guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Prueba de peritos en el proceso civil

Prueba de peritos en el proceso civil

Proceso civil

¿En qué consiste la prueba de peritos y en qué se diferencia con la prueba testifical?

Se trata de un medio de prueba de carácter personal en el que la fuente de la prueba viene constituida por el perito y los conocimientos especializados de los que éste disponga.

La Ley de Enjuiciamiento Civil de 7 de enero de 2000 enumera en el artículo 299 LEC los medios de prueba que pueden hacerse valer en juicio, entre los cuales se encuentra el dictamen de peritos (apartado 4º del artículo 299.1 LEC) o prueba de peritos, y cuya regulación se contiene en los artículos 335 a352 LEC.

A diferencia del testigo, que es la persona que tiene noticia de hechos controvertidos relativos a lo que sea objeto del juicio (artículo 360 LEC), bien por haberlos presenciado directamente (testigo directo), bien por conocer la versión de los mismos suministrada por otra persona (testigo de referencia), el perito es traído al proceso por poseer unos conocimientos especializados sobre los hechos considerados en abstracto, de ahí que su misión sea la de auxilio o asesoramiento al juez para la decisión sobre el asunto que se enjuicia.

No obstante, cuando un determinado testigo posea conocimientos científicos, técnicos, artísticos o prácticos sobre la materia a que se refieran los hechos del interrogatorio, el tribunal admitirá las manifestaciones que en virtud de dichos conocimientos agregue el testigo a sus respuestas sobre los hechos (artículo 370.4 LEC).

¿Qué son los peritos designados por las partes y los peritos designados por el tribunal?

A diferencia de la ley procesal anterior, la vigente asigna rango de prueba pericial tanto a los dictámenes elaborados por peritos designados por las partes ("Los dictámenes de que los litigantes dispongan, elaborados por peritos por ellos designados", según el artículo 336.1 LEC) como a los elaborados por peritos designados por el tribunal (artículo 339.2 LEC).

Con independencia de que, en el esquema diseñado por la ley procesal, la prueba pericial inicial marque, en cierto modo, las líneas fundamentales del debate, al sustentar el contenido de la demanda, el hecho cierto es que en ningún precepto se asigna distinto valor probatorio a una que a otra, siendo ambas de libre valoración por parte del Juez o Tribunal, conforme a las reglas de la sana crítica (artículo 348 LEC).

Hay que significar que la Ley 5/2012 de mediación civil y mercantil ha introducido algunas modificaciones en la prueba pericial, y así en el artículo 335 Ley de Enjuiciamiento Civil se ha añadido el apartado 3º que señala que: 3. Salvo acuerdo en contrario de las partes, no se podrá solicitar dictamen a un perito que hubiera intervenido en una mediación o arbitraje relacionados con el mismo asunto.

Quiere esto decir que si se ha seguido un proceso de mediación y en este las partes aportan prueba pericial o hay intervención de perito designado por el mediador a petición de ambas partes, el mediador deberá advertir a las partes que si al final no llegan a un acuerdo que se puede hacer constar en el acta de la mediación que ambas partes no ponen obstáculo a que en la judicialización del conflicto puedan intervenir los peritos que lo han hecho en la fase de mediación. Y ello, sobre todo, para evitar que las partes tengan que costearse luego un nuevo perito para intervenir en el proceso judicial cuando ya han pagado los informes periciales por los que lo han hecho en la mediación, por lo que de constar en acta esta opción las partes podrán en el juicio civil aportar estos informes periciales.

¿Cuáles son los elementos que componen la prueba pericial?

1. Elementos personales

a) Idoneidad

En principio, los peritos deberán poseer el título oficial que corresponda a la materia objeto del dictamen y a la naturaleza de éste. Si se tratare de materias que no estén comprendidas en títulos profesionales oficiales, habrán de ser nombrados entre personas entendidas en aquellas materias (artículo 340.1 LEC). También prevé el precepto que pueda solicitarse dictamen de Academias e instituciones culturales y científicas que se ocupen del estudio de las materias correspondientes al objeto de la pericia, y sobre "cuestiones específicas" a las personas jurídicas legalmente habilitadas para ello (artículo 340.2 LEC).

b) Garantías de imparcialidad

  • Juramento o promesa de actuar con objetividad

    Al emitir el dictamen, todo perito deberá manifestar, bajo juramento o promesa de decir verdad, que ha actuado y, en su caso, actuará con la mayor objetividad posible, tomando en consideración tanto lo que pueda favorecer como lo que sea susceptible de causar perjuicio a cualquiera de las partes, y que conoce las sanciones penales en las que podría incurrir si incumpliere su deber como perito (artículo 335.2 LEC).

