guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Plataforma digital

Plataforma digital

Herramienta de carácter digital que ofrece productos y servicios a dos o más tipos de usuarios diferentes pero dependientes y que interaccionan. El modelo de plataforma digital es el utilizado por muchas de las start ups actuales y se basa en la explotación de algunas características económicas singulares, como las externalidades de red o la capacidad de ganar escala sin adquirir activos tangibles.

Derecho digital e innovación (LegalTech)

Concepto

Una plataforma digital es una herramienta de carácter digital que tiene dos características principales: a) a través de ella se ofrecen productos y servicios (por ejemplo, mercados digitales, motores de búsqueda, sistemas de pago, etc.); y b) facilitan la interacción, mediante el servicio provisto y a través de Internet, entre dos o más conjuntos de usuarios diferentes pero interdependientes (pueden ser empresas, individuos, Administraciones Públicas o instituciones de cualquier tipo).

Características

Una plataforma digital presenta un conjunto de características económicas muy singulares que explican su relevancia actual y también futura:

  • Presencia de externalidades de red: el valor de la plataforma es mayor cuantos más usuarios se adhieran a la misma.
  • Escala sin masa: crecer más no implica restricciones importantes desde el punto de vista físico, al contrario que en la era industrial. La era digital ha cambiado la estructura de costes: los costes marginales (el coste que supone la producción de una unidad adicional) son prácticamente cero en la actualidad.
  • Alcance potencialmente global: la demanda potencial es mundial, no local, lo cual cambia dramáticamente las reglas del juego.
  • Innovación disruptiva: acerca nuevos prestadores de servicios a los mercados capaces de amenazar el statu quo (ver empresas unicornio).
  • Economías de alcance: se generan mejoras de eficiencia en la prestación de los servicios cuando se presta más de un servicio, por la presencia de sinergias, aprender haciendo, etc.).
  • Su actividad genera una gran riqueza de datos, fundamentalmente de los usuarios (lo que supone un gran activo, ya que son susceptibles de generar mayor actividad económica).
  • Responden a dinámicas de “el ganador lo gana todo o la mayor parte”, lo que puede tener consecuencias desde el punto de vista de la competencia.
  • Subsidios cruzados: en bastantes ocasiones uno de los tipos de usuarios son los que hacen posible el crecimiento de los otros tipos, y los “subsidian” hasta que alcanzan una masa crítica para poder encontrar un modelo de negocio sostenible.

En realidad, es la concurrencia simultánea de estas características lo que genera un efecto de amplificación y retroalimentación de todas ellas, explicándose entonces la relevancia de estas plataformas.

Impactos

Los impactos de estas plataformas son multidimensionales, destacando los económicos y sociales.

Los impactos económicos son de dos tipos: macroeconómicos y microeconómicos. Dentro de los primeros deben destacarse los efectos positivos de estas plataformas sobre las dinámicas de innovación, no solo tecnológica (nuevos productos y procesos), sino también nuevas formas de organización, nuevas formas de aproximarse al cliente y nuevos modelos de negocio (no tecnológica). También efectos sobre la productividad, eficiencia y crecimiento económico o sobre el comercio internacional, ya que los mercados son globales. En cuanto a los impactos microeconómicos, destacan los acontecidos sobre las empresas, porque estas plataformas apalancan mayores niveles de eficiencia, o la activación de nuevos modelos de negocio. También los efectos sobre los consumidores, que disponen de mayor capacidad de elección o precios más bajos.

Los impactos sociales también son muy importantes, y muchas veces se presentan con dinámicas ambivalentes. Un ejemplo son los efectos sobre las nuevas formas de organización del trabajo a que dan lugar. En efecto, por un lado, permiten un mayor acercamiento entre oferta y demanda de trabajo (efecto positivo), pero, por otro, están asociadas a fenómenos de precarización laboral (un ejemplo es el caso de Glovo).

Tipos y ejemplos

Hay distintas taxonomías de clasificación de plataformas digitales, dependiendo de dónde se ponga el foco (por ejemplo, en las funcionalidades, la estructura, el cliente, el tipo de datos obtenidos, clasificaciones mixtas, sectoriales, etc.). En todo caso, una de las clasificaciones que mayor predicamento ha tenido en la literatura es la clasificación funcional que distingue entre plataformas transaccionales y plataformas de innovación. Las plataformas transaccionales sirven como intermediarios para el intercambio o la realización de transacciones y aquí las externalidades de red son muy relevantes, de tal forma que el valor de la plataforma crece exponencialmente en la medida que un mayor número de usuarios se unen a la misma, lo que abre la puerta a incrementar las interacciones. Por otro lado, las plataformas de innovación son aquéllas en la que la propia plataforma es la base tecnológica sobre la cual implementar innovaciones complementarias, habitualmente desarrolladas por terceros, y son esas innovaciones las que amplifican su valor. Ejemplos de plataformas transaccionales son Uber, Baidu, LinkedIn, TripAdvisor o Instagram, mientras que ejemplos de plataformas de innovación pueden ser Nintendo, Predix (la plataforma creada por General Electric) o IBM Watson. Conviene apuntar, también, que muchas plataformas digitales (las más maduras) presentan un modelo mixto transaccional de innovación. Tales son los casos, por ejemplo, de Google, Microsoft o Apple.

Recuerde que...

  • Las plataformas digitales NO implican necesariamente intercambio y clientes. SÍ implican necesariamente interacción y usuarios.
  • Existe un conjunto de características económicas que explican su protagonismo, tales como las externalidades de red, la escala sin masa, las economías de alcance, su proyección global o su carácter altamente disruptivo.
  • Las plataformas digitales se asocian a unos efectos económicos y sociales muy potentes pese a que son muy diversas en su funcionamiento y su naturaleza. Son ampliamente conocidas y en algunos casos se asocian más al ámbito de las transacciones (por ejemplo, Amazon, Alibaba o AirBnB), mientras que en otros casos la clave de su éxito inicial fue la de retroalimentarse con innovaciones (frecuentemente en torno a la generación de aplicaciones realizadas por terceros), como es el caso de Apple o Google, que ahora se hallan ubicadas en torno a un modelo mixto transaccional de innovación.
Subir