guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Convenio especial de Seguridad Social

CONVENIO ESPECIAL DE SEGURIDAD SOCIAL

I. CONCEPTO

El convenio especial es el acuerdo suscrito entre trabajadores o sujetos especialmente legitimados para ello por el ordenamiento, con la Tesorería General de la Seguridad Social, a través del cual se mantiene o se origina una situación de alta en el Régimen de Seguridad Social correspondiente del trabajador (según la actividad que desarrolle o haya desarrollado), con los consiguientes derechos (la cobertura de posibles prestaciones de Seguridad Social, siempre derivadas de riesgos comunes) y obligaciones (cotizaciones) que ello conlleva. En definitiva, se trata de un acto por el cual sujetos que no están protegidos por el Sistema, pasan a incluirse en el ámbito de protección, asumiendo la obligación de cotizar, aún cuando puede que no desarrollen prestación de trabajo. Es, en definitiva, un mecanismo de ampliación de la cobertura y protección del Sistema de Seguridad Social. También se configura como un mecanismo para aquellos que, pese a seguir trabajando, desean mantener similares expectativas de protección peses a la disminución de la actividad.

A tenor del artículo 166.3 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social 2015 los que firmen el convenio especial se encuentran en situación de asimilación al alta para las contingencias y con el alcance que determine la normativa reglamentaria. El régimen jurídico de este convenio especial se encuentra regulado en la Orden TAS/2865/2003, de 18 de octubre, por la que se regula el convenio especial en el Sistema de Seguridad Social.

II. AMBITO SUBJETIVO

La primera cuestión de interés en esta materia es la relativa a los sujetos que pueden suscribir el convenio. De un lado está la Tesorería General de la Seguridad Social, servicio común de la Seguridad Social, pero en cuanto a los beneficiarios de esta posibilidad, el artículo 2 de la Orden TAS/2865/2003, menciona a los siguientes:

  • a) Trabajadores o asimilados que causan baja en el Régimen de Seguridad Social en el que estuviesen encuadrados y no estén incluidos en el momento de suscribir el convenio en ningún otro Régimen.
  • b) Trabajadores por cuenta ajena con contrato indefinido, o por cuenta propia, siempre que continúen en alta y tengan 65 o más años de edad y acrediten 38 años y 6 meses de cotización a la Seguridad Social o tengan 67 o más años de edad y crediten 37 años de cotización a la Seguridad Social. El sentido de este supuesto es que en base al artículo 152 Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social 2015, estos sujetos quedan exentos de cotización a la Seguridad Social por contingencias comunes.
  • c) Trabajadores o asimilados en situación de pluriempleo o pluriactividad, cuando cesen en alguna de las actividades por cuenta ajena determinantes de dicha situación, o en la actividad o actividades por cuenta propia o en la prestación de servicios por cuenta ajena constitutivas de pluriactividad. En estos casos el objetivo es facilitar a través del convenio que mantengan una similar expectativa de protección pese a la pérdida de una actividad.
  • d) Trabajadores o asimilados que cesan en su prestación de servicios por cuenta ajena o en su actividad por cuenta propia y sean contratados por el mismo u otro empresario con remuneraciones que dan lugar a una base de cotización inferior al promedio de bases de cotización correspondientes a las cotizaciones de los 12 meses inmediatamente anteriores. En estos casos el convenio obedece al interés de mantener la expectativa de protección generada por una cotización superior.
  • e) Pensionistas de incapacidad permanente total, que hayan realizado trabajos por los que se incluyen en alguno de los Regímenes de Seguridad Social y se encuentran en alguna de las situaciones previstas en las letras anteriores. En estos casos el convenio pretende que estas personas puedan acceder a una protección superior pese a su situación de IPT y las limitaciones que profesionalmente puedan tener para trabajar.
  • f) Trabajadores que perciban prestación económica de nivel contributivo de desempleo, una vez que estas se extinguen y pasan a percibir el subsidio de desempleo, o censen en la percepción del mismo.
  • g) Pensionistas de incapacidad permanente, que sean declarados plenamente capaces o en incapacidad permanente parcial. Lógicamente, hay que entender siempre y cuando no encuentren empleo.
  • h) Pensionistas de incapacidad permanente o jubilación a quienes se anule su pensión por sentencia firme o se extinga por cualquier otra causa.
  • i) Trabajadores o asimilados que causan baja en su Régimen por haber solicitado una pensión y esta les sea posteriormente denegada por resolución administrativa o sentencia firme.
  • j) Los trabajadores por cuenta propia o ajena que puedan acceder a las modalidades de convenios especiales regulados en el Capítulo II de la Orden TAS/2865/2003.

