guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Paternidad

Paternidad

La paternidad es el vínculo que une a los padres con sus hijos. La filiación y, por tanto, la paternidad, se acreditan por inscripción en el Registro Civil, por documento público o sentencia, por presunción o por posesión de estado.

Familia y matrimonio

¿Cómo se determina la paternidad?

La paternidad es el vínculo que une a los padres con los hijos. La paternidad es el estado y cualidad de padre. Conforme disponen los artículos 112 y ss del Código Civil, la filiación produce sus efectos desde que tiene lugar el hecho generador de ella y su determinación legal tiene efectos retroactivos siempre que la retroactividad sea compatible con la naturaleza de aquéllos y la ley no dispusiera lo contrario.

La filiación se acredita por la inscripción en el Registro Civil, por el documento o sentencia que la determina legalmente, por la presunción de paternidad matrimonial y a falta de estos por la posesión de estado.

Según dispone el artículo 115 del Código Civil, la filiación matrimonial materna y paterna quedará determinada legalmente, bien por la inscripción del nacimiento junto con la del matrimonio de los padres o por sentencia judicial. Ello supone en suma el conocer quienes son el padre y la madre.

¿Qué es la presunción de paternidad?

El artículo 116 del Código Civil prescribe que se presumen hijos del marido los nacidos después de la celebración del matrimonio y antes de los trescientos días siguientes a su disolución o a la separación legal de hecho entre los cónyuges.

Habrá que entender que la inscripción registral de la filiación supondrá una presunción legal, salvo que se accionara contra aquella a través de la impugnación pertinente.

Igualmente y en consonancia con lo anterior la presunción de paternidad es cuestión que permite igualmente ser contradicha mediante prueba en contrario puesto que, como hemos dicho, se atribuye la paternidad por presunción, lo que tiene su basamento en el matrimonio, con la condición anteriormente referida al plazo de trescientos días siguientes a su disolución.

¿Cómo se destruye la presunción de paternidad?

Continuando con el Código Civil en su artículo 117, nacido el hijo dentro de los ciento ochenta días siguientes a la celebración del matrimonio, podrá el marido destruir la presunción de paternidad mediante la declaración auténtica en contrario formalizada dentro de los seis meses siguientes al conocimiento del parto. Se exceptúan los casos en que hubiere reconocido la paternidad expresa o tácitamente o hubiese conocido el embarazo de la mujer con anterioridad a la celebración del matrimonio, salvo que, en este último supuesto, la declaración auténtica se hubiere formalizado, con el consentimiento de ambos, antes del matrimonio o después del mismo, dentro de los seis meses siguientes al nacimiento del hijo.

En este caso, el trámite para que el marido desconozca esta paternidad es sumamente sencillo pues bastará con una mera declaración "auténtica", lo que deberemos entender que se otorgue, -a título de ejemplo-, notarialmente. Igualmente, para que la destrucción de la presunción de paternidad tenga efectividad cuando este hubiere conocido el embarazo de su mujer con anterioridad al matrimonio, será necesario que ambos cónyuges lleguen al pacto de destruir la presunción de paternidad, concluyendo por tanto que el hijo es de un padre diferente con el que se ha casado o casará y ya tenía conocimiento previo del embarazo.

¿Qué es la acción de reclamación de paternidad?

Disponen los artículos 131 a135 del Código Civil que, cualquier persona con interés legítimo tiene acción para que se declare la filiación manifestada por la constante posesión de estado. Se exceptúa el supuesto en que la filiación que se reclame contradiga otra legalmente determinada

Nuestra Jurisprudencia informa a este respecto que la acción de reclamación de paternidad es un derecho que además de al padre o la madre corresponde igualmente a los hijos, donde para obtener una declaración de paternidad esta tiene que estar avalada por el principio de la verdad biológica o por la posesión de estado paterno filial. Estos actos de posesión de estado deben ser de tal naturaleza que revelen, sin perjuicio del convencimiento de la paternidad igualmente la voluntad notoria y continuada de tener o tratar al hijo como tal en las relaciones de la vida social. No supone por tanto la justificación de una posesión de estado el mero hecho que el padre hubiere auxiliado económicamente en alguna ocasión al hijo supuesto.

A falta de la correspondiente posesión de estado, la acción de reclamación de la filiación matrimonial, que es imprescriptible, corresponde al padre, a la madre o al hijo. Si el hijo falleciere antes de transcurrir cuatro años desde que alcanzase plena capacidad o durante el año siguiente al descubrimiento de las pruebas en que se haya de fundar la demanda, su acción corresponde a sus herederos por el tiempo que faltare para completar dichos plazos.

Asimismo, el artículo 133 del Código Civil modificado por la Ley 26/2015 dispone que "1. La acción de reclamación de filiación no matrimonial, cuando falte la respectiva posesión de estado, corresponderá al hijo durante toda su vida.

Si el hijo falleciere antes de transcurrir cuatro años desde que alcanzare mayoría de edad o recobrare capacidad suficiente a tales efectos, o durante el año siguiente al descubrimiento de las pruebas en que se funde la demanda, su acción corresponderá a sus herederos por el tiempo que faltare para completar dichos plazos.

2. Igualmente podrán ejercitar la presente acción de filiación los progenitores en el plazo de un año contado desde que hubieran tenido conocimiento de los hechos en que hayan de basar su reclamación.Esta acción no será transmisible a los herederos quienes solo podrán continuar la acción que el progenitor hubiere iniciado en vida".

En cualquier caso, tanto la reclamación de la filiación matrimonial como la no matrimonial no se encuentran constreñida a plazo alguno de prescripción.

El ejercicio de la acción de reclamación, tanto por el hijo o progenitor permitirá en todo caso la impugnación de la filiación contradictoria.

