guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Prestaciones familiares

Prestaciones familiares

CISS Laboral

Modalidad contributiva

Esta modalidad refiere a la prestación no económica regulada en el artículo 237 LGSS, según el cual, a efectos de determinadas prestaciones de Seguridad Social, se consideran como efectivamente cotizados alguno de los periodos de excedencia que disfruten los trabajadores para el cuidado de hijos o menores acogidos, o por cuidado de otros familiares.

En concreto, establecen diferencias, a efectos del cómputo de la excedencia como periodo de cotización efectiva, según cual sea el motivo de la excedencia.

Cuando se solicite para el cuidado del hijo o menor acogido, el periodo de cotización efectiva es de tres años, con lo que queda desvinculado del plazo de reserva del puesto de trabajo durante la excedencia, que es de un año (artículo 46.3 ET).

De otra parte, se considera como periodo cotizado el primer año de excedencia para cuidado de familiares que disfruten los trabajadores al amparo del artículo 46.3 ET.

Esta prestación no económica, inicialmente sólo aplicable en el caso de excedencia para cuidado de hijos o familiares, se extiende también a los casos de reducción de jornada por guarda legal de un menor de 12 años o discapacitado físico, psíquico o sensorial, o bien por cuidado de un familiar en los términos regulados en el artículo 37.6 ET. En estos casos, el trabajador continúa prestando efectivamente servicios, si bien con la jornada reducida, lo que implica una correlativa disminución de su salario y, por tanto, de su cotización a la Seguridad Social. Pues bien, para contrarrestar el efecto negativo de esa menor cotización sobre la cuantía de las prestaciones futuras a que pudiera tener derecho el trabajador, se presume ex lege como cotizado el 100 por 100 de la cuantía que correspondería de haberse mantenido la jornada de trabajo sin reducción. Dicho cómputo incrementado de las cotizaciones efectuadas se encuentra, no obstante, limitado en el tiempo: se aplica durante los dos primeros años de reducción de jornada por guarda legal de un menor de 12 años y sólo durante el primer año de reducción de jornada por guarda legal de persona con discapacidad o cuidado de familiares (artículo 237.3 LGSS). No obstante lo anterior, las cotizaciones realizadas durante los periodos de la reducción de jornada prevista para el progenitor, adoptante o acogedor preadoptivo o permanente, para el cuidado durante la hospitalización de un menor afectado por cáncer o por cualquier otra enfermedad grave que implique un ingreso hospitalario de larga duración y requiera la necesidad de su cuidado, directo, continuo y permanente, también se computarán incrementadas hasta el 100 % de la cuantía que hubiera correspondido si se hubiera mantenido sin dicha reducción la jornada de trabajo, a efectos de las prestaciones por jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia, nacimiento y cuidado del menor, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural e incapacidad temporal. Por último, aunque estrechamente relacionado con lo anterior, el artículo 237.4 LGSS regula los supuestos combinados de reducción de jornada seguidos de excedencia por cuidado de hijos o familiares. En tales casos, a efectos de la consideración como cotizados de los periodos de excedencia correspondientes, se computarán incrementadas hasta el 100 % las cotizaciones efectuadas durante la reducción de jornada que precedió a la excedencia.

La consideración como cotización efectiva de la excedencia, así como el cómputo incrementado de la cotización durante la reducción de jornada, sólo se tendrán en cuenta respecto a las siguientes prestaciones: jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia, nacimiento y cuidado del menor, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural e incapacidad temporal.

Modalidad no contributiva

Las prestaciones familiares de la Seguridad Social, en su modalidad no contributiva (art. 351 LGSS), consisten en:

  • - Una asignación económica por cada hijo menor de 18 años de edad y afectado por una discapacidad en un grado igual o superior al 30 %, o mayor de dicha edad cuando el grado de discapacidad sea igual o superior al 65 %, a cargo del beneficiario, cualquiera que sea la naturaleza legal de la filiación, así como por los menores a su cargo en régimen de acogimiento familiar permanente o guarda con fines de adopción, que cumplan los mismos requisitos.

    El causante no perderá la condición de hijo o de menor a cargo por el mero hecho de realizar un trabajo lucrativo por cuenta propia o ajena, siempre que continúe viviendo con el beneficiario de la prestación y que los ingresos anuales del causante, en concepto de rendimientos del trabajo, no superen el 100 % del salario mínimo interprofesional, también en cómputo anual, incluso aunque la afiliación del causante como trabajador suponga su encuadramiento en un régimen de Seguridad Social distinto a aquel en el que esté afiliado el beneficiario de la prestación

  • - Una prestación económica de pago único a tanto alzado por nacimiento o adopción de hijo, en supuestos de familias numerosas, monoparentales y en los casos de madres o padres con discapacidad.
  • - Una prestación económica de pago único por parto o adopción múltiples.

Las referidas prestaciones sólo se otorgan en la modalidad no contributiva, probablemente porque lo trascendente es la escasez de rentas y no la cotización.

Los requisitos para ser beneficiario de esta prestación familiar no contributiva se recogen en el art. 352 LGSS:

  • - Residir legalmente en territorio español.
  • - Tener a cargo hijos o menores en quienes concurran las circunstancias señaladas en el artículo 351.a. LGSS que residan también en territorio español‐; correspondiendo el derecho al percibo de la asignación, en los casos de separación judicial o divorcio, al padre o a la madre por los hijos o menores que tenga a su cargo.
  • - No tener derecho, ni el padre ni la madre, a prestaciones de esta misma naturaleza en cualquier otro régimen público de protección social.
  • - Serán beneficiarios de la asignación que, en su caso y en razón de ellos, hubiera correspondido a sus padres.

Compatibilidad e incompatibilidades

Sobre la incompatibilidad de las diversas prestaciones familiares de la Seguridad Social, se establecen las siguientes reglas (artículo 361 de la Ley General de la Seguridad Social 2015):

En cuanto a la incompatibilidad, se establecen las siguientes reglas:

  • - Cuando ambos progenitores, adoptantes o quienes hayan acogido al menor reúnan los requisitos para tener derecho a las prestaciones, éste sólo se reconocerá a favor de uno de ellos.
  • - Las prestaciones son incompatibles con cualquier otra percepción de análoga naturaleza establecida en los restantes regímenes públicos de protección social.
  • - La percepción de las asignaciones económicas por hijo minusválido a cargo mayor de 18 años [(apartados b) y c) del artículo 353.2 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social 2015] son incompatibles con la condición, por parte del hijo, de pensionista de invalidez o jubilación en la modalidad no contributiva.

La gestión de las prestaciones

El reconocimiento y la gestión de las prestaciones familiares corresponden al Instituto Nacional de la Seguridad Social (artículo 373 LGSS 2015) y el abono de la prestación económica a la Tesorería General de la Seguridad Social. Recuérdese que cuando se trate de prestaciones no económicas, los empresarios están obligados a comunicar a la Tesorería General de la Seguridad Social el comienzo y la finalización de la excedencia, en el plazo de 15 días a partir de que se produzca (artículo 8 del Real Decreto 1335/2005).

Debemos destacar la función del IMSERSO en la declaración del grado de minusvalía del hijo a cargo, puesto que, según el artículo 15 del Real Decreto 1335/2005, es a este órgano o, en su caso, a los correspondientes de las Comunidades Autónomas en el supuesto de transferencia de las funciones y servicios de dicha entidad gestora, a quien compete dicha declaración.

Subir