guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Infracciones y sanciones deportivas

Infracciones y sanciones deportivas

En tutela del interés general el ámbito del deporte existe un régimen especial de infracciones y sanciones, calificado como disciplina deportiva. Lo analizaremos a continuación.

Derecho deportivo

¿En qué consiste el régimen especial de infracciones y sanciones en el ámbito deportivo?

En el ámbito del deporte (véase "Deportes") existe un régimen especial de infracciones y sanciones en tutela al interés general. Además, ese régimen de sanciones es calificado de "disciplinario", de "disciplina deportiva" (véase "Disciplina deportiva") en las distintas normas. Ello es así por la específica y peculiar relación de sujeción que los distintos agentes del mundo del deporte tienen para con sus clubes o sus federaciones (véase "Federaciones deportivas").

Por otra parte, la articulación de un listado de infracciones y sanciones es consecuencia obligada del principio de legalidad inexcusable al ejercicio de toda competencia punitiva. Ese principio de legalidad está además constitucionalmente garantizado en el artículo 25 de la Constitución: "Nadie puede ser condenado o sancionado por acciones u omisiones que en el momento de producirse no constituyan delito, falta o infracción administrativa, según la legislación vigente en aquel momento".

Ese genérico principio de legalidad se plasma en el aforismo jurídico de uso común "ley previa y ley cierta". "Ley previa" significa que el listado de infracciones y sanciones deben quedar establecidas en tiempo anterior a la comisión del hecho y que, si tal establecimiento no se ha producido el hecho, por grave que nos parezca, no puede ser sancionado. No hay pues infracciones y sanciones de aplicación retroactiva. Pero ley previa significa también -en principio- que ese establecimiento de las infracciones y sanciones no puede producirse por medio de cualquier norma, cualquiera que fuese su rango, sino que ha de serlo por norma de rango legal.

Y "ley cierta", que es la segunda parte del aforismo, significa lo mismo que tipicidad, es decir, significa que la previsión de las infracciones tiene que quedar descrita con precisión y claridad y sin que quepan en este punto interpretaciones extensivas o posibilidades de aplicación analógica.

Sucede sin embargo que aquella exigencia de legalidad estricta en la previsión de las infracciones por norma necesariamente legal ha sido relajada por nuestra jurisprudencia en determinados casos. Así ocurre, por ejemplo, con los funcionarios públicos, para los cuales sus específicas relaciones de sujeción y el conocimiento por ellos de las normas que regulan su actividad hacen que los reglamentos puedan tener un papel superior en la fijación de las conductas sancionables que lo que sucede en los casos en las que esas relaciones de sujeción especial no están presentes. Otro ejemplo llamativo de relajación del principio de legalidad estricta se produce en el ámbito profesional y la disciplina colegial. En este ámbito se ha aceptado que sean las normas estatutarias de cada colegio las que colaboren a la hora de establecer el listado de infracciones y los contornos precisos de las conductas descritas, e incluso se ha admitido la colaboración en ello de las normas deontológicas aprobadas dentro de la propia estructura colegial.

Todo lo anterior viene al caso porque en el ámbito de la disciplina deportiva (véase "Disciplina deportiva"), y por tanto de las infracciones también deportivas, existe una capacidad mucho más amplia de fijar listados de infracciones que la que se derivaría de la estricta exigencia de ley.

¿Cómo lo regula la Ley del Deporte?

Acabamos de expresar que en el ámbito de la disciplina deportiva aquella exigencia de "ley previa" está profundamente relajada en razón de la singularidad de las relaciones que vinculan a los agentes deportivos con sus federaciones, clubes o con la misma Administración, y también hemos indicado que pueden establecerse tipificaciones de infracciones por otras normas de rango distinto al legal.

La Ley estatal 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, en su artículo 73 nos ratifica que el ámbito de la disciplina deportiva, cuando se trate de actividades o competiciones de ámbito estatal y, en su caso, internacional, o afecte a personas que participen en ellas, se extiende a las infracciones de reglas del juego o competición y normas generales deportivas "tipificadas en esta Ley, en sus disposiciones de desarrollo y en las estatutarias o reglamentarias de Clubes deportivos, Ligas profesionales y Federaciones deportivas españolas".

