guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Registro civil

Registro civil

El Registro Civil es la institución pública a cuyo cargo se halla la constatación y publicidad de los hechos y actos jurídicos que afectan al estado civil de las personas. A través de los actos en él inscritos se contribuye a la constitución de los mismos y se proporcionan títulos de legitimación en orden de prueba.

Familia y matrimonio
Derecho civil. Parte general

¿Qué es el Registro Civil?

El Registro Civil (al que se refiere el artículo 325 del Código Civil, al establecer que "los actos concernientes al estado civil se harán constar en el registro destinado al efecto"), ha sido definido, poniendo de manifiesto sus funciones, como la institución pública a cuyo cargo se halla la constatación y la publicidad de los hechos y actos jurídicos que afectan al estado civil de las personas, y a través de los cuales se contribuye y coopera —en ciertos casos— a la constitución de dichos actos y, por otro lado, se proporcionan títulos de legitimación en orden a su prueba.

Tras más de 50 años de vigencia del modelo del Registro Civil creado por la Ley de 8 de junio de 1957 y desarrollado por el Reglamento de 14 de noviembre de 1958, el legislador promulgó la Ley 20/2011, de 21 de julio, del Registro Civil, cuya plena entrada en vigor está prevista, de acuerdo con su disposición final décima, el 30 de abril de 2021.

El Registro Civil depende del Ministerio de Justicia y, en concreto, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, y como unidad está integrado:

  • a) Por los Registros Municipales a cargo del juez de Primera Instancia (si hay varios, puede organizarse como único) o del juez de Paz donde no exista aquél.
  • b) Por los Registros Consulares, a cargo de los cónsules de España en el extranjero.
  • c) Por el Registro Civil Central, en el que, conforme al artículo 18 LRC 1958 se inscribirán los hechos para cuya inscripción no resulte competente ningún otro Registro y aquellos que no puedan inscribirse por concurrir circunstancias excepcionales que impidan el funcionamiento del Registro correspondiente.

¿Qué debe inscribirse en el Registro Civil?

El Registro Civil se divide en cuatro Secciones, cada una de las cuales se lleva en distintos libros:

  • 1. Nacimientos y General, en el que se inscriben los nacimientos en que concurran las condiciones establecidas en el artículo 30 del Código Civil. Es la inscripción fundamental, por cuanto, por un lado, la adopción, las modificaciones judiciales de capacidad, las declaraciones de concurso, ausencia o fallecimiento, los hechos relativos a la nacionalidad o vecindad y, en general, los demás inscribibles para los que no se establece especialmente que la inscripción se haga en otra Sección del Registro, se inscribirán al margen de la correspondiente inscripción de nacimiento, y cuantos hechos afectan a la patria potestad, salvo la muerte de los progenitores, se inscribirán al margen de la inscripción de nacimiento de los hijos (artículo 46 LRC 1957) y, por otro, dado que al margen de la inscripción de nacimiento, se pondrá nota de referencia a las de matrimonio, tutela, representación y defunción del nacido. En estas inscripciones se hará constar, a su vez, referencia a la de nacimiento (artículo 39 LRC 1957).
  • 2. Matrimonios. Su inscripción de hace fe del acto del matrimonio y de la fecha, hora y lugar en que se contrae. Las sentencias y resoluciones sobre validez, nulidad o separación del matrimonio y cuantos actos pongan término a éste se inscribirán al margen de la inscripción de matrimonio. Al margen también de la inscripción del matrimonio podrá hacerse indicación de la existencia de los pactos, resoluciones judiciales y demás hechos que modifiquen el régimen económico de la sociedad conyugal (artículos 69, 76 y 77 LRC 1957).
  • 3. Defunciones. La inscripción hace fe de la muerte de una persona y de la fecha, hora y lugar en que acontece (artículo 81 LRC 1957)
  • 4. Tutelas y representaciones legales. Se inscriben los cargos tutelares: tutor, curador, defensor judicial y demás representaciones legales (representante del ausente) y sus modificaciones.

