guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Tarjeta de crédito

Tarjeta de crédito

Producto financiero mediante el cual una entidad financiera concede al cliente un determinado límite mensual de crédito del que puede disponer a través de una tarjeta, ya sea en comercios o cajeros automáticos, a cambio de un tipo de interés y de unas determinadas comisiones.

Banca y bolsa

Concepto

Con el nombre de tarjeta bancaria, tarjeta de crédito o dinero de plástico, se viene identificando un producto financiero que comienza a desarrollarse en nuestro país con fuerza a partir de los años setenta, pero que ya contaba con una dilatada tradición en otros países, sobre todo en los anglosajones, y más concretamente en los Estados Unidos de Norteamérica. Es en este país donde arranca la creación de las tarjetas de crédito en la década de los cincuenta, habiendo llegado en los últimos tiempos a una gran expansión, tanto por el número de titulares de una misma tarjeta, como por el volumen y variedad de estas.

Fue el Bank of América el que emitió la primera tarjeta bancaria en los años cincuenta con el nombre de "Bancoamericar", con utilidad en principio limitada a medio de pago y posteriormente desarrollada a mayores usos, siendo tal el éxito de este primer dinero de plástico (su primera utilidad consistió en evitar el tener que llevar dinero efectivo), que en poco tiempo se formó un grupo de bancos para desarrollar y expandir este producto que nacía marcado por el éxito. Así, el Bank of América se asocia con otros y nace la organización VISA International, que comercializa la tarjeta VISA, la más conocida y extendida mundialmente.

Con anterioridad habían surgido, a principios de siglo, algunas tarjetas hoteleras, y al filo de los años sesenta las también conocidas tarjetas "Diner's Club" y "American Express", ambas tarjetas de cargo y no de crédito.

El "dinero de plástico" se importa a España al comienzo de la década de los setenta, y si bien en principio tiene un desarrollo lento, tal vez debido a la aplicación de criterios selectivos demasiados rigurosos por parte de los bancos emisores en la selección de titulares, pronto adquiere un nivel mucho más popular y un volumen de expansión mayor y más rápido.

Este producto financiero, como lo denominan los operadores bancarios, viene apoyado por las nuevas técnicas de marketing y publicidad que se ocupan de constatar y propiciar los diversos efectos que cada producto a lanzar en un mercado concreto logra sobre el destinatario del mismo, en el caso de las tarjetas, el consumidor de nivel económico medio-alto.

Clases de tarjetas

Conviene destacar la tipología de tarjetas en atención a su función.

Tarjetas de cargo y crédito

Este tipo de tarjetas permite al titular la adquisición de un bien o servicio y poder optar entre que el banco emisor cargue su importe en la cuenta un día concreto de cada mes respecto de las adquisiciones realizadas el mes anterior o su pago aplazado a través del crédito que el banco emisor concede por el límite que se establezca previamente, funcionando el crédito con carácter rotativo, pues renace con el reembolso total o parcial, y en todo caso por el límite de la tarjeta. En la primera opción no se pagan intereses y se disfruta de unos días de crédito que dependiendo de la fecha que medie del día de la compra al de la liquidación podrá aproximarse, incluso al mes. Es la formula más utilizada en el 80% de los casos, aproximadamente, en España. En el segundo supuesto de opción se abonan intereses.

También permiten estas tarjetas la obtención de dinero efectivo en los cajeros automáticos, a cuyo efecto se facilita al titular un número-clave secreto, pudiendo también aquí optar por el sistema de cargo o por el de crédito. Además, en ambos casos dependiendo de si se utiliza el sistema de cajeros a que el banco emisor está adherido u otro, no se produce gasto alguno, o habrá que abonar una comisión. Así, si se dispone de dinero con una tarjeta VISA a través del sistemas de cajeros Servired al que supuestamente está adherido el banco emisor, no se produce gasto alguno, mientras que se devengará una comisión en el mismo supuesto de obtenerse el dinero de un cajero del sistema Telebanco 4B.

Por estas tarjetas el titular paga al banco emisor un canon anual.

Tarjetas de débito

Tienen una doble utilidad: retirada de dinero de un cajero automático y pago de bienes o servicios en un establecimiento (por ejemplo la tarjeta VISA Electron). En ambos casos son transacciones electrónicas y que se cargan en el acto en la cuenta bancaria del titular. Aquí no hay crédito por tiempo alguno. De no haber fondos en la cuenta el cajero automático rechazará la operación, o en el supuesto del pago de un bien o servicio, para lo cual el establecimiento ha de contar con un terminal de punto de venta (TPV), será este el que la deniegue.

Estas tarjetas se facilitan por lo general gratuitamente al titular de una cuenta bancaria.