Todos estos sujetos podrán suscribir el convenio, siempre y cuando cumplan con los requisitos establecidos en el artículo 3 de la Orden TAS/2865/2003; es decir, cuando además de estar en alguna de las situaciones antes descritas, soliciten en el modelo oficial la suscripción del convenio ante la Tesorería General de la Seguridad Social , en el plazo de un año, y en la fecha de la solicitud del convenio tengan cubierto un período de mil ochenta días cotizados en los doce años anteriores a la baja en el Régimen de la Seguridad Social de que se trate.

El plazo de un año se computará a partir del día siguiente a la fecha de efectos de la baja en el régimen de Seguridad Social en que se estuviera encuadrado, en los supuestos contemplados anteriormente en las letras a), c) y e); a partir de la fecha en que se extinga la obligación de cotizar a la Seguridad Social, en el supuesto previsto en la letra b); a partir de la fecha de celebración del nuevo contrato con el mismo o distinto empresario, en el supuesto previsto en la letra d); a partir del día siguiente a aquel en que se haya extinguido el derecho a la prestación por desempleo o en que se haya cesado en la percepción del subsidio por desempleo, en el supuesto contemplado en la letra f) y a partir de la fecha en que la correspondiente resolución administrativa o judicial sea firme, en los supuestos previstos en las letras g), h) e i). Cuando en el supuesto contemplado en la letra i) se hubiese causado baja en un régimen de la Seguridad Social por causa de la solicitud de una pensión de jubilación, será necesario, en todo caso, que dicha solicitud se haya realizado dentro del año siguiente al de efectos de la baja.

En los supuestos a que se refiere la letra j), la solicitud de suscripción del respectivo convenio especial podrá formularse en cualquier momento, salvo que para ello se exija un plazo específico, su suscripción deba efectuarse dentro de un período de tiempo o en el marco de otro procedimiento legalmente establecido.

Una vez suscrito el convenio este comienza a producir efectos. Dichos efectos consisten fundamentalmente en que las personas que lo suscriban se considerarán en situación de alta o situación asimilada al alta, respecto de las contingencias y en las condiciones que establece la propia Orden TAS/2865/2003.

III. OBLIGACIÓN DE COTIZAR

El convenio supone, además, que el trabajador va a asumir la obligación de cotizar a la Seguridad Social desde la fecha en que el convenio surte efectos y mientras que el mismo esté en vigor. El sujeto obligado es quien suscribe el convenio o a quienes se imponga esta obligación a tenor de la Orden TAS/2865/2003 u otra norma específica; si bien cabe la posibilidad de que puedan actuar terceros sujetos como sustitutos, para lo cual será necesario que estos asuman voluntariamente la obligación con autorización expresa del obligado (artículo 8 de la Orden TAS/2865/2003).

La base de cotización será mensual, salvo en aquellos casos en que cotice por períodos inferiores al mes, en cuyo caso la base de cotización se dividirá por treinta. Teniendo en cuenta que se cotiza sólo por contingencias comunes, la base de cotización se fijará, a opción del interesado, en el momento de suscribir el convenio, entre las siguientes alternativas (artículo 6 de la Orden TAS/2865/2003):

