guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Exchange Trade Fund (ETF)

Exchange trade fund (ETF)

Contabilidad y finanzas

Concepto

Conocidos también como Fondos cotizados o por su denominación en inglés Exchanged Trade Funds (ETFs), son fondos cuyas participaciones son negociadas en el mercado de valores como si se tratara de una acción. Para ello deben cumplir los siguientes requisitos:

  • Obtener la autorización de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de acuerdo con el procedimiento establecido y cumplir las reglas establecidas para los mismos.
  • Que la política de inversión consista en la reproducción de un índice financiero con una composición suficientemente diversificada, de fácil reproducción, que sea una referencia adecuada de un mercado o conjunto de valores y tenga una adecuada difusión.
  • La sociedad gestora determinará la composición del fondo y la cantidad de efectivo susceptible de ser intercambiado por participaciones.
  • Con el fin de adecuar el valor liquidativo del fondo estimado en diferentes momentos de la sesión con el valor de cotización, deberán existir entidades que asuman el compromiso de ofrecer posiciones compradoras y vendedoras con un diferencial máximo de precios.
  • Deberá difundirse adecuadamente a través de la bolsa donde cotice, de la cartera del fondo y su composición y del valor liquidativo estimado en diferentes momentos de la sesión.
  • Estos fondos no están sometidos a los coeficientes de liquidez, ni al procedimiento de traspaso de participaciones.
  • Con respecto a la información a los participes/accionistas, la sociedad gestora esta exenta de entregar gratuitamente el folleto simplificado y el último informe semestral. Si bien, previa solicitud, se deberá entregar el folleto completo y los últimos informes anual y trimestral publicados.

Los fondos cotizados se negocian en dos mercados oficiales y organizados:

  • En el Mercado primario: es el mercado donde participan los inversores institucionales con el fin de suscribir y reembolsar las participaciones de los fondos atendiendo a las exigencias de la sociedad gestora.
  • En el Mercado secundario: mercado al que acuden los inversores, gestores e inversores institucionales para comprar o vender las participaciones de los ETFs. El mercado secundario se corresponde con el Mercado Continuo Español, que es un mercado informatizado o sistema de contratación de ámbito nacional denominado SIBE (Sistema de Interconexión Bursátil Español), que comunica a las cuatro bolsas españolas, asegurando un único precio por activo y que permite realizar operaciones de compra y de venta en un amplio período de tiempo, haciendo posible que los intermediarios financieros puedan ejecutar las ordenes de sus clientes desde cualquier lugar.

Ventajas de la inversión en ETFs

La inversión en Fondos Cotizados presenta indudables ventajas en comparación con los fondos de inversión convencionales y estas son:

