guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Economía antropológica

Economía antropológica

Analiza el comportamiento económico de seres y organizaciones, utilizando métodos etnográficos.

Contabilidad y finanzas

Concepto

La economía antropológica es el producto de una yuxtaposición de dos disciplinas académicas y trata, básicamente, temas que se pueden clasificar en tres ámbitos: el debate con la economía neoclásica, la relación con la ecología y, en menor medida, la distribución espacial de los mercados.

La economía antropológica, que también es conocida como la antropología económica, analiza el comportamiento económico de seres y organizaciones, utilizando métodos etnográficos, lo que ha generado la interpretación de las ideas económicas a la luz de los hallazgos etnográficos. El enfoque etnográfico implica un estudio longitudinal a profundidad y holístico, de la sociedad, utilizando varios métodos, entre ellos la observación participante.

Hay consenso al ubicar el origen de esta disciplina en 1952, en la publicación del libro Economic Anthropology. A Study in Comparative Economics, de Melville J. Herskovits (1895-1963), una continuación de una obra inicial titulada The Economic Life (1940). En este libro el autor plantea cómo el estudio de las sociedades primitivas puede llevarse a cabo a través de metodologías y principios propios de la economía.

Se reconocen antecedentes a esta iniciativa, trabajos de diversos investigadores que manifestaban la necesidad de definir y desarrollar un campo que conjugara sus problemas de investigación y las relaciones con la economía que estos tenían. Entre los más importantes están:

  • a) Bronislaw Kasper Malinowski (1884-1942): "The Primitive Economics of the Tobriand Islanders" (1921).
  • b) Raymond Firth (1901-2002): "Economics of the New Zealand Maori de, Economics in Primitive Communities" (1929).
  • c) Richard Thurnwald (1869-1954): "Economics in Primitive Communities".
  • d) Bronislaw Kasper Malinowski: "Coral Gardens" (1935).

Enfoques principales

La antropología económica o economía antropológica, se ha dividido en cuatro enfoques principales:

  • 1. La concepción formalista. Esta escuela fundamenta su desarrollo en la definición de economía que proporciona Lionel Robbins (1898-1984), en la cual la economía se enuncia como "la ciencia que estudia el comportamiento humano como una relación entre fines y medios escasos que tienen usos alternativos...". La corriente formalista enfoca su estudio de las realidades antropológicas y económicas, concibiendo un hombre optimizador, lo cual se acerca más a la teoría clásica económica que a la antropología. Así en la concepción formalista, no se consideran ni medios ni fines netamente económicos, sólo se contempla como económico, el proceso de asignación de recursos escasos a fines alternativos.

    Los formalistas plantean que toda sociedad, para su subsistencia, tiene la condición de obtener los recursos necesarios para satisfacer sus necesidades y desde este punto de vista, todas las sociedades constan de un sistema económico. De este modo sustentan la utilización de los principios económicos de maximización y la aplicación de las principales teorías económicas neoclásicas a las realidades socioculturales.

  • 2. La concepción sustantivista. La escuela sustantivista sostiene que los estudios económicos no deben desarrollarse de manera independiente y aislada de la sociedad que la comprende. Para los sustantivistas la economía es una construcción social históricamente determinada.

    Los estudios económicos que se realizan desde este enfoque no tienen un interés fundamental en las dinámicas económicas, no les interesa conocer la economía de un grupo social por la economía en sí, ni para tratar de optimizarla, perfeccionarla o generar ganancias. En cambio, lo que pretenden con el conocimiento de la economía de una sociedad, es descubrir y estudiar la trayectoria de la sociedad en sí, las relaciones entre los individuos que la conforman, los valores que tiene las formas de convivencia, entre otras características propias e inherentes a toda sociedad.

  • 3. La concepción marxista. Desde una perspectiva claramente económica, esta línea analiza las problemáticas del hombre y su concepto de sociedad, desde las posturas marxistas en conceptos como el de modo de producción, como resultado de las fuerzas y relaciones productivas y el de formación social, entendida como una realidad dentro de límites geográficos que ostenta sus especificidades en el desarrollo histórico de su economía y su conformación social.

    Desde la antropología económica y particularmente desde el enfoque marxista, se analizan, por ejemplo, las relaciones de producción y su nexo con los medios de producción, buscando una explicación y un entendimiento de la estructura social que deriva en estratos y clases que juegan un papel importante, pero diferente, en la distribución de los recursos que posibilitan la presencia material y la sostenibilidad social de un grupo o sociedad.