  • Recusación de peritos designados judicialmente

    Sólo podrán ser objeto de recusación los peritos designados judicialmente (artículos 343.1 y 124.1 LEC).

    El procedimiento de recusación de peritos se regula en los artículos 124 a128 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, entre los cuales se enumeran las causas de recusación, que son las siguientes: a) las previstas en la Ley Orgánica del Poder Judicial (artículo 219 LOPJ); b) haber dado anteriormente sobre el mismo asunto dictamen contrario a la parte recusante, ya sea dentro o fuera del proceso; c) haber prestado servicios como tal perito al litigante contrario o ser dependiente o socio del mismo, y d) tener participación en sociedad, establecimiento o empresa que sea parte del proceso (artículo 124.3 LEC).

  • Tachas de los peritos

Los peritos autores de dictámenes presentados por las partes sólo podrán ser objeto de tacha por las causas y en la forma prevista en los artículos 343 y 344 de la LEC, pero no recusados por las partes (artículo 124.2 LEC).

Las circunstancias que permiten tachar a un perito son las siguientes: 1º) ser cónyuge o pariente por consanguinidad o afinidad, dentro del cuarto grado civil de una de las partes o de sus abogados o procuradores; 2º) tener interés directo o indirecto en el asunto o en otro semejante; 3º) estar o haber estado en situación de dependencia o de comunidad o contraposición de intereses con alguna de las partes o con sus abogados o procuradores; 4º) amistad íntima o enemistad con cualquiera de las partes o sus procuradores o abogados, y 5º) cualquier otra circunstancia, debidamente acreditada, que les haga desmerecer en el concepto profesional (artículo 343.1 LEC).

Las tachas no podrán formularse después del juicio o de la vista, en los juicios verbales, y si se tratara del juicio ordinario, las tachas de los peritos autores de dictámenes aportados con la demanda o contestación se propondrán en la audiencia previa al juicio (artículo 343.2 LEC). Para hacer valer la tacha correspondiente, la ley prevé el seguimiento de un incidente con la prueba encaminada a justificarla, excepto la testifical (artículo 343.2 LEC), o a desacreditarla (artículo 344.1 LEC), si bien dicho incidente carece de una resolución expresa, ya que el tribunal tendrá en cuenta la tacha y su eventual negación o contradicción en el momento de valorar la prueba (artículo 344.2 LEC).

2. Contenido

Los dictámenes se formularán por escrito, acompañados, en su caso, de los demás documentos, instrumentos o materiales adecuados para exponer el parecer del perito sobre lo que haya sido objeto de la pericia. Si no fuese posible o conveniente aportar estos materiales e instrumentos, el escrito de dictamen contendrá sobre ellos las indicaciones suficientes. Podrán, asimismo, acompañarse al dictamen los documentos que se estimen adecuados para su más acertada valoración (artículo 336.2 LEC)

La ley procesal prevé el cotejo de letras por perito "cuando la autenticidad de un documento privado se niegue o ponga en duda por la parte a quien perjudique" (artículo 349.1 LEC) o "cuando se niegue o discuta la autenticidad de cualquier documento público que carezca de matriz y de copias fehacientes según lo dispuesto en el artículo 1221 del Código Civil, siempre que dicho documento no pueda ser reconocido por el funcionario que lo hubiese expedido o por quien aparezca como fedatario interviniente" (artículo 349.2 LEC). El cotejo de letras se practicará por perito designado por el tribunal conforme a lo dispuesto en los artículos 341 y 342 LEC, indicándose en el artículo 350 LEC cuáles son los documentos indubitados o cuerpo de escritura para el cotejo, y en el siguiente la producción y valoración del dictamen sobre el cotejo de letras (artículo 351 LEC).

El artículo 352 de la Ley de Enjuiciamiento Civil contempla la realización de dictámenes periciales instrumentales de pruebas admitidas por el tribunal al amparo de lo previsto en los apartados 2 y 3 del artículo 299 LEC, esto es, los medios de reproducción de la palabra, el sonido y la imagen, así como los instrumentos que permiten archivar y conocer o reproducir palabras, datos, cifras y operaciones matemáticas llevadas a cabo con fines contables o de otra clase, relevantes para el proceso, así como cualquier otro medio no expresamente previsto en los apartados anteriores de este artículo 299 LEC. Los presupuestos para la admisión del dictamen pericial instrumental son dos: a) la aportación del dictamen por las partes o su proposición, y b) que sea necesario o conveniente para conocer el contenido o sentido de una prueba o para proceder a su más acertada valoración.

