guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Delitos relativos a la protección de ...

Delitos relativos a la protección de la flora y fauna

Parte especial

I. CONCEPTO Y BIEN JURÍDICO PROTEGIDO Y NORMAS COMUNES

1. Concepto y bien jurídico protegido

Dentro del Libro II, Titulo XVI con nombre de "De los delitos relativos a la ordenación del territorio y la protección del patrimonio histórico y del medio ambiente", se dedica el Capítulo IV a la rúbrica "De los delitos relativos a la protección de la flora y fauna y animales domésticos", artículos 332a 337 bis del CP. A su vez podemos distinguir tres partes dentro del capítulo. Una primera en la que se contienen los delitos contra la flora (artículos 332y 333 CP), una segunda en que se contienen los delitos contra la fauna (artículo 334a 336 CP) y una tercera constituida por el artículo 337 y el artículos 337 bis CP que regula el delito de maltrato de animales domésticos así como su abandono.

El legislador al dictar el Código Penal de 1995, trajo al código los delitos que se contenían en leyes especiales como la Ley de protección de pájaros insectívoros de 19 de septiembre de 1896, la Ley de pesca fluvial de 20 de febrero de 1942, la Ley de pesca con explosivos de 31 de diciembre de 1946 y la Ley de Caza de 4 de abril de 1970, dado que existía la política legislativa, acertada, de centralizar en el Código Penal todos los delitos que antes se preveían en leyes especiales. Además se incluyeron nuevos tipos penales, los relativos a la flora, hasta ese momento inéditos y que tienen su fundamento en una nueva conciencia ecológica y sensibilidad medioambiental. La Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, amplía el catálogo de conductas delictivas y, en especial, el abandono de animales domésticos, siendo ello muestra de una mayor concienciación del legislador en la protección de los animales.

El hecho de estar los delitos relativos a la flora y la fauna dentro de un capítulo específico distinto al de los delitos relativos a la protección de los recursos naturales y el medio ambiente no quiere decir que estos delitos que analizamos no afecten al medio ambiente y a los recursos naturales, pues la flora y la fauna en general forman parte del medio natural y del equilibrio ecológico, y su ataque constituye un peligro para el medio ambiente que tiene que ser protegido. El hecho de castigar estos delitos contra la flora y la fauna en un capítulo especial es que en este caso se castigan conductas que ocasionan un resultado material lesivo. De este modo el Capítulo III protege el medio ambiente en general castigando conductas que lo ponen en peligro con afectación de todos los seres vivos, humanos, flora o fauna, y en este Capítulo se castigan conductas que, en concreto, no ponen en peligro la flora y la fauna sino que materialmente lesionan estas especies.

En consecuencia el bien jurídico protegido común a estos delitos es también el medio ambiente, si bien referido a los elementos bióticos básicos del mismo, que son la flora y la fauna. Sólo el delito de maltrato y el de abandono de animales domésticos de los artículos 337 y 337 bis son ajenos a este bien jurídico protegido.

Tanto las reformas operadas por la Ley Orgánica 5/2010 como por la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, vienen dadas por la necesidad de acoger elementos de armonización normativa de la Unión Europea

2. Normas comunes

De acuerdo con el artículo 338 del Código Penal, cuando las conductas que vamos analizar afecten a algún espacio natural protegido, se impondrán las penas superiores en grado a las respectivamente previstas (conforme al artículo 70 del Código Penal, la pena superior en grado se formará partiendo de la cifra máxima señalada por la ley para el delito de que se trate y aumentando a ésta la mitad de su cuantía, constituyendo la suma resultante su límite máximo. El límite mínimo de la pena superior en grado será el máximo de la pena señalada por la ley para el delito de que se trate, incrementada en un día o en un día multa según la naturaleza de la pena a imponer. Por ejemplo la pena de prisión de dos a cuatro años se convierte en pena de prisión de cuatro años y un día a seis años).

