guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Desórdenes públicos

Desórdenes públicos

El orden público o paz pública, desde un punto de vista constitucional, se define como el conjunto de condiciones externas que permiten el normal desarrollo de la convivencia ciudadana, el orden de la comunidad y la observancia de las reglas que facilitan esa convivencia, permitiendo el ejercicio de los derechos fundamentales de las personas. El Código Penal castiga aquí acciones que crean desasosiego o miedo impidiendo el libre ejercicio de los derechos de los ciudadanos y perturbando la paz social.

BBB. Delitos contra el orden público

Regulación

Se regulan estos delitos en el Capítulo III De los desórdenes públicos del Título XXII rubricado "Delitos contra el orden público del Libro II del Código Penal en los artículos 557 a 562 CP. La Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo modifica completamente el articulado de los delitos relativos a los desórdenes públicos. Se modifica la redacción del art. 557 CP, se introducen los artículos 557 bis y ter CP. Se modifica los arts. 559 y 561 CP.

La razón de ser de esta importante reforma de los desórdenes públicos responde a la nueva situación social surgida a consecuencia de los efectos de la larga crisis económica que vive el estado español, el descontento ciudadano y el consiguiente incremento de las manifestaciones y de los altercados que con frecuencia las suelen acompañar, lo que ha convencido al legislador de la necesidad de emprender la reforma de algunos delitos, entre ellos el Delito de Desorden Público, con el objetivo de impedir la alteración del orden público y garantizar la llamada paz pública.

Otra novedad importante del delito de Desórdenes Públicos es que no sólo puede ser cometido por la acción sino también por la omisión de quienes debiendo garantizar la paz pública impidiendo la alteración del orden público, permitan estas actuaciones.

El art. 562 CP contiene una disposición común a todos los delitos contra el Orden Público comprendidos en el Título XXII.

Bien Jurídico protegido

El bien jurídico protegido de manera general en los delitos aglutinados en el Capítulo De losdesórdenes públicos es el orden público entendido desde el punto de vista constitucional, el normal desenvolvimiento de la vida ciudadana y el tranquilo ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas.

Delito básico de desórdenes públicos

El delito básico de desórdenes públicos se encuentra regulado en el art. 557 CP, según nueva redacción por LO 1/2015 de 30 de marzo.

Naturaleza jurídica

Es un delito de resultado consistente éste en producirse la efectiva alteración de la paz social.

Conducta típica

El delito castiga la alteración de la paz ciudadana, realizada en grupo o individualmente mediante cualquiera de las siguientes conductas:

  • Los actos de violencia sobre las personas o sobre las cosas, aun sin resultado lesivo, (art. 557.1 CP). Antes de la reforma era exigible la causación de lesiones.
  • La sola amenaza de llevarlos a cabo, (art. 557.1 CP).
  • La mera incitación al grupo o sus individuos a realizar cualquiera de las acciones anteriores, o el refuerzo de su disposición a llevarlas a cabo, (art. 557.2 CP), aunque no haya resultado. Se penaliza una conducta que no tiene resultados, sino que se presume sucederá con la incitación.

El resultado de esos actos debe ser la alteración de la paz ciudadana, concepto vago definido por el Tribunal Supremo en la STS 987/2009 de 13 de Octubre como "el conjunto de condiciones externas que permiten el normal desarrollo de la convivencia ciudadana, el orden de la comunidad y en definitiva la observancia de las reglas que facilitan esa convivencia, permitiendo el ejercicio de los derechos fundamentales de las personas". No existirá delito cuando, por ejemplo, la acción ocurra en un lugar privado o edificio cerrado, donde no es posible la afectación del bien jurídico protegido.

Sujeto activo

La reforma operada por Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, ha supuesto que para cometer el delito de desórdenes públicos no sea necesaria una actuación concertada grupal, sino que es suficiente el hecho de estar amparado en un grupo.

Puede serlo cualquiera dado que no se exige características determinadas en el autor, pero es exigible que se ampare en un grupo de personas unidas por un propósito común, lo que no quiere decir que tengan que estar organizadas en una estructura jerárquica, pero sí debe mediar un concierto, ya previo, sobrevenido o sucesivo, para alcanzar ese propósito común, no teniendo por qué ser expreso, bastando que sea tácito.

Sujeto Pasivo

La comunidad en general, en particular las personas sobre las que se ejerce la violencia concreta.

Elemento subjetivo

Es preciso la concurrencia de dolo, es decir, conocimiento y voluntad de cometer los hechos. A partir de la reforma del Código Penal por LO 1/2015 de 30 de marzo la alteración de la paz social no tiene que ser una finalidad del sujeto activo, pasando a ser un elemento objetivo del tipo.

Penalidad

Se castiga con la pena de seis meses a tres años de prisión.

