guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Bancos comunales

Bancos comunales

Grupo de personas de una misma comunidad, generalmente mujeres, que se unen para garantizarse mutuamente los préstamos recibidos, para favorecer el ahorro y para prestarse apoyo mutuo.

Concepto

Un banco comunal es un grupo de entre 15 y 30 personas de una misma comunidad, generalmente mujeres, que se unen para garantizarse mutuamente los préstamos recibidos, para favorecer el ahorro y para prestarse apoyo mutuo.

La metodología de los bancos comunales, denominada originalmente “Village Banking”, fue creada en los años ochenta por John Hatch fundador de FINCA (Fundacion Internacional para la Asistencia Comunitaria).

Los primeros bancos comunales fueron creados por Hatch en Bolivia en 1984. Inicialmente este tipo de programas fue diseñado para llevarse a cabo en zonas rurales y especialmente entre mujeres. Pasado el tiempo, esta metodología se ha difundido a otras partes del mundo, desde Latinoamérica a África, Asia Central o Europa del Este, y se ha adecuado para ser utilizada también en zonas urbanas y en poblaciones mixtas.

El principal objetivo de los bancos comunales es crear un grupo de autoayuda entre los miembros de una misma comunidad para facilitar el acceso a servicios financieros con los que poner en marcha una actividad generadora de ingresos, y también motivar y facilitar el ahorro entre los componentes del grupo.

A diferencia de las comunidades autofinanciadas, el modelo de los bancos comunales sí acepta financiación externa para capitalizar su fondo de préstamo.

Funcionamiento

El primer paso para que esta metodología se ponga en funcionamiento es que la institución de microcréditos promotora establezca oficialmente el banco comunal, que deberá estar formado por un grupo de personas unidas voluntariamente con el objetivo de ayudarse mutuamente en el acceso a los servicios financieros.

Una vez constituido el banco, el siguiente paso será organizar y formar a los miembros. Todos ellos deberán pasar por un período de prueba y capacitación, que servirá para aprender a funcionar sin asistencia externa de la promotora, elegir al consejo directivo, que deberá estar formado por un presidente, un secretario y un tesorero, y para preparar los estatutos y organizar la inauguración del banco.

Constituido y organizado el banco comunal, la promotora traspasa un volumen de capital inicial al banco para que este pueda comenzar a funcionar, realizando préstamos individuales a cada uno de los miembros que componen el mismo. Todos ellos deberán firmar un acuerdo de préstamo colectivo, el cual garantizará mutuamente la correcta y completa devolución de cada uno de los préstamos individuales recibidos.

Por lo general, los primeros préstamos suelen ser muy reducidos y a muy corto plazo (no superiores a los cuatro meses) y prácticamente siempre, se prestan para capital de trabajo. Cuando un miembro devuelve correctamente su primer préstamo, podrá obtener un segundo inmediatamente. La cuantía de este segundo vendrá determinada por los ahorros que él/ella haya acumulado durante la vida del primer préstamo a través de contribuciones semanales. De esta característica se deriva la gran importancia que los ahorros juegan en este tipo de metodología. Los ahorros de los miembros permanecen en el banco y se utilizarán para realizar nuevos préstamos.

Características

La metodología de los bancos comunales posee una serie de características que la hacen muy atractiva:

  • a) Se basan en garantías mutuas. Cada miembro del banco comunal garantiza los préstamos de los otros miembros creando un ambiente de presión social y garantías cruzadas que asegura no solo el acceso al crédito sino que además garantiza la restitución del mismo, con tasas de reembolso superiores al 97 %.
  • b) Se consigue reducir el riesgo de los prestamistas limitando las cantidades de los nuevos préstamos a los depósitos de ahorro. Los prestamos suelen comenzar por 40-80 euros y la mayoría de los bancos comunales incluyen como norma que el valor del préstamo sea como máximo cinco veces la cantidad que la persona ha versado en el banco comunal en calidad de ahorro.
  • c) Siempre presta los créditos para adquirir capital de trabajo a corto plazo. Por lo general, todo cliente potencial debe tener una microempresa en funcionamiento o debe demostrar que tienen la capacidad para poner en marcha una actividad económica con la que generar una futura fuente regular de ingresos. Uno de los objetivos del banco comunal es estimular las capacidades emprendedoras de sus miembros y producir un impacto positivo en sus condiciones económicas de partida.
  • d) Los bancos comunales están compuestos mayoritariamente por mujeres, superando el 70 % de sus clientes totales. Las principales justificaciones a esta elección estratégica son la confianza, el impacto y el nivel de pobreza, ya que son especialmente mujeres las que se encuentran en los segmentos de mercado más precarios y empobrecidos. Se confía más ellas y en su capacidad de reembolso por su alto nivel de responsabilidad al interno de las familias y por su curada gestión de la economía familiar.
  • e) La evidencia empírica ha demostrado que, el favorecer el desarrollo de organizaciones locales tiene una incidencia muy positiva sobre el desarrollo de estas comunidades. Los bancos comunales, al igual que las comunidades autofinanciadas, son organizaciones altamente democráticas y auto-gestionadas por las comunidades locales. Eligen sus propios representantes y miembros, crean sus reglamentos internos y registro contable, gestionan sus fondos y el riesgo crediticio.

Las principales limitaciones de esta metodología son su elevado nivel de descentralización y la dependencia de capital externo. La falta de una institución intermedia que pueda hacerse cargo de los excesos de demanda local, de los excesos de ahorro que pudieran surgir y de realizar las necesarias auditorías y labores de supervisión, pone en serio peligro la viabilidad financiera del banco comunitario. En este tipo de instituciones existe el supuesto de que los propios miembros de la comunidad serán los que realicen las funciones de supervisión. Sin embargo, la mayoría de los bancos comunales aun opera bajo la supervisión de instituciones de microfinanzas, organizaciones no lucrativas o personal local, de quien siguen recibiendo la mayor parte de los fondos.

Finca

La Fundación Internacional para la Asistencia Comunitaria (FINCA) es una institución microfinanciera no lucrativa creada por John Hatch en 1984 con el objetivo de “ofrecer servicios financieros a los emprendedores más pobres del mundo, de modo que puedan crear trabajo, construir un patrimonio personal y mejorar su calidad de vida”.

Actualmente, FINCA cuenta con casi un millón de clientes a nivel mundial y está presente en veintidós países: Ecuador (desde 1994), El Salvador (desde 1990), Guatemala (desde 1998), Haití (desde 1989), Honduras (desde 1989), México (desde 1989), Nicaragua (desde 1992), El Congo (desde 2003); Malawi (desde 1994), Tanzania (desde 1998), Uganda (desde 1992), Zambia (desde 2001), Afganistán (desde 2003), Jordania (desde 2007), Pakistán (desde 2013), Armenia (desde 1999), Azerbaiyán (desde 1998), Georgia (desde 1998), Kosovo (desde 2000), Kirguizistán (desde 1995), Rusia (desde 1999) y Tayikistán (desde 2003).

La metodología de los bancos comunales, creada por FINCA, pero difundida también a través de otras entidades no lucrativas y organizaciones de base comunitaria, está hoy presente en más de 90 países a través de los más de 400 programas de bancos comunales activos a nivel mundial.

Recuerde que...

  • Inicialmente este tipo de programas fue diseñado para llevarse a cabo en zonas rurales y especialmente entre mujeres. Pasado el tiempo, se ha difundido a otras partes del mundo y se ha adecuado para ser utilizada también en zonas urbanas y en poblaciones mixtas.
  • El principal objetivo de los bancos comunales es crear un grupo de autoayuda entre los miembros de una misma comunidad para facilitar el acceso a servicios financieros con los que poner en marcha una actividad generadora de ingresos.
  • Constituido y organizado el banco comunal, la promotora traspasa un volumen de capital inicial al banco para que este pueda comenzar a funcionar, realizando préstamos individuales a cada uno de los miembros que componen el mismo.
  • Los primeros préstamos suelen ser muy reducidos y a muy corto plazo, y prácticamente siempre se prestan para capital de trabajo. Cuando un miembro devuelve correctamente su primer préstamo, podrá obtener un segundo inmediatamente.
  • Las principales limitaciones de esta metodología son su elevado nivel de descentralización y la dependencia de capital externo.
Subir