guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Expectativas racionales

Expectativas racionales

La hipótesis de expectativas racionales afirma que los agentes económicos forman racionalmente sus expectativas sobre el futuro, utilizando de forma eficiente toda la información sobre el estado pasado y presente de la economía.

Sistemas constitucionales

Concepto

La hipótesis de expectativas racionales afirma que los agentes económicos forman racionalmente sus expectativas sobre el futuro, utilizando de forma eficiente toda la información sobre el estado pasado y presente de la economía, lo que supone, incluso anticipar correctamente cuáles serán las medidas que aplicará el Gobierno ante la aparición de una perturbación económica.

La consecuencia es que no se producirán desviaciones sistemáticas entre la tasa de inflación efectiva y la esperada, dado que las expectativas sobre los precios son correctas, por lo que la tasa de paro no puede ser reducida, ni siquiera a corto plazo, por debajo de su nivel natural.

Se formulan por primera vez en un trabajo de Muth en 1961, pero hasta los primeros años de la década de los setenta no fueron desarrolladas por un conjunto de autores entre los que destacan Lucas, Sargent, Wallace y Barro integrantes en una escuela de pensamiento económico denominada "La Nueva Macroecía Clásica" en la que muchos autores ven una "segunda oleada monetarista".

Teoría e implicaciones de esta hipótesis para la política económica

De forma más concreta, se pueden definir las expectativas racionales como aquellas que se forman teniendo en cuenta toda la información relevante, tanto teórica como empírica, disponible en el momento de formularlas. Esta información abarcaría:

  • a) Información sobre la propia variable a la que las expectativas se refieren y, por tanto, a sus valores actuales y su evolución histórica reciente.
  • b) Información sobre cualquier otra variable que los agentes económicos supongan que puede influir sobre la anterior.
  • c) Información sobre la política económica pasada, actual y futura del Gobierno.

En este ámbito informativo aparecen los "dos supuestos fuertes" de esta hipótesis, que la alejan de la realidad:

  • Que los agentes económicos tienen el mismo nivel informativo que sus autoridades en los campos anteriores.
  • Que esos agentes pueden hasta anticipar la estrategia o Política Económica futura del Gobierno.

Estas expectativas se llaman racionales porque suponen el comportamiento racional por parte de los agentes económicos, que utilizan toda la información empírica y teórica relevante de que disponen. Ahora bien, racionales no significa necesariamente acertadas, sino que pueden suponer errores, aunque esos errores sean aleatorios, impredecibles, si las expectativas son racionales.

Como características principales podemos señalar las siguientes:

  • a) Su ya indicada vinculación a la información de partida y a la información disponible, donde se observa a su vez tres niveles distintos:
    • Los agentes económicos han de tener un conocimiento o experiencia previa de los hechos. En caso contrario, podrán formar sus expectativas pero no serán racionales.
    • Difícilmente pueden coincidir las expectativas racionales de los agentes económicos en el tiempo y en el espacio, porque las fuentes informativas que se utilizan en cada caso son distintas.
    • Los agentes económicos revisan sus expectativas racionales continuamente, a medida que les llega nueva información, lo que no significa que las expectativas cambien, pero las revisan.
  • b) Los agentes económicos, cuando forman y revisan sus expectativas procuran no repetir errores, con mayor fuerza en tanto fuera mayor el error cometido.
  • c) Al formar y revisar sus expectativas racionales, los agentes económicos actúan como si todos los demás actuaran también racionalmente.

Esta hipótesis supone la mayor implicación de política económica dado que pone en tela de juicio las posibilidades de aplicación de la política económica, particularmente la política monetaria, para tratar de reducir la tasa de paro, llegando a la conclusión pesimista de que el Gobierno no puede tener éxito en sus intentos de reducir el paro ni siquiera a corto plazo. La consecuencia es que no se producirán desviaciones sistemáticas entre la tasa de inflación efectiva y la esperada (las expectativas sobre precios son correctas) por lo que la tasa de paro no se reducirá ni siquiera a corto plazo por debajo de su nivel natural.

La economía, sin perturbaciones, se mantendrá en la tasa natural de paro. La tasa efectiva de paro solo se desviará aleatoriamente de su tasa natural. El comportamiento sistemático de las autoridades monetarias no influye en la tasa de paro, lo que se conoce como "Proposición de Inefectividad de la Política Económica".

Por último, los autores de esta teoría criticaron la curva de Phillips, que relaciona en sentido inverso la inflación y el desempleo, de forma que propusieron la “nueva curva clásica de Phillips”, que se distingue de la original porque esta es vertical y no de pendiente negativa. La nueva curva explica que un aumento de los precios y los salarios nominales hace que los trabajadores se confundan, pensando que sus salarios reales han subido, por lo que deciden trabajar más u ofertar más y los empresarios demandan más trabajo por lo tanto disminuye el desempleo a corto plazo. En este punto coincide con la curva tradicional de Phillips. Pero después las previsiones o expectativas se reajustan y se regresa a la tasa de desempleo anterior o tasa “natural”, pero con una inflación más alta. Se dice entonces que las expectativas aceleran la inflación. Cuando las expectativas son racionales la economía se sitúa en la parte vertical de la nueva curva de Phillips por lo que el gobierno no logra sus objetivos y su política económica es ineficaz.

Recuerde que...

  • Las expectativas racionales se definen como aquellas que se forman teniendo en cuenta toda la información relevante, tanto teórica como empírica, disponible en el momento de formularlas.
  • Estas expectativas se llaman racionales porque suponen el comportamiento racional por parte de los agentes económicos, que utilizan toda la información empírica y teórica relevante de que disponen.
  • Los dos supuestos fuertes de esta hipótesis que la alejan de la realidad son: que los agentes económicos tienen el mismo nivel informativo que sus autoridades y que estos pueden hasta anticipar la estrategia o Política Económica futura del Gobierno.
  • Los autores de esta teoría criticaron la curva de Phillips, que relaciona en sentido inverso la inflación y el desempleo, de forma que propusieron la “nueva curva clásica de Phillips”, que se distingue de la original porque esta es vertical y no de pendiente negativa.
  • Racionales no significa necesariamente acertadas, sino que pueden suponer errores, aunque esos errores sean aleatorios, impredecibles, si las expectativas son racionales.
Subir