guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Subsanación

Subsanación

Proceso civil

¿Cuáles son los principios básicos en materia de subsanación?

En el mundo del derecho la subsanación se ubica en la realización anormal de los actos procesales en general, que determinan la posibilidad de que sean adaptados a la normalidad mediante la subsanación del error, siempre que el defecto, por la naturaleza del acto de que se trate y la trascendencia que tenga respecto al conjunto de actuaciones en que se inserte, permita ser subsanado.

La posibilidad de subsanación del defecto en que se haya incurrido resulta determinante del efecto que produzca el acto defectuoso:

  • a) Si el acto es subsanable, se procederá a la subsanación del defecto y el acto producirá el efecto que procesalmente le correspondía. Si aún siendo subsanable, el defecto no se subsana, el acto será inválido.
  • b) Por su parte, si el defecto fuera insubsanable, el acto a que afecte, resultará nulo.

I

El principio general que rige en materia de vicios de procedimiento es el de la facilitación o favorecimiento de la subsanación, evitando un formalismo riguroso que obstaculice el normal desenvolvimiento del procedimiento.

No existe una teoría general de la subsanación en la legislación española. Las leyes procesales contienen referencias concretas a determinadas situaciones en que se produce o puede producir la subsanación de los defectos procesales que se cometan, que guarda una estrecha relación con la causación de nulidad, cuando no se produjere la subsanación o no fuere subsanable el acto a que se contraiga el defecto.

El Tribunal Constitucional ha establecido que los Tribunales están obligados "a interpretar las disposiciones procesales en el sentido más favorable para la efectividad del derecho que consagra el artículo 24.1 de la Constitución Española".

¿Qué clases de subsanación existen?

1. Expresa

Es el modo normal de conseguir corregir los defectos en que incurren las partes en su actuación ante los Tribunales y los que se cometen en la sustanciación de las actuaciones. La subsanación se lleva a cabo enmendando materialmente el defecto cometido.

2. Tácita

Es una modalidad excepcional que se produce cuando la parte a la que afecta el defecto admite el acto defectuoso y acepta las consecuencias derivadas del mismo, como si se hubiera realizado correctamente.

¿Quién puede pedir la subsanación?

En principio, la subsanación puede ser solicitada por las partes y en ocasiones, puede ser abordada de oficio por el Juez o tribunal que tramita el asunto y advierte el defecto producido. Depende de la clase de actos y de la fase del procedimiento.

1. Actos de personación y aportación de datos de las partes al proceso

a) Pueden detectarse de oficio

Corresponde al Juez o tribunal que tramite el asunto en que se realice el acto apreciar si concurre algún defecto procesal que afecte a la admisibilidad o prosperabilidad del mismo.

La Ley de Enjuiciamiento Civil atribuye a los Tribunales el control de la adaptación de los actos de las partes a las normas procesales, cuidando que los errores o defectos que aprecien en su actuación sean subsanados en debida forma.

Artículo 231 LEC. Subsanación. "El tribunal y el Secretario cuidará de que puedan ser subsanados los defectos en que incurran los actos procesales de las partes, siempre que en dichos actos se hubiese manifestado la voluntad de cumplir los requisitos exigidos por la ley".

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva Oficina judicial, modifica este precepto para atribuir al Secretario la misma función que al Tribunal.

Es requisito imprescindible para que por el Tribunal se ofrezca la posibilidad de subsanar los defectos que aprecie, que la parte que hubiere incurrido en él muestre su predisposición a salvar el defecto cometido, pues si no se aprecia esa disposición, el acto defectuoso deberá rechazarse y no producirá el efecto que le corresponde en el curso del proceso.

Abunda la misma Ley de Enjuiciamiento Civil en otros preceptos y con ocasión de la regulación de diversos trámites del juicio, en destacar la función depuradora de la pulcritud del proceso que corresponde al tribunal.

• Admisión de demanda.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva Oficina judicial faculta al Secretario judicial para que admita a trámite la demanda, salvo en el supuesto de que apreciara defectos formales en la misma y la parte actora no los subsanare en el plazo que se le conceda para ello, en que dará cuenta al Tribunal para que resuelva sobre la admisión (artículo 404.2, 2) Ley Enjuiciamiento Civil, reformado por L.O. 13/2009, de 13 de noviembre).

