guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Productos de consumo

Productos de consumo

Los productos de consumo son todos aquellos bienes muebles objeto de las relaciones jurídicas entre que las personas-físicas o jurídicas que actúan en un ámbito ajeno a una actividad empresarial o profesional (consumidor) y toda persona- física o jurídica- que actúa en el marco de su actividad empresarial o profesional, ya sea pública o privada (empresario).

Derecho de la competencia y protección de consumidores

¿Qué normativa se aplica a los productos de consumo?

La regulación de protección de consumidores en la que se enmarca el régimen jurídico de los productos de consumo ha sido objeto de modificación legal con el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 noviembre, por el que se aprobó el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias. De manera concreta y en cuanto a los productos de consumo, especial relieve cobra el Título IV del Libro Segundo, dedicado al régimen de garantías y servicios posventa de productos de consumo, en su redacción dada por Ley 3/2014, de 27 de marzo, por la que se modifica el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias.

[Está regulación será de aplicación a las relaciones entre consumidores o usuarios y empresarios, considerando como consumidores o usuarios a las personas físicas o jurídicas que actúan en un ámbito ajeno a una actividad empresarial o profesional en tanto que se considera empresario a toda persona física o jurídica que actúa en el marco de su actividad empresarial o profesional, ya sea pública o privada.]

A los efectos de esta norma, es producto todo bien mueble conforme a lo previsto en el artículo 335 del Código Civil, en tanto que por productor se entiende al fabricante del bien o al prestador del servicio o su intermediario, o al importador del bien o servicio en el territorio de la Unión Europea, así como a cualquier persona que se presente como tal al indicar en el bien, ya sea en el envase, el envoltorio o cualquier otro elemento de protección o presentación, o servicio su nombre, marca u otro signo distintivo, distinto al proveedor, que es el empresario que suministra o distribuye productos en el mercado, cualquiera que sea el título o contrato en virtud del cual realice dicha distribución.

Podemos, por tanto, concluir que productos de consumo son todos aquellos bienes muebles objeto de las relaciones jurídicas entre que las personas -físicas o jurídicas- que actúan en un ámbito ajeno a una actividad empresarial o profesional (consumidor) y toda persona- física o jurídica- que actúa en el marco de su actividad empresarial o profesional, ya sea pública o privada (empresario).

¿Qué garantías tienen los productos de consumo? Conformidad de los productos con el contrato

El vendedor está obligado a entregar al consumidor y usuario productos que sean conformes con el contrato, respondiendo frente a él de cualquier falta de conformidad que exista en el momento de la entrega del producto.

Se establece un periodo de cobertura ex lege, ya que responde de las faltas de conformidad que se manifiesten en un plazo de dos años desde la entrega. En los productos de segunda mano, el vendedor y el consumidor y usuario podrán pactar un plazo menor, que no podrá ser inferior a un año desde la entrega. Entrega que se entiende hecha, salvo prueba en contrario, en el día que figure en la factura o tique de compra, o en el albarán de entrega correspondiente si éste fuera posterior.

En beneficio del consumidor, y salvo prueba en contrario, se presumirá que las faltas de conformidad que se manifiesten en los seis meses posteriores a la entrega del producto, sea éste nuevo o de segunda mano, ya existían cuando la cosa se entregó, excepto cuando esta presunción sea incompatible con la naturaleza del producto o la índole de la falta de conformidad.

Esta regulación que nos ocupa abarca los contratos de compraventa de productos y los contratos de suministro de productos que hayan de producirse o fabricarse, pero no será de aplicación a los productos adquiridos mediante venta judicial, al agua o al gas, cuando no estén envasados para la venta en volumen delimitado o cantidades determinadas, a la electricidad ni a los productos de segunda mano adquiridos en subasta administrativa.

Salvo prueba en contrario, se entenderá que los productos son conformes con el contrato siempre que cumplan todos los requisitos siguientes, salvo que por las circunstancias del caso alguno de ellos no resulte aplicable:

  • a) Se ajusten a la descripción realizada por el vendedor y posean las cualidades del producto que el vendedor haya presentado al consumidor y usuario en forma de muestra o modelo.
  • b) Sean aptos para los usos a que ordinariamente se destinen los productos del mismo tipo.
  • c) Sean aptos para cualquier uso especial requerido por el consumidor y usuario cuando lo haya puesto en conocimiento del vendedor en el momento de celebración del contrato, siempre que éste haya admitido que el producto es apto para dicho uso.
  • d) Presenten la calidad y prestaciones habituales de un producto del mismo tipo que el consumidor y usuario pueda fundadamente esperar, habida cuenta de la naturaleza del producto y, en su caso, de las declaraciones públicas sobre las características concretas de los productos hechas por el vendedor, el productor o su representante, en particular en la publicidad o en el etiquetado. El vendedor no quedará obligado por tales declaraciones públicas si demuestra que desconocía y no cabía razonablemente esperar que conociera la declaración en cuestión, que dicha declaración había sido corregida en el momento de celebración del contrato o que dicha declaración no pudo influir en la decisión de comprar el producto.

