guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Cotización a la Seguridad Social

Cotización a la Seguridad Social

El sistema español de seguridad social se financia, básicamente, por las cotizaciones, que son aportaciones económicas realizadas por los empresarios y los trabajadores para el sostenimiento financiero del sistema. Dado el carácter esencialmente contributivo de nuestro sistema de seguridad social, la cotización se convierte, sin duda, en fuente principal de aportación de recursos financieros, si bien, desde una perspectiva estrictamente jurídica, la cotización se presenta como una relación obligacional que incumbe a varios sujetos.

Seguridad Social

Sujetos obligados

Sujetos obligados son el empresario y el trabajador. A este respecto, el artículo 18 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social 2015 determina:

  • - La obligatoriedad de la cotización.
  • - El nacimiento de la obligación de cotizar desde el inicio de la actividad correspondiente.
  • - La responsabilidad en orden a su cumplimiento de las personas físicas o jurídicas o entidades sin personalidad a las que las normas reguladoras de cada régimen impongan la obligación de ingreso. También de quienes resulten responsables solidarios, subsidiarios o sucesores mortis causa por concurrir hechos, omisiones, negocios o actos jurídicos que determinen esa responsabilidad, en aplicación de cualquier norma con rango de ley.

En el régimen general, el empresario es el sujeto responsable del cumplimiento de la obligación de cotizar y de ingresar las aportaciones propias y las correspondientes a los trabajadores, en su totalidad. Responden, asimismo, solidaria, subsidiariamente o mortis causa las personas o entidades sin personalidad antes señaladas. Y en el supuesto de sucesión en la titularidad de la explotación, industria o negocio la responsabilidad se extiende por todas las deudas generadas con anterioridad a la sucesión, aun cuando la sucesora sea una sociedad laboral.

De otra parte, se obliga al empresario a descontar a sus trabajadores la aportación que les corresponda a cada uno de ellos en el momento de hacerles efectivas las retribuciones; de no hacerlo así, no podrá realizarlo con posterioridad, debiendo ingresar a su exclusivo cargo la totalidad de las cuotas.

Reglamentariamente se debe establecer la responsabilidad empresarial en orden al cumplimiento de la obligación de cotizar en supuestos de contratas y subcontratas y sucesión de empresas, en los términos señalados en los artículos 42 y 44 del Estatuto de Trabajadores 2015 (artículo 168 Ley General de la Seguridad Social 2015). Así, el Real Decreto 1415/2004, de 11 de junio, que aprueba el reglamento general de recaudación de la seguridad social, por una parte, determina los sujetos responsables de la obligación de cotizar (artículo 12 Real Decreto 1415/2004) y, por otra, dispone normas para los supuestos de responsabilidad solidaria (artículo 13 Real Decreto 1415/2004) y de responsabilidad subsidiaria (artículo 14 Real Decreto 1415/2004).

Dinámica de la obligación de cotizar

La obligación de cotizar nace en cuanto se inicia la prestación de servicios, incluido el periodo de prueba, y se mantiene:

  • - Mientras el trabajador está en alta, prestando servicios.
  • - Cuando está cumpliendo deberes de carácter público o desempeña cargos sindicales que no dan lugar a excedencia.
  • - En los supuestos de incapacidad temporal, en los términos que se analizarán.
  • - Durante los períodos de descanso por maternidad y paternidad.
  • - En el período de descanso por riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural.
  • - En tanto se disfrute de permisos y licencias de corta duración a los que se refiere el artículo 37 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores 2015, así como permisos y licencias sin sueldo.
  • - Ante situaciones de desempleo, contributivo y asistencial.
  • - Supuestos de convenio especial, como ya se ha indicado.
  • - Caso de traslado a otro país.

Por el contrario, se suspende la obligación de cotizar en situaciones de huelga legal o cierre patronal, privación de libertad, prórroga excepcional de la incapacidad temporal tras los primeros dieciocho meses, excedencia, suspensión de empleo y sueldo por motivos disciplinarios, entre otras.

La obligación de cotización se extingue cuando finaliza la prestación de servicios, siempre que la baja se curse dentro de plazo; de otro modo, de no solicitar la baja o si ésta se formula fuera de plazo y en modelo distinto al establecido, no se extingue la obligación de cotizar sino hasta el día en que la Tesorería General de la Seguridad Social conozca el cese en el trabajo.