¿Cuáles son los principios registrales?

Se pueden señalar como principios registrales en esta materia,-entendiendo por tales aquellas ideas fundamentales o directrices básicas en las que se inspira la ordenación registral, extraídas por vía de síntesis, a través de sucesivas abstracciones, de las normas particulares que lo integran- los siguientes:

  • a) Principio de legalidad. Dadas las funciones del Registro Civil que se han señalado al definirlo, toda la actividad registral debe estar sometida a una minuciosa reglamentación legal, tanto en lo tocante al acceso al mismo de los hechos inscribibles y la rectificación de los mismos, cuanto a su proyección al exterior a través de la publicidad formal, están sometidas a rigurosas normas.
  • b) Principio de Oficialidad. Es consecuencia del carácter obligatorio de la inscripción y del interés público que late en el registro Civil. Se plasma en las normas que obligan al registrador a la práctica de las respectivas inscripciones cuando cuenta con los títulos correspondientes, a la práctica de oficio de las "notas de referencia" y el impulso de oficio de los expedientes registrales.
  • c) Principio de Legitimación. Se plasma en los artículos 2 y 3 LRC 1957 que señalan que el Registro Civil constituye la prueba de los hechos inscritos.
  • d) Principio de Publicidad. Señala el artículo 6 LRC 1957 que el Registro es público para quienes tengan interés en conocer los asientos, con las excepciones que prevean ésta u otras leyes (a tenor del artículo 17 RRC 1958, el interés se presume en quien solicita la certificación). La publicidad se realiza por manifestación y examen de los libros, previa autorización, tratándose de Registros Municipales, del Juez de 1ª Instancia, y por certificación de alguno o de todos los asientos del mismo folio, literal o en extracto, o negativa si no los hubiere.

¿Cuáles son los tipos de asientos registrales?

Los asientos que se practican en el Registro Civil son las clases siguientes:

  • a) Inscripciones. Que, a su vez, pueden ser principales o marginales. Las inscripciones de nacimiento, matrimonio, defunción y la primera de cada tutela o representación legal, son principales; las demás, marginales. Las inscripciones principales o que abren folio registral se practicarán, sucesivamente, en los espacios a ellas destinados. Por folio registral se entiende la parte del libro dedicada a una inscripción principal y sus asientos marginales, cualquiera que sea el número de sus páginas. La inscripción principal que no quepa en el espacio correspondiente continuará en el dedicado a asientos marginales, con las oportunas referencias; la línea siguiente a la última escrita de la continuación y la parte de esta línea que hubiera quedado sin escribir serán cubiertas con una raya de tinta; quienes deban firmar la inscripción principal firmarán también la continuación. Los asientos marginales empezarán en la cabeza del espacio correspondiente, y, sin dejar huecos intermedios, seguirán por orden cronológico; continuarán en las hojas complementarias del tomo, tras hacer constar, con caracteres destacados, la página y columna asignada en que continúan, donde se hará referencia, a su vez, al folio registral (artículos 130 a132 RRC 1958).
  • b) Anotaciones. Se trata de asientos con valor simplemente informativo y que en ningún caso constituyen la prueba que proporciona la inscripción, cuya práctica es posible en determinados casos que el artículo 38 LRC 1957 señala al decir que a petición del Ministerio Fiscal o de cualquier interesado, se anotará, con valor simplemente informativo.
  • c) Notas Marginales. A ellas se refiere el artículo 39 LRC 1957, al determinar que al margen de la inscripción de nacimiento, se pondrá nota de referencia a las de matrimonio, tutela, representación y defunción del nacido. En estas inscripciones se hará constar, a su vez, referencia a la de nacimiento.
  • d) Cancelaciones. La cancelación total o parcial de un asiento por ineficacia del acto, inexactitud del contenido u otra causa se practicará marginalmente en virtud de título adecuado con sujeción a las formalidades del asiento cancelado y con indicación especial de la causa y alcance de la cancelación. La cancelación total o parcial de un asiento por ineficacia del acto, inexactitud del contenido u otra causa se practicará marginalmente en virtud de título adecuado con sujeción a las formalidades del asiento cancelado y con indicación especial de la causa y alcance de la cancelación.
  • e) Indicaciones. Al margen también de la inscripción del matrimonio podrá hacerse indicación de la existencia de los pactos, resoluciones judiciales y demás hechos que modifiquen el régimen económico de la sociedad conyugal. Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 1322 del Código Civil, en ningún caso el tercero de buena fe resultará perjudicado sino desde la fecha de dicha indicación (artículo 77 LRC 1957).