  • a) La base máxima de cotización por contingencias comunes del grupo de cotización correspondiente a la categoría profesional del interesado o en el régimen en que esté encuadrado, siempre que haya cotizado por ella al menos veinticuatro meses (consecutivos o no) en los últimos cinco años.
  • b) Base de cotización que resulte de dividir por doce la suma de bases por contingencias comunes, durante los doce meses consecutivos anteriores al momento en que el convenio surta efectos, o al momento en que se extinguió la obligación de cotizar, siempre que sea superior a la base mínima resultante de lo dispuesto en el apartado c). Caso de haber acreditado una cotización inferior a doce meses, la base se constituirá por el resultado de multiplicar por 30 el cociente de dividir la suma de las bases de cotización entre el número de días cotizados.
  • c) La base mínima de cotización vigente en la fecha en que surte efectos el convenio especial, en el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos.
  • d) Una base de cotización que esté comprendida entre las determinadas conforme a las tres reglas anteriores.

El mismo artículo 6 de la Orden TAS/2865/2003 establece reglas sobre la actualización e incremento periódico de la base de cotización de los trabajadores que suscriben el convenio de cotización, si bien en ningún caso podrán ser bases superiores al tope máximo de cotización vigente en cada momento, ni tampoco podrán ser inferiores a la mínima prevista en la regla c) antes señalada.

Debe tenerse en cuenta que estas reglas afectan a los supuestos de convenios ordinarios de cotización, pues los convenios especiales tienen su propia regulación en materia de cotización.

En cuanto al tipo de cotización será único y estará constituido por el vigente en cada momento en el Régimen General de la Seguridad Social. El resultado de aplicar el tipo de cotización a la base de cotización será la cuota íntegra. A partir de aquí debe multiplicarse la cuota íntegra por el coeficiente reductor correspondiente (según la acción protectora que dispensa el convenio de cotización) y el resultado será la cuota líquida a ingresar. Dichos coeficientes se regulan anualmente en la Orden de cotización.

IV. ACCIÓN PROTECTORA

En cuanto a la acción protectora que puede otorgarse, el artículo 9 de la Orden TAS/2865/2003, establece que podrán otorgarse las prestaciones correspondientes a las contingencias comunes, a excepción de los subsidios por incapacidad temporal, maternidad, paternidad y riesgo durante el embarazo, quedando excluidas la protección por desempleo, FOGASA y Formación Profesional. Esto supone, en la práctica que se otorgará fundamentalmente las prestaciones derivadas de asistencia sanitaria y pensiones derivadas de riesgos comunes.

Para poder acceder a estas prestaciones será necesario, como es lógico, cumplir los requisitos establecidos en cada uno de los correspondientes Regímenes de la Seguridad Social.

V. SUSPENSIÓN DEL CONVENIO ESPECIAL DE COTIZACIÓN

Cabe la posibilidad de suspender el convenio a los efectos de la obligación de cotizar y la protección correspondiente (artículo 10 de la Orden TAS/2865/2003), en aquellas situaciones en las que el trabajador desarrolle períodos de actividad durante los cuales se origine el encuadramiento del trabajador en alguno de los Regímenes de Seguridad Social, y siempre que la base de cotización a éste sea inferior a la cotización del convenio especial, salvo que el interesado manifieste su voluntad de que el convenio se extinga. También cabe la posibilidad de que en estos casos el interesado manifieste su voluntad de que el convenio siga vigente pese a desarrollar actividad.

En caso de suspensión, el interesado debe comunicarlo a la correspondiente Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social, dentro de los diez días naturales siguientes a la reanudación de actividades, produciendo efectos la suspensión desde el día anterior a la incorporación al trabajo. Caso de notificar fuera de este plazo, la suspensión surte efectos desde que se comunica.

El convenio volverá a producir efectos y reanudarse, desde el día siguiente a aquél en que finaliza la causa de suspensión, siempre que el interesado lo comunique a la correspondiente Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social dentro del mes natural siguiente al cese en el trabajo que determinó la suspensión. Si se comunica con posterioridad a este plazo, la reanudación de los efectos del convenio se producirá a partir del día de la comunicación, salvo que con anterioridad a este momento haya pagado cotizaciones por el convenio, en cuyo caso la reanudación se producirá desde la fecha del primer pago en plazo reglamentario.

