guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Ejecución forzosa civil

Ejecución forzosa civil

Proceso civil

¿En qué consiste la ejecución forzosa civil?

En nuestro actual ordenamiento jurídico, el derecho a la tutela judicial efectiva comprende el derecho a la ejecución en sus propios términos de las sentencias y resoluciones judiciales, lo que implica la imposición forzosa a la parte ejecutada del cumplimiento de las obligaciones a que fue condenada si no cumpliese voluntariamente aunque, como luego veremos, la ejecución forzosa puede tener por objeto un título no jurisdiccional. Por eso la ejecución forzosa civil, regulada en el Libro III de nuestra Ley de Enjuiciamiento Civil, puede definirse como el proceso que, ante el incumplimiento de una norma jurídica, impone coactivamente al incumplidor las consecuencias de aquel sustituyendo su conducta y logrando con ello la satisfacción del derecho del acreedor.

¿Qué clases existen?

De títulos jurisdiccionales y de títulos no jurisdiccionales

Los títulos jurisdiccionales son aquellas resoluciones judiciales dictadas como resultado de un proceso declarativo, a las que la Ley de Enjuiciamiento Civil en su artículo 517 equipara los laudos o resoluciones arbitrales y los acuerdos de mediación, debiendo estos últimos haber sido elevados a escritura pública. Por su parte son títulos no jurisdiccionales todos los demás a los que la ley atribuye fuerza ejecutiva, recogidos en el artículo 517 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Ejecución definitiva y provisional

La ejecución definitiva es aquella que se refiere a resoluciones de carácter firme no susceptibles de recurso. Por su parte la ejecución provisional es aquella que va referida a resoluciones que aún no han ganado firmeza, o en otras palabras, que se encuentran pendientes de la resolución de un recurso.

Ejecución propia e impropia

La ejecución propia es aquella referida a resoluciones de condena y a los títulos no jurisdiccionales que imponen coactivamente el cumplimiento de una obligación, mientras que la ejecución impropia se refiere a resoluciones meramente declarativas, cuya ejecución no es necesaria ya que el derecho del acreedor se satisface con la mera declaración del derecho, pero que sin embargo requieren alguna actividad complementaria, como la inscripción en registros públicos, que no constituyen verdadera ejecución.

Ejecución singular y universal

En el primer caso la ejecución se refiere a determinados bienes del deudor, mientras que en el segundo caso tiene por objeto el patrimonio del deudor en su totalidad.

¿Qué es la acción ejecutiva?

El ejercicio de la acción ejecutiva, que inicia el proceso de ejecución, debe hacerse mediante la presentación de una demanda a instancia exclusivamente del ejecutante, es decir, el titular del crédito documentado en el título de ejecución, demanda en la que se deberá concretar la tutela ejecutiva que se pretende.

Características de la misma, además de abrir el proceso de ejecución son por una parte presuponer el incumplimiento del deudor, que se constata bien por la práctica de requerimiento cuando es necesario, bien por el plazo de espera tras la resolución de condena que se habrá notificado con anterioridad al deudor, por lo que éste puede poner fin a la ejecución cumpliendo aquello a lo que está obligado y por tanto dando satisfacción al ejecutante, pero también por otra parte como es lógico se reconoce al deudor la posibilidad de oponerse a la ejecución alegando lo que estime oportuno o acreditando el pago o cumplimiento tal y como se recoge en los artículos 556.1 y 557.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. También es posible que concluya la ejecución cuando pague un tercero pues lo esencial es la satisfacción del derecho del acreedor. Pues bien, una vez ejercitada, la acción ejecutiva no requiere prueba, de manera que se desplaza al deudor la carga de oponerse y probar la concurrencia de los hechos extintivos, impeditivos y excluyentes.

¿Cómo se despacha la ejecución?