  • a) Sencillez operativa: Permite a los inversores particulares adquirir una cesta de valores que replica un mercado a través de la sencilla adquisición de una participación cotizada asimilable a una acción. Sin esta posibilidad, el inversor se vería obligado, para aplicar esta gestión pasiva, a comprar el conjunto de valores pertenecientes al índice con las dificultades y los costes que ello le supondría (o bien, comprar participaciones de un fondo indexado que cumpla este objetivo pero sin gozar de la flexibilidad operativa de los ETFs, al no cotizar en el mercado de valores).
  • b) Máxima rentabilidad: Permite a los inversores obtener rentabilidades equivalentes a las de un mercado sin dedicar el tiempo y el esfuerzo necesario para realizar una gestión activa que implica la continua compra y venta de valores.
  • c) Diversificación: La adquisición de fondos cotizados implica directamente la compra de una cartera de valores altamente diversificada (con una adecuada combinación rendimiento-riesgo) y, por tanto, no resulta necesario comprar el conjunto de valores que forman parte del índice de referencia.
  • d) Mínimo riesgo: como consecuencia de la diversificación se logra minimizar el riesgo, al menos en una gestión pasiva por parte del inversor.
  • e) Costes reducidos: La adquisición de fondos cotizados se realiza al mismo coste que la compra o venta de acciones, no aplicándoseles las comisiones de suscripción y de reembolso habituales en los fondos de inversión no cotizados. Por tanto, por lo general, tienen menores costes que los fondos de inversión no cotizados. Adicionalmente, téngase en cuenta que reproducir un índice bursátil por parte de un inversor particular le llevaría consigo comprar el conjunto de valores de índice y soportar elevadas comisiones. Por ejemplo, para replicar el índice IBEX-35 el inversor debería comprar los 35 valores que lo componen en las mismas ponderaciones, mientras que la compra de un ETF implica una operación de compra pero que se invierte en una cesta de valores.
  • f) Liquidez: La adquisición y venta de fondos cotizados tiene una liquidez inmediata, es decir, pueden ser adquiridos o vendidos en cualquier momento durante la fase del mercado abierto del mercado continuo. Esto no es posible en los fondos de inversión no cotizados (incluidos los fondos de inversión índice, referenciados o de gestión activa). Esta circunstancia se debe a la actuación de los especialistas que son los encargados de fomentar la liquidez de los ETFs.
  • g) Valoración en tiempo real: El fondo cotizado tiene un precio o cotización en todo momento a lo largo de la sesión bursátil, al contrario que en el resto de los fondos de inversión cuyas participaciones son suscritas o reembolsadas al valor liquidativo diario que se obtiene al final de la sesión bursátil.
  • h) Transparencia: En todo momento, durante la sesión bursátil, se conoce la composición de la cartera de valores del ETF, así como el precio de cotización (o valor liquidativo del mismo) al cual se puede comprar o vender en cada momento de la sesión, aspecto que no ocurre en los fondos de inversión convencionales. Además, la obligación de la gestora de difundir un valor liquidativo indicativo, interpretado como un valor teórico de las participaciones del fondo, permite a los inversores comparar ambos precios de tal forma que se garantice la transparencia y eficiencia del producto financiero. Ahora bien, se pueden producir diferencias entre el precio de cotización y el valor liquidativo indicativo por las siguientes causas:
  • Como finalmente los especialistas son los que proporcionan los precios de compra o de venta en el mercado continuo pueden existir diferencias entre ambos pero, en todo caso, su actuación debe conducir a que estas horquillas o diferencias entre precios sean mínimas.
  • Se pueden producir desajustes también en los ETFs sobre índices de acciones, debido al reparto de dividendos por parte de las empresas que forman parte del índice; si bien, este desajuste se corregirá una vez el ETF reparta los dividendos a los inversores.
  • i) Expectativas de crecimiento: El futuro de este nuevo producto financiero se augura espectacular dado el amplio número de índices objeto de réplica. Ello, además, va a provocar la creación de nuevos índices bursátiles de todas las modalidades posibles que puedan ser replicados, bien de renta variable —representativos de los diferentes mercados mundiales, sectoriales, según capitalización de las compañías—, de renta fija, sobre materias primas, etc.; permitiendo acceder a los inversores a mercados ajenos y desconocidos sin la necesidad de seleccionar una cartera de valores especifica.
  • j) Gestión pasiva: permite a los inversores que consideran que los mercados son eficientes (según esta posición resulta prácticamente imposible de batir al mercado en el largo plazo) adoptar una postura pasiva en la inversión y obtener la rentabilidad del mercado, representado por el índice bursátil.
  • k) Inversión global: permite a los inversores invertir en cualquier mercado del mundo sin tener conocimientos sobre las empresas que cotizan en estos mercados y con la dificultad que entraña su elección individual. Con ETFs simplemente es suficiente con adquirir un fondo cotizado que replique ese mercado.
  • l) Gestión activa: La inversión en fondos cotizados permite, además, la realización de operaciones de trading o de especulación a corto, medio y largo plazo como si se tratara de acciones. Incluso operar de esta forma activa, permite la aplicación de las herramientas fundamentales del análisis en los mercados financieros tales como el análisis fundamental, el análisis gráfico y técnico, el análisis del riesgo y el análisis de ratios o multiplicadores bursátiles. Incluso permite la formación de carteras de ETFs, sobreponderando o infraponderando los diferentes mercados o sectores en función de su sobrevaloración o infravaloración. Permite, por tanto, una asignación de activos o asset allocation disponiendo de una cartera de ETFs, en la cual se invierte en diversos países o sectores, con mayor o menor riesgo.
  • ll) Dividendos: a diferencia de la mayoría de los fondos de inversión de carácter financiero tradicionales, en los que los rendimientos de los títulos que forman parte de la cartera se reinvierten, los ETFs de renta variable pueden repartir dividendos, atendiendo al criterio del gestor del ETF.
  • m) Estrategias sofisticadas: Adicionalmente a la adopción de una estrategia activa o pasiva en la inversión, estos fondos permitirán una amplia gama de estrategias de especulación e incluso de cobertura con el lanzamiento de instrumentos financieros derivados (opciones y futuros) sobre ETFs.