Establece el artículo 339: "Los jueces o tribunales ordenarán la adopción, a cargo del autor del hecho, de las medidas necesarias encaminadas a restaurar el equilibrio ecológico perturbado, así como de cualquier otra medida cautelar necesaria para la protección de los bienes tutelados en este Título".

Si el culpable de cualquiera de los hechos que estudiaremos hubiera procedido voluntariamente a reparar el daño causado, el artículo 340 del Código Penal establece que la pena a imponer será la inferior en grado a la prevista (según el artículo 70 del Código Penal la pena inferior en grado se formará partiendo de la cifra mínima señalada para el delito de que se trate y deduciendo de ésta la mitad de su cuantía, constituyendo el resultado de tal deducción su límite mínimo. El límite máximo de la pena inferior en grado será el mínimo de la pena señalada por la ley para el delito de que se trate, reducido en un día o en un día multa según la naturaleza de la pena a imponer. Por ejemplo, la pena inferior en grado a la de prisión de dos años a cuatro años será la de prisión de un año a dos años menos un día).

II. CLASE DE INFRACCIONES

Vamos ahora a distinguir dos grupos de infracciones penales para mayor claridad expositiva:

1. Infracciones penales contra la flora

a) Delitos de ataque a la flora

El artículo 332 CP castiga al que contraviniendo las leyes u otras disposiciones de carácter general corte, tale, arranque, recolecte, adquiera, posea o destruya especies protegidas de flora silvestre o trafique con ellas, sus partes, derivados o propálugos –salvo que afecte a una cantidad insignificante y no afecte a la conservación de la especie-, o destruya o altere gravemente su hábitat.

Los requisitos del tipo penal son:

  • - La acción típica tiene tres tipos de comportamientos:
    • Conductas de destrucción como son cortar, talar, arrancar, recolectar, adquirir, poseer o destruir una especie amenazada. Se ha eliminado la que había sido la modalidad más problemática, la de quemar, pues concurría con los delitos de incendios forestales (artículos 352a 356 CP), como cuando a consecuencia de un incendio forestal se destruyesen especies florales amenazadas. En aquel caso se producía un concurso de delitos (véase "concurso de delitos") castigándose las dos conductas, bien como concurso real o como concurso ideal. Teniendo en cuenta que el delito de incendio forestal es de peligro contra la seguridad colectiva, mientras que el delito estudiado se protege a la especie amenazada de la destrucción, de modo que los bienes jurídicos son distintos, debe valorarse de forma positiva que el legislador haya separado ambas conductas eliminando la acción típica de quemar del tipo de delitos estudiados.
    • La segunda es el comercio o tráfico de dichas especies amenazas o sus restos. Se entiende que es el comercio ilícito de las mismas, y no incluye la cría o tenencia de las mismas. Además habrá de exigirse un móvil económico. Por lo tanto no parece que pueda considerarse tráfico o comercio el mero desplazamiento de un lugar a otro de las especies. No tendrá repercusión delictiva la conducta que afecte a una cantidad insignificante y carezca de consecuencias relevantes para el estado de conservación de la especie.
    • La tercera sería la realización de actividades de destrucción o alteración del hábitat natural. Es una protección indirecta de la especie amenazada, y precisa que esa alteración sea grave, lo que habrá de apreciarse por el Juez o Tribunal en el caso concreto.
  • - El objeto del delito son las especies de flora amenazadas y sus propágulos.
    • Por flora hemos de entender el conjunto de plantas de una zona determinada, de modo que la protección se ciñe a una especie o subespecie de esa flora.
    • En cuanto al carácter de especie amenazada, nos obliga a recurrir a la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad y la normativa concordante al respecto del Estado y de las Comunidades Autónomas, con sus correspondientes catálogos de especies amenazadas. Hay que tener en cuenta también la posibilidad de normas internacionales.
    • Propágulo es cualquier órgano o tejido de la planta a partir del cual podemos obtener la planta completa, como por ejemplo semillas, bulbos, tubérculos o esquejes.
  • - El resultado no es sólo la destrucción de la planta o de su hábitat, y el comercio sino que se haga contraviniendo las leyes u otras disposiciones de carácter general, desapareciendo así la necesidad de que la afectación fuera grave, tal y como se establecía en la anterior regulación.
  • - En cuanto a la pena, el autor será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o multa de ocho a 24 meses e inhabilitación especial para profesión u oficio por tiempo de seis meses a dos años. Dicha pena podrá imponerse en su mitad superior si se tratara de especies o subespecies catalogadas en peligro de extinción.

