guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Entrada en España de un extranjero

Entrada en España de un extranjero

La entrada en España de un ciudadano extranjero deberá realizarse por uno de los puestos habilitados, en los que será necesario que el extranjero acredite su identidad mediante pasaporte la debida documentación, además de la obtención de visado.

Extranjería

¿Qué son los puestos de entrada?

Señala el Reglamento que la entrada en España de un ciudadano extranjero deberá realizarse por uno de los puestos habilitados al efecto. Tales puestos se fijarán, conforme a los convenios internacionales en los que España sea parte y previo acuerdo con las autoridades del País limítrofe, caso de tratarse de puestos terrestres. Los puestos fronterizos que sirvan a tales efectos podrán también establecerse en puertos y aeropuertos.

Excepcionalmente podrá autorizarse la entrada fuera de los puestos fronterizos a: a) Las personas a las que les haya sido expedida una autorización extraordinaria para cruzar la frontera ante una necesidad concreta. b) Los beneficiarios de acuerdos internacionales en tal sentido con países limítrofes. También se reconoce una excepción a la entrada por puestos fronterizos a los marinos que formen parte de la tripulación de un buque y que estén en posesión de un documento de identidad de la gente del mar en vigor, mientras dure la escala en un puerto español, pero tan solo para poder circular libremente por el recinto portuario o por localidades próximas en un radio de 10 kilómetros.

¿Qué es una frontera?

Cada Estado regula de forma autónoma cuáles son los requisitos de entrada y salida del país para las personas extrajeras y en su caso, para los nacionales. En el ámbito de la Unión Europea, todos los firmantes del Acuerdo de Schengen han eliminado las fronteras comunes interiores al tratarse de una zona de libre circulación de personas, mercancías y servicios.

Una de las más llamativas novedades del Real Decreto 557/2011, de 20 de abril, Reglamento de Extranjería, reside en la previsión que alberga para el cierre de los puestos habilitados para la entrada extranjeros (artículo 3 Real Decreto 557/2011, de 20 de abril) en casos de elevada presión migratoria irregular.

Esta cuestión goza de gran actualidad puesto que, fruto de la gran presión migratoria que sobre algunos países europeos han proyectado los acontecimientos en Túnez, Siria, Yemen y Libia, en la actualidad la Unión Europea se está plantando la introducción de ciertas matizaciones al Convenio de Schengen.

¿Qué requisitos se exigen para la entrada en España de extranjeros?

En cuanto a la documentación exigida para la entrada enEspaña, será necesario que el extranjero acredite su identidad mediante pasaporte, título de viaje o documento nacional de identidad o cualquier otro en vigor que acredite su identidad, siempre que por convenios internaciones esté reconocido el derecho de entrada con tales documentos.

Los pasaportes han de estar expedidos por el país de origen del extranjero y han de autorizar el retorno al mismo, pudiendo ser individual, familiar (que podrán incluir a los hijos menores de 16 años, cuando tengan la misma nacionalidad que el titular y viajen con este) y colectivos, deberán adaptarse a las exigencias de los Convenios y Tratados celebrados por España y deberán concederse previo informe del Ministerio del Interior.

Los títulos de viajes y salvoconductos serán expedidos por las misiones diplomáticas españolas en el extranjero, a favor de personas cuya protección internacional haya sido asumida por España, en aplicación de la legislación española o para proceder a su evacuación hacia países con los que existan acuerdos de cooperación a tal efecto.

¿Qué es el visado?

Tanto los pasaportes como los títulos de viajes deberán estar visados, pudiendo constar el visado en documento aparte, siempre que la estancia en España vaya a durar más de tres meses, en un periodo de seis, o se trate de una estancia en tránsito de menos de cinco días.

Los visados se extenderán por las misiones diplomáticas del País de donde proceda el extranjero y habilitan a este para la entrada en España o para su permanencia, según sus clases.

En cuanto al procedimiento para su obtención, se aplicarán los convenios internacionales y, supletoriamente, la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas (LPACAP). Su otorgamiento deberá decidirse conforme a los compromisos internaciones y se orientará al cumplimiento de los fines de la política exterior de inmigración, económica y de seguridad ciudadana de España. La denegación debe ser motivada cuando se trate de visados de residencia para reagrupamiento familiar o para trabajo por cuenta ajena, con expresa indicación de los recursos que proceden, plazo y autoridad que deberá resolverlo.

Se prevé en el artículo 27.1 de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social (en adelante, LOEX), que el visado se solicitará y expedirá en las Misiones Diplomáticas y Oficinas Consulares de España, salvo en los supuestos excepcionales que se contemplen reglamentariamente o en los supuestos en los que el Estado español, de acuerdo con la normativa comunitaria sobre la materia, haya acordado su representación con otro Estado miembro de la Unión Europea en materia de visados de tránsito o estancia.

