guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Infanticidio

Infanticidio

Parte especial

I. CONCEPTO

La definición legal del infanticidio nace con la primera regulación de este tipo delictivo que acogió el Código Penal de 1822, deduciéndose de la misma que, cometen infanticidio, la madre que para ocultar su deshonra matare al hijo recién nacido, y los abuelos maternos que para evitar la deshonra de la madre llevaren acabo este delito.

La doctrina ha acuñado el termino Infanticidio, tanto desde un punto de vista estricto al referirse a la muerte del recién nacido por causa de honor, como desde un punto de vista amplio designando a todo atentado contra la vida del menor a través de lesiones llevadas a su extremo que causaran la muerte del menor.

II. NATURALEZA

La violencia hacia los niños se ha manifestado de formas muy diferentes, siendo el maltrato físico, el infanticidio, solo una de ellas, puede que no la más frecuente, junto con el maltrato emocional, negligencia, abandono, explotación laboral, abuso sexual entre otras. Si bien el infanticidio se considero como un delito "sui generis", distinto del homicidio, parricidio o el asesinato, lo cierto es que su naturaleza es idéntica a la de aquellos, al tratarse de un delito contra la vida, cuyo objeto de protección será la vida humana independiente, desde su comienzo (o lo que es igual, desde el momento en que el feto se convierte en ser humano, existiendo diversas teorías acerca de la fijación de este limite que delimitara la frontera entre el aborto o delito contra la vida humana dependiente y el homicidio, infanticidio, asesinato, parricidio o delitos contra la vida humana independiente), hasta el termino de la misma, con la muerte del ser vivo (el criterio mayoritario doctrinal, para considerar a una persona muerta será la ausencia de actividad cerebral).

En el delito de infanticidio el inicio de la protección a la vida humana comenzara, una vez el hijo haya nacido, (no bastando con que haya comenzado a desprenderse del claustro materno, sino que debe haber concluido el parto).

III. REGULACIÓN NORMATIVA

El Infanticidio encuentra su redacción originaria en el Código Penal de 1822 (articulo 612), donde se exceptuaba de la pena señalada para los parricidas a "las mujeres solteras o viudas que teniendo un hijo ilegitimo, y no habiendo podido darle a luz en una casa de refugio, ni pudiendo exponerle con reserva, se precipiten a matarle dentro de las veinticuatro horas primeras al nacimiento, para encubrir su fragilidad; siempre que este sea a su juicio, de los jueces, de hecho, y según lo que resulte, el único o principal móvil de la acción y mujer no corrompida y de buen fama anterior la delincuente".

Por su parte el Código Penal de 1848 en su artículo 327, extendió el beneficio al abuelo materno y amplio a tres días el término de veinticuatro horas del anterior texto penal. Añadiéndose que fuera de estos casos el que matare a un recién nacido incurriría en un delito de homicidio.

El Código Penal de 1870 en su artículo 424 modifico el criterio anterior disponiendo que “Fuera de estos casos, (madre o abuelos maternos) el que matare a un recién nacido incurrirá según los casos, en las penas del parricidio o del asesinato".

La redacción del infanticidio que otorga el Código Penal de 1973 procede del Código Penal de 1932, acogiendo la misma, en el Libro II, Titulo VIII, Capitulo II, como un tipo delictivo independiente, dispone así el artículo 410: "la madre que para ocultar su deshonra matare al hijo recién nacido será castigada con la pena de prisión menor, en la misma pena incurrirán los abuelos maternos que, para ocultar la deshonra de la madre, cometieren este delito”.

Actualmente el infanticidio no encuentra cabida como tipo delictivo independiente, en el Código Penal de 1995, habiendo sido erradicada dicha figura penal de su articulado, respondiendo al cambio de las repercusiones sociales que tiene para la mujer soltera la maternidad, abandonando así el sistema de tomar la causa de honor como criterio diferencial del infanticidio, toda vez, ni tan siquiera, a día de hoy las circunstancias locales influyen en la justificación del móvil de ocultar la deshonra, habida cuenta que se ha minorado la antigua tensión que colocaba a la madre entre elegir que se hiciera publica su deshonra y la muerte del hijo recién nacido, generalmente mayor en áreas rurales que en la ciudad, al ser la vecindad más estrecha y por tanto de mayor dificultad en cuanto a la ocultación del recién nacido.

La muerte del recién nacido deberá encontrar así punición en el artículo 139 del Código Penal de 1995, bajo la figura penal de "asesinato", habida cuenta que en cualquier supuesto de causación de la muerte del recién nacido, independientemente del autor del mismo, (su progenitora, abuelos maternos o un tercero) se aprecia alevosía, es decir la utilización un medio de ejecución inherente al asesinato, toda vez que, el autor emplea medios que aseguran sin riesgo para su persona la ejecución de la muerte, estos medios son fruto de la incuestionable indefensión que ostenta la victima del delito (recién nacido).

El móvil empleado en la comisión del delito de infanticidio "evitar la deshonra de la madre", suprimido íntegramente, por las razones anteriormente expuestas, solía ser consecuencia o producto de una crisis incubada a lo largo del embarazo, o de una reacción primitiva, de diferentes grados de intensidad. Actualmente este podrá encontrar una traducción legal en nuestro texto penal a través de la aplicación de circunstancias atenuantes o eximentes, (Trastorno mental transitorio), en caso de quedar acreditada su concurrencia en la comisión del hecho punible (asesinato), tales como las crisis que acompañan al parto (fiebre puerperal o depresión post-parto), que podrían asemejarse a la eximente de trastorno mental transitorio.

IV. ELEMENTOS

En el delito de infanticidio, se exigía la concurrencia de determinados elementos para su existencia; Así:

  • a) La acción. Consistía en causar la muerte a otro, mediante acción u omisión.
  • b) El sujeto activo. Tenía que ser la madre, o un abuelo materno, siendo indiferente que la madre sea soltera, casada o viuda y que su relación parental de que se trata sea legítima o ilegitima.
  • c) El sujeto pasivo. Era el recién nacido, exigiendo expresamente el texto legal que este haya nacido es decir, haya concluido el parto, debiendo producirse la muerte poco tiempo después del nacimiento, sin que exista el anterior limite de tres días desde su nacimiento dejando así mayor margen de arbitrio a los Tribunales en relación con las circunstancias del caso, y por ello el recién nacido equivale al niño de pocos días de vida.
  • d) El elemento subjetivo. Consistía en la intención del sujeto activo de causar la muerte del recién nacido, con el propósito de ocultar su deshonra, por lo que no se admitía la existencia de infanticidio cuando la muerte del recién nacido por el sujeto activo se produjo de manera imprudente, ya que la muerte culposa del recién nacido es incompatible con el animo de ocultar su deshonra. La muerte culposa del recién nacido habría de calificarse de homicidio por imprudencia. Tampoco podrá apreciarse el supuesto de infanticidio cuando la preñez era conocida, o la mujer era de mala fama, ya que seria incompatible con la evitación de la deshonra del sujeto activo.

Respecto a los grados de ejecución del delito, el infanticidio se consumaba con al muerte del recién nacido, admitiéndose la tentativa y la frustración.

Subir