guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Economías externas

Economías externas

Interacciones entre productores y consumidores que se manifiestan indirectamente y no a través del sistema de precios.

Derecho fiscal

Concepto

Generalmente, en el mercado las actuaciones y decisiones de los consumidores y productores se manifiestan mediante variaciones en el sistema de precios. Por ejemplo, si aumenta la demanda de viviendas en propiedad se producirá una subida del precio de dichos bienes. Sin embargo, existen ciertas interacciones entre productores y consumidores que se manifiestan indirectamente y no a través del sistema de precios, son las denominadas economías externas, externalidades o efectos externos. Por tanto, un bien genera una externalidad si su producción o consumo afecta a los beneficios o costes de agentes distintos a sus productores o consumidores originales, sin que este efecto puede reflejarse en el sistema de precios. Por ejemplo, la contaminación. En el caso de que un empresario (productor) contamine el medio ambiente con su proceso productivo, está generando costes, en términos por ejemplo de un deterioro de la salud, sobre otros empresarios o consumidores. Dicho empresario contaminador no solo debe recoger en su estructura de costes los costes de explotación, sino también los costes que genera su actividad productiva, sin embargo el sistema de precios no es capaz de captar dichos efectos.

Según lo anterior, las externalidades se generan cuando se rompe el supuesto de independencia de las funciones de utilidad de los consumidores y de las funciones de producción y de costes de los productores.

Clasificación de las economías externas

Las externalidades pueden clasificarse según su signo y según los agentes económicos que intervienen en las mismas.

Así, en primer lugar, según su signo, estas pueden ser positivas (o economías externas) cuando la actuación del agente económico, ya sea consumidor o productor, aumenta el bienestar de los agentes receptores. Por ejemplo, el acto de vacunarse por una persona supone un beneficio para el resto de los individuos que la rodean, ya que reduce el riesgo de contagio. Por otro lado, pueden ser negativas cuando la actuación de un agente disminuye el bienestar de otros individuos. Por ejemplo, la contaminación acústica o atmosférica.

En segundo lugar, según los agentes que intervienen pueden clasificarse en externalidades entre consumidores (por ejemplo, el efecto negativo del consumo de tabaco sobre otros individuos); entre productores (por ejemplo, el efecto positivo de la innovación tecnológica que desarrolla un empresario sobre el resto del sector); entre consumidores y productores (el absentismo laboral -negativa- y los cursos de formación realizados por los trabajadores -positiva-); y entre sectores públicos (la competencia fiscal entre distintos países o comunidades autónomas, que se traduce en importantes rebajas fiscales, para atraer inversión a su territorio).

Medidas para corregir las economías externas

Cuando un agente económico produce una externalidad, se produce una ineficiencia, ya que este no tiene que pagar ningún precio si causa un perjuicio a otros (en caso de una externalidad negativa) ni recibe ninguna compensación si origina un beneficio (en caso de externalidad positiva).

Las externalidades deben corregirse o internalizarse de modo que el sistema de precios refleje todos los costes y beneficios que genera una actividad, tanto internos como externos. Dicha internalización se puede conseguir con las siguientes medidas que implican la intervención pública:

  • Reglamentación directa: mediante normas legales se fija el nivel eficiente de producción o consumo de una actividad.
  • Definición de los derechos de propiedad: según el economista Ronald Coase, para internalizar una externalidad es necesario, en primer lugar, que se definan los derechos de propiedad sobre ciertos bienes. Una vez definidos dichos derechos, debe establecerse una negociación entre los agentes afectados por la externalidad de modo que pueda establecerse o exigirse una compensación de dicho efecto mediante una transacción económica.
  • Impuestos y subvenciones: el sector público puede internalizar las externalidades concediendo subvenciones o subsidios (por ejemplo, a los individuos que no contaminan) y exigiendo impuestos (a los que contaminan).
  • Otras soluciones consisten, por ejemplo, en formar unidades de decisión más grandes que engloben tanto a los generadores como a los receptores de una externalidad (por ejemplo, en el caso de dos empresas que exploten en la superficie una bolsa de gas; cualquier externalidad que pudiera producir una de ellas se podría eliminar mediante la fusión de ambas) y la emisión por parte del sector público de determinadas licencias o derechos para realizar determinadas actividades (por ejemplo, emisión de derechos de contaminación).

Recuerde que...

  • Las externalidades pueden clasificarse según su signo y según los agentes económicos que intervienen en las mismas.
  • Según su signo pueden ser positivas (o economías externas) o negativas.
  • Según los agentes que intervienen pueden clasificarse en externalidades entre consumidores, entre productores, entre consumidores y productores y entre sectores públicos.
  • Cuando un agente económico produce una externalidad, se produce una ineficiencia, ya que este no tiene que pagar ningún precio si causa un perjuicio a otros ni recibe ninguna compensación si origina un beneficio.
  • Las externalidades deben corregirse o internalizarse de modo que el sistema de precios refleje todos los costes y beneficios que genera una actividad.
Subir