guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Flujos internacionales de capital

Flujos internacionales de capital

Contabilidad y finanzas

Concepto

Los flujos internacionales de capital o movimientos internacionales de capital son las compras y ventas de activos al extranjero de un país.

Los flujos internacionales de capital y la cuenta financiera

Los flujos internacionales de capital son contabilizados, desde el punto de vista de la balanza de pagos, en la balanza financiera (tradicionalmente conocida como balanza de capital).

Las entradas de capital son contabilizadas como un ingreso en la cuenta financiera y lo que representan son un aumento de los pasivos frente al exterior. Por su parte, las salidas de capital son contabilizadas como un pago en la cuenta financiera y lo que representan son un aumento en los activos frente al exterior.

Cuando las entradas de capital superan a las salidas de capital el país tendrá unos flujos netos de capital positivos, lo que se plasmará en un superávit en la balanza financiera. Por el contrario, cuando las entradas de capital sean inferiores a las salidas de capital el país tendrá unos flujos netos de capital negativos, lo que se plasmará en un déficit en la balanza financiera.

Interrelación entre los flujos internacionales de capital y el saldo de la balanza por cuenta corriente

La existencia de un superávit en la cuenta financiera (entradas de capital superiores a las salidas de capital) o de un déficit (salidas de capital superiores a las entradas de capital) está inversamente relacionado con el saldo que presente la balanza por cuenta corriente o para ser más exactos con la capacidad o necesidad de financiación de un país —determinada por la suma de la balanza por cuenta corriente más la balanza de capital—.

Como consecuencia de la aplicación del principio contable de partida doble, la balanza de pagos siempre está en equilibrio, es decir:

Balanza Cuenta Corriente + Cuenta Capital + Cuenta Financiera + Errores y Omisiones = 0

Y, por tanto:

Balanza Cuenta Corriente + Cuenta Capital = (-) Cuenta Financiera + (-) Errores y Omisiones

Si suponemos que no existen Errores y Omisiones, tendríamos que:

Balanza Cuenta Corriente + Cuenta Capital = Capacidad (+) o Necesidad (-) Financiación = (-) Cuenta Financiera

Por tanto, cuando un país tenga capacidad de financiación, su cuenta financiera presentará un déficit, es decir, se estará registrando un aumento de los activos netos frente al exterior o lo que es lo mismo en términos netos estará exportando capital. Por el contrario cuando un país tenga necesidad de financiación, su cuenta financiera presentará un superávit, es decir, se estará registrando un aumento de los pasivos netos frente al exterior o lo que es lo mismo en términos netos estará importando capital.

Capacidad Financiación → Salidas Netas de Capital

Necesidad Financiación → Entradas Netas de Capital

Distintos tipos de flujos internacionales de capital

Existen distintos criterios de clasificación de los flujos internacionales de capital:

  • Atendiendo al agente que los realiza, se diferencia entre flujos de capital privados y flujos de capital públicos.
  • Atendiendo al período temporal, se diferencia entre flujos a corto plazo y flujos a largo plazo.
  • Atendiendo a la naturaleza de los flujos, se suele diferenciar entre inversión directa, inversión en cartera y otra inversión.

El criterio utilizado por el Banco de España a la hora de elaborar la balanza de pagos de la economía española es el tercero de los indicados anteriormente, es decir, atendiendo a su naturaleza.

En concreto, la cuenta financiera de la balanza de pagos de España se estructura de forma que las operaciones del Banco de España tienen un tratamiento separado, con lo que se ofrece una primera apertura contemplando una cuenta con las operaciones de los distintos sectores, excluido el Banco de España, y otra con las operaciones del Banco de España.

Dentro de la cuenta financiera, excluido el Banco de España, se establecen cuatro balanzas, diferenciadas por el tipo de activos y pasivos en los que se materializan las operaciones correspondientes:

  • a) Inversiones directas, que se dividen en:
    • Acciones: se incluyen las suscripciones y compraventas de acciones cuando el importe de la participación del inversor es igual o superior al 10 % del capital social de la sociedad emisora.
    • Otras formas de participación: se incluyen la adquisición y venta de títulos representativos del capital distintos de las acciones.
    • Beneficios reinvertidos: se incluyen como transacciones de inversión directa los beneficios reinvertidos de las empresas españolas en el exterior y viceversa.
    • Financiación entre empresas relacionadas: incluye las operaciones de préstamo entre las empresas matrices y sus filiales o sociedades participadas y entre filiales de un mismo grupo, siempre que no se trate de entidades de crédito.
    • Inversiones en inmuebles: comprende la adquisición de la propiedad sobre bienes inmuebles.
  • b) Inversiones de cartera, que se desagregan en:
    • Acciones y otras participaciones en fondos de inversión: incluyen la suscripción y compraventa de acciones que no constituyen inversión directa y la compraventa de participaciones en fondos de inversión.
    • Bonos, obligaciones e instrumentos del mercado monetario: incluyen las transacciones con cualquier tipo de valores representativos de empréstitos, con la única condición de que sean negociables en mercados españoles o extranjeros. Se presentan divididas entre bonos y obligaciones, por una parte —en líneas generales, títulos emitidos con vencimiento inicial a más de un año—, e instrumentos del mercado monetario, por otra —en su mayoría, títulos emitidos con vencimiento inicial de un año o menos, si bien se incluyen las letras del Tesoro a dieciocho meses—.
  • c) Otra inversión: se recogen, por exclusión, las variaciones de activos y pasivos financieros frente a no residentes no contabilizadas como inversiones directas o de cartera, o como reservas. Está constituida, fundamentalmente, por las operaciones de préstamo y depósito.
  • d) Derivados financieros: el FMI, en una revisión al Quinto Manual de la Balanza de Pagos estableció que debe incluirse en la cuenta financiera todo instrumento financiero derivado que pueda valorarse porque exista un precio de mercado para el activo subyacente, independientemente de que se negocie, o no, en mercados organizados, e independientemente de cuál sea el activo subyacente.