Participantes en los ETFs

Los sujetos o agentes que intervienen en la operativa de esta modalidad de Institución de Inversión Colectiva son: el emisor y gestor, los partícipes, los especialistas y el depositario.

El emisor y gestor es el que constituye el fondo cotizado y se encarga de la promoción o difusión, emisión y reembolso de las participaciones, administración, gestión y representación de los fondos, así como del cálculo del valor liquidativo indicativo.

Los partícipes son los inversores.

Los especialistas son entidades, miembros del mercado, que tienen la obligación de proporcionar liquidez a los fondos cotizados y, por tanto, son agentes imprescindibles para el desarrollo de este mercado. Cada fondo cotizado deberá contar con, al menos, un especialista y, en el caso de ETFs sobre el IBEX-35, al menos deberán actuar dos especialistas.

Los especialistas están limitados a realizar las siguientes actuaciones:

  • Introducir posiciones de venta y de compra en el mercado con una horquilla máxima entre los mejores precios de compra y de venta; estas posiciones de compra y de venta estarán en línea con el valor liquidativo indicativo del fondo publicado a lo largo de la sesión bursátil.
  • Adicionalmente deberán introducir estas posiciones por un volumen mínimo de títulos y un importe efectivo mínimo.
  • Deberán actuar rápidamente en estas obligaciones anteriores cuando la situación justifique su intervención.

Criterios aplicables a los especialistas de ETFs sobre el IBEX-35 y el Euro Stoxx 50

Las Instrucciones operativas N. 53 y 54 de 2007 de la Sociedad de Bolsas, por la que se establecen el número mínimo y parámetros de presencia del especialista en el segmento de ETFs para los Fondos de inversión cotizados referenciados al índice IBEX-35 y el índice EURO STOXX 50, establecen los siguientes criterios:

  • Deberán introducir posiciones de venta y de compra en el mercado con una horquilla máxima entre los mejores precios de compra y de venta del 0,25 % y siempre que la situación de los instrumentos de cobertura sobre el índice lo permitan. Este límite podrá ser superado en el caso de que la variación mínima de 0,01 euros implique un mayor porcentaje.
  • Deberán introducir estas posiciones por un importe efectivo mínimo de 1.000.000 de euros (500.000 euros para los ETFs EURO STOXX 50).
  • Deberán actuar rápidamente, en un plazo máximo de tres minutos, en estas obligaciones anteriores desde el inicio del mercado abierto y cuando la situación del mercado justifique su intervención.
  • Deberán estar presentes en las subastas de cierre.

Criterios aplicables a los especialistas del ETF Euro cash

La Instrucción operativa N. 40/2008 de la Sociedad de Bolsas, por la que se establecen los parámetros de presencia del especialista en el segmento de ETFs para el fondos de inversión cotizado LYXOR EURO CASH, señala los siguientes criterios:

  • Deberán introducir posiciones de venta y de compra en el mercado con un diferencial máximo entre ellas del 0,06 % siempre y cuando la situación de los productos de cobertura lo permitan.
  • Cada una de las mencionadas posiciones de compra y venta de cada especialista tendrá un importe mínimo de 5.000.000 de euros.
  • Deberán actuar rápidamente, en un plazo máximo de tres minutos, en estas obligaciones anteriores desde el inicio del mercado abierto y cuando la situación del mercado justifique su intervención.
  • Deberán estar presentes siempre en las subastas de cierre.

El Depositario es la entidad encargada de la custodia de los valores o activos adquiridos por el fondo de inversión, así como de la vigilancia de la gestión de la Sociedad Gestora.