Han de reunir, pues, los requisitos de identidad, funcionalidad genérica y específica, en su caso, y calidad indicadas y en todo caso las habituales de un producto del mismo tipo que el consumidor confía fundadamente que tenga.

La falta de conformidad que resulte de una incorrecta instalación del producto se equiparará a la falta de conformidad del producto cuando la instalación esté incluida en el contrato de compraventa o suministro y haya sido realizada por el vendedor o bajo su responsabilidad, o por el consumidor y usuario cuando la instalación defectuosa se deba a un error en las instrucciones de instalación.

No habrá lugar a responsabilidad por faltas de conformidad que el consumidor y usuario conociera o no hubiera podido fundadamente ignorar en el momento de la celebración del contrato o que tengan su origen en materiales suministrados por el consumidor y usuario.

¿Qué derechos tienen los consumidores y usuarios en caso de no conformidad de los productos con el contrato?

Si el producto no fuera conforme con el contrato, el consumidor y usuario tiene derecho a la reparación del producto, a su sustitución, a la rebaja del precio o a la resolución del contrato.

El consumidor y usuario podrá optar entre exigir la reparación o la sustitución del producto, salvo que una de estas dos opciones resulte objetivamente imposible o desproporcionada, considerándose desproporcionada la forma de saneamiento que en comparación con la otra, imponga al vendedor costes que no sean razonables, teniendo en cuenta la relevancia de la falta de conformidad y si la forma de saneamiento alternativa se pudiese realizar sin inconvenientes mayores para el consumidor y usuario. Para determinar si los costes no son razonables, los gastos correspondientes a una forma de saneamiento deben ser, además, considerablemente más elevados que los gastos correspondientes a la otra forma de saneamiento.

Desde el momento en que el consumidor y usuario comunique al vendedor la opción elegida, ambas partes habrán de atenerse a ella. Esta decisión se entiende sin perjuicio de lo dispuesto para el caso en que la reparación o la sustitución no logren poner el producto en conformidad con el contrato.

Esta reparación o sustitución se ajustará a las siguientes reglas:

  • a) Serán gratuitas para el consumidor y usuario. Dicha gratuidad comprende los gastos necesarios realizados para subsanar la falta de conformidad de los productos con el contrato, especialmente los gastos de envío, así como los costes relacionados con la mano de obra y los materiales.
  • b) Deberán llevarse a cabo en un plazo razonable y sin mayores inconvenientes para el consumidor y usuario, habida cuenta de la naturaleza de los productos y de la finalidad que tuvieran para el consumidor y usuario.
  • c) La reparación suspende el cómputo de los plazos para el ejercicio de las acciones que prevé la Ley en el artículo 123. El período de suspensión comenzará desde que el consumidor y usuario ponga el producto a disposición del vendedor y concluirá con la entrega al consumidor y usuario del producto ya reparado. Durante los seis meses posteriores a la entrega del producto reparado, el vendedor responderá de las faltas de conformidad que motivaron la reparación, presumiéndose que se trata de la misma falta de conformidad cuando se reproduzcan en el producto defectos del mismo origen que los inicialmente manifestados.
  • d) Si concluida la reparación y entregado el producto, éste sigue siendo noconforme con el contrato, el consumidor y usuario podrá exigir la sustitución del producto, salvo que esta opción resulte desproporcionada, la rebaja del precio o la resolución del contrato.
  • e) La sustitución suspende los plazos para el ejercicio de las acciones que prevé la Ley en el artículo 123 desde el ejercicio de la opción por el consumidor y usuario hasta la entrega del nuevo producto.
  • f) Si la sustitución no lograra poner el producto en conformidad con el contrato, el consumidor y usuario podrá exigir la reparación del producto, salvo que esta opción resulte desproporcionada, la rebaja del precio o la resolución del contrato en los términos previstos.
  • g) El consumidor y usuario no podrá exigir la sustitución en el caso de productos no fungibles, ni tampoco cuando se trate de productos de segunda mano.

La rebaja del precio y la resolución del contrato procederán, a elección del consumidor y usuario, cuando éste no pudiera exigir la reparación o la sustitución y en los casos en que éstas no se hubieran llevado a cabo en plazo razonable o sin mayores inconvenientes para el consumidor y usuario. La resolución no procederá cuando la falta de conformidad sea de escasa importancia.

La rebaja del precio será proporcional a la diferencia existente entre el valor que el producto hubiera tenido en el momento de la entrega de haber sido conforme con el contrato y el valor que el producto efectivamente entregado tenía en el momento de dicha entrega.

Ejercicio de los derechos por el consumidor y usuario

La acción para reclamar la reparación del producto, su sustitución, la rebaja del precio o la resolución del contrato prescribirá a los tres años desde la entrega del producto.

