guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Trabajo en común y contrato de grupo

Trabajo en común y contrato de grupo

RRHH

I. CONCEPTO

1. Trabajo en común

Cuando el empresario da un trabajo en común a un grupo de sus trabajadores, y conserva respecto de cada uno, individualmente, sus derechos y deberes (artículo 10.1 del Estatuto de los Trabajadores 2015).

El empresario puede designar a un jefe de ese grupo, al que los trabajadores estarán sometidos a efectos del orden y la seguridad del trabajo, pero el así designado como jefe no será considerado como representante de los trabajadores, salvo acuerdo entre las partes, como a tal efecto se establecía en el ya derogado artículo 17 de la Ley de Contrato de Trabajo (Decreto de 26 de enero de 1944).

El régimen de derechos y deberes en el trabajo en común es el inherente a todo contrato de trabajo, sin otra peculiaridad notable que la posibilidad de estipulación de un salario colectivo, en el que cada trabajador participará en proporción a su actividad laboral.

2. Contrato de grupo

Cuando el empresario celebra un contrato con un grupo de trabajadores considerado en su totalidad, y no tiene frente a cada uno de sus miembros los derechos y deberes que como tal le competen.

Es el Jefe del grupo quien ostenta la representación de los que lo integren, respondiendo de las obligaciones inherentes a dicha representación (artículo 10.2 del Estatuto de los Trabajadores 2015).

La naturaleza jurídica del contrato de grupo es la de un contrato común de trabajo, que no tiene otra peculiaridad que la configuración colectiva o de grupo de una de sus partes, lo que determina la existencia de normas especificas sobre la materia.

La contratación en grupo no se opone al carácter personalísimo de la prestación laboral, de modo que cuando un trabajador abandona el grupo, el sustituto ha de ser propuesto al empresario para su aceptación (entre otras, la Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 26 de febrero de 1969).

II. REGULACIÓN NORMATIVA

Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores 2015 (artículo 10).

III. INTERPRETACIÓN POR LA JURISPRUDENCIA

El contrato de grupo que figura parcialmente regulado en el artículo 10.2 del Estatuto de los Trabajadores 2015, plantea numerosos problemas interpretativos no siempre resueltos por la doctrina. En todo caso, se trata de un contrato cuya característica esencial radica en que la obligación de trabajar la asumen colectivamente y en virtud de un solo vínculo jurídico varios trabajadores, efectuándose la contratación por parte del empresario no con un trabajador aislado, sino con un grupo de trabajadores considerado en su totalidad (Sentencia del Tribunal Central de Trabajo de fecha 9 de enero de 1981).

Consecuencia de ello es que el empresario "no tendrá frente a cada uno de sus miembros los derechos y deberes que como tal le competen" y que exista un jefe de grupo -designado expresamente o que de hecho actúe como tal- que "ostentará la representación de los que la integren respondiendo de las obligaciones inherentes a dicha representación".

Atendiendo al derecho y deber básicos de empresario y trabajador en una relación laboral -la prestación de los servicios contratados y su remuneración-, y tratándose de contrato de grupo, ha de afirmarse que el derecho a exigir el correcto cumplimiento de la prestación incumbe al empresario frente al grupo configurado como unidad de imputación y no frente a quienes lo componen, y correlativamente la obligación de retribuir el trabajo se tiene con el conjunto, y prueba de ello es que se constituya como figura clave e inexcusable para la existencia de un contrato de grupo, la existencia del jefe de grupo, como representante de sus compañeros ante la empresa (Sentencia del Tribunal Central de Trabajo de fecha 6 de noviembre de 1984).

La jurisprudencia viene considerando como contratos de grupo típicos los contratos para coros y conjuntos, o grupos o números de teatro, circo, variedad y folklore (entre otras, Sentencias del Tribunal Central de Trabajo de fechas 15 de mayo de 1975 y 9 de octubre de 1982) o la contratación por un empresario de espectáculos de los componentes de un ballet (ad exemplum, Sentencia de Tribunal Supremo de fecha 16 de mayo de 1965), o la contratación de un grupo de trabajadores para la tala de una explotación forestal (Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 18 de mayo de 1982).

Ciertamente la figura del contrato de grupo no puede entenderse óbice al ejercicio del poder sancionador por el empresario que puede decidir el cese de cualquiera de los miembros que lo componen o del grupo en su conjunto, pero aun en tales supuestos se hace preciso la intervención de la figura intermediaria, del jefe de grupo, a quien el empresario habría de trasladar sus quejas a efectos de que por aquel se procediera a la exclusión del o de los concretos trabajadores, y sería además el jefe de grupo quien habría de abonar la concreta liquidación que les correspondiese detrayéndola del monto global entregado por el empresario (Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias número 320/1999, de fecha 23 de marzo de 1999).

Especial significación adquiere la Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 25 de octubre de 1988, en la que se establece que el haber trabajado como guitarrista en un grupo no da base para presumir, conforme al artículo 8 del Estatuto de los Trabajadores 2015, la existencia de una relación laboral con el grupo como empresa, ni faculta al trabajador para reclamar frente al grupo por despido.

Subir