guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Credit crunch

Credit crunch

Fenómeno financiero consistente en una brusca reducción de la financiación disponible para los distintos agentes económicos, consecuencia de un endurecimiento en la política crediticia que las entidades bancarias aplican a su clientela o incluso entre ellas mismas.

Contabilidad y finanzas

Concepto

El término credit crunch o contracción del crédito hace referencia al fenómeno financiero consistente en una brusca reducción de la financiación disponible para los distintos agentes económicos (tanto economías domésticas como empresas), como consecuencia de un endurecimiento en la política crediticia que las entidades bancarias aplican a su clientela o incluso entre ellas mismas.

Aunque el término se empezó a utilizar en algún informe de la Reserva Federal de Estados Unidos en los años 1960, cuando realmente se puso de moda fue a partir del verano de 2007, tras el inicio de la crisis de las hipotecas "subprime" en Estados Unidos.

Qué supone la existencia de un credit crunch

La existencia de un credit crunch no solo supone una menor disponibilidad de crédito para los agentes económicos que precisan de financiación, sino que viene normalmente acompañado de un endurecimiento en las condiciones que las entidades bancarias establecen para la concesión de crédito.

Cuando se produce un credit crunch la relación existente entre disponibilidad crediticia y tipos de interés se altera y la disponibilidad de crédito se reduce con independencia del tipo de interés existente.

Orígenes

Existen distintas circunstancias que pueden dar origen a una restricción del crédito por parte de las entidades bancarias, entre las que se encuentran:

  • La reducción o la expectativa de reducción del valor de los activos que las entidades bancarias utilizan como colaterales en los créditos concedidos.
  • Cuando se produce un cambio brusco en las condiciones monetarias. Por ejemplo, cuando el Banco Central, de forma inesperada, aumenta los coeficientes legales de caja o impone nuevas restricciones en la regulación para la concesión de préstamos.
  • Cuando el Gobierno de un país establece controles directos a la concesión de créditos del sistema bancario.
  • Cuando se extiende la percepción de que existe un riesgo importante en la solvencia de algunas entidades bancarias.

Un credit crunch normalmente viene precedido de períodos en los que se ha llevado a cabo una política crediticia excesivamente arriesgada e inapropiada, que favorece la creación de burbujas especulativas, en las que se producen crecimientos excesivos en el precio de activos, financieros y/o reales; y que normalmente vienen acompañadas de un sobreendeudamiento de los agentes económicos.

El desencadenante de la restricción del crédito suele producirse cuando los precios sobrevalorados de los activos empiezan a bajar y se extiende el número de agentes económicos con problemas financieros, ya sean de liquidez o de solvencia. En esta situación las entidades bancarias muy probablemente reducirán y endurecerán las condiciones de acceso al crédito, precipitando y acrecentando los efectos de la crisis financiera.

Consecuencias

La aparición de un credit crunch no supone únicamente que en la economía de un país se produzca un problema de índole financiera, sino que, por el contrario, lo que se inicia como un problema financiero muy probablemente concluya en una crisis económica, con importantes efectos en términos de crecimiento económico y de empleo.

El credit crunch supone de forma inmediata una limitación de las posibilidades de endeudamiento de los consumidores, lo que traerá consigo una reducción del consumo privado. Igualmente, y de forma acusada, las restricciones crediticias a las que se enfrentan las empresas les obligarán a reducir sus planes de inversión. Dado que el consumo privado y la inversión son los dos componentes con mayor peso en la demanda agregada de cualquier país, el crecimiento económico se reducirá y con ello se producirá una caída en el empleo y un aumento en el paro.

Las consecuencias negativas del credit crunch serán tanto mayores cuanto mayor sea el nivel de endeudamiento de los agentes económicos y cuanto mayor sea la caída en los precios de los activos que se produzca una vez iniciada la crisis.

V. La crisis de las hipotecas "subprime": un ejemplo de credit crunch

En agosto de 2007, aunque su origen se remonta a los años precedentes, se inició en Estados Unidos la denominada crisis de las hipotecas "subprime", que, posteriormente, se ha convertido en una crisis financiera y económica de escala mundial.

Factores causantes de la crisis

Se pueden señalar distintos factores principales como causantes de la crisis:

— La enorme burbuja especulativa de los activos inmobiliarios que se produjo en Estados Unidos desde mediados de los noventa.

— La ausencia de regulación sobre las hipotecas "subprime”en Estados Unidos. Una situación peligrosa, pues este segmento hipotecario conlleva un mayor riesgo, y al final ha provocado un proceso de contagio global.

