guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Pacto de dedicación exclusiva

Pacto de dedicación exclusiva

Contrato de trabajo

I. CONCEPTO

Conviene diferenciar, ante todo, los conceptos de "concurrencia" y de "plena dedicación". El primero designa el desempeño de una actividad profesional, por cuenta propia o ajena, que entra en competencia con el negocio del empleador. El segundo designa el compromiso del trabajador de desplegar su actividad laboral en exclusiva para la empresa que le tiene contratado y para ninguna otra. La concurrencia está legalmente prohibida cuando resulta desleal -artículos 5 d) y 21.1 del Estatuto de los Trabajadores 2015-. El pacto de plena dedicación, de su lado, es lícito siempre que comporte una compensación económica expresa a favor del trabajador, sin perjuicio de la facultad de rescisión que a éste reconoce el numeral tercero del artículo 21.

Así pues, recopilando, se contemplan en el artículo 21 del Estatuto de los Trabajadores 2015 tres supuestos normativos diversos:

  • a) Puede, el trabajador, concurrir con la actividad de la empresa "después de extinguido el contrato de trabajo", en cuyo caso el pacto que se alcanza "compensa" la limitación de acceso al mercado laboral (artículo 35 de la Constitución Española), teniendo el mismo su fundamento en un "efectivo interés industrial o comercial" de aquélla;
  • b) Si la referida concurrencia se produce durante la vigencia de la relación laboral, el trabajador incurre en deslealtad contractual incumpliendo el deber básico que el artículo 5.d) del Estatuto de los Trabajadores 2015 le impone; conducta sancionable con despido al amparo del artículo 54.2.d) del Estatuto;
  • c) Puede pactarse la plena dedicación mediante compensación económica expresa, en los términos que, en palabras de la Sentencia el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 26 de febrero de 1998, al efecto se convengan; acuerdo que "tanto por su designio de exclusividad (ajeno a la sancionable concurrencia desleal), como por su propio contenido (en orden a los efectos de la determinación resarcitoria) se revela desvinculado del pacto de no competencia, pudiendo el trabajador rescindir(lo)... y recuperar su libertad de trabajo en otro empleo, comunicándolo, por escrito, al empresario con un preaviso de treinta días; con pérdida de la compensación económica..." (artículo 21.3).

En virtud de este pacto de exclusividad el trabajador no puede prestar servicios o llevar a cabo actividad económica o profesional en ninguna empresa con independencia de su objeto o actividad industrial. Como indica el autor Manuel Alonso Olea es aquel por virtud del cual un trabajador se obliga a prestar sus servicios a un solo empresario, contra su derecho a pluriemplearse.

Se trata de un pacto accidental del contrato de trabajo, con su propia "compensación económica", que no debe conceptuarse como salario y que se rige en función de lo que se pacte por las partes teniendo en cuenta que concurre la regla de derecho necesario de que "el trabajador... (puede)... recuperar su libertad de trabajo" -de pluriempleo- rescindicendo el acuerdo y preavisando con treinta días por escrito.

II. COMPLEMENTO DE EXCLUSIVIDAD

El complemento de exclusividad, como se significa en la Sentencia del Tribunal Supremo de 27 de julio de 1993, vincula el régimen de dedicación al desempeño de determinados puestos de trabajo, de tal modo que si en el ejercicio de las facultades empresariales el trabajador no desempeña esos puestos de trabajo, desaparece el derecho al percibo de este complemento.

No obstante ello, aunque las partes hubieran estipulado la plena dedicación laboral, la inexistencia de una contraprestación pecuniaria específica habría privado de validez al pacto y generado su ineficacia. El pacto sería por ello inoponible frente al trabajador, con la consecuencia entonces de que éste habría conservado su libertad para ejercer otros empleos, exceptuados, claro es, aquellos que entrañaran una situación de concurrencia desleal.

