guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Registro de revisiones y mantenimient...

Registro de revisiones y mantenimientos de instalaciones

Concepto

Según la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (en adelante, LPRL), el empresario tiene la obligación de documentar formalmente el conjunto de acciones preventivas llevadas a cabo en su empresa, como demostración física y efectiva de la realización de esa actividad preventiva del empresario. Entre la prevención que debe hacer cada empresa no se debe olvidar realizar un programa de mantenimiento preventivo de instalaciones, máquinas y equipos con el fin de controlar las condiciones de trabajo.

Las instalaciones, para evitar riesgos en un futuro, deben ser revisados periódicamente por la autoridad competente. El paso del tiempo y el uso incorrecto de las instalaciones puede conllevar problemas que incidan en los trabajadores y que, a su vez, su solución sea muy costosa.

Sistema documental de prevención de riesgos: registros documentales

El sistema documental de prevención de riesgos se estructura en cuatro niveles; el cuarto son los Registros documentales, que son los formularios de recogida de datos e informaciones de la actividad preventiva y demás justificantes del sistema. Todos los documentos deben estar a disposición de quienes los puedan utilizar o consultar.

Hay una serie de documentos a nivel de prevención de riesgos como la evaluación de riesgos para la seguridad y la salud en el trabajo, que son exigidos literalmente por la legislación, en concreto por la LPRL. En el artículo 23.c) de este texto normativo pueden incluirse el mantenimiento preventivo y revisiones de seguridad de equipos y lugares de trabajo, controles periódicos ambientales de la exposición a riesgos higiénicos, comunicación de riesgos, etc.

Revisiones y mantenimiento

Cuando el mantenimiento de las instalaciones o las revisiones sean peligrosos se deberán adoptar medidas especiales de prevención para conseguir que se produzcan menos riesgos de accidentes, puesto que se dan muchos accidentes en las reparaciones y mantenimiento de instalaciones como consecuencia del desconocimiento de los riesgos existentes. Se debe pedir una Autorización de Trabajo para que quienes realicen esas actividades, utilicen procedimientos de trabajo, materiales y protecciones adecuados. El Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, sobre seguridad y salud en los lugares de trabajo contempla esas situaciones de riesgo.

La Autorización de Trabajo deberá tener los siguientes datos: fecha, periodo y turno de validez; localización del lugar de trabajo; descripción del trabajo; determinación de los riesgos existentes y previsibles; medio de comprobación de la instalación antes del trabajo; normas, procedimientos e instrucciones que se han de seguir, cuando existan; equipos de protección colectiva e individual; el nombre de las personas que autorizan y el de la que está autorizada para realizar el trabajo, etc.

Las revisiones de las instalaciones deben hacerse cada cierto tiempo. La revisión periódica corresponde a entidades o servicios, públicos o privados, con solicitud previa de la persona titular de la instalación. Para el mayor control de los riesgos se deben hacer revisiones periódicas; éstas pueden ser reglamentarias como el resultado de los controles de las condiciones de trabajo y de la actividad de los trabajadores (artículo 23 de la LPRL), el registro de revisiones de determinados equipos de trabajo (artículo 4 del Real Decreto 1215/1997), etc.

O también estas revisiones pueden ser recomendables, y dentro de éstas se hablaría de: los certificados de inspección de Organismos de control autorizados para los equipos sometidos a reglamentación oficial; el programa de mantenimiento preventivo de instalaciones, máquinas y equipos y los correspondientes registros; el programa de revisiones de las condiciones generales de los lugares de trabajo: Orden y limpieza y otros aspectos para el control de riesgos propios de la actividad. Procedimiento de actuación y los correspondientes registros y el programa de observaciones del trabajo para el control de los riesgos derivados de las actuaciones y comportamientos. Procedimiento de actuación y los correspondientes registros. Así lo establece el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Se va a requerir que las empresas guarden un cierto orden y limpieza en sus instalaciones con el fin de disminuir los posibles riesgos que pudieran darse como consecuencia del mal uso o deterioro de las instalaciones.

En relación a la seguridad de instalaciones y el mantenimiento de las mismas de forma preventiva, se refiere a instalaciones eléctricas, de gas u otras que puedan existir en la industria. Se deben hacer revisiones periódicas sobre todo en lo que a tema de gas se refiere.

A la hora de realizar las revisiones se requerirán los certificados de inspección de Organismos de control autorizados. Se deberán hacer revisiones periódicas de las condiciones materiales de los lugares de trabajo, instalaciones y equipos.

Conclusión

Establecer procedimientos con los que examinar periódicamente las condiciones peligrosas que presenten o puedan presentar los equipos e instalaciones es una herramienta indispensable para prevenir los riesgos generados por instalaciones y equipos.

Los elementos y sistemas de seguridad que sirven para actuar ante fallos previstos o situaciones de emergencia, deben ser conservados en condiciones óptimas de funcionamiento, asegurando su rendimiento y prestaciones durante su vida útil, reduciendo las posibles averías y fallos provocados por un mal estado de los mismos.

Como resultado del trabajo diario, los órganos de las máquinas se desgastan, la fiabilidad de los dispositivos de seguridad puede verse alterada y pueden realizarse actuaciones inseguras que llegarían a convertirse en hábitos si no se controlan debidamente, por lo que es de vital importancia que se lleve a cabo un programa de mantenimiento acorde a cada instalación o equipo en particular.

Las inspecciones o revisiones de seguridad tienen por objeto identificar los fallos o desviaciones de lo previsto que pueden ser generadores de riesgo.

Es necesario llevar a cabo un registro y seguimiento de las revisiones y mantenimientos de las instalaciones.

El registro se trata de un documento voluntario y de control de carácter interno, que nos sirve como recordatorio de los plazos y fechas que se deben respetar a la hora de realizar el mantenimiento preventivo. Deben contener los datos justos para que cumpla su función, y su contenido será específico de la actividad y tipo de instalación o equipo.

Los registros y formularios de registros de las revisiones y mantenimientos deben ser codificados para su posterior identificación. Los documentos deberán estar recogidos en un archivo centralizado que debe estar disponible en el centro.

Subir