Y en el artículo 27.6 LOEX que la denegación de visado deberá ser motivada cuando se trate de visados de residencia para reagrupación familiar o para el trabajo por cuenta ajena, así como en el caso de visados de estancia o de tránsito. Si la denegación se debe a que el solicitante del visado está incluido en la lista de personas no admisibles prevista en el Convenio de aplicación del Acuerdo de Schengen de 14 de junio de 1990, se le comunicará así de conformidad con las normas establecidas por dicho Convenio. La resolución expresará los recursos que contra la misma procedan, órgano ante el que hubieran de presentarse y plazo para interponerlos.

Según el artículo 25.2 de la Ley Orgánica 4/2000, no será exigible el visado cuando el extranjero se encuentre provisto de la tarjeta de identidad de extranjero o, excepcionalmente, de una autorización de regreso. Según el artículo 7 del Reglamento, tampoco será exigible en los siguientes casos:

  • a) Nacionales de países con los que se haya acordado su supresión, en la forma y condiciones establecidas en el acuerdo correspondiente.
  • b) Para estancias de hasta tres mesesen un periodo de seis no necesitarán visado:
    • - Los nacionales de países exentos de dicho requisito en virtud de lo establecido en la normativa de la Unión Europea.
    • - Los titulares de pasaportes diplomáticos, de servicio u otros pasaportes oficiales expedidos por países con los que se haya acordado su supresión, en la forma y condiciones establecidas en el acuerdo correspondiente.
    • - Los titulares de salvoconductos expedidos por determinadas organizaciones internacionales intergubernamentales a sus funcionarios, cuando España haya acordado la supresión de dicho requisito.
    • - Los extranjeros que tengan la condición de refugiados y estén documentados como tales por un país signatario del Acuerdo Europeo número 31, de 20 de abril de 1959, relativo a la exención de los visados para refugiados.
    • - Los miembros de las tripulaciones de barcos de pasaje y comerciales extranjeros, cuando se hallen documentados con un documento de identidad de la gente del mar en vigor y sólo durante la escala del barco o cuando se encuentren en tránsito para embarcar hacia otro país.
    • - Los miembros de las tripulaciones de aviones comerciales extranjeros que estén documentados como tales mediante la tarjeta de miembro de la tripulación durante la escala de su aeronave o entre dos escalas de vuelos regulares consecutivos de la misma compañía aérea a que pertenezca la aeronave.
    • - Los extranjeros titulares de una autorización de residencia, una autorización provisional de residencia, un visado de larga duración o una tarjeta de acreditación diplomática, expedidos por las autoridades de otro Estado con el que España haya suscrito un acuerdo internacional que contemple esta posibilidad. Estas autorizaciones habrán de tener una vigencia mínima igual al plazo de estancia, o de la duración del tránsito, previsto en el momento de solicitar la entrada.

En cuanto a las clases de visados, están en función de la finalidad de la entrada y pueden ser:

  • a) Visado de tránsito, que habilita a transitar por la zona de tránsito internacional de un aeropuerto español o a atravesar el territorio español.
  • b) Visado de estancia, que habilita para una estancia ininterrumpida o estancias sucesivas por un período o suma de períodos cuya duración total no exceda de tres meses por semestre a partir de la fecha de la primera entrada.
  • c) Visado de residencia, que habilita para residir sin ejercer actividad laboral o profesional.
  • d) Visado de residencia y trabajo, que habilita para la entrada y estancia por un período máximo de tres meses y para el comienzo, en ese plazo, de la actividad laboral o profesional para la que hubiera sido previamente autorizado. En este tiempo deberá producirse el alta del trabajador en la Seguridad Social, que dotará de eficacia a la autorización de residencia y trabajo, por cuenta propia o ajena. Si transcurrido el plazo no se hubiera producido el alta, el extranjero quedará obligado a salir del territorio nacional, incurriendo, en caso contrario, en la infracción contemplada en el artículo 53.1.a) de esta Ley.
  • e) Visado de residencia y trabajo de temporada, que habilita para trabajar por cuenta ajena hasta nueve meses en un período de doce meses consecutivos.
  • f) Visado de estudios, que habilita a permanecer en España para la realización de cursos, estudios, trabajos de investigación o formación, intercambio de alumnos, prácticas no laborales o servicios de voluntariado, no remunerados laboralmente.
  • g) Visado de investigación, que habilita al extranjero a permanecer en España para realizar proyectos de investigación en el marco de un convenio de acogida firmado con un organismo de investigación.

Además de los documentos expuestos, los extranjeros podrán ser requeridos en los puestos fronterizos para que especifiquen el motivo de su solicitud de entrada en España, a cuyos efectos han de presentar los documentos que justifiquen los motivos que se aduzcan, cuando fueren requeridos para ellos por los funcionarios, atendiendo a las circunstancias, objeto y duración del viaje.