Elementos objetivos de la obligación de cotización

La cuota expresa el importe de la obligación de cotizar a la seguridad social durante el periodo de liquidación respecto de los sujetos obligados a cotizar. Dicha cantidad resulta de la operación liquidatoria de aplicar un porcentaje, llamado tipo de cotización, a una cantidad fijada en las normas aplicables a la cotización en los diferentes regímenes que integran el sistema de seguridad social, denominada base de cotización, y de deducir, en su caso, el importe de las bonificaciones y/o reducciones que resulten aplicables.

1. Las bases de cotización

La base de cotización para todas las contingencias y situaciones amparadas por la acción protectora del Régimen General de la Seguridad Social, así como por los conceptos de recaudación conjunta, está constituida por la remuneración total, cualquiera que sea su forma o denominación, que, con carácter mensual, tenga derecho a percibir el trabajador o la que efectivamente perciba de ser ésta superior, por razón del trabajo que realice por cuenta ajena (artículo 23 Real Decreto 2064/1995). Al respecto, se han de considerar las siguientes precisiones:

  • - Las prestaciones de vencimiento periódico superior al mes se prorratean a lo largo de los doce meses del año.
  • - Las percepciones correspondientes a vacaciones anuales devengadas y no disfrutadas y que se retribuyan a la finalización de la relación laboral deben ser objeto de liquidación y cotización complementaria a la del mes de la extinción del contrato. La liquidación y cotización complementaria comprenderán los días de duración de las vacaciones, aun cuando alcancen también el siguiente mes natural o se inicie una nueva relación laboral durante los mismos, sin prorrateo alguno y con aplicación, en su caso, del tope máximo de cotización correspondiente al mes o meses que resulten afectados. No obstante, son aplicables las normas generales de cotización en los términos que reglamentariamente se determinen cuando, mediante ley o en ejecución de la misma, se establezca que la remuneración del trabajador debe incluir, conjuntamente con el salario, la parte proporcional correspondiente a las vacaciones devengadas.
  • - A efectos de su inclusión en la base de cotización, se considera remuneración la totalidad de las prestaciones económicas recibidas por los trabajadores, en dinero o en especie y ya retribuyan el trabajo efectivo o los periodos de descanso computables como de trabajo, así como los conceptos que resulten de lo dispuesto en el artículo 23 del Real Decreto 2064/1995. No obstante, conviene matizar lo siguiente respecto a las prestaciones en especie:
    • a) Constituyen percepciones en especie la utilización, consumo u obtención, para fines particulares, de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado, aun cuando no supongan un gasto real para quien las conceda.
    • b) Cuando el empresario entregue al trabajador importes en metálico, vales o cheques para que éste adquiera bienes, derechos o servicios, la percepción económica y el importe del vale o cheque recibido por el trabajador se valorarán por la totalidad de su importe. Igualmente se valorarán las acciones o participaciones entregadas por los empresarios a sus trabajadores, que se valorarán en el momento en que se acuerda su concesión; las primas o cuotas satisfechas por los empresarios a entidades aseguradoras para la cobertura de sus trabajadores; las contribuciones satisfechas a planes de pensiones en el marco del texto refundido de la Ley de Regulación de Planes y Fondos de Pensiones, y las mejoras de las prestaciones de Seguridad Social concedidas por las empresas, a excepción de las indicadas abajo.
    • c) La valoración de las percepciones en especie satisfechas por los empresarios vendrá determinada por el coste medio que suponga para los mismos la entrega del bien, derecho o servicio objeto de percepción.
    • d) La prestación del servicio de educación en las etapas de infantil, primaria, secundaria obligatoria, bachillerato y formación profesional por centros educativos autorizados, a los hijos de sus empleados, con carácter gratuito o por precio inferior al normal de mercado, se valorará por el coste marginal que suponga para la empresa la prestación de tal servicio. Igualmente se valorará la prestación por medios propios del empresario del servicio de guardería.
    • e) La utilización de una vivienda propiedad o no del empresario o la utilización o entrega de vehículos automóviles se valorará en los términos previstos para estos bienes en el artículo 43 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del IRPF.
    • f) Los préstamos concedidos a los trabajadores con tipos de interés inferiores al legal del dinero se valorarán por la diferencia entre el interés pagado y el referido interés legal vigente.
  • - No se computan en la base de cotización los siguientes conceptos:
    • a) Los gastos de manutención y estancia, así como los gastos de locomoción, cuando correspondan a desplazamientos del trabajador fuera de su centro habitual de trabajo para realizar el mismo en lugar distinto, en los siguientes términos y cuantías:

      No se computarán las cantidades destinadas por el empresario a compensar los gastos normales de manutención y estancia, cuando los mismos se hallen exceptuados de gravamen conforme a los apartados 3, 4, 5 y 6 del apartado A) del artículo 9 del Reglamento del IRPF y hasta esa cifra.

      Tampoco se computarán los gastos de manutención, abonados o compensados por las empresas a trabajadores a ellas vinculados por relaciones laborales especiales, por desplazamientos fuera de la fábrica, taller, oficina o centro habitual de trabajo, para realizarlo en lugar distinto de este en diferente municipio, sea en pago directo como si resarce de ellos al trabajador, con los límites establecidos en el apartado B) del artículo 9 del Reglamento del IRPF y hasta esa cifra.

    • b) Las indemnizaciones por fallecimiento y las correspondientes a traslados, suspensiones, despidos y ceses. El exceso a incluir en la base de cotización se prorrateará a lo largo de los doce meses anteriores a aquel en que tenga lugar la circunstancia que las motive.
    • c) Las prestaciones de la Seguridad Social y las mejoras de las prestaciones por incapacidad temporal concedidas por las empresas.
    • d) Las asignaciones destinadas a satisfacer gastos de estudios del trabajador dispuestos por instituciones, empresarios o empleadores y financiados directamente por ellos para la actualización, capacitación o reciclaje de su personal, cuando vengan exigidos por el desarrollo de sus actividades o las características de los puestos de trabajo.
    • e) Las horas extraordinarias, salvo en la base de cotización por contingencias profesionales.
  • - No obstante lo anterior, la retribución por horas extraordinarias, además de su cotización obligatoria por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, es objeto de una cotización adicional, diferenciando aquéllas horas extraordinarias debidas a fuerza mayor y las que no tengan tal consideración.
  • - Se establecen topes mínimo y máximo para las bases de cotización, coincidiendo el primero con el salario mínimo interprofesional, incrementado en un sexto, y el segundo con la cuantía señalada en la anual ley de presupuestos generales del estado.
  • - Se fijan, para las contingencias comunes, bases mínimas y máximas en función de la categoría profesional de los trabajadores, conforme a grupos de cotización.

2. Los tipos de cotización

Los tipos de cotización son el porcentaje que se aplica a la base de cotización, resultando de esta operación la cuota a ingresar. Los tipos de cotización vigentes son:

  • - Para contingencias comunes: el 28,30 por 100, siendo el 23,60 por 100 a cargo de la empresa y el 4,70 por 100 a cargo del trabajador.
  • - Para contingencias profesionales se aplican los tipos de la tarifa de primas establecida en la disposición adicional cuarta de la Ley 42/2006, en su redacción dada por la disposición final décima novena de la Ley 22/2013, de 23 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2014, siendo a cargo exclusivo de la empresa.
  • - Para desempleo: si son contratos de duración indefinida, incluidos los contratos a tiempo parcial y fijos discontinuos, así como la contratación de duración determinada en las modalidades de contratos formativos en prácticas y para la formación y el aprendizaje, de relevo, de interinidad y contratos, cualquiera que sea la modalidad, realizados con trabajadores discapacitados con un grado de discapacidad no inferior al 33 por 100, el tipo es del 7,05 por 100, del que el 5,5 por 100 será a cargo del empresario y el 1,55 por 100 a cargo del trabajador, y el 8,30 por 100 si son contratos de duración determinada a tiempo completo o parcial, del que el 6,70 por 100 es a cargo de la empresa y el 1,60 por 100 a cargo del trabajador.
  • - Para el Fondo de Garantía Salarial: el 0,20 por 100, a cargo de la empresa.
  • - Para formación profesional: el 0,70 por 100, del que el 0,60 por 100 es a cargo de la empresa y el 0,10 por 100 a cargo del trabajador.
  • - Por horas extraordinarias se establece una cotización adicional: si están motivadas por fuerza mayor se aplica el tipo del 14 por 100, del que el 12 por 100 es a cargo de la empresa y el 2 por 100 a cargo del trabajador; y en los restantes supuestos el 28,30 por 100, del que el 23,60 por 100 es a cargo de la empresa y el 4,70 por 100 a cargo del trabajador.