Elementos esenciales de una tarjeta

Los elementos esenciales a destacar en una tarjeta de crédito son los siguientes:

Límite

Es la financiación máxima aparejada a la tarjeta que el banco o caja concede al cliente y que en la mayoría de los casos es mensual (es decir, se trata de un límite máximo al mes).

El límite consta en el contrato de tarjeta de crédito que se firma entre el cliente y el banco.

El límite evidentemente depende del estudio del riesgo que se haya efectuado y en virtud del mismo se concederá al cliente el tipo de tarjeta de crédito que más se ajuste tanto a su solvencia como a su perfil.

En este sentido existen tarjetas con distintas denominaciones y con límites máximos predeterminados ("tarjetas platino", "tarjetas oro", etc.)

El funcionamiento del crédito incorporado a una tarjeta es prácticamente idéntico al de una cuenta de crédito:

  • - Cuando el titular realice operaciones a crédito en comercios, cajeros, etc., el límite se irá reduciendo.
  • - Cuando reembolse en la forma pactada en el contrato el importe pendiente o cuando efectúe ingresos en su cuenta de tarjeta, el límite se irá reestableciendo.

Formas de reembolso

Es la forma en la que se pacta cómo se va reintegrando por el titular el importe de sus operaciones realizadas a crédito.

Como se ha señalado, las tarjetas de crédito tienen un límite máximo mensual; durante el mes en curso, todas las operaciones que el titular vaya efectuando a crédito se irán integrando en el extracto de tarjeta (relación detallada de dichas operaciones) que al mes siguiente se enviará al cliente y que tendrá que pagar total o parcialmente en función de la forma de reembolso acordada con su entidad.

Existen tres formas de reembolso fundamentales:

  • - Pago íntegro del extracto (es decir, se paga el 100% de las operaciones efectuadas el mes anterior) más las comisiones e intereses.
  • - Pago de una cantidad fija mensual (siempre que represente un porcentaje mínimo sobre el límite total dispuesto) más las comisiones e intereses.
  • - Pago de un porcentaje mínimo sobre el total dispuesto, más comisiones e intereses.

Cuenta asociada

Consta en el contrato de tarjeta y es la cuenta corriente o de ahorro contra la que se cargará el importe del extracto debido en función de la forma de pago que se haya pactado de entre las señaladas en el apartado anterior.

La cuenta corriente o de ahorro asociada a la tarjeta, al menos en teoría, podría estar abierta en el mismo banco o caja que ha emitido la misma o en otro, pero por cuestiones prácticas y de control lo usual es que las entidades comercialicen tarjetas que deban asociarse a cuentas corrientes o de ahorro también abiertas en las mismas.

Carácter mixto

La mayor parte de las tarjetas de crédito son mixtas, es decir, que admiten la doble modalidad de poder realizar operaciones a crédito o a débito.

Las tarjetas de crédito "puras", que solo admiten operativa a crédito, son las tarjetas de empresa.

Coste para el cliente

A cambio de la financiación o crédito que el banco concede mediante la tarjeta, el coste aparejado a la misma para el cliente será:

  • - El tipo de interés por pago aplazado (operaciones a crédito).
  • - La comisión por emisión y por renovación (cuando la tarjeta caduca); es relativamente frecuente que a determinados clientes se les exima del pago de estas comisiones o se les bonifiquen (reduzcan).
  • - Comisiones por determinadas operaciones, como extraer dinero a crédito en cajeros automáticos correspondientes a otras redes (por ejemplo, cliente que quiere retirar dinero a crédito con una tarjeta VISA de un cajero de la red 4B).

Información de las operaciones

La forma en que se remite al cliente el extracto de operaciones realizadas y la periodicidad de la remisión se pacta en el propio contrato de tarjeta.

Posibilidad de tarjetas beneficiarias

Normalmente existe la posibilidad de emitir tarjetas adicionales para beneficiarios (por ejemplo, el titular de la tarjeta principal es el padre y solicita una adicional a nombre del hijo) integrándose todas las operaciones realizadas por la tarjeta beneficiaria en el extracto de la principal.

Recuerde que...

  • También denominada tarjeta bancaria o dinero de plástico, se crea en EEUU por el Bank of America en la década de los cincuenta y comienza a desarrollarse en nuestro país con fuerza a partir de los años setenta.
  • Su primera utilidad era evitar llevar dinero efectivo. Debido a su éxito, en poco tiempo se formó un grupo de bancos para desarrollar y expandir este producto; nace así la organización VISA International, que comercializa la tarjeta VISA, la más conocida y extendida mundialmente.
  • En atención a su función, las tarjetas pueden ser de cargo y crédito o de débito.
  • Algunas características de las tarjetas bancarias son: el límite de crédito que el banco o caja concede al cliente, la forma de reembolso del crédito, la cuenta corriente o de ahorro asociada a la tarjeta, el tipo de interés y las comisiones, así como la posibilidad de emitir tarjetas asociadas.
Subir