando las que dejan de pertenecer al club) no deja de crecer en términos globales. Finalmente, las empresas cebra no tienen como objetivo alterar radicalmente los mercados actuales, pero sí lograr rentabilidad continua y al mismo tiempo que ayudan a resolver un reto social, subrayando la importancia de la cooperación (frente a la competencia) y del empoderamiento femenino.

Ejemplos

Uber y Airbnb son dos buenos ejemplos de liderazgo en sus respectivos nichos. Incluso sin contar con activos tangibles han conseguido cambiar el mundo de los transportes y el sector hotelero sin ser dueños de vehículos ni alojamientos, respectivamente. Otros unicornios son Lyft (red social), Bytedance (inteligencia artificial), Wework (espacios de trabajo), Stripe (fintech), Lu.com (banca online), o Didi Chuxing (transporte). Todas estas son unicornios y también decacornios. Conviene subrayar que el paso del tiempo (toda empresa mayor de 10 años deja de ser un unicornio) y la pérdida de algunas características asociadas (por ejemplo, la salida a bolsa) explica que exista mucha variabilidad en la parrilla de unicornios. Así, por ejemplo, empresas como Spotify (fundada en 2006) o Snapchat (salió a bolsa hace dos años) han dejado de serlo.

En cuanto a España, no hay muchas start ups que entren en la categoría unicornio, aunque su carácter extremadamente volátil puede hacer que este resultado cambie con cierta rapidez. Los dos casos mas claros (año 2019) son los de Cabify (movilidad) y Letgo (portal de compraventa de segunda mano). Hay otras, como Glovo (reparto a domicilio), TravelPerk (gestión de viajes corporativos) u Holaluz (energía) que parece lo serán en un futuro próximo. Otros nombres conocidos, como Wallapop o Atrápalo, parece que ya han dejado atrás su momento más álgido y difícilmente llegarán a ser unicornio (en estas empresas la mayor valoración se suele dar a los cinco años del nacimiento). En todo caso, el primer caso español de unicornio del que se tiene registro es la empresa eDreams (reserva viajes online), fundada en 1999 y que tras una serie de vicisitudes terminó saliendo a bolsa hace cuatro años.

Recuerde que...

  • Las empresas unicornio son aquellas que han logrado un valor de mercado extraordinariamente alto (igual o más de 1.000 millones de dólares) en corto espacio de tiempo (no más de 10 años), gracias a la exploración de modelos de negocio vinculados a la economía digital, muy frecuentemente en torno a lo que se denominan modelos de plataforma.
  • Dos de sus grandes ventajas (y que explican buena parte de su crecimiento), tiene que ver con su capacidad para explorar actividades emergentes e innovadoras, con perfil tecnológico aunque transversales en cuanto a los sectores de base, y que ponen en contacto distintos tipos de usuarios y sin necesidad de incurrir en grandes inversiones en activos intangibles.
  • Hay una gran rotación en los nombres de estas empresas unicornio, aunque se observan algunas tendencias de fondo: no paran de crecer, hay un porcentaje cada vez mayor de China y algunas de las unicornios del pasado se han convertido a día de hoy en gigantes digitales que han desplazado colosos de la era industrial.
Subir