guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Decisión

Decisión

Combinación de situaciones y conductas que pueden ser descritas en términos de tres componentes fundamentales: alternativas, consecuencias y sucesos inciertos.

Empresa

Concepto

Es una combinación de situaciones y conductas que pueden ser descritas en términos de tres componentes fundamentales: alternativas, consecuencias y sucesos inciertos.

Una decisión es el resultado final del proceso mental-cognitivo de un individuo u organización denominado toma de decisiones. El adoptar decisiones implicará en ocasiones, hacerlo de forma intuitiva (métodos subjetivos) o a través de procesos sistemáticos de reflexión (métodos objetivos).

Lo que esencialmente influencia una decisión es el conjunto de alternativas disponibles para el individuo que debe tomar la decisión, así como los criterios de elección que este aplique.

Decisión y riesgo

Lo cierto es que es tanto más fácil tomar decisiones cuanto mayor sea la cantidad y la calidad de la información pertinente de la que se dispone. Cuando se cuenta con información exacta, es sencillo determinar el riesgo que se corre al tomar una decisión.

El riesgo es fácilmente determinable en situaciones de certeza, es decir, cuando se conoce el problema, las opciones con las que se cuenta y los resultados a los que se llegaría al implementar cada una de ellas. Por ese motivo, en economía se emplean modelos “en certidumbre” lo que no significa que se conozcan los datos, sino que se opera como si se conociesen, esto es, como si las previsiones fueran ciertas. Así es posible evaluar el riesgo.

No obstante, en la mayoría de las decisiones empresariales la incertidumbre está presente. El riesgo va asociado a la incertidumbre y esta solamente es evitable, en alguna medida, mejorando la información disponible, pero la obtención de información tiene un coste que a veces no merece ser pagado si los resultados esperados por una mejor decisión no compensan la cantidad a pagar.

El riesgo solo deja de existir cuando la probabilidad de éxito es del 100 %, lo que casi nunca ocurre. Pero una decisión con un 80 % de probabilidades de éxito será siempre menos arriesgada que otra con tan solo el 25%.

El riesgo es consustancial a la actividad empresarial, y la mayor o menor proclividad a asumir riesgos dependerá de las características personales del sujeto decisor y de las circunstancias objetivas de cada empresa en cuestión. Riesgo y rentabilidad suelen ir unidos, de tal forma que lo habitual sea que “a mayor rentabilidad, mayor riesgo”.

Por este motivo, la tarea del “decisor” en la empresa es una labor continua de previsión y anticipación al futuro y de constantes correcciones y ajustes en función de la evolución de la realidad.

Fases

En el proceso decisorio se pueden observar una serie de disecciones, más o menos amplias, en fases o etapas del citado proceso, como son:

  • a) Identificación y diagnóstico del problema (toma de conciencia del mismo).
  • b) Búsqueda de soluciones y generación de posibles alternativas.
  • c) Evaluación de las alternativas.
  • d) Elección de una alternativa o acción a emprender.
  • e) Ejecución de la acción.
  • f) Evaluación y control de la acción implementada.

Estas fases a ejecutar en la toma y puesta en marcha de decisiones no son iguales en todos los casos, ya que tampoco son iguales los problemas y el entorno o circunstancias que se presentan. Por este motivo, unas etapas serán más breves y otras más largas según el problema abordado.

Tipos de decisiones

Las decisiones en el seno de las organizaciones son de muy diversa naturaleza, y por ello, cabe clasificarlas de múltiples formas:

  • a) Por el ámbito: individuales o colectivas; propias o ajenas; centralizadas o descentralizadas; de dirección o funcionales.
  • b) Por las consecuencias y su conocimiento: en certidumbre, en riesgo y en incertidumbre.
  • c) Por el plazo: a corto, a medio y a largo.
  • d) Por el objeto: secuenciales o de proceso y estructurales o constitutivas; regulares u ocasionales; parciales o totales.
  • e) Por la finalidad: de inversión, de financiación, de localización, comerciales, de producción, etc. Con un objetivo único o múltiple.
  • f) Por la estructuración del problema: estructuradas, semiestructuradas e inestructuradas.
  • g) Por el proceso: simultáneas o sucesivas; programadas o no programadas.
  • h) Por la naturaleza del problema: operativas, tácticas, organizacionales y estratégicas.
  • i) Por el tipo de acción: de corrección de comportamientos y de uso de recursos.

Recuerde que...

  • Es más fácil tomar decisiones cuanto mayor sea la cantidad y la calidad de la información pertinente de la que se dispone.
  • Las fases del proceso decisorio son: identificación y diagnóstico del problema, búsqueda de soluciones y generación de posibles alternativas, evaluación de las alternativas, elección de una alternativa o acción a emprender, ejecución de la acción y, finalmente, evaluación y control de la acción implementada.
  • Las decisiones pueden clasificarse por el ámbito, por las consecuencias y su conocimiento, por el plazo, por el objeto, por la finalidad, por la estructuración del problema, por el proceso, por la naturaleza del problema o por el tipo de acción.
  • Riesgo y rentabilidad suelen ir unidos, de tal forma que lo habitual sea que a mayor rentabilidad, mayor riesgo.
  • La tarea del “decisor” en la empresa es una labor continua de previsión y anticipación al futuro y de constantes correcciones y ajustes en función de la evolución de la realidad.
Subir