El consumidor y usuario deberá informar al vendedor de la falta de conformidad en el plazo de dos meses desde que tuvo conocimiento de ella. No obstante, el incumplimiento de dicho plazo no supondrá la pérdida del derecho al saneamiento que corresponda, pero el consumidor y usuario responderá de los daños o perjuicios efectivamente ocasionados por el retraso en la comunicación. Y en esa línea tuitiva de los consumidores, salvo prueba en contrario, se entenderá que la comunicación del consumidor ha tenido lugar dentro del plazo establecido.

Para favorecer la posición del consumidor se prevé la legitimación pasiva para soportar la reclamación no solo del vendedor sino también del productor en los términos siguientes: cuando al consumidor y usuario le resulte imposible o le suponga una carga excesiva dirigirse frente al vendedor por la falta de conformidad de los productos con el contrato podrá reclamar directamente al productor con el fin de obtener la sustitución o reparación del producto. Con carácter general, y sin perjuicio de que la responsabilidad del productor cesará, en los mismos plazos y condiciones que los establecidos para el vendedor, el productor responderá por la falta de conformidad cuando ésta se refiera al origen, identidad o idoneidad de los productos, de acuerdo con su naturaleza y finalidad y con las normas que los regulan.

En vía interna quien haya respondido frente al consumidor y usuario dispondrá del plazo de un año para repetir frente al responsable de la falta de conformidad. Dicho plazo se computa a partir del momento en que se completó el saneamiento.

El ejercicio de las acciones vistas contempladas en el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 noviembre será incompatible con el ejercicio de las acciones derivadas del saneamiento por vicios ocultos de la compraventa. Pero en todo caso, el consumidor y usuario tendrá derecho, de acuerdo con la legislación civil y mercantil, a ser indemnizado por los daños y perjuicios derivados de la falta de conformidad.

¿Qué es la garantía comercial adicional?

Al margen del sistema de cobertura legal indisponible, suele venir la venta acompañada de una garantía comercial, que es aquella que puede ofrecerse adicionalmente con carácter voluntario y obligará a quien figure como garante en las condiciones establecidas en el documento de garantía y en la correspondiente publicidad. Deberá formalizarse, al menos en castellano, y, a petición del consumidor y usuario, por escrito o en cualquier otro soporte duradero y directamente disponible para el consumidor y usuario, que sea accesible a éste y acorde con la técnica de comunicación empleada.

La garantía expresará necesariamente:

  • a) El bien o servicio sobre el que recaiga la garantía.
  • b) El nombre y dirección del garante.
  • c) Que la garantía no afecta a los derechos legales del consumidor y usuario ante la falta de conformidad de los productos con el contrato.
  • d) Los derechos, adicionales a los legales, que se conceden al consumidor y usuario como titular de la garantía.
  • e) El plazo de duración de la garantía y su alcance territorial.
  • f) Las vías de reclamación de que dispone el consumidor y usuario.

La acción para reclamar el cumplimiento de lo dispuesto en la garantía comercial adicional prescribirá a los seis meses desde la finalización del plazo de garantía.

Reparación y servicios posventa

En los productos de naturaleza duradera, el consumidor y usuario tendrá derecho a un adecuado servicio técnico y a la existencia de repuestos durante el plazo mínimo de cinco años a partir de la fecha en que el producto deje de fabricarse.

Queda prohibido incrementar los precios de los repuestos al aplicarlos en las reparaciones y cargar por mano de obra, traslado o visita cantidades superiores a los costes medios estimados en cada sector, debiendo diferenciarse en la factura los distintos conceptos. La lista de precios de los repuestos deberá estar a disposición del público.

La acción o derecho de recuperación de los productos entregados por el consumidor y usuario al empresario para su reparación prescribirá a los tres años a partir del momento de la entrega.

Recuerde que…

  • Los productos de consumo son todos aquellos bienes muebles objeto de las relaciones jurídicas entre toda persona física o jurídica que actúan en un ámbito ajeno a una actividad empresarial y los empresarios.
  • Se establece un periodo de garantía para los productos de consumo, otorgando una cobertura ex lege, ya que responde de las faltas de conformidad que se manifiesten en un plazo de dos años desde la entrega del producto.
  • Se entenderá que los productos son conforme el contrato cuando reúnan los requisitos de identidad, funcionalidad genérica y específica, calidad indicadas y, en todo caso, las habituales de un producto del mismo tipo que el consumidor confía fundadamente que tenga.
  • Si el producto no fuera conforme con el contrato, el consumidor y usuario tiene derecho a la reparación del producto, a su sustitución, a la rebaja del precio o a la resolución del contrato.
  • La acción para reclamar el cumplimiento de lo dispuesto en la garantía comercial adicional prescribirá a los seis meses desde la finalización del plazo de garantía.
Subir