guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Obligaciones fiscales

OBLIGACIONES FISCALES

I. INTRODUCCIÓN

El artículo 17.2 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria dispone que de la relación jurídico-tributaria pueden derivarse obligaciones materiales y formales para el obligado tributario y para la Administración, así como la imposición de sanciones tributarias en caso de su incumplimiento. Como puede observarse, según esta Ley el contenido de la relación jurídico tributaria es compleja y de ella se derivan obligaciones tributarias materiales (son obligaciones tributarias materiales las de carácter principal, las de realizar pagos a cuenta, las establecidas entre particulares resultantes del tributo y las accesorias) y obligaciones tributarias formales.

II. OBLIGACIONES TRIBUTARIAS MATERIALES

Son las de carácter principal, las de realizar pagos a cuenta, las establecidas entre particulares resultantes del tributo y las accesorias.

  • a) La obligación tributaria principal.

    La obligación tributaria principal tiene por objeto el pago de la cuota tributaria (artículo 19 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria). Como ha señalado el profesor Ferreiro Lapatza es “la obligación de dar una suma de dinero, establecida por ley, conforme al principio de capacidad económica, a favor de un ente público para sostener sus gastos”.

  • b) Obligación tributaria de realizar pagos a cuenta.

    Según el artículo 23 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria la obligación tributaria de realizar pagos a cuenta de la obligación tributaria principal consiste en satisfacer un importe a la Administración tributaria por el obligado a realizar pagos fraccionados, por el retenedor o por el obligado a realizar ingresos a cuenta. Esta obligación tributaria tiene carácter autónomo respecto de la obligación tributaria principal.

    El contribuyente podrá deducir de la obligación tributaria principal el importe de los pagos a cuenta soportados, salvo que la ley propia de cada tributo establezca la posibilidad de deducir una cantidad distinta a dicho importe.

  • c) Obligaciones entre particulares resultantes del tributo.

    Son obligaciones entre particulares resultantes del tributo las que tienen por objeto una prestación de naturaleza tributaria exigible entre obligados tributarios (artículo 24 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria). Entre otras, son obligaciones de este tipo las que se generan como consecuencia de actos de repercusión, de retención o de ingreso a cuenta previstos legalmente.

  • d) Obligaciones tributarias accesorias.

    El concepto legal de estas obligaciones se recoge en el artículo 25.1 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria diciendo que consisten en prestaciones pecuniarias que se deben satisfacer a la Administración tributaria y cuya exigencia se establece en relación con otra obligación tributaria.

    Este precepto considera obligaciones tributarias accesorias:

    • - el interés de demora;
    • - los recargos por declaración extemporánea;
    • - los recargos del período ejecutivo;
    • - aquellas otras que imponga la ley.

    Como puede observarse, se trata de recargos tributarios cuyo denominador común consiste en la existencia de un incumplimiento: o bien la obligación tributaria a la que acompañan se ha incumplido o se ha cumplido fuera del plazo establecido. Se debe precisar que estos recargos, según el artículo 58.2 de la propia Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria forman parte de la deuda tributaria. Ahora bien, esta deuda es la correspondiente a la obligación tributaria a la que acompañan. Por tanto, contribuyen a su cuantificación y no conforman una obligación tributaria independiente.

    Por último, la Ley excluye expresamente de las obligaciones accesorias a las sanciones tributarias y el artículo 58.3 previene que tales sanciones no forman parte de la deuda tributaria, aunque sí se les aplican las normas relativas al procedimiento recaudatorio.

III. OBLIGACIONES TRIBUTARIAS FORMALES

Son las obligaciones formales las que, sin tener carácter pecuniario, son impuestas por la normativa tributaria o aduanera a los obligados tributarios, deudores o no del tributo, y cuyo cumplimiento está relacionado con el desarrollo de actuaciones o procedimientos tributarios o aduaneros. Entre otras:

  • a) La obligación de presentar declaraciones censales.
  • b) La obligación de solicitar y utilizar el NIF.
  • c) La obligación de presentar declaraciones, autoliquidaciones y comunicaciones.
  • d) La obligación de llevar y conservar libros de contabilidad y registros, así como los programas, ficheros y archivos informáticos.
  • e) La obligación de expedir, entregar y conservar facturas o documentos sustitutivos.
  • f) La obligación de aportar a la Administración tributaria libros, registros, documentos o información que el obligado tributario deba conservar en relación con el cumplimiento de las obligaciones tributarias propias o de terceros.
  • g) La obligación de facilitar la práctica de inspecciones y comprobaciones administrativas.
  • h) La obligación de entregar un certificado de las retenciones o ingresos a cuenta practicados a los obligados tributarios perceptores.
  • i) Las obligaciones de esta naturaleza que establezca la normativa aduanera.
  • j) Obligación de información sobre bienes y derechos situados en el extranjero.

IV. OBLIGACIONES Y DEBERES DE LA ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA

La Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria regula también una serie de obligaciones y deberes de la Administración tributaria. En concreto se señala la obligación de realizar las devoluciones derivadas de la normativa de cada tributo, la de devolución de ingresos indebidos, la de reembolso de los costes de las garantías y la de satisfacer intereses de demora (artículo 30 y siguientes).

La Administración tributaria está sujeta, además, a los deberes establecidos en esta ley en relación con el desarrollo de los procedimientos tributarios y en el resto del ordenamiento jurídico.

Por último, el artículo 34 regula los derechos y garantías de los obligados tributarios lo que supone, a su vez, más obligaciones y deberes para la Administración Tributaria. Entre otros, podemos citar los siguientes:

  • a) Obligación de informar y asistir al obligado tributario sobre el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus obligaciones tributarias.
  • b) Obligación de utilizar las lenguas oficiales en el territorio de su comunidad autónoma, de acuerdo con lo previsto en el ordenamiento jurídico.
  • c) Obligación de informar del estado de tramitación de los procedimientos.
  • d) Obligación de proporcionar información sobre la identidad de las autoridades y personal bajo cuya responsabilidad se tramitan las actuaciones y procedimientos tributarios.
  • e) Obligación de proporcionar certificación y copia de las declaraciones, copia sellada de los documentos presentados.
  • f) Obligación de no solicitar aquellos documentos ya presentados y que se encuentren en su poder.
  • g) Obligación a mantener el carácter reservado de los datos, informes o antecedentes obtenidos salvo los casos previstos por el artículo 92 a 95 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.
Subir