Se impondrán además las penas que correspondan a los actos concretos de violencia o de amenazas que se hubieran llevado a cabo, con lo que puede darse un verdadero concurso de delitos. De este modo, en el caso, por ejemplo, de que la violencia se materialice en lesiones, procederá aplicar el oportuno concurso de delitos con el tipo correspondiente de lesiones.

Subtipos agravados de desórdenes públicos

La reforma operada por LO 1/2015 de 30 de marzo introduce este artículo 557 bis, Código penal, en el que se incluyen unas circunstancias que agravan de forma considerable la pena en el caso de concurrir en la comisión del tipo básico de desórdenes públicos del art.557 CP según nueva redacción por LO 1/2015 de 30 de marzo. Son las siguientes:

  • Cuando alguno de los partícipes en el delito porte un arma u otro instrumento peligroso, o exhibiere un arma de fuego simulada.
  • Cuando el acto de violencia ejecutado resulte potencialmente peligroso para la vida de las personas o pueda causar lesiones graves. En particular, están incluidos los supuestos de lanzamiento de objetos contundentes o líquidos inflamables, el incendio y la utilización de explosivos.
  • Cuando los hechos se lleven a cabo en una manifestación o reunión numerosa, o con ocasión de alguna de ellas.
  • Cuando se llevaren a cabo actos de pillaje.
  • Cuando el autor del hecho se prevaliera de su condición de autoridad, agente de ésta o funcionario público.
  • Cuando se lleven a cabo con ocultación del rostro y así se dificulte la identificación de sus autores.

Penalidad

  • Se castigará con la pena de uno a seis años de prisión.
  • Se impondrán además las penas que pudieran corresponder a los actos concretos de violencia, amenazas o pillaje que se hubieran llevado a cabo.

Delito de ocupación de oficinas o locales

El artículo. 557 ter Código penal ha sido introducido por la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo que reforma el Código Penal.

Naturaleza jurídica

Es un delito de resultado consistente éste en la alteración efectiva de la paz pública.

Conducta típica

Se castiga a los que en grupo o individualmente pero amparados en el mismo invadan u ocupen, contra la voluntad de su titular:

  • El domicilio de una persona jurídica pública o privada.
  • Despacho, oficina, establecimiento o local, cerrado o abierto al público.

Se recogen aquí conductas típicas y corrientes de hoy en día como la ocupación de oficinas de Bancos o dependencias ministeriales por grupos numerosos de personas. El tipo no exige la concurrencia de ninguna clase de intimidación o de violencia sobre las personas o sobre las cosas, pero el resultado de la acción tiene que ser una perturbación relevante de la paz pública y de su actividad normal.

La invasión u ocupación debe tener una cierta permanencia en el tiempo, como para impedir el desempeño de la normal actividad de un establecimiento abierto al público, quedando fuera del tipo actuaciones que por su corta duración no puedan ser calificadas como invasión.

Objeto material

Las acciones típicas recaen sobre el domicilio de una persona jurídica pública o privada, un despacho, oficina, establecimiento o local, cerrado o incluso abierto al público, pero fuera de su horario de apertura.

Penalidad

  • Serán castigados con una pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses, salvo que los hechos ya estuvieran castigados con una pena más grave en otro precepto de este Código.
  • Serán castigados con la pena superior en grado cuando concurran las circunstancias agravantes:
    • - Portar arma, instrumento peligroso o exhibición de arma de fuego simulada
    • - Cuando los hechos se lleven a cabo en una manifestación o reunión numerosa, o con ocasión de alguna de ellas.
    • - Cuando se llevaren a cabo actos de pillaje.
    • - Cuando el autor del hecho se prevaliera de su condición de autoridad, agente de ésta o funcionario público.

Delito de perturbación del orden público en determinados lugares u ocasiones

Conducta típica

Se castiga en el art. 558 CP la acción de perturbar gravemente el orden público en unos lugares taxativamente determinados:

  • En la audiencia de un tribunal o juzgado En este caso tendrán que haber resultado inefectivas las instrucciones y requerimientos que el Juez o Presidente del tribunal haya realizado al autor, que tienen como finalidad garantizar el orden del acto judicial. Sólo se menciona el lugar donde se celebran las audiencias por lo que quedan al margen las demás oficinas judiciales, si bien están incluidas en la genérica expresión oficina o establecimiento público.
  • En los actos públicos propios de cualquier autoridad o corporación. Cualquier otro lugar público en el que ejerza una autoridad o corporación (por ejemplo salón de plenos de un ayuntamiento). No es necesario que se encuentre en el lugar esa autoridad o corporación.
  • Colegio electoral.
  • Oficina o establecimiento público.
  • Centro docente.
  • Con motivo de la celebración de espectáculos deportivos o culturales, un partido de fútbol o un concierto musical, por ejemplo.