Las tipificaciones pueden encontrarse, entonces, en la propia ley -naturalmente- pero también en:

  • a) En sus disposiciones de desarrollo (reglamentos).
  • b) Y en las disposiciones estatutarias o reglamentarias de:
    • - Clubes deportivos,
    • - Ligas profesionales,
    • - Federaciones deportivas españolas.

Por otra parte, la Ley distingue entre infracciones a las reglas del juego o competición e infracciones distintas de éstas. Son infracciones a las reglas del juego o competición las acciones u omisiones que, durante el curso del juego o competición, vulneren, impidan o perturben su normal desarrollo. Son por el contrario infracciones a las normas generales deportivas las demás acciones u omisiones que sean contrarias a lo dispuesto por dichas normas.

En la misma dirección ya apuntada de la existencia de posibilidades de previsión sancionadora no sólo en la propia ley sino en disposiciones estatutarias o reglamentarias el artículo 75 de la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, se preocupa de encuadrar toda esa difusa capacidad de ordenación.

Y así dispone que las disposiciones estatutarias o reglamentarias de los Clubes deportivos que participen en competiciones de ámbito estatal, Ligas profesionales y Federaciones deportivas españolas, dictadas en el marco de la presente Ley, deberán prever, inexcusablemente y en relación con la disciplina deportiva, los siguientes extremos:

  • - Un sistema tipificado de infracciones, de conformidad con las reglas de la correspondiente modalidad deportiva, graduándolas en función de su gravedad.
  • - Los principios y criterios que aseguren la diferenciación entre el carácter leve, grave y muy grave de las infracciones, la proporcionalidad de las sanciones aplicables a las mismas, la inexistencia de doble sanción por los mismos hechos, la aplicación de los efectos retroactivos favorables y la prohibición de sancionar por infracciones no tipificadas con anterioridad al momento de su comisión.
  • - Un sistema de sanciones correspondiente a cada una de las infracciones, así como las causas o circunstancias que eximan, atenúen o agraven la responsabilidad del infractor y los requisitos de extinción de esta última.
  • - Los distintos procedimientos disciplinarios de tramitación e imposición, en su caso, de sanciones.
  • - El sistema de recursos contra las sanciones impuestas.

Luego la ley enumera hechos que "en todo caso" habrán de considerarse en esas distintas normas estatutarias como infracciones graves o muy graves.

Por último, como el principio de legalidad no sólo se extiende a las infracciones sino también a las sanciones, el artículo 79 de la Ley de 1990 establece que las sanciones susceptibles de aplicación por la comisión de infracciones deportivas correspondientes (que podrán ser fijadas en las normas estatutarias o reglamentarias y en cada uno de los casos vinculadas a infracciones específicas) serán las siguientes:

  • a) Inhabilitación, suspensión o privación de licencia federativa, con carácter temporal o definitivo, en adecuada proporción a las infracciones cometidas.
  • b) La facultad, para los correspondientes órganos disciplinarios, de alterar el resultado de encuentros, pruebas o competiciones por causa de predeterminación mediante precio, intimidación o simples acuerdos, del resultado de la prueba o competición.
  • c) Las de carácter económico en los casos en que los deportistas, técnicos, jueces o árbitros perciban retribución por su labor, debiendo figurar cuantificadas en el reglamento disciplinario y en los Estatutos de la Federación correspondiente. Las sanciones de carácter económico podrán imponerse a todos los que intervienen o participan en las competiciones declaradas como profesionales, debiéndose igualmente proceder a su cuantificación en los reglamentos y estatutos correspondientes, así como, en su caso, los de la Liga Profesional.
  • d) Las de clausura de recinto deportivo.
  • e) Las de prohibición de acceso al estadio pérdida de la condición de socio y celebración de la competición deportiva a puerta cerrada.
  • f) La de apercibimiento, en los casos en que el deportista, aun habiendo facilitado los datos exigidos, no sea localizado hasta en tres ocasiones. En más de tres ocasiones se aplicarán las sanciones previstas en el apartado a).
  • g) Inhabilitación temporal de dos meses a un año.
  • h) Destitución del cargo.
  • i) Apercibimiento.
  • j) Sanciones de carácter económico.
  • k) Descenso de categoría.
  • l) Expulsión, temporal o definitiva, de la competición profesional.
  • l) Amonestación pública.