Si el Tribunal, a la vista de la demanda y del título y documentos aportados con la misma, considera que concurren los requisitos y presupuestos procesales así como que el título es correcto desde el punto de vista formal y los actos ejecutivos que se solicitan son coherentes con la naturaleza del título, dictará Auto conteniendo la orden general de ejecución y despachando la misma.

El auto que contiene la orden general de ejecución expresará:

  • - La persona o personas a cuyo favor se despacha la ejecución y la persona o personas contra quien se despacha ésta.
  • - Si la ejecución se despacha en forma mancomunada o solidaria.
  • - La cantidad, en su caso, por la que se despacha la ejecución, por todos los conceptos.
  • - Las precisiones que resulte necesario realizar respecto de las partes o del contenido de la ejecución, según lo dispuesto en el título ejecutivo.

Dictado el auto por el Juez o Magistrado, el Letrado de la Administración de Justicia responsable de la ejecución, en el mismo día o en el siguiente día hábil a aquél en que hubiera sido dictado el auto despachando ejecución, dictará decreto en el que se contendrán:

  • - Las medidas ejecutivas concretas que resultaren procedentes, incluido si fuera posible el embargo de bienes.
  • - Las medidas de localización y averiguación de los bienes del ejecutado que procedan, conforme a lo previsto en los arts. 589 y 590 LEC.
  • - El contenido del requerimiento de pago que deba hacerse al deudor; en los casos en que la ley establezca este requerimiento.

Contra el auto autorizando y despachando la ejecución no se dará recurso alguno, sin perjuicio de la oposición que pueda formular el ejecutado.

Contra el decreto dictado por el Letrado de la Administración de Justicia cabrá interponer recurso directo de revisión, sin efecto suspensivo, ante el Tribunal que hubiere dictado la orden general de ejecución.

¿Puedo oponerme a la ejecución forzosa?

Según la naturaleza de los motivos de oposición, la misma puede ser formal o material según se aleguen motivos de fondo en el segundo caso o defectos meramente formales del título ejecutivo.

Oposición por defectos procesales

El ejecutado puede alegar los siguientes (art. 559 LEC):

  • - Carecer el ejecutado del carácter o representación con que se le demanda.
  • - Falta de capacidad o de representación del ejecutante o no acreditar el carácter o representación con que demanda.
  • - Nulidad radical del despacho de la ejecución por:
    • No contener la sentencia o el laudo arbitral pronunciamiento de condena.
    • No cumplir el documento presentado los requisitos legales exigidos para llevar aparejada ejecución.
    • Infracción, al despacharse ejecución, de lo dispuesto en el artículo 520 LEC. Este artículo se refiere a la acción ejecutiva basada en títulos ejecutivos no judiciales ni arbitrales y exige que la obligación sea dineraria, con unos requisitos cuyo incumplimiento produce este defecto procesal.
  • - Falta de autenticidad de laudo arbitral no protocolizado notarialmente.

El ejecutado presentará escrito de oposición dentro de los 10 días siguientes al de la notificación del auto despachando la ejecución.

Oposición por motivos de fondo

El contenido de esta oposición es distinto según la naturaleza del título ejecutivo en que se funda la ejecución (arts. 556 a558 LEC).

  • a) Si el título ejecutivo es una resolución procesal o arbitral de condena o un acuerdo de mediación:

    La oposición del ejecutado puede fundarse en:

    • - La caducidad de la acción ejecutiva (art. 518 LEC).
    • - El pago o cumplimiento de lo ordenado en la sentencia, laudo o acuerdo. Debe acreditarse documentalmente (art. 1.156 CCiv).
    • - Los pactos y transacciones que se hubiesen convenido para evitar la ejecución, siempre que consten en documento público (art. 1.819 CCiv).
  • b) Si el título ejecutivo no es judicial ni arbitral ni un acuerdo de mediación (los previstos en los apartados 4.º, 5.º, 6.º, 7.º y 9.º del art. 517.2 LEC - otros documentos con fuerza ejecutiva-), la oposición puede fundarse en:
    • - Pago, que pueda acreditarse documentalmente.
    • - Compensación de crédito líquido que resulte de documento que tenga fuerza ejecutiva.
    • - Pluspetición o exceso en la computación a metálico de las deudas en especie.
    • - Prescripción y caducidad.
    • - Quita, espera o pacto o promesa de no pedir, que conste documentalmente.
    • - Transacción, siempre que conste en documento público.
    • - Existencia de cláusulas nulas, por ser abusivas (es decir, no cualquier nulidad que resulte del título ejecutivo, como indica MARTÍN PASTOR; otras nulidades de pleno derecho distintas del carácter abusivo de la cláusula, que puedan resultar del título ejecutivo, deberán hacerse valer en el proceso declarativo que corresponda por aplicación del art. 564 LEC).

Efectos de la presentación de la oposición en el proceso de ejecución:

  • - Si se trata de resoluciones procesales o arbitrales o acuerdos de mediación: la oposición no suspende el curso de la ejecución.
  • - Si se trata de títulos no judiciales ni arbitrales ni acuerdos de mediación: la oposición suspende el curso de la ejecución, excepto en el caso de que la causa alegada sea pluspetición o exceso en la computación en metálico, si el ejecutado no pone a disposición del tribunal la cantidad que considere debida.

Tramitación de esta oposición (arts. 556.1 LEC, 559.2 LEC, 560 y 561 LEC).

Se distinguen dos supuestos:

1) Oposición sólo por motivos de fondo:

• El ejecutado presenta escrito de oposición dentro de los 10 días siguientes a la notificación del auto despachando ejecución.

• Se da traslado del mismo al ejecutante para que, en el plazo de 5 días, impugne la oposición, presentando los documentos que considere oportunos.

• Presentados los escritos puede ocurrir que:

- Las partes hayan solicitado celebración de vista, con lo que el tribunal puede acordar:

• La celebración de vista mediante providencia si la controversia no puede resolverse con los documentos aportados. Señala entonces el Letrado de la Administración de Justicia día para su celebración dentro de los 10 siguientes a la conclusión del trámite de impugnación:

- Si no comparece el ejecutado el tribunal le tiene por desistido de la oposición (art. 442.1 LEC).

- Si no comparece el ejecutante, el tribunal resolverá sin oírle sobre la oposición.

- Si comparecen ambas partes, se celebra la vista conforme a lo previsto para el juicio verbal, y se dicta auto resolviendo la oposición.

• La no celebración de vista: sin más trámites el tribunal dicta auto resolviendo la oposición.

- Las partes no hayan solicitado celebración de vista: sin más trámites el tribunal dicta auto resolviendo la oposición.

• Auto resolviendo la oposición: el tribunal, a los solos efectos de la ejecución, es decir, sin producir su resolución efectos de cosa juzgada material, puede:

- Desestimar totalmente la oposición:

• Declara procedente que la ejecución siga adelante por la cantidad que se hubiese despachado.

• Condena en costas al ejecutado.

- Desestimar parcialmente la oposición fundada en pluspetición: declara procedente la ejecución sólo por la cantidad que corresponda.

- Estimar alguno de los motivos de la oposición a la ejecución:

• Declara que no procede la ejecución, decretándose su sobreseimiento.

• Se deja sin efecto y se manda alzar los embargos y las medidas de garantía adoptadas, reintegrándose al ejecutado a la situación anterior al despacho de la ejecución (arts. 533 y 534 LEC).

• Se condena al ejecutante a pagar las costas de la oposición a la ejecución.

- Cuando se apreciase el carácter abusivo de una o varias cláusulas, el auto que se dicte deberá decidir entre decretar la improcedencia de la ejecución, acordando su terminación y dejando la misma sin efecto, o acordar la continuación de la ejecución, y, en último este supuesto, determinar si la ejecución continúa con o sin la aplicación de la cláusula en cuestión (art. 561.1.3.ª LEC).

