guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Creación de valor

Creación de valor

Generación de utilidad o riqueza por parte de la empresa en un ejercicio o período de tiempo.

Contabilidad y finanzas

Concepto

La creación de valor se identifica con la generación de utilidad o riqueza por parte de la empresa en un ejercicio o período de tiempo.

Tradicionalmente el objetivo de las empresas mercantiles ha pasado de ser la consecución del máximo beneficio a lograr la supervivencia. Actualmente, el fin fundamental de la mayoría de entidades se centra en la creación de valor, siendo la base de todas sus decisiones.

En un entorno altamente volátil como en el que vivimos, hay que buscar e identificar aquellas oportunidades que constituyan creación de valor. Esto exige una constante renovación de conocimientos y aptitudes, innovación, búsqueda de ventajas en el medio y largo plazo, y no solo ganancias a corto, todo ello unido a la incorporación a la empresa de los medios necesarios, que posibiliten una adecuada toma de decisiones.

Sin embargo, la creación de valor no es un concepto de fácil identificación, siendo comúnmente confundido con el término valor y no existiendo además unanimidad a la hora de calcularlo. Así, los conceptos “valor de una empresa” y “generación de valor o valor creado” por la misma están muy relacionados, aunque a veces se tienden a identificar pero no son idénticos. El primero es asimilable a una variable fondo, mientras que el segundo correspondería a una variable flujo, rendimiento o riqueza generada en un período. Si bien es cierto que el primero debe aumentar para generar valor, o al menos mantener o conservar su cuantía inicial para no destruirlo, al mismo tiempo, que el segundo representa la generación de valor continuada en el tiempo, que contribuye a la supervivencia de la empresa en el largo plazo y se convierte en riqueza para el ente generador (incrementa el valor de la empresa).

Una vez delimitados los conceptos y centrándonos en la creación de valor, hay dos cuestiones fundamentales de partida y que ya se han comentado, la primera es que no existe acuerdo a la hora de determinar cuál es la mejor o más adecuada forma para evaluar si una empresa crea o destruye valor, y la segunda, la confusión existente alrededor de la percepción de “creación de valor” o “valor creado”. El origen de la creación de valor está siempre en la empresa (y sus expectativas), sin embargo el destino no, y es ahí donde se produce la confusión, pues hay que distinguir entre:

  • Valor creado o generación de valor para la empresa.
  • Valor creado como riqueza generada para sus partícipes y en concreto, para el accionista.

Creación de valor para la empresa

El valor creado para la empresa equivale al incremento o disminución del valor de la firma, o lo que es lo mismo, la variación de la cuantía correspondiente a la variable fondo o “valor”. En otras palabras, crear valor para la empresa se identifica con generar utilidad con respecto a una situación de partida.

De hecho uno de los muchos motivos que llevan a valorar una empresa es la práctica común de medir la generación de valor en un período, valorando la empresa en dos momentos consecutivos. La diferencia entre ambos valores, una vez añadidas las cantidades entregadas a los socios y deducido el coste de oportunidad ocasionado por mantener la inversión en la empresa, es entendida como creación de valor.

CVe= (VE1-VE0) - (S+k)

Donde,

CVe: Creación de valor para la empresa.

VE: Valor de la empresa en el momento 1.

VE0: Valor de la empresa al inicio de un período.

S: Salidas de fondos para los accionistas.

k: Coste de oportunidad.

Sin embargo, esta concepción de creación de valor no puede ser considerada como la única, y menos como la mejor, pues hay que tener en cuenta que realmente la verdadera creación de valor solo se consigue cuando una empresa supera sus expectativas previas o previstas, y que le posibilita tener ventajas competitivas con respecto al resto de empresas, lo cual a su vez le conducirá a lograr sus objetivos exitosamente. Así, se podría decir que una empresa puede generar valor, aún cuando ha generado pérdidas contables, si estas son inferiores a las que se habían previsto, y una empresa que genera beneficios y que tiene una buena situación competitiva en el sector en el que opera, estar destruyendo valor por no superar las expectativas previstas. Este aspecto es tenido en cuenta por la otra concepción de creación de valor, que se analiza a continuación.

Creación de valor para el accionista

Como ya se ha comentado previamente, para crear valor no es suficiente con que la empresa crezca, lo cual haría que el valor de la empresa se incremente de un período a otro, sino que es necesaria una mejora de las expectativas previstas. En otras palabras, la verdadera creación de valor se identifica con la superación de expectativas previas, con la generación de utilidad para sus partícipes, que en última instancia se medirá a través del valor creado para el accionista. La justificación de tomar como referencia al accionista radica en que este es el último de todos los participantes de la empresa en recibir su remuneración. Hay multitud de agentes relacionados o interesados en la empresa (acreedores, entidades financieras, estado, agentes de mercado de capital, etc.). Sin embargo, a excepción del accionista, todos ellos solo tienen como fin el que se satisfagan sus intereses particulares. En cambio, la contraprestación de los accionistas, por invertir en la empresa y asumir riesgo, es de carácter residual, es decir, solo se benefician una vez satisfechos los intereses del resto. Por tanto, el valor creado para los accionistas tiene en cuenta implícitamente la remuneración del resto y, puede considerarse como una medida de la gestión empresarial basada en la satisfacción de los intereses de todos los implicados en la empresa, y por ende de la generación de valor.

CVa=Ra-Exa

Donde,

CVa: Creación de valor para el accionista.

Ra: Riqueza transmitida a partícipes.

Exa: Expectativas puestas en la empresa.

Relacionado con el objetivo primordial de generar valor en la empresa surge una estrategia de gerenciamiento, o proceso de management denominado “Value Based Management” (VBM) o gestión basada en el valor, que tiene como objetivo orientar todas y cada una de las decisiones empresariales, involucrando a toda la organización, en la búsqueda de creación de valor. Esta estrategia se ha implantado de forma generalizada en los últimos años, en los que paralelamente se ha ido haciendo habitual el uso en el ámbito empresarial, tanto a nivel nacional como internacional, de la expresión “creación de valor para el accionista”, como puede observarse en multitud de Memorias e Informes Anuales de empresas cotizadas.

Recuerde que...

  • No existe acuerdo para determinar cuál es la mejor forma para evaluar si una empresa crea o destruye valor.
  • Existe confusión alrededor de la percepción de “creación de valor” o “valor creado”.
  • Crear valor para la empresa se identifica con generar utilidad con respecto a una situación de partida.
  • La verdadera creación de valor se identifica con la superación de expectativas previas, con la generación de utilidad para sus partícipes, valor creado para el accionista.
Subir