guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Factores exógenos en la valoración

Factores exógenos en la valoración

Factores al margen de cualquier planteamiento teórico o analítico que actúan como condicionantes de la valoración de la empresa.

Contabilidad y finanzas

Concepto

El precio económico de la adquisición de una empresa puede estar sumamente condicionado por numerosos factores exógenos, completamente al margen de cualquier planteamiento teórico o analítico, y en muchas ocasiones actúan como condicionantes, no solo del precio, sino también de la operación en su globalidad.

Factores

Factores tales como la información confidencial, antiguos rencores, necesidad de satisfacer el ego, pactos privados entre interesados en que la negociación tenga un determinado resultado, etc., hacen que, en muchos casos, una empresa valga mucho más para un sujeto económico que para otro.

Estos factores no tienen mucha relación con el valor teórico racional de una empresa, pero su conocimiento puede ser fundamental a la hora de establecer el precio definitivo.

Otro factor que puede tener gran relevancia es el factor tiempo, el cual normalmente va en contra del vendedor, ya que el comprador tiene capacidad de espera y el tiempo corre a su favor; cuanto más tarde en comprar, menos vale el dinero que paga por la empresa, debido al efecto inflacionista y a los tipos de interés. Asimismo, una empresa en dificultades puede tener que vender rápidamente, antes de que se dicte un procedimiento concursal, lo cual forzaría el precio a la baja.

No obstante, también en ocasiones es perjudicial el hecho de que pase el tiempo para el comprador, toda vez que si la empresa entra en una etapa de desgobierno, se puede llegar a producir una degradación del fondo de comercio de la entidad a adquirir, situación que puede ser irreversible.

Otro factor exógeno importante es la actitud de los poderes públicos en relación con la transmisión de la sociedad. En el caso de sectores en reconversión, es posible que el Estado considere que, aunque la empresa necesite despedir a mil empleados, no sea el momento más adecuado, y ejerza una persuasión moral sobre el potencial adquirente, que al final lleve al traste la operación. La necesidad para la economía nacional de que dos empresas se fusionen, o de que una adquiera la otra, o incluso que una de ellas se cierre previa compra de las acciones, suelen ser argumentos de peso, vía la citada persuasión moral, que consiguen que las partes se entiendan, y acuerden precios muchas veces considerados como claramente políticos.

Si, por ejemplo, nos planteamos la adquisición de un banco, existe una legislación sectorial que exige la autorización previa del Banco de España para tomar un porcentaje de control superior al 15 % del capital social. En el mismo sentido, también existen legislaciones de concentración sectorial que impiden a una compañía el tener una determinada cuota de mercado, a nivel nacional o a nivel comunitario. La Comisión Nacional de la Competencia puede impedir la toma de control de una entidad de un sector concreto, si ello se considera perjudicial para la competencia leal entre las empresas del sector.

En otras ocasiones, la exigencia de autorización administrativa previa, por ejemplo, cuando la entidad adquirente es extranjera, condiciona asimismo la presentación de la Oferta Pública de Adquisición (OPA) y, en algunos casos, cuando la OPA es hostil, puede incluso condicionar la presentación de la oferta, habida cuenta de que se anula el factor sorpresa.

Pueden existir acreedores pignoraticios que pueden limitar o impedir la transmisión, puesto que cuando hay cargas o gravámenes sobre las acciones objeto de la transmisión, el propietario no puede transmitir los títulos si el acreedor no levanta previamente la prenda.

Por tanto, el precio final en una OPA puede estar sumamente condicionado por numerosos factores exógenos, completamente al margen de cualquier planteamiento teórico y analítico y, en muchas ocasiones, actuar como condicionantes no solo del precio, sino también de la operación en su globalidad.

Recuerde que...

  • Son factores que no tienen mucha relación con el valor teórico racional de una empresa, pero su conocimiento puede ser fundamental a la hora de establecer el precio definitivo.
  • Un factor exógeno que puede tener gran relevancia es el factor tiempo.
  • Factor exógeno importante también es la actitud de los poderes públicos en relación con la transmisión de la sociedad.
  • El precio final en una OPA puede estar sumamente condicionado por numerosos factores exógenos.
  • Un factor exógeno puede actuar como condicionante no solo del precio, sino también de la operación en su globalidad.
Subir