guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Redescuento

Redescuento

Instrumento con que contaba la política monetaria para llevar a cabo su control sobre la cantidad de dinero consistente en que el Banco Central prestaba dinero a los bancos privados contra el papel o títulos que tenía en su poder, lo que suponía un aumento de la oferta monetaria, cobrando un interés denominado tipo de redescuento.

Banca y bolsa

Préstamos otorgados por un Banco Central a los bancos mediante endoso pleno de efectos o pólizas de crédito en función del límite de redescuento fijado para cada entidad.

Se trata de uno de los instrumentos con que contaba la política monetaria para llevar a cabo su control sobre la cantidad de dinero. El Banco Central prestaba dinero a los bancos privados contra el papel o títulos que tenía en su poder, lo que suponía un aumento de la oferta monetaria. Por este préstamo, el Banco Central cobraba un interés denominado tipo de redescuento. La modificación del citado tipo influía en el deseo de los bancos de pedir créditos y por lo tanto en la oferta monetaria.

El redescuento bancario de efectos por los bancos privados en el banco emisor era una fórmula muy generalizada en numerosos sistemas bancarios, aunque hoy día sustituida por la toma de valores a corto plazo, generalmente con pacto de recompra. En España fue la Ley de Ordenación Bancaria, de 31 de diciembre de 1946, la que estableció en su artículo 15 la autorización al Banco de España para redescontar efectos a los bancos y banqueros con una bonificación de un 15% de interés. Una Orden Ministerial de 21 de mayo de 1963 autorizaba al Banco de España a conceder líneas ordinarias y especiales de redescuento a los bancos industriales en consideración especial a la naturaleza de estos bancos y de conformidad con lo establecido en el Decreto Ley 53/1962, de 29 de noviembre, por el que se establecía la regulación de dichos bancos.

La operación de redescuento se regulaba en el artículo 11 de los actualmente derogados estatutos del Banco de España, aprobado por el Decreto de 24 de julio de 1947, y señalaba que los efectos admitidos a descuento o redescuento no deberían exceder de 90 días de vencimiento y debían contener dos firmas de personas o entidades de reconocida solvencia. Los efectos redescontados por los bancos tenían una bonificación de un quinto sobre el interés señalado por el banco.

El límite de descuento para cada entidad era fijado por el Banco de España discrecionalmente. En 1979 se sustituyó la modalidad de redescuento de efectos, dado el excesivo proceso burocrático que suponía, por la autorización de créditos personales mediante la suscripción de pólizas cuya cuantía se convenía con el banco.

Desde 1958 se inició la autorización individualizada de operaciones a plazo superior a 90 días y a partir de 1960 hasta 18 meses, pero paulatinamente fueron creándose líneas de autorización de operaciones de financiación para determinados sectores de interés nacional, por los bancos privados, a plazo medio y largo, creándose para la movilización de dichos efectos líneas especiales de redescuento en el Banco de España, que finalmente fueron suprimidas al aprobarse en 1971 la Ley de Crédito Oficial y establecerse el coeficiente de inversión obligatorio.

Recuerde que...

  • El redescuento bancario de efectos por los bancos privados en el banco emisor era una fórmula muy generalizada en numerosos sistemas bancarios, hoy en día sustituida por la toma de valores a corto plazo, generalmente con pacto de recompra.
  • El límite de descuento para cada entidad era fijado por el Banco de España discrecionalmente.
  • En 1979 se sustituyó la modalidad de redescuento de efectos, dado el excesivo proceso burocrático que suponía, por la autorización de créditos personales mediante la suscripción de pólizas cuya cuantía se convenía con el banco.
Subir