3. La cuota

Como consecuencia de la obligación de cotizar se debe ingresar una cantidad en la Tesorería General de la Seguridad Social. Esa cantidad se denomina cuota y se obtiene, según se ha adelantado, aplicando a la base el tipo correspondiente para cada contingencia.

4. Bonificaciones y reducciones

Las liquidaciones de cuotas resultantes de aplicar a las bases de cotización el tipo que corresponda únicamente pueden ser objeto de deducción mediante corrección de la base, minoración del tipo, reducción o bonificación de cuotas, por las causas y en los términos y condiciones expresamente establecidos (artículo 17 Real Decreto 2064/1995).

Por lo general, las bonificaciones se suelen aplicar a la cuota empresarial por contingencias comunes, aunque también por contingencias profesionales y conceptos de recaudación conjunta. Es el caso, por ejemplo, de los colectivos señalados en la DA 23ª del Texto Refundido de la Ley de la Seguridad Social de 2015.

Con carácter general, la principal finalidad perseguida con las bonificaciones es favorecer la contratación laboral indefinida de determinados colectivos.

La técnica general utilizada es la bonificación en la cuota empresarial a la seguridad social.

Procedimiento para la determinación de la cuantía de la cuota

1. Contingencias comunes

Para determinar la cuantía de la cuota se han de tener presentes las siguientes reglas:

  • - Se consideran las retribuciones del mes a que se refiere la cotización, excluidos los conceptos no computables, y sin inclusión de las horas extraordinarias.
  • - Se prorratean los conceptos de vencimiento periódico superior al mes, señaladamente las pagas extraordinarias y aquellos otros conceptos retributivos que tengan una periodicidad en su devengo superior a la mensual, o no tengan carácter periódico y se satisfagan dentro del ejercicio económico correspondiente.
  • - Se comprueba si el resultado de la suma obtenida se encuentra comprendida entre la base mínima y la base máxima correspondiente al grupo de cotización de la categoría del trabajador, siendo esa la base de cotización; por el contrario, si la cantidad resultante es inferior a la mínima o supera la máxima, se debe cotizar por la base mínima o máxima, respectivamente.
  • - A la cantidad resultante se le aplica el tipo correspondiente, conforme a las previsiones normativas reseñadas.

2. Accidente de trabajo y enfermedad profesional, y otros conceptos de cotización conjunta

Para determinar las bases de cotización para contingencias profesionales, desempleo, del fondo de garantía salarial y formación profesional se aplican iguales las reglas a las recién expuestas, incluyendo en el cómputo las horas extraordinarias. No obstante, la cantidad que resulte no se encuentra limitada por las bases mínimas y máximas correspondientes al grupo de cotización del trabajador, sino por el tope máximo y mínimo absoluto de cotización a la Seguridad Social.

Supuestos especiales de cotización

1. Supuestos especiales en el régimen general

Los supuestos especiales en el régimen general atendiendo a las peculiaridades de colectivos protegidos son los siguientes:

2. Supuestos particulares en los regímenes especiales

Asimismo, el reglamento general de cotización y liquidación contempla supuestos especiales de cotización en el Régimen Especial de Autónomos, Trabajadores del Mar, Minería del Carbón y Estudiantes.

