guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Trabajadores emigrantes

TRABAJADORES EMIGRANTES

El Real Decreto 240/2007, de 16 de Febrero, regula la entrada, libre circulación y residencia en España de ciudadanos de los estados miembros de la Unión Europea y de otros estados parte en el acuerdo sobre el espacio económico europeo.

Estos ciudadanos, así como sus familiares, tienen derecho a entrar, salir, circular y residir libremente en territorio español. Igualmente, dichos ciudadanos, tienen derecho a acceder a cualquier actividad, tanto por cuenta ajena como por cuenta propia, prestación de servicios o estudios, en las mismas condiciones que los españoles.

Por su parte el Real Decreto 2393/2004, de 30 de diciembre, regula los derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social.

El extranjero mayor de 16 años que desee ejercer en España cualquier actividad lucrativa laboral por cuenta propia o ajena ha de obtener, además del permiso de residencia o autorización de estancia, una autorización administrativa para trabajar.

Por su parte, el empresario que desee contratar a un extranjero no autorizado para trabajar debe obtener con carácter previo la autorización del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. La falta de esa autorización no invalida el contrato de trabajo respecto a los derechos del trabajador extranjero.

La autorización de estancia permite la permanencia en territorio español por un período de tiempo no superior a 90 días, transcurrido el cual, para permanecer en España, es preciso obtener o una prórroga de estancia o un permiso de residencia.

El permiso de residencia temporal autoriza a permanecer en España por un período superior a 90 días e inferior a 5 años prorrogable a petición del interesado si concurren circunstancias análogas a las que motivaron su concesión.

El permiso de trabajo es la autorización para realizar en España actividades lucrativas por cuenta ajena, si bien no es preciso para el ejercicio de determinadas actividades: artísticas, cooperativistas, culturales, docentes, informáticas, religiosas, sindicales.

Tampoco es preciso que obtenga permiso de trabajo el trabajador extranjero que se encuentra en situación de residencia permanente.

El permiso de trabajo, de duración inferior a 5 años, puede limitarse a un determinado territorio, sector o actividad, y renovarse a su expiración si persiste o se renueva el contrato u oferta de trabajo que motivaron su concesión inicial o se cuenta con una nueva.

A partir de la primera concesión, los permisos se conceden sin limitación alguna de ámbito geográfico, sector o actividad, y, transcurridos 5 años, adquieren carácter permanente.

La falta de permiso de trabajo implica la nulidad del contrato de trabajo celebrado con un ciudadano extranjero por concertarse contra la prohibición expresa de la Ley, pero no quedan anulados los derechos del trabajador que resulten de la relación laboral mantenida con su empleador, por lo que podrá reclamar ante la jurisdicción social los efectos de dicha relación. La nulidad del contrato tampoco implica ni exonera al empleador de efectuar las correspondientes cotizaciones a la seguridad social que se haría en caso de legalidad del contrato.

Para la contratación del extranjero no comunitario, el empresario debe presentar una oferta de trabajo, con la finalidad de que una vez terminado el proceso, el trabajador entre en España con la autorización correspondiente para trabajar. Una vez concedida la solicitud efectuada por las autoridades españolas, la resolución será enviada al extranjero en su país de origen, debiendo obtener el visado de entrada en el consulado de España en su país.

El extranjero que se encuentra trabajando en España sin haber obtenido permiso de trabajo o autorización administrativa previa para trabajar, cuando no cuenta con autorización de residencia válida, incurre en una infracción grave, quedando facultada la autoridad competente para aplicar una sanción económica o la expulsión del territorio español, previa la tramitación del correspondiente expediente administrativo.

Por otra parte, el empresario que contrata a extranjeros sin haber obtenido con carácter previo el correspondiente permiso de trabajo incurre en una infracción muy grave por cada uno de los trabajadores extranjeros ocupados, sancionable con multa de 10.001 a 100.000 euros.

Constituye infracción administrativa grave del trabajador extranjero sancionable con multa de 501 hasta 10.000 euros, encontrarse trabajando sin haber obtenido autorización de trabajo, por cuenta propia o ajena, cuando no cuente con autorización de residencia válido o cuando no se hubiera renovado.

El procedimiento sancionador se inicia por acta de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Por lo que respecta a los beneficios de la asistencia sanitaria de la seguridad social, los extranjeros residentes en España, tienen derecho a acceder a las prestaciones y servicios de la Seguridad Social en las mismas condiciones que los españoles; los extranjeros que se encuentren en España inscritos en el padrón del municipio en el que residen habitualmente, tienen derecho a la asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los españoles; para los extranjeros menores de 18 años, no se exige inscripción en el padrón municipal; las extranjeras embarazadas, tienen derecho mientras se encuentren en España a la asistencia sanitaria durante el embarazo, parto y postparto. No se exige en este supuesto el requisito de carecer de ingresos.

Los extranjeros no incluidos en los grupos anteriores que se encuentren en España, tienen derecho a la asistencia pública de urgencia ante enfermedad grave o accidente, y la continuidad de la atención hasta la situación de alta médica.

Subir