¿A qué nos referimos con el cotejo de letras?

Se procederá al cotejo de letras siempre que se niegue o ponga en duda la autenticidad de un documento privado o de un documento público que carezca de matriz y no pueda ser reconocido por el funcionario que lo hubiere expedido (artículo 349 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).

El cotejo de letras lo realizará el perito calígrafo designado por el Tribunal conforme a lo dispuesto en los artículos 341 y 342 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Se considerarán documentos indubitados (que no admiten duda) a los efectos de cotejar las letras:

  • Los documentos que reconozcan como tales todas las partes a las que pueda afectar esta prueba pericial.
  • Las escrituras públicas y los que consten en los archivos públicos relativos al Documento Nacional de Identidad.
  • Los documentos privados cuya letra o firma haya sido reconocida en juicio por aquel a quien se atribuya la dudosa.
  • El escrito impugnado, en la parte en que reconozca la letra como suya aquel a quien perjudique.

Se conoce como cuerpo de escritura el texto que se elabora en el órgano judicial, a instancia de una de las partes en el proceso, y que dictará el tribunal o el Secretario Judicial. Se procederá a su formación cuando la parte que lo solicite haya impugnado la autenticidad de un documento aportado por la parte contraria y no exista documento indubitado para llevar a cabo el cotejo de letras. En este caso, la parte a la que se le atribuya el documento impugnado, o la firma que lo autorice, podrá ser requerida, a instancia de la parte contraria, para que forme un cuerpo de escritura, de manera que, si se negase, el documento impugnado se considerará reconocido. Realizado el cuerpo de escritura, el perito lo comparará con el documento impugnado

¿Cómo se lleva a cabo la valoración del dictamen pericial?

El tribunal valorará los dictámenes periciales (sic), esto es, tanto los aportados por las partes como los designados judicialmente, "según las reglas de la sana crítica" (artículo 348 LEC), concepto jurídico de contenido indeterminado que la jurisprudencia ha hecho sinónimo de las reglas de la razón, la lógica y de las máximas de experiencia.

¿Cómo se desarrolla la prueba pericial en la mediación?

En el desarrollo de la mediación es posible que se lleve a cabo prueba pericial aunque no existe una regulación propia y específica del desarrollo de la designación de perito, pero se entiende que será designado por el mediador en razón a las exposiciones que realicen las partes en la segunda sesión del procedimiento de mediación dirigido a que las partes expongan de qué medios quieren disponer para tratar de "poner sobre la mesa" los respectivos puntos de vista sobre sus pretensiones y las pruebas que les avalan, para lo que pueden ser auxiliados de prueba pericial, pero nótese que este perito solo podría intervenir en el mismo proceso judicial, si al final la mediación no llega a un acuerdo, si ambas partes solicitan que conste en el acta de la mediación que ambas partes le permiten que pueda intervenir en el proceso judicial, con lo que evitarían tener que abonar los costes de un nuevo perito, aunque en la práctica es lógico entender que aquella parte que no haya salido beneficiada del contenido de ese informe pericial no reseñará que este perito, cuyo informe pericial le es desfavorable, pueda repetirlo en el juicio civil.

Recordemos que el artículo 335.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil señala que: Salvo acuerdo en contrario de las partes, no se podrá solicitar dictamen a un perito que hubiera intervenido en una mediación o arbitraje relacionados con el mismo asunto.

Recuerde que…

  • La prueba de peritos ee trata de un medio de prueba de carácter personal en el que la fuente de la prueba viene constituida por el perito y los conocimientos especializados de los que éste disponga.
  • La ley asigna rango de prueba pericial tanto a los dictámenes elaborados por peritos designados por las partes como a los elaborados por peritos designados por el tribunal.
  • Los peritos deberán poseer el título oficial que corresponda a la materia objeto del dictamen y a la naturaleza de éste.
  • Los peritos autores de dictámenes presentados por las partes sólo podrán ser objeto de tacha por las causas y en la forma prevista en los artículos 343 y 344 de la ley procesal civil, pero no recusados por las partes.
  • Los dictámenes se formularán por escrito, acompañados, en su caso, de los demás documentos, instrumentos o materiales adecuados para exponer el parecer del perito sobre lo que haya sido objeto de la pericia.
Subir