• Defectos en la determinación de la demanda por inconcreción de la cuantía. Artículo 254.

Control de oficio de la clase de juicio por razón de la cuantía. "4. En ningún caso podrá el tribunal inadmitir la demanda porque entienda inadecuado el procedimiento por razón de la cuantía. Pero si la demanda se limitare a indicar sin más la clase de juicio que corresponde, o si, tras apreciarse de oficio que la cuantía fijada es incorrecta, no existieren en aquélla elementos suficientes para calcularla correctamente, no se dará curso a los autos hasta que el actor no subsane el defecto de que se trate"

El plazo de subsanación será de diez días, pasados los cuales, el Tribunal resolverá lo que proceda"

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva Oficina judicial modifica el número 4 citado en el sentido de atribuir al Secretario la función de apreciar de oficio esta anomalía y fija el plazo de diez días para su subsanación, vencido el cual, el Tribunal resolverá lo procedente.

• Acumulación de acciones.

Artículo 73 LEC. Admisibilidad por motivos procesales de la acumulación de acciones. Casos especiales de acumulación necesaria. La Ley 13/2009, de 3 de noviembre de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva Oficina judicial da nueva redacción a este artículo y el apartado 3 queda redactado en los siguientes términos "3.

Si se hubieren acumulado varias acciones indebidamente, el Secretario judicial requerirá al actor, antes de proceder a admitir la demanda, para que subsane el defecto en el plazo de cinco días, manteniendo las acciones cuya acumulación fuere posible. Transcurrido el término sin que se produzca la subsanación, o si se mantuviera la circunstancia de no acumulabilidad entre las acciones que se pretendieran mantener por el actor, dará cuenta al Tribunal para que por el mismo se resuelva sobre la admisión de la demanda".

• Admisión de recursos.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal concede al Tribunal la función de depurar las incorrecciones que puedan contener los escritos de recurso.

1º Apelación. Artículo 790 "4 LEC. Recibido el escrito de formalización, el Juez, si reúne los requisitos exigidos, admitirá el recurso. En caso de apreciar la concurrencia de algún defecto subsanable, concederá al recurrente un plazo no superior a tres días para la subsanación".

2º Casación. Artículo 884 LEC: "El recurso será inadmisible:

4º) Cuando no se hayan observado los requisitos que la Ley exige para su preparación o interposición.

5º) En los casos del artículo 850 LEC (recurso por quebrantamiento de forma), cuando la parte que intente interponerlo no hubiese reclamado la subsanación de la falta mediante los recursos procedentes o la oportuna protesta".

b) También pueden ser denunciados por las partes

Al margen de esa función depuradora del proceso que se otorga al Juez o Tribunal, las partes también están facultadas para denunciar los defectos que aprecien en los escritos y actuaciones en que incurran las demás partes del procedimiento para que el Juez o Tribunal se pronuncie sobre su concurrencia y procedencia de subsanación.

• La Ley de Enjuiciamiento Civil, en su artículo 418 LEC, con el rótulo defectos de capacidad o representación. Efectos de su no subsanación o corrección. Declaración de rebeldía, dispone:

"1. Cuando el demandado haya alegado en la contestación o el actor aduzca en la audiencia defectos de capacidad o representación, que sean subsanables o susceptibles de corrección, se podrán subsanar o corregir en el acto y si no fuese posible en ese momento, se concederá para ello un plazo, no superior a diez días, con suspensión, entre tanto, de la audiencia".

• Por su parte, la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en el capítulo en que regula los artículos de previo pronunciamiento, cuando establece la consecuencia de la estimación del alegado por la parte relativo a la omisión de la autorización para procesar a cargos públicos pertenecientes a las Cámaras legislativas, dice

Artículo 677:"Si el Tribunal estima procedente el artículo. por falta de autorización para procesar, mandará subsanar inmediatamente este defecto, quedando entretanto en suspenso la causa, que se continuará según su estado, una vez concedida la autorización".

