guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Tutor

Tutor

Ausencia, incapacitación y tutela

¿En qué consiste ser tutor?

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 267 del Código Civil se puede definir al tutor como aquella persona que representa al menor o incapacitado, salvo en aquellos actos que pueda realizar por sí solo, ya sea por disposición expresa de la Ley o bien porque así lo disponga la sentencia de incapacitación.

De dicho precepto se deriva que el Código Civil confiere al tutor, con carácter general, la representación del menor o incapacitado, a excepción de todos aquellos actos o negocios para los cuales sí tengan capacidad para efectuarlos por sí solos, y ello si así lo dispone expresamente bien la Ley bien la sentencia de incapacitación. No obstante, y a pesar de la generalidad expuesta, no es menos cierto que al tutor le afectan prohibiciones de actuación, así para determinados actos que no permiten la representación, como el caso del matrimonio, o bien para determinados actos o negocios que le estén prohibidos al incapacitado sujeto a tutela, como es el supuesto de la testamentifacción del artículo 663.2º del Código Civil.

Asimismo la regla general de representación tiene excepciones relevantes, así y atendiendo a que el negocio jurídico concreto es realizado por el tutor, cuya declaración de voluntad es del propio representante jurídico, pese a que los efectos se produzcan sobre el representado, impide que el tutor represente al menor o incapacitado en el ámbito de los negocios jurídicos de Derecho de familia, dado el carácter personalísimo de los mismos.

Entendida la tutela como función tutelar, esto es, como poder que concede un conjunto de derechos que permiten a su vez cumplir con una serie de deberes en favor del tutelado, y al tutor como la persona que velará, cuidará y, en su caso administrará el patrimonio, de la persona sujeta a tutela, se hace preciso reseñar que los tutelados, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 222 del Código Civil serán:

  • a) Los menores no emancipados que no estén bajo patria potestad.
  • b) Los incapacitados, bien los que sujetos a la patria potestad prorrogada, ésta cesase, o bien aquellos incapacitados, cuya sentencia de incapacitación determinase la tutela y no así la curatela.
  • c) Los menores que se hallen en situación de desamparo o abandono, en cuyo caso se aplicará lo contenido en los artículos 172 y siguientes en orden a la tutela automática y a la guarda, sin perjuicio de que con posterioridad se constituya un acogimiento familiar o residencial.

¿Cómo se nombra a un tutor?

Para el nombramiento de tutor se atenderá al orden establecido en el artículo 234 del Código Civil, nombrándose tutor, en primer lugar a la persona expresamente designada por el propio tutelado, en segundo lugar al cónyuge que conviva con el tutelado, en tercer lugar a los padres, en cuarto lugar a la persona o personas designadas por los padres en sus disposiciones de última voluntad, y en último lugar al descendiente, ascendiente o hermano que designe el juez.

El artículo precitado permite que el Juez pueda, de forma motivada, alterar el orden establecido en el mismo o inclusive prescindir de las personas mencionadas en aquél, siempre que el beneficio e interés del menor así lo requiera.

En aquellos supuestos en que no exista ninguna de las personas enumeradas en el artículo 234 del Código Civil, el Juez designará como tutor a aquella persona, que por sus relaciones con el tutelado y en benefició de éste, considere más adecuada (artículo 235 del mismo texto legal).

Resulta destacable que como regla general la tutela se desempeñará por un solo tutor, aunque el artículo 236 del Código Civil, prevé una serie de situaciones en las cuales podrán ser varios los tutores, a saber:

  • a) Cuando por concurrir circunstancias especiales en la persona del tutelado o de su patrimonio, convenga separar como cargos distintos el tutor de la persona y el tutor del patrimonio, actuando cada uno de ellos de forma autónoma e independiente.
  • b) Cuando la tutela corresponda al padre y a la madre, será ejercida por ambos conjuntamente de modo similar a la patria potestad.
  • c) En los supuestos en los que se designe a alguna persona tutor de los hijos de su hermano y se considera conveniente que el cónyuge del tutor ejerza también la tutela.
  • d) Cuando el juez nombre tutores a las personas que los padres del tutelado hayan designado en testamento o documento notarial para ejercer la tutela conjuntamente.

En los casos en que sean varios los tutores la regla general en relación con su actuación es la de que la tutela se desempeñará mancomunadamente, aunque existen dos excepciones en las cuales se ejercerá de modo solidario:

  • a) En el supuesto en que sean varios los tutores designados por los padres en testamento o en documento notarial.
  • b) En el caso de que la tutela la ejerzan el padre y la madre, éstos podrán interesarlo así al Juez competente.

Según el artículo 238 del Código Civil si alguno de los tutores cesara en su cargo, la tutela permanecerá para los demás, a no ser que en el nombramiento de los mismos hubiera dispuesto otra cosa de modo expreso.

Para el supuesto de nombramiento de tutor para varios hermanos, el Juez deberá procurar que el nombramiento recaiga sobre una misma persona (artículo 240 del Código Civil).