Modalidades de ETFs

Existen diferentes tipologías de ETFs, pudiéndose establecer principalmente las siguientes:

  • ETFs sobre índices de renta variable: se trata de ETFs que replican índices de cestas de acciones de las principales bolsas mundiales, tales como el IBEX-35, DAX 30, FTSE 100, CAC 40, Dow Jones Industrial Average, Hang Seng Index, Standard & Poors 500, etc. Los fondos cotizados pueden replicar, en un mismo país, diferentes índices representativos de ese país. Por ejemplo, en el caso español en el que pueden constituirse fondos cotizados sobre el Ibex-35 o bien sobre el Índice General de la Bolsa de Madrid. Igualmente diferentes emisores o creadores de fondos cotizados pueden referenciar sus carteras al mismo índice bursátil. De hecho en España serán muy frecuentes ETFs sobre el Índice Ibex-35, así como, en los numerosos mercados financieros existentes en el mundo pueden cotizar numerosos fondos cotizados sobre el índice Dow Jones Industrial Average. Además, los ETFs pueden replicar índices de renta variable que sean ponderados por capitalización, por rentabilidad, por dividendos, por rentabilidad de los recursos propios, por beneficios, por ratios bursátiles (PER), etc.
  • ETFs sobre índices de renta fija: son aquellos que replican índices de activos financieros de deuda, comúnmente denominados activos de renta fija, que representan cestas de obligaciones o bonos, en el ámbito público o privado.
  • ETFs monetarios: son índices que representan a activos de deuda estatal a corto plazo con máxima calificación crediticia, así como a activos monetarios negociados en el mercado interbancario.
  • ETFs sobre índices nacionales: hacen referencia a índices que representan a los mercados o bolsas nacionales, sean de renta fija o de renta variable tales como el IBEX-35, CAC 40, DOW JONES, IBOVESPA, MERVAL, FTSE 100, MIBTEL, AEX Index, NIKKEI 225, etc.
  • ETFs sobre índices regionales: se trata de índices de renta fija o variable que representan a empresas pertenecientes a determinadas regiones dentro de los países (BCN INDEXCAT) o incluso regiones dentro de continentes o grupos económicos (EUROSTOXX 50, Euronext 100, MSCI BRIC, S&P Latin America 40, S&P BRIC 40, MSCI Pacific Index, etc).
  • ETFs sobre Índices globales: hacen referencia a índices mundiales de renta fija o de renta variable que integran valores de los diferentes países del mundo con mercados organizados, tales como el S&P Global 100, el MSCI World Index, AC World Index, etc).
  • ETFs sobre índices según capitalización: son índices que no representan a los mercados bursátiles nacionales, continentales o globales, sino que representan a grupos de valores atendiendo a su capitalización bursátil, por ejemplo, empresas de alta, mediana y baja capitalización (para el caso español podemos hablar del IBEX-35, IBEX Medium Cap y el IBEX Small Caps, respectivamente; así como otros internacionales tales como S&P MidCap 400, S&P Japan SmallCap, etc).
  • ETFs sectoriales: hacen referencia a fondos que replican índices de los diferentes grupos o sectores empresariales, tal como índices sobre utillities o empresas de servicios públicos, índices del sector bancario, telecomunicaciones, farmacéutico, biotecnológicas, construcción, alimentación, transporte, etc.; sean de ámbito nacional, regional o mundial (S&P Global Clean Energy Index, Dow Jones Utillity Average, etc.).
  • ETFs sobre índices que replican carteras formadas por empresas con diferentes estilos de gestión, es decir, fondos que invierten en empresas de valor o de calidad y de poca volatilidad normalmente pertenecientes a sectores maduros; o fondos que invierten en empresas de crecimiento que hacen referencia a empresas con expectativas de crecimientos superiores a la media en el largo plazo (MSCI Global Value, MSCI Global Growth, etc.).
  • ETFs inversos: son aquellos que permiten a los inversores operar en sentido contrario al mercado en general ya que estos ETFs permiten ganar dinero cuando los mercados bajan; sin embargo, producen minusvalías cuando los mercados suben. Una Sociedad de Valores española ofrece ETFs inversos cotizados en Paris, Xetra y Amex.
  • ETFs apalancados: son aquellos ETFs que replican el índice bursátil en una determinada proporción o apalancamiento, de tal forma que las ganancias o pérdidas del índice se incrementan según este grado de apalancamiento. Por ejemplo, en un ETF apalancado en un 200 %, las ganancias y las perdidas del índice subyacente son duplicadas por el ETF. Se trata, por tanto, de ETFs en los que se asume un mayor riesgo.
  • ETFs apalancados inversos o ultrainversos: que son ETFs inversos que además replican de forma apalancada el índice bursátil, por ejemplo, en un 200 %, de tal forma que las ganancias o pérdidas del índice subyacente se duplican con el ETF. Por tanto, se trata de ETFs de mayor riesgo en comparación con los ETFs no apalancados. Una Sociedad de Valores ofrece ETFs ultrainversos cotizados en Paris, Xetra y Amex.

