guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Federaciones deportivas

Federaciones deportivas

Derecho deportivo

I. EL ASOCIACIONISMO DEPORTIVO EN LA LEY DEL DEPORTE

La Ley del Deporte de 1990 dedica buena parte de su articulado a reconocer y organizar la actividad deportiva a través de estructuras asociativas. Son cinco los distintos tipos de asociaciones deportivas de ámbito estatal: los Clubes, las Federaciones deportivas, Ligas profesionales, Agrupaciones de clubes y Entes de Promoción Deportiva.

Las Federaciones deportivas y las Ligas profesionales son los dos tipos clásicos de formas asociativas de segundo grado. De las primeras nos ocuparemos, como corresponde, más extensamente en los siguientes apartados. Las Ligas son asociaciones de Clubes que se constituirán exclusiva y obligatoriamente cuando existan competiciones oficiales de carácter profesional y ámbito estatal. Se crean en el seno de las estructuras federativas, y están integradas exclusiva e imperativamente por todos los Clubes que participen en competiciones oficiales de carácter profesional. De este modo, respetando la unidad del núcleo federativo, se reconoce personalidad jurídica y autonomía organizativa y funcional a las Ligas profesionales permitiendo a estas la organización de sus propias competiciones en coordinación con la respectiva Federación Deportiva española y de acuerdo con los criterios que, en garantía de los compromisos internacionales, pueda establecer la Administración del Estado.

Las Agrupaciones de Clubes pueden crearse para desarrollar actuaciones deportivas en aquellas modalidades y actividades no contempladas por las Federaciones deportivas españolas. Tan sólo puede reconocerse una Agrupación por modalidad deportiva no contemplada por dichas Federaciones. Los Entes de Promoción Deportiva se configuran como asociaciones destinadas a la promoción y organización de actividades deportivas de carácter lúdico, formativo o social, es decir no profesional.

II. CONCEPTO Y NATURALEZA DE LAS FEDERACIONES DEPORTIVAS

Las Federaciones deportivas son formas asociativas de segundo grado. La Ley del Deporte de 1990 regula las Federaciones Deportivas españolas aunque contempla a distintos efectos las de ámbito autonómico. Opta por considerarlas Entidades privadas, a pesar de que sea obligatoria la pertenencia a la misma para los Clubes que participen en competiciones profesionales y de que ejerzan por delegación diversas funciones públicas en relación con el ámbito que les es propio. Por ello, también podrían haber sido consideradas Entidades públicas (Corporaciones de Derecho Público). Sin embargo, al referirse a las funciones públicas que las federaciones ejercen por delegación, califica a las Federaciones deportivas como “agentes colaboradores de la Administración pública”.

En correspondencia con la naturaleza de Entidad privada “colaboradora de la Administración pública” que se ha querido reconocer a las Federaciones deportivas, la ley declara tanto a las Federaciones deportivas españolas como a las de ámbito autonómico “entidades de utilidad pública”. La declaración o reconocimiento de utilidad pública, además de los beneficios que el ordenamiento jurídico general otorga, conlleva:

  • a) El uso de la calificación de “utilidad pública” a continuación del nombre de la respectiva Entidad.
  • b) La prioridad en la obtención de recursos en los planes y programas de promoción deportiva de la Administración Estatal y de las Administraciones Locales, así como de los Entes o Instituciones públicas dependientes de las mismas.
  • c) El acceso preferente al crédito oficial del Estado.

III. RÉGIMEN JURÍDICO Y ATRIBUCIONES

El ámbito de actuación de las Federaciones Deportivas españolas se extiende al conjunto del territorio del Estado y están integradas por Federaciones deportivas de ámbito autonómico, Clubes deportivos, deportistas, técnicos, jueces y árbitros, Ligas Profesionales, si las hubiese, y otros colectivos interesados que promueven, practican o contribuyen al desarrollo del deporte.

Sólo podrá existir una Federación Española por cada modalidad deportiva, salvo las polideportivas para personas con minusvalía a que se refiere el artículo 40 de la presente Ley. Se impone la inscripción obligatoria de todas las Federaciones deportivas españolas en el Registro de Asociaciones Deportivas. La autorización o denegación de inscripción de una Federación deportiva española se producirá en función de criterios de interés deportivo, nacional o internacional, y de la implantación real de la modalidad deportiva.

Las Federaciones deportivas españolas deben inscribirse, con autorización del Consejo Superior de Deportes, en las correspondientes Federaciones deportivas de carácter internacional. Cabe también resaltar que ostentan la representación de España en las actividades y competiciones deportivas de carácter internacional.

Existen también las Federaciones deportivas de ámbito autonómico que ejercen funciones públicas delegadas por la Comunidad autónoma respectiva. Los miembros de éstas que deseen participar en actividades o competiciones deportivas oficiales de ámbito estatal o internacional, deberán integrarse en las Federaciones deportivas españolas correspondientes.

Los estatutos de las Federaciones deportivas españolas incluirán los sistemas de integración y representatividad de las Federaciones de ámbito autonómico. A estos efectos, la presidencia de las Federaciones de ámbito autonómico es miembro parte de las Asambleas generales de las Federaciones deportivas españolas, ostentando la representación de aquéllas.