Este complemento es compensable con incrementos salariales, así lo ha señalado al Sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco de 18 de julio de 2006 al indicar que "no cabe excluir la compensación salarial por el hecho de que una parte de ese salario que percibe esté pactada como compensación económica por unas obligaciones específicas asumidas por el trabajador al contratar (las de dedicación exclusiva y no concurrencia), dado que esa misma voluntad común que ha generado tales deberes y compensaciones, establecía la posibilidad de que entrara en juego el mecanismo compensador, mostrando con ello una voluntad de reducir el importe de la compensación económica llegado el caso".

III. INCUMPLIMIENTO

Ha venido señalando nuestra jurisprudencia que la causa de despido contemplada por el artículo 54.2.d) del Estatuto de los Trabajadores 2015 comprende, dentro de la rúbrica general de transgresión de la buena fe contractual, todas las violaciones de los deberes de conducta y cumplimiento de la buena fe que el contrato de trabajo impone al trabajador.

De los tres supuestos normativos que se contemplan en el artículo 21 del Estatuto de los Trabajadores 2015 conviene ahora referirse al efecto obligacional-retributivo del pacto y sus eventuales consecuencias "disciplinarias", pues, así lo indica la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña antes citada, mientras éstas han de encontrarse necesariamente subsumidas en una transgresión de la buena fe contractual que sea "grave" y "culpable", "(...) la regulación del plus de dedicación exclusiva no se revela afectada por los límites de la autonomía contractual, pudiendo ambas partes resolver sus respectivas obligaciones facultad (que)... se entiende implícita en las recíprocas, para el caso de que uno de los obligados no cumpliere lo que le incumbe (artículo 1124 del Código Civil)"; precepto que añade, en su párrafo segundo, como "el perjudicado podrá escoger entre exigir el cumplimiento o la resolución de la obligación con el resarcimiento de daños y abono de intereses en ambos casos...", disponiendo, finalmente, el 1258 de dicho Texto legal que: "Los contratos... obligan no sólo al cumplimiento de lo expresamente pactado, sino también a todas las consecuencias que, según su naturaleza, sean conformes a la buena fe, al uso y a la ley".

Por otro lado, el incumplimiento del pacto implica la inherente consecuencia obligacional del reintegro de las cantidades satisfechas por tal causa. La lógica de tan aplastante consecuencia se deriva de propio contenido del artículo 21.3 del Estatuto, pues de otro modo se estaría haciendo de mejor derecho a quien hubiese omitido dicha obligación de preavisar. Si el mencionado precepto contempla la pérdida de la compensación económica u otros derechos vinculados a la plena dedicación cuando el trabajador comunica al empresario su decisión de recuperar su libertad de trabajo en otro empleo, no se puede hacer de mejor condición a quien, clandestinamente, concurrió con la actividad de la empresa, infringiendo de forma refleja el pacto de exclusividad. El incumplimiento, pues, legitima el reintegro de lo percibido por un concepto retributivo, cuyo devengo aparece "vinculado a la plena dedicación". Así, la solución contraria propicia un rechazable enriquecimiento injusto de quien ha percibido un "plus", cuyo devengo aparece indiscutiblemente ligado a su finalidad de compensar una dedicación exclusiva que no se respetó -exartículo 1895 del Código Civil. Tanto la Sentencia arriba citada, como la que señala propia de 16 de octubre de 1996, como la del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 28 de mayo de 1996 fijan dicho criterio y esta última, además, no sólo otorga el reintegro de la compensación económica total estipulada, sino que, incluso, condena la trabajador a resarcir al empresario de los perjuicios derivados con su actividad. Incluso se llegó a condenar al reintegro de la indemnización percibida por el operario, como contraprestación a su (no) concurrencia postcontractual, cuando además de revelarse ausente la posibilidad de actividad concurrente, el trabajador había constituido una sociedad cuyo objeto social comprendía el de la empresa demandada.

Subir