guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Agua virtual

Agua virtual

Cantidad real de agua que es requerida para fabricar un bien o producto; el agua que ha sido utilizada para producir bienes y alimentos.

Empresa

Concepto

Se denomina agua virtual a la cantidad real de agua que es requerida para fabricar un bien o producto; el agua que ha sido utilizada para producir bienes y alimentos. Se definió por vez primera en 1993 por J.A. Allan como el agua que contienen los productos (ya sean estos agrarios, industriales, energéticos), y aportó una metodología de cálculo para determinar cuánta agua se ha necesitado para obtenerlo.

El agua virtual es una herramienta esencial para calcular el uso real del agua de un país y por lo tanto su huella hídrica (water footprint).

El agua virtual que se requiere para la obtención de un producto cárnico es mucho mayor que para un producto vegetal, un kg de ternera supone aproximadamente 16.000 litros de agua virtual, frente a 200 litros de 1 kg de tomates, ya que se ha de considerar la cantidad de alimentos que ha ingerido una ternera para producir un kg de carne, por ejemplo pastos durante varios años.

Otras cifras por producto indican que para tomar 1 litro de leche se requieren más de 3.000 litros, para medio kg de queso 2.500 litros, 1.000 litros para 1 kg de trigo, 150 litros para una taza de café. (los valores oscilan dependiendo del lugar donde se obtienen)

Una persona puede “comer” entre 2.000 y 5.000 litros de agua por día. Si consideramos que se bebe en torno a los 2 litros, y que para la higiene diaria se estiman unos 200 litros, la cifra de la cantidad de agua que demanda es muy superior a la a priori presupuesta.

El mercado virtual del agua

Cuando un país importa un producto, también importa el agua asociada a él. Comercio de agua real, como tal, no existe porque es un bien caro de transportar a largas distancias, es costoso por requerir de grandes volúmenes, y grandes infraestructuras, pero sí se realiza de forma virtual todos los días.

Llevado al límite el comercio de alimentos no es más que un comercio virtual de agua (E-commerce), una transferencia de agua en forma de commodity.

Considerando el agua virtual se puede calcular si un país es exportador o importador de agua, e incluso, avanzando en la planificación política, orientar el comercio para hacer más racional el uso que le damos a este bien escaso. Aunque todos los países importan y exportan agua virtual, el balance neto global puede ser muy distinto. Los exportadores exigen grandes demandas a sus recursos mientras que los importadores traspasan gran parte de su demanda a otro lugar, es decir deslocalizan sus requerimientos.

Un peligro de este traspaso de demandas son las externalidades y fallos del mercado, que tiene consecuencias sobre los países de menor renta y que castigan sus recursos. Genera un ahorro importante de agua en los países importadores pero a costa de un posible deterioro en los exportadores que hacen un uso intensivo del mismo

El comercio de agua virtual se da en un país en los dos sentidos, dependiendo de los productos, pero el balance neto es lo que le hace importador o exportador. Así por ejemplo, un país puede ser importador respecto a flores y exportador con respecto a maíz, e importador de trigo y exportador de hortícolas.

España se encuentra entre los diez primeros países importadores de agua virtual junto con Sri Lanka, Japón, los Países Bajos, Indonesia, Alemania e Italia. Entre los exportadores destaca EEUU, Canadá, Tailandia, Argentina, Australia, Brasil e India.

La escasez de agua en Oriente Medio motivó el estudio por Allan (años 90 del siglo XX) sobre las posibles importaciones de agua como solución al problema y permitió acuñar la denominación de agua virtual.

Los problemas hídricos están en la base de muchos otros problemas del mundo y con efectos importantes sobre la estructura de la economía global. El flujo de agua virtual tiene un trasfondo político relacionado con la seguridad de los recursos a largo plazo.

Casi el 70% del comercio global de agua virtual está relacionado con el comercio de productos agrarios (la agricultura es el primer sector económico en uso de agua), el 20% con la ganadería, y solo un 10% con los productos industriales.

La idea que subyace sobre todo ello es producir donde el agua es abundante y vender donde el agua es escasa. Pero el sistema por el que se importa y exporta agua no debe convertirse únicamente en una oportunidad para obtener más riqueza, sino en una herramienta de planificación global que procure un equilibrio moderado del uso del agua en el mundo.

Producir para el mercado europeo productos fuera de temporada que requieran la modificación de condiciones térmicas y un uso importante de agua en países más pobres, puede llevar a un incremento de la sequía mundial por satisfacer unas necesidades que los grupos ambientalistas no consideran necesarias y que por otra parte suponen un coste social y medioambiental importante para dichos territorios.

Recuerde que...

  • El agua virtual es una herramienta esencial para calcular el uso real del agua de un país, su huella hidráulica.
  • Cuando un país importa un producto, también importa el agua asociada a él.
  • El comercio de alimentos no es más que un comercio virtual de agua (E-commerce), una transferencia de agua en forma de commodity.
  • Casi el 70% del comercio global de agua virtual está relacionado con el comercio de productos agrarios, el 20% con la ganadería, y el 10% con los productos industriales.
Subir