Cuando la cláusula sea declarada nula, la opción entre acordar la improcedencia de la ejecución o continuar con la misma sin la aplicación de la cláusula en cuestión, dependerá si dicha cláusula constituye o no el fundamento de la ejecución, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 695.3 LEC para la ejecución hipotecaria.

• Contra el auto resolutorio de la oposición cabe recurso de apelación:

- Si el auto fuera desestimatorio de la oposición: no se suspende el curso de la ejecución.

- Si el auto fuera estimatorio de la oposición: el ejecutante puede solicitar que se mantengan los embargos y medidas de garantía adoptadas y que se adopten las que procedan. El tribunal lo acuerda así mediante providencia si el ejecutante presta caución suficiente, que se fija en la propia resolución, para asegurar la indemnización que pueda corresponder al ejecutado en caso de que se confirme la estimación de la oposición.

2) Oposición por defectos procesales y por motivos de fondo:

En un mismo escrito el ejecutado puede acumular la oposición por defectos procesales y por motivos de fondo. En este caso se resuelve primero sobre los defectos procesales de la siguiente manera:

• Se da traslado del escrito al ejecutante, que puede formular alegaciones sólo en torno a los defectos procesales en el plazo de 5 días.

• El tribunal puede entender que:

- Concurre el defecto procesal alegado y que es:

• Subsanable: dicta providencia concediendo un plazo de 10 días al ejecutante para que lo subsane.

- Si el ejecutante lo subsana: mandará seguir la ejecución.

- Si el ejecutante no lo subsana: dictará auto dejando sin efecto la ejecución despachada, con imposición de costas al ejecutante.

• Insubsanable: dicta auto dejando sin efecto la ejecución despachada, con imposición de costas al ejecutante.

- No concurre el defecto procesal alegado:

• Manda seguir la ejecución, imponiendo las costas al ejecutado.

• El ejecutante tiene entonces un plazo de 5 días a contar desde la notificación de este auto, para alegar en torno a los motivos de fondo.

• Se sigue el trámite ya explicado para la oposición por motivos de fondo.

¿Cuándo finaliza la ejecución?

El artículo 570 de la Ley de Enjuiciamiento Civil establece que la ejecución forzosa solo terminará con la completa satisfacción del acreedor ejecutante, de manera que el proceso de ejecución no caduca sino que aún cuando se suspenda, se paralice y cualquiera que sea la causa de la inactividad, se podrá proseguir hasta obtener el cumplimiento de lo debido. Así, la ejecución dineraria no concluye sino cuando se paga al acreedor la totalidad de lo debido, dejando su patrimonio indemne, mediante la entrega del capital, los intereses y las costas de la ejecución (artículo 654 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).

En el caso de la ejecución no dineraria, y dado el gran casuismo que puede concurrir en la práctica, habrá de estar al caso concreto para determinar el momento de la finalización de la ejecución por haber satisfecho el derecho del acreedor, para lo cual jugará un importante papel la función integradora e interpretativa por parte del órgano jurisdiccional, fundamentalmente a la hora de establecer en los casos en que ello proceda, una indemnización sustitutiva del cumplimiento específico que esté destinada a reparar en su integridad no solamente el daño material, sino también el posible daños moral que se haya causado.

Recuerde que...

  • La ejecución forzosa es la imposición a la parte ejecutada del cumplimiento de sus obligaciones contraídas mediante título judicial o no judicial.
  • El proceso de ejecución se inicia mediante la presentación de la demanda, que concretará la tutela ejecutiva que pretende.
  • El Tribunal revisará la demanda, el título ejecutivo y demás documentos aportados y, si concurren los requisitos, dictará auto despachando ejecución.
  • Si no existieran motivos de oposición, la ejecución terminará con la completa satisfacción del acreedor.
Subir