guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Remoción

Remoción

La remoción, en términos generales, supone la declaración determinante de una revocación del estado jurídico creado con anterioridad.

Ausencia, incapacitación y tutela

¿Qué es la remoción?

Generalmente el concepto de remoción ha venido ligado a la institución tutelar, y por derivación a la del defensor judicial o del curador. Si bien también se aplica a la destitución de los síndicos en los procesos concursales, o en materia de Seguridad Social, juntamente con supuestos de personal funcionario respecto de sus puestos de trabajo.

¿A qué nos referimos con la remoción del tutor?

Ya el artículo 247 del Código Civil dispone la remoción del tutor en los siguientes términos:

"Serán removidos de la tutela los que después de deferida incurran en causa legal de inhabilidad, o se conduzcan mal en el desempeño de la tutela, por incumplimiento de los deberes propios del cargo o por notoria ineptitud de su ejercicio, o cuando surgieran problemas de convivencia graves y continuados".

Dicho precepto y el régimen jurídico en el mismo establecido, es aplicable, como antes señalamos a los curadores (artículo 291 del Código Civil"Son aplicables a los curadores las normas sobre nombramiento, inhabilidad, excusa y remoción de los tutores") y al defensor judicial (artículo 301 del Código Civil: "Serán aplicables al defensor judicial las causas de inhabilidad, excusas y remoción de los tutores y curadores").

La naturaleza jurídica de la institución de la remoción ha sido discutida por la doctrina. De un lado, algunos consideran que se trataba de una acción infamante, originaria del Derecho Romano, dirigida a la constatación de una causa de falta de honorabilidad, honradez y buena conducta en el ejercicio de la tutela. Otros, en cambio, consideran que la remoción se configuraría como una sanción al tiempo que también supondrían una protección de los intereses del tutelado.

Ya el artículo 247 antes citado prevé como causas que dan lugar a la remoción del tutor el incurrir en causa de inhabilidad, o se conduzcan mal en el desempeño de la tutela, por incumplimiento de los deberes propios del cargo o por notoria ineptitud de su ejercicio, o cuando surgieran problemas de convivencia graves y continuados. Si bien la doctrina ha encontrado una causa más de remoción en el propio articulado del Código Civil, en su artículo 237 cuando in fine dispone que "De no mediar tal clase de nombramiento, en todos los demás casos, y sin perjuicio de lo dispuesto en los números 1 y 2, las facultades de la tutela encomendadas a varios tutores habrán de ser ejercitadas por éstos conjuntamente, pero valdrá lo que se haga con el acuerdo del mayor número. A falta de tal acuerdo, el Juez, después de oír a los tutores y al tutelado si tuviere suficiente juicio, resolverá sin ulterior recurso lo que estime conveniente. Para el caso de que los desacuerdos fueran reiterados y entorpeciesen gravemente el ejercicio de la tutela, podrá el Juez reorganizar su funcionamiento e incluso proveer de nuevo tutor".

En cuanto a la primera de las causa de remoción, referente a la incursión del tutor en una causa de inhabilidad sobrevenida, no todos los autores han convenido en el criterio mayoritario de que la designación hecha de tutor en disposiciones de última voluntad, de existir causas de remoción, podría ser válida.

En lo relativo al incumplimiento de los deberes inherentes al cargo, dicho incumplimiento exige, como requisito para operar con fuerza suficiente para la remoción, el hecho de conducirse mal en el desempeño de la tutela, incumpliendo obligaciones esenciales de ésta como la falta de rendición de cuentas, de cuidado del tutelado o de administración de sus bienes.

Sobre la ineptitud para el ejercicio de la tutela, y aun a pesar de que dicha causa comportaría de inicio una causa más bien de inhabilidad, no supone el mal desempeño de la tutela sino tan sólo la posibilidad de que éste se produjera. Ineptitud que ha de ser grave o notoria, como el propio Código exige.

Respecto de los problemas de convivencia, en todo caso se exige que los mismos reúnan caracteres de continuidad y gravedad para operar el efecto típico de la remoción, como última ratio a adoptar frente a la protección del tutelado.

El artículo 248 CC dispone el procedimiento judicial de remoción, cuyo trámite procesal se dirime en el articulado de la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria.

Dispone dicho artículo que "El Juez, de oficio o a solicitud del Ministerio Fiscal, del tutelado o de otra persona interesada, decretará la remoción del tutor, previa audiencia de éste si, citado, compareciere. Asimismo, se dará audiencia al tutelado si tuviere suficiente juicio".

Por último, el Código Civil dispone en el artículo 249 CC que "Durante la tramitación del expediente de remoción, se podrá suspender en sus funciones al tutor y nombrar al tutelado un defensor judicial".

Y el artículo 250 CC determina que "Declarada judicialmente la remoción, se procederá al nombramiento de nuevo tutoren la forma establecida en este Código".

¿Qué es la remoción de funcionarios públicos?

En concreto respecto de los funcionarios públicos, puede darse su remoción del puesto de trabajo por las siguientes causas:

  • 1. Por causas que sobrevengan a su nombramiento en el puesto de trabajo concreto y que determinen una alteración del contenido del mismo a través de la modificación de las relaciones de puestos de trabajo (RPT) que modifiquen los supuestos que sirvieron de base a la convocatoria.
  • 2. Falta de capacidad del funcionario manifestada por un rendimiento insuficiente que no comporte inhibición y que impida realizar con eficacia las funciones atribuidas al puesto.

Recuerde que…

  • La remoción es la revocación de un estado jurídico creado con anterioridad y, habitualmente, se refiere al cargo de tutor, defensor judicial o curador, o a la destitución de funcionarios públicos.
  • Serán removidos de su cargo los tutores que incurran en causas de inhabilidad o conduzcan mal el desempeño de la tutela.
  • Los funcionarios públicos pueden ser removidos de su puesto por causas sobrevenidas a su nombramiento, que determinen la modificación de los supuestos que sirvieron de base a la convocatoria, o por falta de capacidad manifestada por un rendimiento insuficiente.
Subir