¿Cuál es el procedimiento registral?

En lo referente al procedimiento registral, ha de tenerse presente que las inscripciones se practican en virtud de documento auténtico o, en los casos señalados en la Ley, por declaración en la forma que ella prescribe. También podrán practicarse, sin necesidad de previo expediente, por certificación de asientos extendidos en Registros extranjeros, siempre que no haya duda de la realidad del hecho inscrito y de su legalidad conforme a la Ley española (artículo 23 LRC 1957). El documento auténtico, sea original o testimonio, sea judicial, administrativa o notarial, es título para inscribir el hecho de que da fe. También lo es el documento auténtico extranjero, con fuerza en España con arreglo a las leyes o a los Tratados internacionales (artículo 81 RRC 1958).

El encargado del Registro competente calificará los hechos cuya inscripción se solicite por lo que resulte de las declaraciones y documentos presentados o del mismo Registro. En cuanto a las declaraciones, la calificación comprenderá la capacidad e identidad del declarante. La de las sentencias y resoluciones se limitará a la competencia y clase de procedimiento seguido, formalidades extrínsecas de los documentos presentados y asientos del propio Registro. Inmediatamente de formularse las declaraciones o de ser presentados los documentos necesarios, el encargado del Registro extenderá los asientos o dictará resolución razonada denegándolos.

¿Qué novedades comprende la Ley 20/2011?

El sistema registral español ha sido objeto de una reforma integral que se ha desarrollado por medio de la Ley 20/2011, de 21 de julio, del Registro Civil, que sustituye a la Ley de 8 de junio de 1957 e incorpora un modelo de Registro Civil único para toda España, informatizado, y accesible electrónicamente.

Pero habrá que esperar a la entrada en vigor de la Ley del Registro Civil, el 30 de abril de 2021, para que la reforma culmine y sea efectiva.

La Ley 20/2011 suprime el tradicional sistema de división del Registro Civil en Secciones -nacimientos, matrimonios, defunciones, tutelas y representaciones legales- por un registro individual para cada persona al que desde el momento de su nacimiento o desde la adquisición de nacionalidad se le asigna un "código personal de ciudadanía".

Pero sin duda la gran novedad incorporada por la Ley consiste en atribuir la llevanza del Registro Civil a funcionarios públicos distintos de aquéllos que integran el Poder Judicial del Estado, cuyo cometido constitucional es juzgar y ejecutar lo juzgado.

Asimismo se diseña un Registro Civil único para toda España, informatizado y accesible electrónicamente, es decir, como una base de datos única que permite compaginar la unidad e la información con la gestión territorizada y la universalidad en el acceso, lo que comporta la superación del Registro físicamente articulado en libros custodiados en oficinas distribuidas por toda España y obliga a un replanteamiento de toda su estructura organizativa. Además, la Ley incorpora el uso de la firma electrónica. El régimen de publicidad del Registro Civil se articulará a partir de dos instrumentos: la certificación electrónica y el acceso de la Administración, en el ejercicio de sus funciones públicas, a la información registral.