En último lugar, y en relación con la tutela de los menores desamparados, ésta corresponderá por ley a la entidad pública correspondiente. A tales efectos se entenderá como desamparo la situación que se produce de hecho a causa del incumplimiento o imposible o inadecuado ejercicio de los deberes para con los menores o incapaces, o cuando éstos queden privados de la necesaria asistencia moral o material.

¿Cualquiera puede ser tutor?

El Código Civil no establece una capacidad especial para ser tutor, sino simplemente la capacidad de obrar plena, sin restricción alguna. De este modo el artículo 241 del Código Civil expresa que: "Podrán ser tutores todas las personas que se encuentren en el pleno ejercicio de sus derechos civiles y en quienes no concurra alguna de las causas de inhabilidadestablecidas en los artículos siguientes". De dicho precepto se concluye que no podrán ostentar el cargo de tutor ni los menores de edad, ni los incapaces o pródigos, así como tampoco aquellas personas sujetas a tutela, ni los que se hallen inmersos en cualesquiera de las causas de inhabilidad establecidas en el artículo 243 del Código Civil.

Igualmente podrán ser tutores las personas jurídicas que no tengan finalidad lucrativa y entre cuyos fines figure la protección de los menores e incapacitados.

Respecto a las causas de inhabilidad, en primer lugar y de acuerdo con el artículo 243 del Código civil, no podrán ser tutores:

  • a) Los que se hallen privados o suspendidos en el ejercicio de la patria potestad o total o parcialmente de los derechos de guarda y educación, por resolución judicial.
  • b) Los que hubieren sido legalmente removidos de una tutela anterior.
  • c) Los condenados a cualquier pena privativa de libertad, mientras estén cumpliendo la condena.
  • d) Los condenados por cualquier delito que haga suponer fundadamente que no desempeñarán bien la tutela.

Asimismo, y según lo dispuesto en el artículo 244 del Código Civil, tampoco podrán ser tutores:

  • a) Las personas en quienes concurra alguna imposibilidad absoluta de hecho para ejercer el cargo de tutor, bien por padecer una enfermedad bien por encontrarse en situación de ausencia.
  • b) Los que tuvieran una enemistad manifiesta con la persona objeto de tutela.
  • c) Las personas de mala conducta o que no tuvieran una forma conocida de vida.
  • d) Los que tuvieran conflictos de intereses con el menor o incapacitado, o bien mantengan procedimientos judiciales con los mismos o actuaciones sobre el estado civil o sobre la titularidad de los bienes, o los que tuvieran deudas con aquellos de considerable valor.
  • e) En último lugar los quebrados o concursados no rehabilitados, salvo que la constitución de la tutela lo sea únicamente de la persona y no así de su patrimonio.

Para finalizar con las causas de inhabilidad, se ha de remarcar que no podrán ser nombrados tutores aquellas personas, que hayan sido expresamente excluidas por el padre o la madre, bien en su testamento o bien en documento notarial, a excepción de que el Juez competente, y mediante resolución motivada y suficientemente fundamentada, estime otra cosa en beneficio siempre de los intereses del menor o incapacitado (artículo 245 del Código Civil).

¿Cómo excusarse de ser tutor?

Entendida la tutela como una función y poder, en beneficio del interés del menor o del incapacitado, el artículo 217 del Código Civil establece que "sólo se admitirá la excusa de los cargos tutelares en los supuestos legalmente previstos". De dicho precepto se infiere que las excusas serán entendidas siempre como una excepción, a la regla general de que el cargo de tutor es en esencia irrenunciable.

El artículo 251 del Código Civil enumera, a título de ejemplo, las siguientes excusas:

  • a) Por razón de edad o padecimiento de enfermedades que impidieran o dificultasen el ejercicio de las funciones propias de tutor.
  • b) Por el desempeño de ocupaciones personales o profesionales.
  • c) Por vínculos de cualquier clase entre tutor y tutelado.
  • d) Finalizando dicho precepto, indicando o "por cualquier otra causa que haga muy gravoso el ejercicio del cargo".

¿Puede destituirse al tutor?

Las causas de remoción se encuentran taxativamente establecidas en el artículo 247 del Código Civil:

  • a) La concurrencia de una causa legal de inhabilidad, esto es, de una causa de incapacidad especial.
  • b) Cuando el tutor no desarrolle correctamente el desempeño de la tutela, bien por incumplimiento de los deberes propios del cargo o bien por ineptitud notoria en el ejercicio del mismo.
  • c) Cuando surgieran problemas de convivencia graves y continuados entre el tutor y el tutelado.

Una vez apreciada alguna de las causas expuestas, el Juez iniciará el procedimiento de oficio o a instancia del Ministerio Fiscal, del propio tutelado o de otra persona interesada. Posteriormente el Juez oirá al tutor y al tutelado si tuviese suficiente juicio, y resolverá sobre la remoción por resolución motivada. Durante el tiempo de tramitación del procedimiento, el Juez podrá suspender la tutela, nombrando un defensor judicial al tutelado.

¿Qué derechos y obligaciones tiene el tutor?

Obligaciones y garantías

Constitución de fianza

La fianza no es una garantía insustituible y preceptiva, sino que el Juez, valorando las circunstancias concretas del supuesto, podrá exigirla o no al tutor, determinando asimismo tanto la modalidad de la fianza como la cuantía de la misma.

