guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Parricidio

Parricidio

Delito que preveía el Código Penal de 1973 por el que un sujeto provoca la muerte de otro con el que tiene determinados lazos familiares.

Parte especial

En el que el Código Penal de 1973 se distinguía entre homicidio, infanticidio, parricidio y asesinato. El primero consistía en la muerte de un sujeto; el segundo se producía cuando esa muerte se provocaba a un recién nacido; en el tercero, la muerte se causaba a uno de los familiares que la norma contemplaba, como luego expondremos; y, el último, es un homicidio agravado, cuando se emplean determinados medios para producir la muerte de otra persona (alevosía, ensañamiento, precio; etc.).

Con el Código Penal de 1995 desaparecen todas estas figuras delictivas, con excepción de las dos básicas: el homicidio y el asesinato. La relación de parentesco se contempla pues como una circunstancia mixta de tipo genérico, recogida en el art. 23 CP, y no está ínsita en la norma penal del homicidio y puede agravar o atenuar la responsabilidad criminal

La regulación del parricidio estaba prevista en el Título VIII del Libro 2, cuyo enunciado era “los delitos contra las personas”, Capítulo I, bajo la rúbrica de “el homicidio”, concretamente en su artículo 405 del Código Penal de 1973, que disponía lo siguiente: “el que matare a cualquiera de sus ascendientes o descendientes, o a su cónyuge, será castigado, como reo de parricidio, con la pena de reclusión mayor”.

La única especialidad que tenía este precepto, con respecto al homicidio, era que el sujeto pasivo tenía que ser descendiente, ascendiente o cónyuge, con lo que a su vez quedaba también delimitado el sujeto activo. Por lo tanto, los elementos delimitadores de carácter objetivo y subjetivo del tipo penal del parricidio eran los mismos que los del homicidio, con la salvedad de que los sujetos activo y pasivo estaban limitados a la relación de parentesco que en la norma se contemplaba. La imposición de una pena mayor en el parricidio que en el homicidio, estaba justificada por el plus de culpabilidad del sujeto activo al atentar contra la vida de un familiar. Es evidente que ese comportamiento merece un mayor reproche penal, por lo que el parricidio operaba como un homicidio agravado.

Para poder apreciar esta norma, y sancionarse como parricidio, no como homicidio, era necesario que existiera en el momento de la muerte del cónyuge la afectio maritales; es decir, que vivieran juntos y tuvieran cierta relación sentimental. La Sala 2ª del Tribunal Supremo entendió, desde el Pleno de 18 de febrero de 1994, que la situación de separación de los cónyuges, aún solo de hecho, debía determinar la exclusión de la aplicación del antiguo artículo 405 del Código Penal 1973 en los casos de muerte causada por uno de ellos al otro, sobre la base de que, al haberse producido un deterioro importante de la relación matrimonial, ya no hay suficiente fundamento para justificar un reproche superior de la conducta del autor y no ser posible presumir una mayor culpabilidad frente a la exigencia, más adecuada, de atenerse a una culpabilidad real.

Recuerde:

  • En el actual Código Penal sólo existen dos tipos penales relativos a la muerte de una persona: el homicidio y el asesinato.
  • En el art. 23 CP se contempla el parentesco como una circunstancia mixta modificativa de la responsabilidad criminal, la cual puede agravar o atenuar la responsabilidad criminal del delincuente.
Subir