El Título III de la Ley, contempla la estructura y dependencia del Registro Civil, diferenciándose entre Oficinas Generales, Oficina Central y Oficinas Consulares, dotadas de funciones y competencias propias aunque dependiendo de la Dirección General de los Registros y del Notariado en tanto que centro superior directivo, consultivo y responsable último del Registro Civil. Existirá una Oficina General por cada Comunidad o Ciudad Autónoma y otra más por cada 500.000 habitantes, al frente de la cual se encontrará un Encargado al que se le asignarán las funciones de recepción de declaraciones y solicitudes, la tramitación y resolución de expedientes, la práctica de inscripciones y, en su caso, la expedición de certificaciones. A la Oficina Central le corresponde, entre otras funciones, practicar las inscripciones derivadas de resoluciones dictadas por la Dirección General de los Registros y del Notariado en los expedientes que son de su competencia. En cuanto a las Oficinas Consulares, su régimen jurídico no difiere sustancialmente del vigente.

El Título VI es el relativo a "Hechos y actos inscribibles". Respecto de la inscripción de nacimiento, se mantienen los criterios generales y se prevé la remisión de los datos del nacido a través de un documento oficial por los responsables de los centros sanitarios. A cada nacido se le abrirá un registro individual y le será asignado un código personal de ciudadanía.

El nombre y los apellidos se configuran como un elemento de identidad del nacido derivado del derecho de la personalidad y como tal se incorpora a la inscripción de nacimiento. Se permite a los progenitores decidir el orden de los apellidos. Se sistematiza el procedimiento de cambio de nombres y apellidos y se somete a la competencia del Encargado del Registro Civil. En cuanto a la filiación, se elimina toda referencia a la no matrimonial, con plena equiparación a la matrimonial.

La instrucción del expediente matrimonial y la celebración del matrimonio competen a los Ayuntamientos, los cuales deberán remitir de oficio la documentación prescriptiva al Registro. Los Cónsules autorizarán, celebrarán e inscribirán los matrimonios de españoles en el extranjero. No se modifica la comunicación al Registro Civil de los matrimonios celebrados en forma religiosa.

De modo similar a la del nacimiento se regula la inscripción de la defunción mediante la remisión del documento oficial, acompañado por parte médico, por los centros sanitarios. Se mantiene el requisito de la práctica previa de la inscripción de fallecimiento para proceder a la inhumación o incineración.

La normativa de Derecho internacional privado se contiene en el Título X con una actualización de las soluciones jurídicas influidas por el avance de la legislación europea y la creciente importancia del elemento extranjero con acceso al Registro Civil. La coherencia del modelo exige a este respecto mantener la unidad, dentro de las particularidades inherentes a cada sector.

Una de las mayores novedades se centra en la inscripción de documentos judiciales extranjeros. De este modo, se permite no sólo la inscripción previo exequátur sino también la posibilidad de que el Encargado del Registro Civil realice la inscripción tras proceder a un reconocimiento incidental.

¿Qué es la fe de vida y estado?

El certificado de la fe de vida y estado es el documento que acredita que una persona está viva y cuál es su estado civil. El certificado ha de ser emitido por el Encargado del Registro Civil tras la comparecencia del interesado, o si bien la vida puede asimismo acreditarse además de por la presencia del interesado ante el órgano que le insta a hacerlo, por acta notarial de presencia y el estado civil por declaración jurada del propio sujeto o por acta de notoriedad.

Recuerde que...

  • La sección de nacimientos es fundamental y en ella se inscriben los nacimientos en que concurran las condiciones del Art. 30 CC.
  • En la sección de matrimonios se hace fe del acto del mismo y se inscriben las sentencias y resoluciones sobre validez, nulidad y separación.
  • El Registro Civil se rige por los principios de legalidad, oficialidad, legitimación y publicidad.
  • Dependiendo del acto de que se trate, los asientos podrán ser inscripciones, anotaciones, notas marginales, cancelaciones e indicaciones.
  • Con la Ley 20/2011 se crea un Registro Civil Único para toda España, informatizado y accesible electrónicamente.
Subir