El Banco de España dentro de la cuenta financiera recoge transacciones entre residentes y no residentes de: las opciones emitidas a la medida o en mercados organizados, los futuros financieros emitidos en mercados organizados o a la medida, los warrants, ya sean sobre acciones o sobre valores representativos de empréstitos, las compraventas de divisas a plazo, los acuerdos de tipos de interés futuro —FRA—, las permutas financieras de moneda o de tipos de interés y cualquier otra permuta financiera o swap, sea sobre índices o sobre cualquier otra clase de activos.

Flujos internacionales de capital y posición de inversión internacional

Los flujos internacionales de capital suponen variaciones en los activos y pasivos de un país frente al exterior. Cuando existen unos flujos netos de capital positivos (las entradas son superiores a las salidas) hay un aumento en los pasivos frente al exterior y viceversa cuando existen unos flujos netos de capital negativos (las entradas son inferiores a las salidas) hay un aumento en los activos frente al exterior.

Los flujos internacionales de capital que año tras año tiene un país tienen su reflejo desde el punto de vista del endeudamiento internacional de un país, que se recoge a través de la denominada "posición de inversión internacional". Cuando un país tenga más activos frente al exterior que pasivos frente al exterior tendrá una posición acreedora en su posición de inversión internacional y, por el contrario, si los pasivos frente al exterior superan a los activos tendrá una posición deudora.

La evolución de la posición de inversión internacional de un país está relacionada, en principio, con los flujos netos de capital del país, y, en última, con la capacidad o necesidad de financiación que a lo largo del tiempo tenga el país. Cuando un país tenga entradas netas de capital del exterior, en la medida en que aumentan sus pasivos frente al exterior, la posición de inversión internacional se estará deteriorando y viceversa.

En la práctica, la evolución de la posición de inversión internacional no sollo viene condicionada por los flujos netos de capital sino también por el precio de los activos y por los tipos de cambio.

Evolución de los flujos de capital de la economía española

La economía española ha presentado tradicionalmente una necesidad de financiación, que lógicamente hacen que la cuenta financiera presente un superávit, o lo que es lo mismo que se registren entradas netas de capital extranjero.

A partir de 2003 se produjo un rápido aumento en la necesidad de financiación de la economía española que ha obligado a una creciente captación de recursos financieros fuera de nuestras fronteras, recursos que no oólo deben financiar el déficit acumulado de la balanza por cuenta corriente y de capital, sino, además, el creciente peso relativo de los activos extranjeros en manos de residentes.

El papel de la inversión directa como instrumento de financiación del déficit por cuenta corriente ha variado de forma sustancial en las dos últimas décadas. Hasta 1997 las inversiones directas del exterior en España superaban ampliamente las inversiones directas de España en el exterior, constituyendo la forma fundamental de financiación del déficit exterior. Sin embargo, a partir de 1997, y con la salvedad de 2002, las salidas de las inversiones directas españolas en el exterior son más importantes que las entradas de inversión extranjera en España. En 2008, los flujos de inversión directa reflejan unas salidas netas de 5,1 miles de millones de euros (5, 0% del PIB).

La mundialización de los mercados financieros, como consecuencia de la liberalización de los movimientos de capitales y de la aparición de nuevos instrumentos financieros y, en especial, la que ha tenido lugar en el seno de la Unión Europea, ha estimulado la expansión de los flujos financieros en forma de inversión de cartera y de otras inversiones

De hecho, a partir de 1997 período en el que, como hemos indicado, se contabilizan salidas netas de inversión directa, la inversión de cartera y las otras inversiones han pasado a constituir las fuentes de captación de recursos financieros fuera de nuestras fronteras.

A partir de 2004 la inversión de cartera se convirtió en la principal fuente de financiación externa de la economía española. Estas entradas netas de inversión de cartera se concentraron básicamente en bonos y obligaciones, y dentro de ellos destacan los activos de titulización con garantía hipotecaria, favorecidos por el auge registrado por los créditos hipotecarios, ligado al aumento del precio de la vivienda.

Por su parte, la otra inversión (fundamentalmente, préstamos, depósitos y repos) constituyó la principal fuente de financiación en el período 1997-2003, como consecuencia principalmente de las inversiones realizadas por no residentes en préstamos y depósitos de corto plazo.

La crisis financiera internacional ha dificultado notablemente la captación de financiación externa y eso ha hecho que en 2007 y 2008 la cuenta financiera excluido el Banco de España, no cubra el total de necesidades de financiación de la economía española, lo que se ha reflejado en un deterioro en la cuenta financiera del Banco de España.

Recuerde que...

  • Las entradas de capital son contabilizadas como un ingreso en la cuenta financiera y representan un aumento de los pasivos frente al exterior.
  • Las salidas de capital son contabilizadas como un pago en la cuenta financiera y representan un aumento en los activos frente al exterior.
  • Tipos de flujos internacionales de capital: atendiendo al agente que los realiza, al período temporal o a la naturaleza de los flujos.
  • Balanzas de: inversiones directas, de cartera, otras y derivados financieros.
  • Los flujos internacionales de capital suponen variaciones en los activos y pasivos de un país frente al exterior.
Subir