3. Otros supuestos especiales

a) Cotización en los contratos para la formación y el aprendizaje

La cotización por los trabajadores con un contrato para la formación y el aprendizaje se efectuará de la siguiente forma:

  • - Por contingencias comunes: 40,13 euros, de los que 33,46 euros corresponden al empresario y 6,67 euros al trabajador.
  • - Por contingencias profesionales: 4,60 euros, que corresponde abonar al empresario.
  • - Para el Fondo de Garantía Salarial: 2,54 euros, a cargo de la empresa.
  • - Para formación profesional: 1,39 euros, de los que 1,23 euros corresponden al empresario y 0,16 euros al trabajador.

b) Cotización de becarios e investigadores

La cotización de los becarios e investigadores, incluidos en el campo de aplicación del Real Decreto 63/2006, de 27 de enero, durante los dos primeros años se llevará a cabo aplicando las reglas sobre cotización en los contratos para la formación y aprendizaje, en lo que se refiere a la cotización por contingencias comunes y profesionales.

c) Cotización en los supuestos de trabajo a tiempo parcial

Las bases de cotización para todas las contingencias de los trabajadores por cuenta ajena que presten servicios a tiempo parcial se determina por las retribuciones percibidas en función de las horas trabajadas (artículo 65 del Real Decreto 2064/1995). Ahora bien, en el cálculo de la base de cotización hay que tener en cuenta las siguientes reglas:

  • Para contingencias comunes, la base de cotización no puede ser inferior al resultado de multiplicar la base mínima correspondiente a la categoría profesional del trabajador por el número de horas realmente trabajadas en el mes a que se refiere la liquidación de cuotas. Dichas bases mínimas se fijan en la orden anual de cotización. Específicamente, en cuanto a la determinación de la base para contingencias comunes, señalar que:
    • - Se computa la remuneración devengada por horas ordinarias y complementarias durante el mes al que se refiere la cotización.
    • - A dicha remuneración se adiciona la parte proporcional que corresponda en concepto de descanso semanal y festivos, pagas extraordinarias y aquellos otros conceptos retributivos que tengan una periodicidad en su devengo superior a la mensual o que no tengan carácter periódico.
    • - La base así obtenida deberá estar comprendida entre la base máxima correspondiente al grupo de cotización de la categoría del trabajador y la base mínima. Si no estuviera comprendida entre éstas, se aplicará la base mínima o máxima que corresponda.
  • Para las contingencias de accidente de trabajo y enfermedad profesional, desempleo, Fondo de Garantía Salarial y formación profesional, se obtiene de la misma forma que para las contingencias comunes, con la salvedad de que se computa la remuneración correspondiente a las horas extraordinarias realizadas por motivos de fuerza mayor. En ningún caso, la base así obtenida puede ser superior al tope máximo señalado ni inferior a la cantidad por hora establecida en cada anualidad por la orden de cotización.
  • Las reglas anteriores se aplican también a los supuestos de cotización en situaciones de guarda legal.
  • Se contemplan peculiaridades en materia de cotización en supuestos o situaciones de incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo y durante la lactancia y maternidad o paternidad, pluriempleo y de trabajo concentrado en periodos inferiores a los de alta.

d) Cotización durante las situaciones de incapacidad temporal, maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural y en los casos de compatibilidad del subsidio por maternidad o paternidad con períodos de descanso en régimen de jornada a tiempo parcial

Como norma general, la obligación de cotizar permanece durante la situación de incapacidad temporal, así como en los periodos de descanso por maternidad, adopción y acogimiento, paternidad, riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural, siendo la base de cotización para contingencias comunes la correspondiente al mes anterior a la fecha de incapacidad, situación de riesgo o maternidad o paternidad. Para contingencias profesionales, se aplica igual regla, si bien se incluye el promedio de las horas extraordinarias efectivamente realizadas y cotizadas durante el año inmediatamente anterior a la referida situación.

e) Cotización en situación de alta sin percibo de remuneración

Para las situaciones contempladas en el artículo 144.2 del Texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social 2015, en las que se mantiene la obligación de cotizar sin percibir remuneración, se toma como base de cotización la mínima correspondiente al grupo de su categoría profesional.

f) Cotización en situación de desempleo protegido

La base de cotización durante la percepción de la prestación por desempleo por suspensión temporal de la relación laboral por expediente de regulación de empleo o resolución en el seno de un procedimiento concursal o por reducción de jornada es la equivalente al promedio de las bases de los últimos seis meses de ocupación cotizada, por contingencias comunes y por contingencias profesionales, anteriores a la situación legal de desempleo o al momento en que cesó la obligación de cotizar.