De otro lado, las Federaciones deportivas de ámbito autonómico integradas en las Federaciones españolas correspondientes, ostentan la representación de éstas en la respectiva Comunidad Autónoma, no pudiendo existir en ella delegaciones territoriales de las Federaciones deportivas españolas, cuando se haya realizado la precitada integración.

La Ley del Deporte de 1990 enumera las siguientes funciones de las Federaciones deportivas españolas, especificando que deberán ejercerse bajo la coordinación y tutela del Consejo Superior de Deportes (véase Consejo Superior de Deportes)

  • a) Calificar y organizar, en su caso, las actividades y competiciones deportivas oficiales de ámbito estatal.
  • b) Actuar en coordinación con las Federaciones de ámbito autonómico para la promoción general de su modalidad deportiva en todo el territorio nacional.
  • c) Diseñar, elaborar y ejecutar, en colaboración, en su caso, con las Federaciones de ámbito autonómico, los planes de preparación de los deportistas de alto nivel en su respectiva modalidad deportiva.
  • d) Colaborar con la Administración del Estado y la de las Comunidades Autónomas en la formación de técnicos deportivos, y en la prevención, control y represión del uso de sustancias y grupos farmacológicos prohibidos y métodos no reglamentarios en el deporte.
  • e) Organizar o tutelar las competiciones oficiales de carácter internacional que se celebren en el territorio del Estado. Para solicitar, comprometer u organizar actividades y competiciones deportivas oficiales de carácter internacional deberán obtener autorización del Consejo Superior de Deportes.
  • f) Ejercer la potestad disciplinaria en los términos establecidos en la presente Ley y sus disposiciones de desarrollo.
  • g) Ejercer el control de las subvenciones que asignen a las Asociaciones y Entidades deportivas en la forma que reglamentariamente se determine.

A éstas hay que añadir:

  • - Elegir a los deportistas que han de integrar las selecciones nacionales.
  • - Colaborar con el Consejo Superior de Deportes en la elaboración anual de las relaciones de los que el Estado considerará deportistas de alto nivel.
  • - Expedir las licencias deportivas, cuya posesión es obligatoria para los deportistas que deseen participar en competiciones deportivas oficiales, de ámbito estatal. Se trata evidentemente de una competencia reglada que debe ejercerse atendiendo a las condiciones y requisitos que se establecen reglamentariamente. Las licencias expedidas por las federaciones de ámbito autonómico habilitan para dicha participación siempre que éstas se hallen integradas en las federaciones deportivas españolas, se expidan dentro de las condiciones mínimas de carácter económico que fijen éstas y comuniquen su expedición a las mismas.

Como consecuencia de la aprobación de la Ley Orgánica de Protección de la Salud y de Lucha contra el Dopaje en el Deporte 7/2006 permite a las Federaciones deportivas, someter a los deportistas, con carácter previo a la concesión de la licencia, a un control de dopaje, con el fin de determinar el cumplimiento de los requisitos exigidos. Y prohíbe su concesión a las personas que se encuentren inhabilitadas, como consecuencia de las infracciones previstas dicha ley.

IV. ORGANIZACIÓN

La estructura interna y funcionamiento de las federaciones deportivas se rige en primer lugar por lo dispuesto en la Ley del Deporte y la normativa autonómica aplicable en el caso de las federaciones deportivas autonómicas. También por sus propios Estatutos que deben respetar lo impuesto por la ley en cuanto a organización y funcionamiento de las Federaciones deportivas. Destaca el hecho de que los Estatutos de las Federaciones deportivas españolas, así como sus modificaciones, deben publicarse en el Boletín Oficial del Estado.

La ley establece imperativamente una estructura orgánica determinada, que pretende garantizar los principios democráticos y representativos. Son órganos de gobierno y representación de las Federaciones deportivas españolas, con carácter necesario, la Asamblea General y el Presidente.

La consideración de electores y elegibles para los citados órganos se reconoce a:

  • 1. Los deportistas que tengan licencia en vigor homologada por la Federación deportiva española en el momento de las elecciones y la hayan tenido durante el año anterior, siempre que hayan participado en competiciones o actividades de la respectiva modalidad deportiva, de carácter oficial y ámbito estatal, en las condiciones que reglamentariamente se determinen, salvo en aquellas modalidades donde no exista competición o actividad de dicho carácter.
  • 2. Los Clubes deportivos inscritos en la respectiva Federación, en las mismas circunstancias que las señaladas en el párrafo anterior.
  • 3. Los técnicos, jueces y árbitros, y otros colectivos interesados, asimismo en similares circunstancias a las señaladas en el precitado párrafo anterior.

Para el cargo de Presidente de las Federaciones deportivas españolas pueden ser también electores y elegibles los Presidentes de las Federaciones deportivas de ámbito autonómico que formen parte de la correspondiente Asamblea General.

La pretensión de garantizar su estructura y funcionamiento democrático queda patente con la creación de la Junta de Garantías Electorales adscrita orgánicamente al Consejo Superior de Deportes, que velará, de forma inmediata y en última instancia administrativa, por el ajuste a derecho de los procesos electorales en los órganos de gobierno de las Federaciones deportivas españolas.

Subir