2. Actos procesales del Juzgado o Tribunal durante la tramitación de las actuaciones

a) Si el defecto de que se trate es subsanable podrá acordarse la subsanación de oficio, si el mismo Juzgado o tribunal que hubiere incurrido en el error se apercibe de su comisión y se encuentra en un trámite que admite la subsanación.

b) Independientemente de esa corrección de oficio, las partes también podrán interesar la subsanación del defecto o que se aplique la consecuencia derivada de su falta de subsanación.

¿Cuándo y cómo se solicita la subsanación?

La solicitud de declaración de las consecuencias de los actos defectuosos deberá plantearse desde que se tiene conocimiento de esa incidencia, en cualquier estado o fase del procedimiento.

El método por el que habrán de hacerse valer esas incorrecciones es el de los recursos que procedan, según el estado del procedimiento.

De modo que las infracciones procesales pueden denunciarse por los recursos de reposición, reforma, queja, apelación, casación, extraordinario de infracción procesal y, finalmente, por el de amparo constitucional. En cualquiera de ellos puede interesarse que se declare lo procedente sobre el defecto procesal que se haya cometido.

Así lo establece el artículo 240de la Ley Orgánica del Poder Judicial: "1. La nulidad de pleno derecho, en todo caso, y los defectos de forma en los actos procesales que impliquen ausencia de los requisitos indispensables para alcanzar su fin o determinen efectiva indefensión, se harán valer por medio de los recursos legalmente establecidos contra la resolución de que se trate, o por los demás medios que establezcan las leyes procesales".

¿Qué requisitos imprescindibles tiene la subsanación?

Para que pueda prosperar la petición relativa a las consecuencias que se derivan de un acto procesal defectuoso es necesario que en las sucesivas instancias se haya denunciado el defecto cometido, pues de no hacerlo así, cuando se solicite en la instancia superior que se determinen los efectos que ha de producir esa incorrección la petición no prosperará por incumplimiento de ese presupuesto insustituible e insubsanable, salvo que el defecto se hubiera cometido con posterioridad a perder la competencia el Tribunal inferior, que imposibilita que se haya hecho valer durante la tramitación del procedimiento ante él.

  • a) Apelación. El artículo 790 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que regula los recursos de apelación contra las sentencias dictadas por el Juzgado de lo Penal, dispone expresamente sobre este particular "Asimismo, deberá acreditarse haberse pedido la subsanación de la falta o infracción en la primera instancia, salvo en el caso de que se hubieren cometido en momento en el que fuere ya imposible la reclamación".
  • b) Casación. Artículo 855 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. "Si se propusiese utilizar el de quebrantamiento de forma designará también, sin razonamiento alguno, la falta o faltas que supongan cometidas y, en su caso, la reclamación practicada para subsanarla y su fecha".

    Exigencia que reitera el artículo 874 de la misma Ley: "En dicho escrito se consignará, en párrafos numerados con la mayor concisión: 3º) La reclamación o reclamaciones practicadas para subsanar el quebrantamiento de forma que se suponga cometido y su fecha, si la falta fuese de las que exigen este requisito"

  • c) Recurso extraordinario de infracción procesal. El artículo 469 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, dispone: Denuncia previa en la instancia. "2. Sólo procederá el recurso extraordinario por infracción procesal cuando, de ser posible, ésta o la vulneración del artículo 24 de la Constitución se hayan denunciado en la instancia y cuando, de haberse producido en la primera, la denuncia se haya reproducido en la segunda instancia. Además, si la violación de derecho fundamental hubiere producido falta o defecto subsanable, deberá haberse pedido la subsanación en la instancia o instancias oportunas".

¿Cómo funciona la subsanación de autos y sentencias?

El principio general que rige en materia de resoluciones judiciales es que una vez dictadas no pueden modificarse (artículos 267 Ley Orgánica del Poder Judicial; 161 Ley Enjuiciamiento Criminal y 214.1 Ley Enjuiciamiento Civil).

Ese principio admite excepciones, pues se permite corregir algún concepto oscuro o rectificar errores materiales o aritméticos de que adolezcan e, incluso, completar la omisión de algún pronunciamiento sobre cuestiones debatidas en el juicio. Esa modificación tan limitada, que constituye una verdadera subsanación de errores, se realiza a través de un trámite específico, denominado de aclaración de sentencias o de autos.