  • 4. El materialismo cultural. Este enfoque introduce una nueva variable a los estudios de la antropología económica, la ecología, y sostiene que existe una dependencia entre el comportamiento económico y los factores ecológicos que rodean a los integrantes de una sociedad.

    El materialismo cultural, no descarta otros factores, pero explica cómo han sido las condiciones materiales, el principal factor de explicación de los cambios socioeconómicos de las civilizaciones.

En el ámbito de la confrontación de la teoría neoclásica económica, la antropología económica debate sobre la pertinencia en los estudios económicos, del supuesto de la decisión racional de hacer máximo el beneficio, cuyo planteamiento implica una separación entre la acción económica y sus contextos históricos, culturales e institucionales. Aún así, los antropólogos económicos reclaman la poca trascendencia que los economistas han dado a este debate, con lo cual justifican el que solo se halla desarrollado desde la antropología.

En cuanto al problema de la antropología económica, Maurice Godelier advierte: "El problema de la antropología económica no es una cuestión de hecho, sino de derecho. Y esta cuestión de derecho consiste en el verdadero papel, en la importancia relativa de las relaciones económicas en la lógica profunda del funcionamiento y la evolución de las sociedades humanas; se trata, pues, de la cuestión de la relación entre economía, sociedad e historia. Esta cuestión teórica implica otra, epistemológica esta vez: la cuestión de las condiciones y modalidades de la práctica teórica que permite el conocimiento científico de las estructuras económicas de las sociedades estudiadas por los antropólogos".

Al delimitar el campo de actuación de la antropología económica, José Luis Molina y Hugo Valenzuela, explican: "Bajo nuestro punto de vista la antropología económica se ocupa de estudiar el entramado institucional que actúa en la producción y reproducción de la vida humana. El enfoque está, siguiendo a Polanyi (1977), en centrarse en los mecanismos que permiten el sustento del hombre (The Livelihood of Man) o los medios de vida (Narotzky, 1997, 2004). Este enfoque permite analizar tanto sociedades primitivas como las llamadas economías étnicas o las redes de trueque actuales. Sabemos que estos mecanismos se presentan en entramados institucionales, de forma que se puede contratar a parientes, ser un empresario exitoso vendiendo a los amigos y vecinos o precisar de un especialista en magia para realizar labores agrícolas. En estos ejemplos, la acción económica está integrada con el parentesco, las relaciones sociales o la religión, respectivamente. En el concepto de medios de vida están incluidos los procesos de circulación y consumo y es posible aplicarlo tanto a sociedades pre capitalistas como capitalistas".

En otra línea se encuentran críticas a la antropología económica. Posner (1980) expone que "La antropología económica por mucho tiempo ha sido consumida por un debate agudo entre dos escuelas, "formalista" y "sustantivistas"; la primera corriente considera que los principios de economía son completamente aplicables a las condiciones de vida primitiva; la segunda, que son totalmente inaplicables. El debate ha sido estéril, estribando en un concepto equivocado de la naturaleza económica. Ambos grupos dan por supuesto que la economía es (solo) el estudio de mercados explícitos. Los formalistas se pasan el tiempo buscando mercados explícitos en las sociedades primitivas y los sustantivistas se pasan el tiempo mostrando cómo son los recursos en las sociedades primitivas, en mayor parte no basada en el mercado. Ningún grupo parece darse cuenta de la literatura creciente en economía referente a las instituciones no basadas en el mercado...".

Una de las críticas más referenciada es la realizada por Frank H. Knight (1885-1972), fundador de la escuela de Chicago, en su polémica con Melville Jean Herskovits (1895-1963): "Esto lleva consigo el problema de las relaciones entre la teoría económica y otras ciencias sociales. Porque la economía es la única ciencia social que emplea de un modo efectivo el método de la deducción, partiendo de principios abstractos claros y estables, y el método del conocimiento especialmente intuitivo. Esto contrasta con todas las demás ciencias sociales, incluyendo las que en su denominación emplean la palabra «economía» o «económico», que son todas ciencias empíricas, aunque huelga decir que ninguna ciencia puede ser, a la vez, social en el verdadero sentido de la palabra y empírica en el sentido pleno en que lo son las ciencias físicas".

A pesar de estas críticas, los economistas reconocen, dado los avances en los métodos de la antropología, que aunque sigue siendo un prerrequisito para el progreso de economía como una ciencia positiva la existencia de datos estadísticos, se ha demostrado que tales datos existen en la antropología.

Recuerde que...

  • Trata temas clasificados en tres ámbitos: el debate con la economía neoclásica, la relación con la ecología y la distribución espacial de los mercados.
  • Enfoques: concepción formalista, sustantivista, marxista y materialismo cultural.
Subir