Sobre las pruebas de paternidad a practicar y su obligatoriedad o no a efectuarlas nuestra Jurisprudencia constitucional y del Tribunal Supremo ha manifestado que el derecho a la integridad física sólo es invocable para negarse a una sencilla prueba analítica de investigación de paternidad cuando existe una previa enfermedad en el sujeto que eleve el riesgo para su salud por encima de lo normal.

El propio Tribunal Constitucional ha manifestado que el derecho a la integridad física no se infringe cuando se trata de realizar una prueba prevista por la Ley y acordada razonadamente por la Autoridad Judicial en el seno de un proceso y que tampoco se vulnera e derecho a la intimidad cuando se imponen determinadas limitaciones como consecuencia de deberes y relaciones jurídicas que el ordenamiento regula, como es el caso de la investigación de la paternidad y de la maternidad mediante pruebas biológicas en un juicio sobre filiación, por lo que la negativa irrazonable constituye en nuestro ordenamiento lo que se denomina una "ficta confessio", un poderoso indicio a favor de la relación de filiación cuya determinación se pretende, sin perjuicio de resto de pruebas que configuren una acreditación determinante en términos de libre valoración de la prueba.

¿Qué es la acción de impugnación de la paternidad?

Es tanto posible la impugnación sobre la paternidad matrimonial o no.

Disponen los artículos 136 y ss del Código Civil que la impugnación podrá ser ejercitada por el marido en el plazo de un año, que comenzará a contar desde el momento de la inscripción de la filiación en el Registro Civil. No obstante lo anterior, este plazo no comenzará a correr mientras el marido no conociere del nacimiento, por lo que el conocimiento supondrá el punto de partida en el cómputo

Además si el marido falleciere antes que transcurriera el meritado plazo del año, la acción corresponderá a cada heredero por el tiempo que faltare para completar dicho plazo. Igualmente, fallecido el marido sin conocer el nacimiento, el año se contará desde que lo conozca el heredero.

La paternidad, además, podrá ser impugnada por el hijo durante el año siguiente a la inscripción de la filiación, en este caso cuando el hijo tenga una posesión de estado como hijo del marido de su madre donde solo podrá impugnar que no es su padre. Si fuere menor o incapaz, el plazo contará desde que alcance la mayoría de edad o la plena capacidad legal.

El ejercicio de la acción en interés del hijo que sea menor o incapacitado, corresponde, asimismo, durante el año siguiente a la inscripción de la filiación, a la madre que ostente la patria potestad y al Ministerio Fiscal. Ello sin perjuicio que el marido hubiere dado o no al hijo la posesión de estado de hijo del marido.

Si falta en las relaciones familiares la posesión de estado de filiación matrimonial, la demanda podrá ser interpuesta en cualquier tiempo por el hijo o sus herederos.

Cuando falte en las relaciones familiares la posesión de estado. La filiación paterna o materna no matrimonial podrá ser impugnada por aquellos a quienes perjudique.

Cuando exista posesión de estado, la acción de impugnación corresponderá a quien aparece como hijo o progenitor y a quienes por la filiación puedan resultar afectados en su calidad de herederos forzosos. La acción caducará pasados cuatro años desde que el hijo, una vez inscrita la filiación, goce de la posesión de estado correspondiente.

Los hijos tendrán en todo caso acción durante un año después de haber llegado a la plena capacidad.

Además, los reconocimientos que determinen conforme a la ley una filiación matrimonial podrán ser impugnados por vicio de consentimiento. La acción de impugnación del reconocimiento realizado mediante error, violencia, intimidación corresponde a quien lo hubiere otorgado. La acción caducará al año del reconocimiento o desde que cesó el vicio de consentimiento, y podrá ser ejercitada o continuada por los herederos de aquél, si hubiere fallecido antes de transcurrir el año. En este caso la posibilidad de continuar por parte de los herederos quedará igualmente atemperada al mismo plazo que se conceder al interesado, por lo que es evidente que si fallecido el impugnante, los herederos no efectúan actividad alguna en tal sentido durante el plazo del año a partir de la última actuación se les tendrá por caducados sobre el derecho aunque no les hubiere caducado la instancia.

¿Qué efectos tiene la paternidad sobre la nacionalidad?

Dispone el artículo 17 del Código Civil que son españoles de origen:

  • a) Los nacidos de padre o madre española.
  • b) Los nacidos en España de padre extranjeros si, al menos, uno de ellos hubiera nacido también en España. Se exceptúan los hijos de funcionario diplomáticos o consular acreditado en España.
  • c) Los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecieren de nacionalidad o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad.
  • d) Los nacidos en España cuya filiación no resulte determinada, A estos efectos, se presumen nacidos en territorio español los menores de edad cuyo primer lugar conocido de estancia sea en territorio español.

Recuerde que…

  • La paternidad es el vínculo que une a los padres con sus hijos y se acredita por inscripción en el Registro Civil, por documento público o sentencia; por presunción; o por posesión de estado.
  • Se presumen hijos del marido los nacidos después de la celebración del matrimonio y antes de los 360 días siguientes a su disolución.
  • Nacido el hijo dentro de los 180 días siguientes a la celebración del matrimonio, podrá el marido destruir la presunción de paternidad mediante declaración auténtica en contrario, formalizada dentro de los seis meses siguientes al conocimiento del parto.
  • Cualquier persona con interés legítimo tiene acción para que se declare la filiación manifestada por la constante posesión de estado. Si contradice otra legalmente determinada, la legitimación activa corresponde únicamente al padre, la madre o el hijo.
  • Los hijos de padre o madre española; los nacidos en España de padres extranjeros, si uno de ellos hubiera nacido en España, o si carecieran de nacionalidad, los nacidos en España cuya filiación no resultara determinada se considerarán españoles de origen.
Subir