Puede verificarse de oficio o a instancia de parte, pero sin modificar el sentido del pronunciamiento de fondo.

La subsanación se realiza por medio de auto, o de decreto si se trata de subsanación de un decreto dictado por el Secretario judicial, que se integra como parte inseparable de la sentencia a que se refiere, formando con su contenido un conjunto indivisible. Por ello, no cabe recurso alguno contra el auto de subsanación, que podrá ser rebatido al recurrir la sentencia de la que forma parte.

La Ley Orgánica 1/2009, de 3 de noviembre, complementaria de la Ley de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva oficina judicial, que modifica la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, da nueva redacción a los apartados 7 y 8 e introduce uno nuevo, el 9, del artículo 267 LOPJ, en los que regula las facultades del Secretario Judicial de aclarar, rectificar, subsanar y completar los decretos que hubiere dictado, con las mismas condiciones, circunstancias y limitaciones, que las que corresponden a Jueces y Tribunales respecto de sus autos y sentencias.

Esta subsanación se realizará por medio de decreto.

La misma Ley, modifica el artículo 161 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal dotándolo de un contenido más extenso y preciso, diferenciado las distintas modalidades de subsanación de las resoluciones judiciales, dedicando un párrafo independiente a cada una de ellas, que supone una completa adaptación al sistema empleado por el artículo 267 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Así, distingue las aclaraciones, los errores materiales y manifiestos y las omisiones y defectos, sometiéndolos a la normativa general plasmada en la Ley Orgánica del Poder Judicial.

La misma Ley reformadora modifica el artículo 214 del la Ley de Enjuiciamiento Civil para incluir al Secretario Judicial junto a los Tribunales en esa actuación subsanadora de sus decisiones que adopten la forma de decreto.

La Ley Orgánica 13/2009, de 3 de noviembre, de reforma de la legislación procesal para la implantación de la oficina judicial, en sus apartados 2 y 4, introduciendo uno nuevo, el 5, que, en realidad es el anterior 4 postergado, en los que introduce al Secretario Judicial como encargado de dar los traslados que establece y lo equipara a los Tribunales en la función resolutiva y subsanadora de las decisiones que le competen.

Artículo 215. Subsanación y complemento de sentencias y autos defectuosos o incompletos:

"1. Las omisiones o defectos de que pudieren adolecer sentencias y autos y que fuere necesario remediar para llevar plenamente a efecto dichas resoluciones podrán ser subsanadas, mediante auto, en los mismos plazos y por el mismo procedimiento establecidos en el artículo anterior.

2. Si se tratase de sentencias o autos que hubieren omitido manifiestamente pronunciamientos relativos a pretensiones oportunamente deducidas y sustanciadas en el proceso, el tribunal, a solicitud escrita de parte en el plazo de cinco días a contar desde la notificación de la resolución, previo traslado por el Secretario Judicial de dicha solicitud a las demás partes, para alegaciones escritas por otros cinco días, dictará auto por el que resolverá completar la resolución con el pronunciamiento omitido o no haber lugar a completarla.

3. Si el tribunal advirtiese en sentencias o autos que dictara las omisiones a que se refiere el apartado anterior, podrá, en el plazo de cinco días a contar desde la fecha en que se dicta, proceder de oficio, mediante auto, a completar su resolución, pero sin modificar ni rectificar lo que hubiere acordado.

4. Del mismo modo al establecido en los apartados anteriores se procederá por el Secretario judicial cuando se precise subsanar o completar los decretos que hubiere dictado

5. No cabrá recurso alguno contra los autos o decretos en que se completen o se deniegue completar las resoluciones a que se refieren los anteriores apartados de este artículo, sin perjuicio de los recursos que procedan, en su caso, contra la sentencia o auto a que se refiriera la solicitud o la actuación de oficio del tribunal o Secretario Judicial. Los plazos para estos recursos, si fueren procedentes, comenzarán a computarse desde el día siguiente a la notificación del auto que reconociera o negara la omisión de pronunciamiento y acordara o denegara remediarla."