En cuanto a las causas de extinción del convenio, se regulan en el artículo 10.2 de la Orden TAS/2865/2003, y son las siguientes:

  • a) Desarrollo de actividad que implica quedar comprendido en algún Régimen de Seguridad Social y la nueva base de cotización sea igual o superior a la del convenio especial. Se excluyen los supuestos de pluriactividad o pluriempleo, si el interesado manifiesta su voluntad de no extinguir el convenio.
  • b) Adquirir el interesado la condición de pensionista de jubilación o incapacidad permanente dentro de cualquier Régimen de Seguridad Social.
  • c) Fallecimiento del interesado.
  • d) Por decisión del interesado, que deberá comunicarse por escrito o por medios técnicos a la Dirección provincial correspondiente de la Tesorería General de la Seguridad Social.
  • e) Por falta de abono de las cuotas correspondientes a tres mensualidades consecutivas o a cinco alternativas, salvo causa justificada de fuerza mayor debidamente acreditada.

VI. MODALIDADES DE CONVENIOS ESPECIALES

Las reglas que hemos visto hasta ahora son un conjunto de normas de carácter general, que se aplican a la mayoría de los convenios especiales, pero junto a estas existen diferentes modalidades de convenios especiales, en función del colectivo que puede acceder a los mismos, o en función de la protección que otorgan, regulados en el capítulo II de la Orden TAS/2865/2003. Cada uno de estas modalidades de convenios especiales puede contar con reglas específicas sobre requisitos subjetivos (que delimitan en concreto el ámbito del mismo), sobre acción protectora (que puede ampliarse e incluir la protección de contingencias profesionales, y sobre cotización).

Las diferentes modalidades son las siguientes:

  • - Convenios especiales aplicables a Diputados y Senadores de las Cortes Generales y Diputados del parlamento Europeo. Regulado en el artículo 11 de la Orden TAS/2865/2003; sus principales especialidades son, además de su ámbito subjetivo, la ampliación de la acción protectora, que incluye la totalidad de la acción protectora de la Seguridad Social, excluida la protección por desempleo, FOGASA y Formación Profesional.
  • - Convenios especiales para miembros de los Parlamentos y Gobiernos de las Comunidades Autónomas. Regulados por el artículo 12 de la Orden TAS/2865/2003; esta se limita a reconocer la vigencia del Real Decreto 705/1999, de 30 de abril y a señalar que a estos convenios será de aplicación supletoria el capítulo I de la Orden TAS/2865/2003 y su artículo 11.
  • - Convenios especiales para los que presten servicios en la Administración de la Unión Europea, regulados por el artículo 13 de la Orden TAS/2865/2003. Se refiere a aquellos que pasen a desarrollar servicios para la Unión Europea y, en virtud del derecho de opción del Estatuto de Funcionarios de la Unión Europea, causen baja en la Seguridad Social española, pudiendo continuar en situación asimilada al alta a través del convenio especial, en cuyo caso no se verán protegidos por las contingencias de jubilación, muerte y supervivencia (tampoco cotizarán por las mismas).
  • - Convenios especiales para españoles que sean funcionarios o empleados de organizaciones internacionales intergubernamentales (artículo 14 de la Orden TAS/2865/2003).La principal novedad estriba en que su situación es muy similar a la del régimen general del capítulo I, pudiendo estar protegidos a efectos de pensiones de jubilación, incapacidad permanente y muerte y supervivencia derivadas de riesgos comunes, así como Servicios Sociales. Si desarrollan servicios en España, pueden acceder a la asistencia sanitaria por contingencias comunes.
  • - Convenios especiales para emigrantes españoles e hijos de éstos. Se regula en el artículo 15 de la Orden TAS/2865/2003. Cubre contingencias de jubilación, incapacidad permanente y muerte y supervivencia tanto por contingencias comunes como profesionales. Se establecen importantes alteraciones de las reglas sobre cotización.
  • - Convenios especiales para la asistencia sanitaria a emigrantes trabajadores y pensionistas de un sistema de previsión social extranjero que retornen a territorio nacional, así como a sus familiares (artículo 16 de la Orden TAS/2865/2003). La acción protectora en estos casos alcanza sólo a la asistencia sanitaria derivada de contingencias comunes, maternidad y riesgo durante el embarazo; haciéndose extensiva la protección a los supuestos de asistencia sanitaria por riesgos profesionales ocurridos en el extranjero.
  • - Convenios especiales para la asistencia sanitaria de trabajadores españoles que realizan actividad por cuenta propia en el extranjero (artículo 17 de la Orden TAS/2865/2003). Se reconoce expresamente la aplicación de su regulación específica (el RD 1564/1998), y la aplicación supletoria del capítulo I de la Orden TAS/2865/2003.
  • - Convenios por situación de alta especial en casos de huelga y cierre patronal. Regulado en el artículo 18 de la Orden TAS/2865/2003. Cubre la protección de incapacidad permanente y muerte y supervivencia por riesgos comunes; así como la jubilación y servicios sociales durante la situación de alta especial por huelga o cierre patronal.
  • - Convenios especiales durante las situaciones de permanencia en alta sin retribución, cumplimiento de deberes públicos, permisos y licencias (artículo 19 de la Orden TAS/2865/2003).
  • - Convenios especiales celebrados en relación a despidos colectivos de empresas no incursas en procedimiento concursal que incluyan mayores de 55 años no mutualistas a 1-1-1967. Regulado por el artículo 20 de la Orden TAS/2865/2003 (modificado por la Orden TAS/3862/2004). Se trata de un convenio suscrito, al mismo tiempo, por empresario y trabajadores, como interesados y la Tesorería General de la Seguridad Social. Contiene importantes modificaciones en materia de cotización.
  • - Convenios especiales de trabajadores que reduzcan la jornada por cuidado de menor, minusválido o familiar (artículo 21 de la Orden TAS/2865/2003). En este caso las especialidades derivan del cálculo de la base de cotización (diferencia entre la base correspondiente a la reducción de la jornada y la base elegida por el interesado de entre las establecidas en la regulación del capítulo I de la Orden TAS/2865/2003). La acción protectora alcanza a las prestaciones de jubilación incapacidad permanente y muerte y supervivencia, derivadas de contingencias comunes.
  • - Convenios especiales de trabajadores contratados a tiempo parcial, regulado por el artículo 22 de la Orden TAS/2865/2003. A él pueden acceder los trabajadores a tiempo parcial que no perciban prestación de desempleo. La acción protectora alcanza a las prestaciones de jubilación incapacidad permanente y muerte y supervivencia, derivadas de contingencias comunes.
  • - Convenios especiales para trabajadores que cesan en la prestación de servicios o actividades (artículo 23 de la Orden TAS/2865/2003). Se refiere a supuestos de trabajadores en situación de pluriempleo o pluriactividad. La acción protectora alcanza al conjunto de la acción protectora.
  • - Convenios especiales de trabajadores perceptores del subsidio de desempleo; regulado en el artículo 24 de la Orden TAS/2865/2003.
  • - Convenios especiales para los trabajadores incluidos en el Régimen Especial de la Minería del Carbón (artículo 25 de la Orden TAS/2865/2003).
  • - Convenios especiales para trabajadores de temporada durante los períodos de inactividad y para los trabajadores comprendidos en los Sistemas Especiales de frutas, hortalizas y conservas vegetales. Regulado en el artículo 26 de la Orden TAS/2865/2003, estableciéndose que la base de cotización es la base mínima de cotización por contingencias comunes del Régimen General.
  • - Convenios especiales para deportistas de alto nivel. El artículo 27 de la Orden TAS/2865/2003, se remite a lo establecido en el Real Decreto 971/2007.
  • - Convenios especiales para cuidadores de personas en situación de dependencia. Se regula en el artículo 28 de la Orden TAS/2865/2003, que a su vez se remite al Real Decreto 615/2007, de 11 de mayo, que regula la Seguridad Social de los cuidadores de las personas en situación de dependencia y a lo dispuesto por el capítulo I de la citada Orden, con diferentes particularidades recogidas por el artículo 28.

Otros convenios especiales:

Subir