También han de acreditar disponer de medios económicos suficientes para su sostenimiento mientras dure la estancia, así como la de las personas que viajen a su cargo, como de abonar los gastos del viaje de retorno a su País o a donde pretenda desplazarse posteriormente. Por motivos de salud pública se exigirá presentar en el puesto fronterizo un certificado sanitario expedido en su País de origen, en el que conste que no padece ninguna de las enfermedades susceptibles de cuarentena o, en su defecto, el someterse en el mismo puesto fronterizo a un reconocimiento médico por los servicios sanitarios españoles de no padecer dichas enfermedades.

¿Cómo es el procedimiento para la entrada?

Con carácter previo a la comparecencia en el puesto fronterizo se impone la obligación a las empresas de transportes que trasladen a ciudadanos extranjeros con destino a España, constatar que están en posesión de pasaporte y el correspondiente visado, sin que deban ser admitidos a bordo en otro caso, comunicándolo en el puesto fronterizo por el que acceda el transportista a España

El extranjero que pretenda entrar en España comparecerá ante los funcionarios del puesto fronterizo, acreditando que reúnen los requisitos expuestos. Si se estima completa la documentación, se estampará en el pasaporte o título de viaje el signo o marca del control autorizado, quedando franco el paso al interior del País. Si la documentación exigida está incompleta, se denegará la entrada por resolución motivada, que se notificará al extranjero con indicación de los recursos que se pueden interponer contra ella, el plazo y la autoridad que haya de resolverlo.

Así mismo, se le informará del derecho a la asistencia letrada, que será de oficio cuando se carezca de recurso económicos, y de intérprete, en su caso. Cuando se deniegue la entrada se estampará en el pasaporte un sello de entrada tachado con una cruz de tinta indeleble negra y deberá permanecer en las instalaciones destinadas al efecto en el puesto fronterizo, hasta que retorne a su lugar de procedencia o continúe viaje, en el menor tiempo posible. Los transportistas que trasladen a España a extranjeros que careciesen de la documentación exigida, están obligados a retornarlos al País desde el que emprendieron el viaje en el medio de transporte.

Pese a no reunir el extranjero los requisitos necesarios, se podrá autorizar la entrada cuando existan razones excepcionales de índole humanitaria, interés público o cumplimiento de compromisos adquiridos por España. En estos casos, se procederá a hacer entrega al extranjero de la documentación oportuna que acredite la legalidad de la estancia.

Pese a reunir los documentos señalados, podrá denegarse la entrada a aquellos extranjeros que hayan sido expulsados de España, mientras dure la prohibición y los que tengan prohibida la entrada por otras causas en virtud de causa legal o establecida por convenio.

¿A qué nos referimos con el visado de tránsito?

Se produce en aquellos supuestos en que el extranjero se propone realizar un viaje de un país de origen a territorio español y continuar hacia otro país distinto, sin tener intención de permanecer en territorio nacional.

Para realizar el tránsito el extranjero deberá obtenerse el correspondiente visado de tránsito, que permiten transitar una, dos o, excepcionalmente, varias veces; y pueden ser de tránsito territorial, que permite atravesar el territorio español en viaje durante un tiempo no superior a cinco días; o de tránsito aeroportuario, que habilita para permanecer en la zona de tránsito de los aeropuertos, sin acceder al territorio nacional.

En cuanto al procedimiento para la obtención el visado de tránsito, se solicitará en las misiones diplomáticas de la demarcación donde resida el extranjero, aportando los documentos que acrediten su personalidad y las condiciones del tránsito con garantía de la admisión por el país de destino.

A estos efectos, el Reglamento regula en los artículos 25 a27 Real Decreto 557/2011, de 20 de abril, el transito aeroportuario, que es la situación en la que se encuentran los extranjeros habilitados para permanecer en la zona de tránsito internacional de un aeropuerto español, sin acceder al territorio nacional, durante las escalas o enlaces de vuelos.

Recuerde que…

  • La entrada en España de un ciudadano extranjero deberá realizarse por uno de los puestos habilitados al efecto.
  • Cada Estado regula de forma autónoma cuáles son los requisitos de entrada y salida del país para las personas extrajeras y en su caso, para los nacionales.
  • El Reglamento de Extranjería prevé el cierre de los puestos habilitados para la entrada extranjeros en casos de elevada presión migratoria irregular
  • Será necesario que el extranjero acredite su identidad mediante pasaporte, título de viaje o documento nacional de identidad o cualquier otro en vigor que acredite su identidad.
  • El otorgamiento de visado deberá decidirse conforme a los compromisos internaciones y se orientará al cumplimiento de los fines de la política exterior de inmigración, económica y de seguridad ciudadana de España.
  • Pese a no reunir el extranjero los requisitos necesarios, se podrá autorizar la entrada cuando existan razones excepcionales de índole humanitaria, interés público o cumplimiento de compromisos adquiridos por España.
Subir