Inventario

Esta obligación viene impuesta por el artículo 262 del Código Civil, al exigir que el tutor haga inventario de los bienes del tutelado. Dicho inventario deberá de realizarse en el plazo de sesenta días a contar desde la toma de posesión, y se formará ante el Letrado de la Administración de Justicia, con intervención del Fiscal y con citación de las personas que el Juez crea conveniente(artículo 264 del Código Civil).

Depósito

El artículo 265 del Código Civil establece que: "el dinero, alhajas, objetos preciosos y valores mobiliarios o documentos que, a juicio del Secretario judicial, no deban quedar en poder del tutor serán depositados en un establecimiento destinado a este efecto. Los gastos que las anteriores medidas ocasionen correrán a cargo de los bienes del tutelado".

Derechos y deberes del tutor

Como deberes y obligaciones del tutor, relacionados en el artículo 269 del Código Civil, y referidos a la esfera personal del tutelado, se pueden citar los siguientes:

  • a) Velar por el tutelado y procurarle alimentos.
  • b) Educar al menor y procurarle una formación integral.
  • c) Promover la adquisición o recuperación de la capacidad del tutelado y su mejor inserción en la sociedad.
  • d) Informar al Juez anualmente sobre la situación del menor o incapacitado y rendirle cuenta anual de dicha administración.
  • e) Representará legalmente al tutelado.
  • f) Con los anteriores, pueden coexistir deberes de contenido patrimonial, como son los de administración del patrimonio del tutelado.

El artículo 271 del Código Civil enumera los supuestos para los cuales el tutor requiere o precisa de autorización judicial, siendo los siguientes:

  • a) Para el internamiento del tutelado en un establecimiento de salud mental o de educación o formación especial.
  • b) Para enajenar o gravar bienes inmuebles, establecimientos mercantiles o industriales, objetos preciosos y valores mobiliarios de los menores o incapacitados, o celebrar contratos o realizar actos que tengan carácter dispositivo y sean susceptibles de inscripción.
  • c) Para renunciar derechos, así como transigir o someter a arbitraje cuestiones en que el tutelado estuviese interesado.
  • d) Para aceptar sin beneficio de inventario cualquier herencia o para repudiar ésta o las liberalidades.
  • e) Para hacer gastos extraordinarios en los bienes.
  • f) Para entablar demanda en nombre de los sujetos a tutela, salvo en los asuntos urgentes o de escasa cuantía.
  • g) Para ceder bienes en arrendamiento por tiempo superior a seis años.
  • h) Para dar y tomar dinero a préstamo.
  • i) Para disponer a título gratuito de bienes y derechos del tutelado.
  • j) Para ceder a terceros los créditos que el tutelado tenga contra él, o adquirir a título oneroso los créditos de terceros contra el tutelado.

Por el contrario, no precisarán de autorización judicial la partición de la herencia ni la división de cosa común realizadas por el tutor, pero una vez practicadas requerirán aprobación judicial (artículo 272 del Código Civil).

Actos prohibidos para el tutor

Las prohibiciones impuestas al tutor son:

  • a) Recibir liberalidades del tutelado o de sus causahabientes, en tanto no se haya aprobado definitivamente su gestión.
  • b) Adquirir por título oneroso bienes del tutelado o transmitirle por su parte bienes por igual título.
  • c) Representar al tutelado cuando en el mismo acto intervenga en nombre propio o de un tercero y existiera conflicto de intereses.

Responsabilidad del tutor

a) Antes del ejercicio de la tutela, y vía artículo 229 del Código Civil, el pariente del tutelado que conociendo su situación, no la promoviese, será responsable de todos los daños y perjuicios causados al mismo.

b) Durante el ejercicio de la tutela, el tutor deberá mantener informado a la Autoridad judicial competente, anualmente sobre la situación del menor o incapaz y rendirle cuentas anuales de su administración(artículo 269 del Código Civil).

c) Producida la extinción de la tutela, se produce la rendición de cuentas, y de la misma pudiera derivarse una responsabilidad del tutor por daños y perjuicios causados al tutelado, y en todo caso, tiene la responsabilidad por mora en el pago del saldo deudor resultante de las cuentas finales.

Recuerde que…

  • El tutor es aquella persona que representa al menor o incapacitado, salvo en aquellos actos que pueda realizar por sí mismo.
  • A tenor de lo establecido en el Código Civil, serán llamados a la tutela, por este orden: la persona designada por el tutelado; el cónyuge con el que conviva; los padres; o la persona designada por sus padres. De no concurrir ninguna, será el juez quien la designe.
  • Podrán ser tutores aquellos que gocen de capacidad de obrar plena, salvo los que incurran en alguna causa de inhabilidad (los privados de la patria potestad, removidos de una tutela anterior, condenados a pena privativa de libertad, enemigos del tutelado, etc.)
  • el tutor deberá velar por el tutelado, educarle, procurarle alimentos, representarle legalmente y rendir cuentas anualmente ante el juez, entre otras funciones.
Subir