    Se castiga también la conducta imprudente. Cuando los hechos se hubieran cometido por imprudencia grave, las penas serán de prisión de tres meses a un año o multa de cuatro a ocho meses e inhabilitación especial para profesión u oficio por tiempo de tres meses a dos años.

b) Delito de ataque a la flora autóctona

Artículo 333: "El que introdujera o liberara especies de flora o fauna no autóctona, de modo que perjudique el equilibrio biológico, contraviniendo las leyes o disposiciones de carácter general protectoras de las especies de flora o fauna, será castigado con la pena de prisión de cuatro meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses y, en todo caso, inhabilitación especial para profesión u oficio por tiempo de uno a tres años".

El análisis del precepto penal es el siguiente:

  • - En cuanto al bien jurídico específico protegido está en conservar la pureza de las razas autóctonas evitando su desaparición, razas que están protegidas por las normas administrativas.
  • - La acción es introducir o liberar las especies no autóctonas en el medio terrestre o bien en un medio acuático o incluso aéreo, con posibilidad de perjudicar el equilibrio biológico.
  • - El resultado es el perjuicio del equilibrio biológico que tendrá que ser acreditado por medio de la correspondiente prueba pericial.
  • - La pena prevista es de prisión de cuatro meses a dos años o alternativamente pena de multa de ocho a veinticuatro meses.

2. Infracciones penales contra la fauna

a) Delitos de caza

Artículo 334:

  • "1. Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses y, en todo caso, inhabilitación especial para profesión u oficio e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar por tiempo de dos a cuatro años quien, contraviniendo las leyes u otras disposiciones de carácter general:
    • a) cace, pesque, adquiera, posea o destruya especies protegidas de fauna silvestre;
    • b) trafique con ellas, sus partes o derivados de las mismas; o,
    • c) realice actividades que impidan o dificulten su reproducción o migración.

      La misma pena se impondrá a quien, contraviniendo las leyes u otras disposiciones de carácter general, destruya o altere gravemente su hábitat.

  • 2. La pena se impondrá en su mitad superior si se trata de especies o subespecies catalogadas en peligro de extinción.
  • 3. Si los hechos se hubieran cometido por imprudencia grave, se impondrá una pena de prisión de tres meses a un año o multa de cuatro a ocho meses y, en todo caso, inhabilitación especial para profesión u oficio e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar por tiempo de tres meses a dos años".

Artículo 336:

  • "1. El que cace o pesque especies distintas de las indicadas en el artículo anterior, cuando esté expresamente prohibido por las normas específicas sobre su caza o pesca, será castigado con la pena de multa de ocho a doce meses e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar por tiempo de dos a cinco años.
  • 2. El que cace o pesque o realice actividades de marisqueo relevantes sobre especies distintas de las indicadas en el artículo anterior en terrenos públicos o privados ajenos, sometidos a régimen cinegético especial, sin el debido permiso de su titular o sometidos a concesión o autorización marisquera o acuícola sin el debido título administrativo habilitante, será castigado con la pena de multa de cuatro a ocho meses e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar, pescar o realizar actividades de marisqueo por tiempo de uno a tres años, además de las penas que pudieran corresponderle, en su caso, por la comisión del delito previsto en el apartado 1 de este artículo.
  • 3. Si las conductas anteriores produjeran graves daños al patrimonio cinegético de un terreno sometido a régimen cinegético especial o a la sostenibilidad de los recursos en zonas de concesión o autorización marisquera o acuícola, se impondrá la pena de prisión de seis meses a dos años e inhabilitación especial para el ejercicio de los derechos de cazar, pescar, y realizar actividades de marisqueo por tiempo de dos a cinco años.
  • 4. Se impondrá la pena en su mitad superior cuando las conductas tipificadas en este artículo se realicen en grupo de tres o más personas o utilizando artes o medios prohibidos legal o reglamentariamente.