Si esos determinados espacios se encontraran vacíos la conducta sería atípica porque no se llegaría a perturbar el orden público.

Es preciso que se produzca una alteración de orden público, es decir, la alteración del normal transcurrir de los actos en los lugares reseñados en el precepto. La perturbación ha de sergrave en términos cuantitativos, atendiendo al caso concreto y en el contexto en que se produzca la acción. La perturbación leve es atípica.

Sujeto activo

Es un sujeto indeterminado, puede serlo cualquiera. El tipo no exige que sea una pluralidad de personas ni que se ampare en un grupo, bastando una única persona como autora de los hechos, STS de 10 de diciembre de 1990.

Sujeto Pasivo

Son las personas que se encuentren en cualquiera de los sitios donde la acción delictiva se lleve a cabo.

Elemento subjetivo

Es un delito doloso en el que aunque no se exige expresamente ninguna tendencia la jurisprudencia viene exigiendo la intención o ánimo de alterar la paz social (SAP Baleares 74/2015 de 19 de marzo).

Penalidad

  • Está castigado con las penas de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses.
  • Se podrá imponer también la pena de privación de acudir a eventos o espectáculos de la misma naturaleza por un tiempo superior hasta tres años a la pena de prisión impuesta.

Delito de distribución o difusión pública de mensajes o consignas para realizar los delitos del art. 557 bis CP

La reforma operada por LO 1/2015 de 30 de marzo ha modificado el art. 559 CP, que castiga la acción de distribuir públicamente mensajes o consignas para realizar los delitos a que se refiere el art. 557 bis CP, introducido por la reforma citada, o que sirvan para reforzar la decisión de llevarlos a cabo.

Naturaleza jurídica

Es un delito de mera actividad, que no precisa de un resultado para su consumación.

Conducta típica

Se castiga la mera distribución o difusión pública de mensajes con suficiente aptitud como para hacer surgir en otro o reforzar la resolución delictiva consistente en generar desórdenes públicos, sin que sea exigible la efectiva ejecución o, el inicio de desórdenes públicos.

El tipo exige que el sujeto activo se sirva de medios cualificados que favorecen un mayor grado de difusión.

Con este precepto se castigan acciones como enviar un mensaje por whatsapp, SMS o email convocando a una manifestación para una fecha determinada ante el Palacio de las Cortes o ante el Ministerio de Hacienda. Se trata así de evitar la difusión de mensajes que inciten a la comisión de delitos relativos a la paz pública.

Este precepto contempla exclusivamente la incitación o reforzamiento moral a cometer los desórdenes públicos agravados del art. 557 bis, de modo que la consigna o el mensaje debe incluir alguna referencia a las agravantes específicas del art.557 bis CP, quedando fuera de su órbita típica la difusión de consignas o mensajes en relación con el tipo básico de desórdenes públicos del art. 557 CP, según nueva redacción por LO 1/2015 de 30 de marzo.

Se diferencia del propio artículo 557 bis, introducido por LO 1/2015 de 30 de marzo en que en éste los actos de incitación o refuerzo moral son presenciales mientras que en la conducta castigada en el art. 559 CP, según nueva redacción por LO 1/2015 de 30 de marzo los actos de incitación se hacen a través de vías de difusión telemáticas, a distancia.

Penalidad

Se castiga con pena de multa de tres a doce meses o prisión de tres meses a un año.

Delito de causación de daños especialmente perturbadores

El artículo 560 del Código Penal castiga la conducta consistente en causar daños que interrumpan, obstaculicen o destruyan líneas o instalaciones de telecomunicaciones, la correspondencia postal, las vías férreas, la circulación ferroviaria, conducciones o transmisiones de agua, gas o electricidad.

Bien jurídico protegido

Son los servicios públicos esenciales para la población.

Naturaleza jurídica

Es un delito de resultado. Se exige la causación del daño.

Conducta típica

La acción consiste en causar daños, es decir, la destrucción o menoscabo de una cosa independientemente del perjuicio patrimonial que conlleve. Tienen que ser unos daños relevantes para producir el resultado.

Sujeto Activo

Es un sujeto indeterminado. Puede serlo cualquiera.

Sujeto Pasivo

La población en general afectada por los daños de que se trate.