La base de cotización durante la percepción de la prestación por desempleo por extinción de la relación laboral es la base reguladora de la prestación por desempleo, con respeto, en todo caso, del importe de la base mínima por contingencias comunes prevista para cada categoría profesional.

g) Cotización en situación de pluriempleo

En la orden anual de cotización se dispone, para las contingencias comunes, la distribución de los topes máximos de cotización entre todas las empresas, en proporción a las remuneraciones abonadas por cada una de ellas, cotizando las empresas por los conceptos computables que satisfaga al trabajador con el límite que corresponda a la fracción del tope máximo. La base mínima correspondiente al trabajador, según su categoría profesional, se distribuye entre las empresas de forma análoga.

Asimismo, en aquélla se establecen reglas de distribución de topes máximos y mínimos para las contingencias de accidente de trabajo y enfermedad profesional.

h) Cotización en los supuestos de cambio de puesto de trabajo por riesgo durante el embarazo o durante la lactancia natural y por enfermedad profesional

En los supuestos en que, por razón de riesgo durante el embarazo o riesgo durante la lactancia natural, la trabajadora, en virtud de lo previsto en el artículo 26 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de riesgos laborales, sea destinada a un puesto de trabajo o función diferente y compatible con su estado, se aplicará, con respecto a las cuotas devengadas durante el período de permanencia en el nuevo puesto de trabajo o función, una reducción, a cargo del presupuesto de la seguridad social, del 50 por 100 de la aportación empresarial en la cotización a la seguridad social por contingencias comunes. Esta misma reducción será aplicable en aquellos casos en que, por razón de enfermedad profesional, se produzca un cambio de puesto de trabajo en la misma empresa o el desempeño, en otra distinta, de un puesto de trabajo compatible con el estado del trabajador.

i) Cotización con 65 o más años

Conforme establece el artículo 152 de la Ley General de la Seguridad Social 2015, los empresarios y trabajadores están exentos de cotizar a la seguridad social por contingencias comunes, salvo por incapacidad temporal derivada de las mismas, respecto de aquellos trabajadores por cuenta ajena con contratos de trabajo de carácter indefinido, así como de los socios trabajadores o de trabajo de las cooperativas, en los que concurran las circunstancias de tener cumplidos sesenta y cinco o más años de edad y acreditar treinta y ocho años y seis meses o más de cotización efectiva a la Seguridad Social o de tener cumplidos sesenta y siete o más años de edad y acreditar treinta y siete años o más de cotización efectiva a la Seguridad Social, sin que se compute a estos efectos las partes proporcionales de pagas extraordinarias. Ahora bien, si al cumplir la edad correspondiente el trabajador no tuviera cotizados el número de años requerido en cada caso, la exención señalada sólo será aplicable a partir de la fecha en que se acrediten los años de cotización exigidos para cada supuesto. La misma exención se aplica a los trabajadores por cuenta propia incluidos en el campo de aplicación de los regímenes especiales agrario, de los trabajadores del mar y de trabajadores por cuenta propia o autónomos.

En estos casos, el tipo de cotización por incapacidad temporal es del 1,50 por 100, del que el 1,25 por 100 será a cargo de la empresa y el 0,25 por 100 a cargo del trabajador.

Recuerde que...

  • El sistema español de seguridad social se financia, básicamente, por las cotizaciones, que son aportaciones económicas realizadas por los empresarios y los trabajadores para el sostenimiento financiero del sistema.
  • La obligación de cotizar nace en cuanto se inicia la prestación de servicios, incluido el periodo de prueba, y se extingue cuando finaliza la prestación de servicios, siempre que la baja se curse dentro de plazo.
  • En el régimen general, el empresario es el sujeto responsable del cumplimiento de la obligación de cotizar y de ingresar las aportaciones propias y las correspondientes a los trabajadores, en su totalidad.
  • El empresario debe descontar a sus trabajadores la aportación que les corresponda a cada uno de ellos en el momento de hacerles efectivas las retribuciones; de no hacerlo así, no podrá realizarlo con posterioridad.
  • Se suspende la obligación de cotizar en situaciones de huelga legal o cierre patronal, privación de libertad, prórroga excepcional de la incapacidad temporal tras los primeros dieciocho meses, excedencia, suspensión de empleo y sueldo por motivos disciplinarios, entre otras.
Subir