Artículo 336: "El que, sin estar legalmente autorizado, emplee para la caza o pesca veneno, medios explosivos u otros instrumentos o artes de similar eficacia destructiva o no selectiva para la fauna, será castigado con la pena de prisión de cuatro meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses y, en cualquier caso, la de inhabilitación especial para profesión u oficio e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho a cazar o pescar por tiempo de uno a tres años. Si el daño causado fuera de notoria importancia, se impondrá la pena de prisión antes mencionada en su mitad superior". Véase "delitos de caza".

b) Delito de maltrato de animales domésticos

Artículo 337:

  • "1. Será castigado con la pena de tres meses y un día a un año de prisión e inhabilitación especial de un año y un día a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales, el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual, a
    • a) un animal doméstico o amansado,
    • b) un animal de los que habitualmente están domesticados,
    • c) un animal que temporal o permanentemente vive bajo control humano, o
    • d) cualquier animal que no viva en estado salvaje ". Con la reforma de este artículo se pretende dotar de mayor protección a los animales domésticos o amansados frente a los malos tratos que ocasionen su muerte , menoscaben gravemente su salud o los sometan a explotación sexual.

Se considera penalmente castigable a los que maltrataren injustificadamente a animales domésticos causándoles la muerte o provocándoles lesiones que produzcan un grave menoscabo físico. Asimismo, y como aspecto novedoso, se castiga el sometimiento de los animales a explotación sexual

El bien jurídico protegido de este delito, como ya se anunció al inicio del tratamiento de esta voz, no se corresponde con el general del Capítulo, ni siquiera con el del Título. Es más, no es claro determinar cuál es ese bien jurídico, que puede ser los sentimientos de la población respecto a dichos animales.

La acción es maltratar injustificadamente o someter a explotación sexual, y consiste en infligir deliberadamente sufrimientos y padecimientos innecesarios. Al añadir el precepto el carácter de "injustificadamente" no puede significar otra cosa que excluir del mismo la realización de prácticas en animales que pueden llevar ese tipo de sufrimientos cuando tienen una finalidad de investigación a favor del desarrollo médico y de la humanidad que "justifica" el daño.

En cuanto al carácter de doméstico del animal, como objeto del delito, con esa limitación se excluye, por ejemplo, el castigo de las corridas de toros, en las que se realiza claramente la acción del delito, aunque sobre un objeto no protegido. Precisamente, la existencia de autorización legal excluye que puedan criminalizarse dichas conductas cuando los animales son usados en espectáculos.

La pena es de prisión de tres meses y un día a un año e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales. Dichas penas se impondrán en su modalidad superior cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias: que se usaran armas, instrumentos, objetos, medios o métodos peligrosos para la vida del animal; hubiera mediado ensañamiento; se causara al animal la pérdida o inutilidad de un sentido, órgano o miembro principal; o se ejecutaran los hechos en presencia de menores de edad. En aquellos casos en los que se produce la muerte del animal, la pena que se impondrá será de seis a dieciocho meses de prisión e inhabilitación especial de dos a cuatro años.

c) Delito de abandono de animales domésticos

El artículo 337 bis castiga el abandono de animales domésticos con pena de multa de uno a seis meses y, en su caso, de inhabilitación especial de tres meses a un año, cuando como consecuencia del abandono se pusiera en peligro la vida o integridad del animal.

Subir