De todas maneras, aunque ya se ha hecho alguna referencia a ello, en esta cuestión de la disciplina deportiva hemos de referirnos forzosamente al Reglamento de Disciplina Deportiva, aprobado por Real Decreto 1591/1992, de 23 de diciembre.

¿Qué regímenes sancionadores existen en otras leyes deportivas?

El esquema aludido hasta ahora, que se plasma en la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, y en el Reglamento de Disciplina Deportiva, aprobado por Real Decreto 1591/1992, de 23 de diciembre, no es único y exclusivo, pues las indicadas no son tampoco las únicas normas en las que se contienen infracciones y sanciones calificables como "deportivas".

La primera referencia excluyente del régimen común indicado hasta este momento ha de hacerse, naturalmente, a las legislaciones de las distintas Comunidades Autónomas. Y es que, como se ha dicho hasta ahora, el régimen sancionador -o mejor disciplinario- de la Ley estatal 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, se proyecta sobre las actividades o competiciones de ámbito estatal y, en su caso, internacional, y a las personas que participen en ellas. En todos los demás casos distintos a éstos será de aplicación el régimen sancionador establecido por las distintas leyes del deporte de las Comunidades Autónomas.

Pero, además, aun dentro del ámbito estatal, existen normas que establecen específicos regímenes sancionadores distintos del contenido en la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, y el Reglamento de Disciplina Deportiva, aprobado por Real Decreto 1591/1992, de 23 de diciembre.

Entre esos otros sistemas sancionadores nos podemos referir a:

  • a) El establecido en materia de violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, que se regula por la Ley 19/2007, de 11 de julio. Por el Real Decreto 748/2008, de 9 de mayo, se regula la Comisión Estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte. Se trata de un órgano colegiado que está encargado de la formulación y realización de políticas activas contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte. Se adscribe orgánicamente al Ministerio de Educación, Política Social y Deporte, a través del Consejo Superior de Deportes. En el ejercicio de sus competencias actúa por iniciativa propia o a requerimiento del Consejo Superior de Deportes o del Ministerio del Interior.
  • b) El establecido en materia de dopaje y que se rige por la Ley Orgánica 3/2013, de 20 de junio, de protección de la salud del deportista y lucha contra el dopaje en la actividad deportiva, y en el Real Decreto 63/2008, de 25 de enero, por el que se regula el procedimiento para la imposición y revisión de sanciones disciplinarias en materia de dopaje. También ha sido citado el Real Decreto 641/2009, de 17 de abril, por el que se regulan los procesos de control de dopaje y los laboratorios de análisis autorizados, y por el que se establecen medidas complementarias de prevención del dopaje y de protección de la salud en el deporte.

Recuerde que...

  • En el ámbito deportivo se ha de distinguir entre infracciones a las reglas del juego o competición e infracciones distintas de éstas.
  • Son infracciones a las reglas del juego o competición las acciones u omisiones que, durante el curso del juego o competición, vulneren, impidan o perturben su normal desarrollo.
  • Son infracciones a las normas generales deportivas las demás acciones u omisiones que sean contrarias a lo dispuesto por dichas normas.
  • Las infracciones de reglas del juego o competición y normas generales deportivas están tipificadas en esta Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, en sus disposiciones de desarrollo y en las estatutarias o reglamentarias de Clubes deportivos, Ligas profesionales y Federaciones deportivas españolas.
Subir