Operativa básica con ETFs

Los fondos cotizados se negocian en dos mercados oficiales y organizados:

  • a) En el mercado primario: es el mercado donde participan los inversores institucionales con el fin de suscribir y reembolsar las participaciones de los fondos atendiendo a las exigencias de la sociedad gestora.
  • b) En el mercado secundario: mercado al que acuden los inversores, gestores e inversores institucionales para comprar o vender las participaciones de los ETFs. El mercado secundario se corresponde con el Mercado Continuo Español, que es un mercado informatizado o sistema de contratación de ámbito nacional denominado SIBE (Sistema de Interconexión Bursátil Español). En este mercado hay un segmento específico para la negociación de ETFs que comenzó a funcionar en julio de 2006. Este segmento de contratación funciona desde las 8:30 de la mañana hasta las 17:35 de la tarde, comenzando con una subasta de Apertura entre las 8:30 y las 9:00 de la mañana, siguiendo el Mercado abierto entre las 9 y las 17:30 horas y finaliza el mercado con una subasta de cierre de 17:30 a 17:35 horas.

La variación máxima o los límites de fluctuación de los fondos cotizados de los precios en el mercado continuo vienen determinados por unos rangos estáticos y dinámicos especificados en función de su volatilidad histórica de cada fondo cotizado.

La operativa con ETFs se puede realizar con cualquier Empresa de Servicios de Inversión sean Sociedades de Valores, Agencias de Valores o entidades de crédito. Y las órdenes bursátiles para la compra y venta de ETFs son equivalentes a las aplicadas en el resto de segmentos del mercado continuo (orden limitada, por lo mejor y al mercado) aunque se pueden utilizar también las órdenes condicionadas con determinados intermediarios.

Por otro lado, los ETFs cotizan a un precio o paridad en euros resultante de dividir o multiplicar el valor del índice de referencia en puntos entre una determinada cantidad, por ejemplo, el precio en euros de un ETFs será el valor del índice bursátil que replique dividido entre 100.

Recuerde que...

  • La inversión en Fondos Cotizados presenta indudables ventajas en comparación con los fondos de inversión convencionales como: Sencillez operativa, Máxima rentabilidad, Diversificación, Mínimo riesgo, Costes reducidos, Liquidez, Valoración en tiempo real, Transparencia, Expectativas de crecimiento, Gestión pasiva, Inversión global, Gestión activa, Dividendos y Estrategias sofisticadas.
  • Los sujetos o agentes que intervienen en la operativa de esta modalidad de Institución de Inversión Colectiva son: el emisor y gestor (constituye el fondo cotizado), los partícipes (son los inversores), los especialistas (son entidades, miembros del mercado, que tienen la obligación de proporcionar liquidez a los fondos cotizados) y el depositario.
  • Los fondos cotizados se negocian en dos mercados oficiales y organizados son: Mercado primario (participan los inversores institucionales con el fin de suscribir y reembolsar las participaciones de los fondos atendiendo a las exigencias de la sociedad gestora) y el Mercado secundario (acuden los inversores, gestores e inversores institucionales para comprar o vender las participaciones de los ETFs).
Subir