Objeto material

Es variado y a él van asociados unos determinados resultados, que, de forma general, se pueden reducir a una alteración de un servicio público de esencial relevancia para la población:

  • Líneas o instalaciones de telecomunicaciones, art. 560.1 CP. Son los sistemas de transmisión a distancia de mensajes hablados, sonidos, imágenes o señales. Incluye sistemas telefónicos, radiofónicos, televisivos y cualquier otro necesario para el adecuado funcionamiento de los sistemas de esta clase. Se tiene que producir una perturbación del servicio público a consecuencia de los daños causados mediante su destrucción, interrupción u obstaculización, constituyendo un resultado material.
  • Correspondencia postal, art. 560.1 CP.Al igual que en caso anterior, es preciso que se produzca la perturbación del servicio postal en el sentido expuesto como resultado material.
  • Daños en las vías férreas o en la circulación ferroviaria, art. 560.2 CP. En el primer caso no es preciso que se produzca el resultado material de destrucción, interrupción u obstaculización del servicio ferroviario, basta causar los daños a las vías férreas, por el peligro que ello conlleva de ocasionar daños o lesiones a los usuarios de las vías. En el segundo caso, no sólo habrá de crearse una situación de peligro con la causación de los daños sino que tiene que afectarse el servicio ferroviario como resultado material.
  • Daños en las conducciones o transmisiones de agua, gas o electricidad a las poblaciones,art. 560.3 CP. En este caso no sólo se ha de producir el daño a estas instalaciones, sino que ello tiene que llevar a un resultado material que es la alteración o interrupción del suministro o servicio de forma grave. Si la interrupción o alteración del servicio se produce por medios distintos a los daños no integraría este delito. Si no hay alteración del servicio o es leve no hay delito.

Elemento subjetivo

Este delito castiga conductas dolosas, requiriéndose, por tanto, que el autor obre conociendo que su acción dañosa produce esos peligros y perturbaciones para los servicios públicos indicados, y que tenga voluntad de hacerlo.

Penalidad

La pena prevista es la de prisión de uno a cinco años.

Delito de simulación de peligro o producción de siniestro

La LO 1/2015 de 30 de marzo ha supuesto la remodelación completa del artículo 561 del Código Penal que ha sufrido una profunda reforma. En este precepto se castiga a quien afirme falsamente o simule una situación de peligro para la comunidad o la producción de un siniestro a consecuencia del cual es necesario prestar auxilio a otro, y con ello provoque la movilización de los servicios de policía, asistencia o salvamento.

Naturaleza jurídica

Es un delito de resultado porque la falsedad debe provocar de modo real la movilización de los servicios de emergencia. Cabe por tanto la tentativa que se daría cuando hecha la afirmación falsa o la simulación no llegue a provocarse la movilización de los servicios públicos mencionados. No obstante la simulación debe haber sido apta para provocar esa movilización, aun cuando no llegue a producirse por causas ajenas al sujeto activo.

Conducta típica

La acción castigada en el art. 561 CP, según nueva redacción por LO 1/2015 de 30 de marzo, consiste en afirmar, mediante simulación o falsedad, una situación de peligro para la comunidad, o la producción de un siniestro.

La simulación debe reunir dos requisitos imprescindibles para cumplirse el tipo penal:

  • Debe crear una necesidad de auxilio de proporciones importantes.
  • Debe movilizar a todos los equipos de emergencia que son utilizados comúnmente en tales circunstancias.

Sujeto Activo

Puede serlo cualquiera, es un sujeto indeterminado.

Sujeto Pasivo

Será la población en general, y en particular los equipos de salvamento y emergencia.

Elemento subjetivo

Es un delito doloso, intencionado, admitiéndose tanto el dolo directo como el eventual, cuando el sujeto activo lleva a cabo la conducta sin buscar directamente el resultado, pero admitiendo en su conciencia y voluntad que éste pueda darse efectivamente. La comisión jocosa, con ánimo de burla no excluye la aplicación del tipo, siempre que se lleve a cabo con la conciencia de la alarma pública que se crea.

No se exige, sin embargo el dolo específico de querer atentar contra la paz pública como ocurría con el precepto modificado con la LO 1/2015 de 30 de marzo, lo que supone una mayor facilidad para incriminar al sujeto activo.

Penalidad

Será castigado con la pena de prisión de tres meses y un día a un año o multa de tres a dieciocho meses.

Penalidad especial en caso de Autoridad

El artículo 562 del Código Penal establece una disposición común aplicable a todos los delitos contra el Orden Público comprendidos en los Capítulos I, II y III del Título XXII, para el caso de que el que cometa cualquiera de los delitos expresados en los referidos capítulos se halle constituido en autoridad.

Para esos supuestos la pena de inhabilitación que estuviese prevista en cada caso se sustituirá por la inhabilitación absoluta por tiempo de diez a quince años, salvo que dicha circunstancia esté específicamente contemplada en el tipo penal de que se trate.

Recuerde::

  • Se regulan en el Capítulo III, Título XXII, Libro II, arts. 557 a562 CP.
  • Castigan diversas conductas atentatorias contra el Orden público y la Paz social.
  • Se prevé una pena accesoria específica aplicable cuando el sujeto activo de esas conductas se halle constituido en autoridad.
Subir