Infracción subsanable cometida en sentencia civil de primera instancia. La nota más destacable es que no se declara la nulidad de la sentencia y se devuelven los autos para que se dicte otra, sino que se posibilita la subsanación y se dicta sentencia resolviendo las cuestiones debatidas.

Ley de Enjuiciamiento Civil. Artículo 465. Sentencia de apelación. "2. Si la infracción procesal alegada se hubiera cometido al dictar sentencia en la primera instancia, el tribunal de apelación, tras revocar la sentencia apelada, resolverá sobre la cuestión o cuestiones que fueran objeto del proceso. No se declarará la nulidad de actuaciones, si el vicio o defecto procesal pudiere ser subsanado en la segunda instancia."

La Ley Orgánica 13/2009, de 3 de noviembre, de reforma de la legislación procesal para la implantación de la oficina judicial, desplaza este apartado al número 3, manteniendo su misma ¿Qué consecuencias tiene la subsanación?

1. Subsanación

La subsanación supone la desaparición del defecto cometido y la depuración del acto afectado por el mismo, que lleva aparejado la eliminación del obstáculo que le impedía producir los efectos procesales que le sean propios.

2. No subsanación

El efecto inmediato y genérico de la ausencia de subsanación es la nulidad del acto defectuoso:

"Procedía la subsanación del defecto de constitución de la relación procesal. No lo hicieron ninguna de las dos instancias. Se debió subsanar en la comparecencia del artículo 691 Ley Enjuiciamiento Civil, con indicación de dirigir la demanda contra los litisconsortes pasivos necesarios. Se estima la casación, por lo que corresponde retrotraer las actuaciones al momento en el que se produjo el defecto"(sentencia del Tribunal Supremo 772/2006 de 13 de julio de 2006, Rec. 4214/1999).

"El juzgado o tribunal podrá, de oficio o a instancia de parte, antes de que hubiere recaído resolución que ponga fin al proceso, y siempre que no proceda la subsanación, declarar, previa audiencia de las partes, la nulidad de todas las actuaciones o de alguna en particular" (artículo 240.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, reproducido por el artículo 227.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).

El mismo efecto incapacitante destaca el artículo 11.3 de la misma Ley Orgánica:

"Los Juzgados y Tribunales, de conformidad con el principio de tutela efectiva consagrado en el artículo 24 Constitución Española, deberán resolver siempre sobre las pretensiones que se les formulen, y sólo podrán desestimarlas por motivos formales cuando el defecto fuese insubsanable o no se subsanare por el procedimiento establecido en las leyes".

La Ley de Enjuiciamiento Civil contiene algunos preceptos en que declara expresamente las consecuencias inhabilitadoras de la falta de subsanación de actos subsanables:

  • - Defectos de capacidad y representación: artículo 418.
  • - Defectos de capacidad o representación.
  • - Efectos de su no subsanación o corrección.
  • - Declaración de rebeldía. "2. Cuando el defecto o falta no sean subsanables ni corregibles o no se subsanen o corrijan en el plazo concedido se dará por concluida la audiencia y se dictará auto poniendo fin al proceso, salvo lo dispuesto en el apartado siguiente de este precepto.

    3. Si el defecto no subsanado afectase a la personación en forma del demandado, se le declarará en rebeldía, sin que de las actuaciones que hubiese llevado a cabo quede constancia en autos".

  • - Indeterminación de la cuantía de la demanda, que carece de datos para calcular su importe: no se dará curso a la demanda si el actor no subsana el defecto (artículo 254.4).

Recuerde que...

  • Si el acto es subsanable, se procederá a la subsanación del defecto y el acto producirá el efecto que procesalmente le correspondía. Si aún siendo subsanable, el defecto no se subsana, el acto será inválido.
  • Por su parte, si el defecto fuera insubsanable, el acto a que afecte, resultará nulo.
  • En principio, la subsanación puede ser solicitada por las partes y en ocasiones, puede ser abordada de oficio por el Juez o tribunal que tramita el asunto y advierte el defecto producido. Depende de la clase de actos y de la fase del procedimiento.
  • La subsanación se realiza por medio de auto, o de decreto si se trata de subsanación de un decreto dictado por el Secretario judicial, que se integra como parte inseparable de la sentencia a que se refiere, formando con su contenido un conjunto indivisible.
Subir