guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Emprendedor

Emprendedor

Aquella persona que es capaz de convertir una idea en un proyecto empresarial, creando una nueva empresa o generando un salto de calidad en la empresa en la que ya participa.

Gestión empresarial

Concepto

Etimológicamente, el término emprendedor procede del término empresa y se refiere a aquel que tiene iniciativa o decisión para acometer empresas o negocios (entrepreneurship). En francés se denomina entrepreneur.

El término emprendedor resulta muy amplio en su definición, ya que contempla múltiples acepciones derivadas de la cual es la causa de su origen, es decir, si el emprendedor nace o se hace y si se hace porqué, además de diferenciar donde desarrolla esa facultad emprendedora, es decir, con la generación de nuevas empresas o dentro de una ya existente.

Pero a nivel general se puede considerar que un emprendedor es aquella persona que es capaz de convertir una idea en un proyecto empresarial, creando una nueva empresa o generando un salto de calidad en la empresa en la que ya participa. Para conseguir desarrollar esta idea se precisa que esta resulte innovadora o diferenciada en el ámbito de actuación donde pretende estar presente, de manera que la idea de negocio que percibe se corresponda con una oportunidad no cubierta en el mercado y suponga una generación de empleo o una estabilización del que ya tiene. El desarrollo de esta idea innovadora requiere de la movilización de recursos, tanto materiales como inmateriales y financieros, sobre los que pesa el riesgo del fracaso, por lo que se le requiere al emprendedor la capacidad de enfrentar desafíos y la adaptabilidad constante a los cambios que se van produciendo en su entorno.

Se ha de tener en cuenta que no es lo mismo emprendedor que empresario. El empresario es una persona que realiza una actividad económica determinada para obtener un beneficio. En cambio, el emprendedor es la persona que emprende, que está dispuesta a mejorar de situación, para lo cual está constantemente introduciendo cambios en su negocio. El emprendedor es un empresario innovador, un empresario revolucionario.

La labor emprendedora requiere de una serie de características personales necesarias para su acción, como la orientación hacia la meta, es decir, no perder la perspectiva de los que se desea alcanzar a pesar de las influencias y limitaciones ambientales existentes, por lo que la tenacidad debe estar impregnada en su comportamiento. A su vez, se le requiere capacidad de convicción suficiente como para generar en el grupo y en los agentes externos la motivación suficiente como para que su participación se oriente hacia el objetivo definido, por lo que la habilidad negociadora resultará también fundamental para conseguir tal determinación y, sin duda, la vocación de líder. De manera, que es capaz de generar riqueza en nichos de mercado no explotados o con capacidad de crecimiento y convertir recursos ociosos o poco eficientes en productos o servicios de alta productividad.

El origen del emprendedor

La aparición del emprendedor tiene dos orígenes claramente justificados. En primer lugar, se puede considerar que el emprendimiento, la acción de emprender, tiene como sustrato básico de generación la existencia de una tradición familiar en el desarrollo de nuevas actividades empresariales o la existencia en el entorno de una actitud favorable al surgimiento de empresas. De manera que, el entorno actúa como un elemento positivo inductor del comportamiento del emprendedor, donde la pertenencia a una familia de emprendedores facilita ser emprendedor, probablemente en negocios conexos o semejantes a los del grupo al que pertenece. Además, estar ubicado en un distrito industrial especializado o en polo de crecimiento también puede facilitar el desarrollo de actividades empresariales por parte del emprendedor, y muy probablemente en las actividades que definen el distrito o actividades auxiliares al mismo. De esta manera se constata el carácter positivo del emprendimiento, ya que el hecho de emprender se convierte en una acción considerada adecuada en el ámbito en el que se desarrolla.

Pero el emprendedor no siempre se corresponde con lo planteado anteriormente, es más, quizás el aspecto negativo como inductor del emprendimiento resulta más relevante en número que el aspecto positivo. Cuando se habla del carácter o aspecto relativo del emprendedor, este hace referencia a que el surgimiento de la idea de negocio y su puesta en marcha atiende a la necesidad de salir de una situación no deseado por parte del emprendedor, ya sea por exclusión social o por insatisfacción laboral, provocando en el individuo que emprende la necesidad de satisfacer sus necesidades desarrollando un negocio propio. La consideración de la exclusión social no solo se corresponde por pertenecer a un colectivo marginal —exreclusos, exdrogodependientes, minorías étnicas—, también hace referencia a colectivos con bajo nivel de cualificación y/o perteneciente a grupos de edad elevados, que tienen graves dificultades para incorporarse al mercado de trabajo, buscando en el autoempleo y el desarrollo emprendedor la salida a su situación particular. Cabe incluir en este apartado aquellas personas que no consiguen el desarrollo de la carrera de promoción en las empresas en las que actuaban, bien porque no hay posibilidad de promoción —pequeñas empresas, empresas familiares— o porque esta resulta insatisfactoria con respecto a las pretensiones particulares del trabajador, buscando en el emprendimiento la vía de satisfacer sus expectativas profesionales.

Ámbito de actuación

La acción del emprendedor se circunscribe dentro de dos ámbitos. En primer lugar, se considera la figura del entrepreneur como aquella persona que lleva a cabo el desarrollo de una idea de negocio por cuenta propia, desarrollando un plan empresarial nuevo donde él asume todos los riesgos, tanto los patrimoniales como los de prestigio personal, creando una nueva empresa con la intención de producir bienes o prestar servicios a un mercado nuevo o ya existente.

Frente al entrepreneur cabe contemplar la figura del intrapreneur, que desarrolla las funciones de emprendimiento dentro de una empresa ya existente, incorporando nuevas ideas e innovaciones con la intención de crear nuevos negocios y satisfacer las necesidades derivadas de su carácter emprendedor consiguiendo mejorar la empresa en la que trabaja y los negocios de los que participa, asumiendo únicamente el riesgo que se derivaría de su prestigio personal por el éxito o fracaso de sus ideas e innovaciones.

Recuerde que...

  • El emprendedor es un empresario innovador, un empresario revolucionario.
  • Entrepreneur: persona que lleva a cabo el desarrollo de una idea de negocio por cuenta propia, desarrollando un plan empresarial nuevo donde él asume todos los riesgos.
  • Intrapreneur: desarrolla las funciones de emprendimiento dentro de una empresa ya existente, incorporando nuevas ideas e innovaciones con la intención de crear nuevos negocios.
Subir