guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Servicios Públicos de Salud

Servicios Públicos de Salud

Seguridad Social

La gestión de la prestación de asistencia sanitaria se organiza en base a una entidad, el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria y los servicios públicos de salud de carácter autonómico. En cuanto al INGESA, desarrolla su gestión de la asistencia sanitaria tan sólo en las ciudades de Ceuta y Melilla (vid. Artículo 15 del Real Decreto 1087/2003, de 29 de agosto, por el que se establece la estructura orgánica del Ministerio de Sanidad y Consumo).

Para el resto del territorio nacional, va a corresponder la gestión de la prestación de asistencia sanitaria, excepto el reconocimiento del derecho a la misma, que es competencia del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), a los Servicios Públicos de Salud de cada una de las diferentes Comunidades Autónomas, como consecuencia de un proceso de transferencia de competencias desde el Estado a las Comunidades Autónomas

Cada una de las Comunidades Autónomas ha procedido a organizar sus propios servicios públicos de salud. En cuanto a la naturaleza y organización de estas entidades hay que estar, por lo tanto, a la regulación de cada una de las Comunidades Autónomas, al disponer de competencia y autonomía para ello.

Estas entidades otorgan la prestación de asistencia sanitaria bien de forma directa (con medios propios), o bien indirectamente (con medios ajenos) a través de conciertos con entidades públicas o privadas (artículo 90 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad y Ley 15/1997, de 25 de abril, sobre habilitación de nuevas formas de gestión del Sistema Nacional de Salud). Con posterioridad, el artículo 111 de la Ley 50/1998, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, especificó que es posible acudir a cualquiera de las entidades de naturaleza pública admitidas en derecho para poder organizar la prestación de asistencia sanitaria, siendo desarrollado por el Real Decreto 29/2000. A tenor de esta regulación, es posible admitir diferentes posibilidades de organización:

  • a) Fundaciones públicas sanitarias. Son organismos adscritos a la entidad gestora pública de la asistencia sanitaria, que cuenta con su personalidad jurídica propia (artículo 62 Real Decreto 29/2000). Su función es la de gestionar y administrar los centros, servicios y establecimientos sanitarios. El personal a su servicio se rige por las normas estatutarias relativas al personal de instituciones sanitarias y cuenta con un régimen económico a tenor del cual se les permite ser titulares de su propio patrimonio, además del patrimonio adscrito por la Administración General del Estado o por la Tesorería General de la Seguridad Social.
  • b) Sociedades estatales. Se trata de sociedades cuyo capital está, al menos, mayoritariamente en manos de la entidad gestora de la asistencia sanitaria. Su objetivo es el mismo que hemos señalado en las Fundaciones públicas sanitarias.
  • c) Fundaciones privadas. Se constituyen al amparo de la Ley 50/2002, de 26 de diciembre, de Fundaciones. Se trata de instituciones de derecho privado sin ánimo de lucro, constituidas mediante autorización por el Consejo de Ministros (artículo 40 Real Decreto 29/2000). El objetivo sigue siendo el mismo que hemos señalado en las modalidades anteriores: la gestión y administración de centros, servicios y establecimientos sanitarios de protección a la salud o asistencia sanitaria. Estas entidades destinan su patrimonio a la realización de fines sanitarios de interés general.
  • d) Consorcios. En este caso estamos ante organizaciones con personalidad jurídica suficiente para cumplir sus fines (la gestión y administración de centros, servicios y establecimientos sanitarios de protección a la salud o de atención sanitaria). Se constituyen a través de convenios con las entidades públicas gestoras de la asistencia sanitaria (artículos 46 y 48 Real Decreto 29/2000).

La organización de la gestión se realiza en base a Áreas de Salud (artículo 56 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad), que serían las demarcaciones territoriales de la gestión de la asistencia sanitaria. Estas Áreas se delimitan en función de diversos factores: demarcación territorial, factores geográfico, económicos, demográficos, laborales, incluso climatológicos, etc. La regla general es crear Áreas de Salud cuando haya una población no inferior a 200.000 habitantes, si bien tampoco es posible superar el número de 250.000 habitantes. En cada una de las Áreas de Salud debe estar disponible un hospital general al menos. Habrá cuanto menos un Área de Salud en cada una de las provincias. Cada una de las Áreas se divide a su vez en Zonas Básicas de Salud, donde se desarrolla la atención primaria, a través de Centros de Salud y Centros integrales de atención primaria.

Para terminar hemos de recordar que cabe la posibilidad de gestionar la asistencia sanitaria a través de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social. Estas pueden disponer de medios propios o bien a través de conciertos con otras Mutuas, con las Administraciones Públicas Sanitarias o con instituciones sanitarias puramente privadas. También las empresas pueden gestionar la asistencia sanitaria a través del mecanismo de la colaboración voluntaria en la gestión (artículo 102 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social 2015, desarrollado por la Orden de 25 de noviembre de 1966, de colaboración de las empresas en la gestión de la Seguridad Social).

Subir