guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Zonas polares

Zonas polares

Las Zonas Polares son las áreas situadas alrededor de los Polos Norte y Sur geográficos de la tierra y se caracterizan fundamentalmente por tener casi permanentemente temperaturas bajo cero y escasas precipitaciones.

Medio Ambiente

¿Qué son las zonas polares?

Las zonas polares están situadas a los 66,5º de latitud norte y sur y se denominan, respectivamente, círculo polar ártico y círculo polar antártico. En ambos casos, juegan un papel fundamental en la biosfera común y el clima mundial.

En relación con la Antártida, existe un Tratado Internacional firmado en Washington en 1959, que fue ratificado por España el 31 de marzo de 1982, y cuyas principales consecuencias jurídicas pueden resumirse del siguiente modo:

  • a) La consideración de la Antártida como un territorio consagrado exclusivamente para fines pacíficos, prohibiéndose toda medida de carácter militar. Se constituye asimismo como una zona totalmente desnuclearizada y sin posibilidad de utilización para la eliminación de residuos.
  • b) La salvaguarda y preservación de las reservas naturales de la Antártida con sus especiales y sensibles ecosistemas.
  • c) La libertad de investigación científica en la zona, basada en unas reglas que promueven la cooperación internacional, junto con el intercambio de información o incluso del personal científico.
  • d) La suspensión de las controversias sobre reclamación de soberanía en el continente antártico, como consecuencia del tenor literal de su artículo 4.2: "Ningún acto o actividad que se lleve a cabo mientras el presente Tratado se halle en vigencia constituirá fundamento para hacer valer, apoyar o negar una reclamación de soberanía territorial en la Antártida, ni para crear derechos de soberanía en esta región. No se harán nuevas reclamaciones de soberanía territorial en la Antártida, ni se ampliarán las reclamaciones anteriormente hechas valer, mientras el presente Tratado se halle en vigencia".

Este Tratado fue firmado inicialmente por doce estados y desde su entrada en vigor en 1961 lo han ratificado más de cuarenta y cinco países. España es parte consultiva del mismo, es decir, miembro de pleno derecho con voz y voto.

Como desarrollo del Tratado pueden citarse:

  • Convención para la protección de la flora y la fauna de 1964 (Bruselas).
  • Convención para la Conservación de las Focas Antárticas de 1972 (Londres).
  • Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos de 1980 (Canberra).
  • Protocolo de 1991 sobre Protección del Medio Ambiente (Madrid). En él, las Partes se comprometen a la protección global del medio ambiente antártico y los ecosistemas dependientes y asociados y designan a la Antártida como reserva natural, consagrada a la paz y a la ciencia.

Este Protocolo entró en vigor en España en 1998, y establece medidas integrales de protección ambiental, incluyendo la prohibición de las actividades mineras. El Protocolo cuenta con cinco anexos dedicados a la evaluación de impacto ambiental; la protección de la flora y fauna; la eliminación y tratamiento de residuos; la prevención de la contaminación marina; y la gestión de áreas con un régimen de protección adicional.

En el caso del Ártico, no existe un Tratado general de similares características al Tratado Antártico. Esto es debido a que su situación es distinta. Por un lado, gran parte de su territorio pertenece a la soberanía de diferentes países limítrofes, junto con las zonas de mar adyacente, en concreto a Canadá, Dinamarca (Groenlandia e Islas Feroe), Estados Unidos, Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia y Suecia. Por otro lado, porque esta región es un océano o masa de hielo flotante, donde rige la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 (ratificada por España en 1996) y diversos tratados sobre especies naturales protegidas internacionales.

Recuerde que…

  • Las zonas polares juegan un papel fundamental en la biosfera común y el clima mundial.
  • La salvaguarda y preservación de las reservas naturales de la Antártida con sus especiales y sensibles ecosistemas se encuentra amparada por el Tratado de Washington de 1959.
  • Un espacio polar un territorio consagrado exclusivamente para fines pacíficos, prohibiéndose toda medida de carácter militar, así como una zona totalmente desnuclearizada y sin posibilidad de utilización para la eliminación de residuos.
  • Asimismo, se garantiza la libertad de investigación científica en la zona y se niega cualquier reclamación de soberanía sobre el continente.
  • Todas estas características no se reconocen en relación con el Ártico, puesto que la soberanía sobre el mismo pertenece de forma conjunta a una serie de países limítrofes.
Subir