— Un mal diseño de los incentivos en la concesión de hipotecas "subprime”. La titulización de los créditos "subprime”, vía por la que los problemas de las “hipotecas basura” estadounidenses se han extendido por todo el mundo.

— El creciente grado de apalancamiento o endeudamiento del sector financiero en un entorno de políticas monetarias extremadamente laxas.

Cómo surgió la crisis

Para comprender cómo se desencadena la crisis de las hipotecas “subprime” y cómo esta se convierte posteriormente en una crisis financiera y económica global, hay que remontarse al período de “boom” del mercado inmobiliario norteamericano. En aquellos años, el continuo aumento de los precios de la vivienda generó el incentivo para el desarrollo de las hipotecas "subprime".

Las hipotecas "subprime" son préstamos de alto riesgo, donde el deudor se enfrenta a pagos que representan una parte muy elevada de sus ingresos y en los que su capacidad de devolución del préstamo depende en gran medida de que se mantenga la tendencia de aumento del precio de la vivienda, lo que le reporta una ganancia de capital derivada de la revalorización de la vivienda, que le permite refinanciar el préstamo en unas condiciones más ventajosas.

Cuando el precio de la vivienda comenzó a descender, el riesgo de las hipotecas "subprime” aumentó considerablemente, y su valor se redujo sustancialmente. Pero lo que en otras circunstancias podría haber sido una crisis de dimensiones locales, la titulización de estos créditos hizo que sus efectos se extendieran por todo el mundo.

La mayoría de las hipotecas basura fueron concedidas por entidades financieras no tomadoras de depósitos y que para obtener financiación se desprendían de estas hipotecas y las vendían a bancos comerciales o bancos de inversión. Estos, a su vez, "empaquetaban" las hipotecas mezcladas en bloques y emitían bonos de titulización de deuda que utilizaban las hipotecas "subprime” originales como garantía o colateral. Y estos nuevos bonos fueron distribuidos a todo tipo de inversores institucionales —fondos de inversión, compañías de seguros, tesorerías de instituciones de crédito— en multitud de países.

Otro factor agravante de los efectos negativos de la crisis se deriva del hecho de que como los bonos hipotecarios "subprime” no cotizan en mercados organizados y su complejidad es tan alta, se suelen utilizar modelos matemáticos sofisticados para calcular su precio. Sin embargo, el aumento de la morosidad hipotecaria obligó a reconocer que algunos de los productos financieros no podrían recuperar el capital invertido. Esta incertidumbre sobre el valor real de estos activos y sobre la viabilidad de las instituciones que garantizaban las hipotecas se transformó en una crisis de confianza que se extendió por todos los mercados financieros. El mercado interbancario, donde los bancos se prestan dinero entre sí, comenzó a sufrir fuertes tensiones, al crecer la desconfianza sobre la capacidad de los participantes de hacer frente a sus obligaciones financieras. Paralelamente, se registró un fuerte aumento de los diferenciales de crédito de los bonos de empresas privadas y una intensa caída en las Bolsas.

En este contexto, los bancos empezaron a reconocer que debían dotar provisiones por las pérdidas producidas en estos instrumentos financieros. Ante la depreciación de los activos de su balance y el deterioro de sus ratios de capital algunos bancos consiguieron defenderse a través de ampliaciones de capital. Pero no todas las instituciones consiguieron superar sus problemas y se ha producido una serie de quiebras (a título de ejemplo, simplemente citar, entre otros, Northern Rock o Lehman Brothers) o de rescates de entidades (por ejemplo, Fannie Mae y Freddie Mac).

Lógicamente, los problemas del sistema bancario rápidamente se trasladaron a un endurecimiento en las condiciones de los préstamos, lo que al final ha conducido a la economía mundial a la crisis económica de mayor gravedad desde la Gran Depresión de 1929.

Recuerde que...

  • Supone una menor disponibilidad de crédito para los agentes económicos que precisan de financiación y endurecimiento en las condiciones que las entidades bancarias establecen para la concesión de crédito.
  • La relación existente entre disponibilidad crediticia y tipos de interés se altera y la disponibilidad de crédito se reduce.
  • El desencadenante de la restricción del crédito suele producirse cuando los precios sobrevalorados de los activos empiezan a bajar y se extiende el número de agentes económicos con problemas financieros
  • Consecuencias negativas serán mayores cuanto mayor sea el nivel de endeudamiento de los agentes económicos y cuanto mayor sea la caída en los precios de los activos.
  • Un ejemplo de credit crunch: La crisis de las hipotecas "subprime"
Subir