guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Rentabilidad bancaria

Rentabilidad bancaria

Ratio que relaciona los resultados con los recursos propios. En una entidad bancaria debe mostrar el rendimiento que se ha empleado en las actividades llevadas a cabo por el banco.

Banca y bolsa

Concepto

La rentabilidad, al referirla a una actividad, debe mostrar el rendimiento o productividad del capital empleado en esa actividad. El Banco de España, en este sentido, indica que “el ratio que relaciona los resultados con los recursos propios es el indicador más apropiado de la rentabilidad bancaria”.

En cualquier caso, todas las medidas adoptadas por la banca deben tener como fin último la continua creación de valor para los accionistas, es decir, la obtención de una rentabilidad superior a las expectativas.

Todos los análisis de la rentabilidad bancaria requieren de, al menos, dos elementos básicos: un indicador económico como criterio de medida y un estándar a partir del cual verificar si unos resultados son aceptables o no. La comparación en términos absolutos carece de sentido ya que cualquier magnitud seleccionada para medir unos resultados debe considerar simultáneamente los recursos invertidos en su generación.

La forma más habitual de expresión del retorno sobre una determinada inversión es mediante la utilización de ratios. En el numerador figura el flujo de renta obtenida, mientras que en el denominador está el volumen de recursos empleados para su obtención. El problema consiste en seleccionar qué elementos incluir en uno u otro lado de la relación.

En lo que se refiere al numerador, las dos principales formas de medición del resultado son el beneficio neto (BN) y los recursos generados (Cash Flow, CF), mientras que en el denominador se utilizan los activos totales medios (ATM) o los fondos propios (RRPP).

Ratios de rentabilidad bancaria

En definitiva, combinando las cuatro variables anteriores tenemos los principales ratios de rentabilidad bancaria:

  • Cash flow sobre activos totales.
  • Cash flow sobre recursos propios.
  • Beneficio neto sobre activos totales medios, lo que se conoce como Rentabilidad sobre activos (Return on Assets, ROA).
  • Beneficio neto sobre recursos propios, más conocido como Rentabilidad sobre recursos propios (Return on Equity, ROE).

El cash flow en el negocio bancario suele identificarse como el resultado antes de impuestos más la suma de las partidas que no implican la utilización de fondos, como son las provisiones y las amortizaciones.

La exclusión de las amortizaciones y las provisiones hace que el análisis sea incompleto pues representan un cargo apropiado a la cuenta de resultados: las primeras al recoger la utilización de la inversión que en su momento se hizo en inmovilizado material o inmaterial, y las segundas al hacer referencia al deterioro estimado en la cartera del banco durante un determinado período.

Los principales motivos que se esgrimen para su utilización en detrimento del BN se centran en que dichas partidas pueden ser manipuladas contablemente, lo cual no está exento de razón, ya que los criterios de imputación de provisiones no se han homogeneizado a nivel internacional. Por otra parte, las amortizaciones pueden verse influidas por factores como el calendario de amortización o las leyes que permiten la actualización de balances.

No obstante, la mayor objetividad que ha implantado la normativa hace que estas diferencias se hayan reducido considerablemente con respecto a situaciones pasadas. Así, el BN, al incorporar todas las partidas de coste, debe desempeñar el papel de indicador básico del resultado de una entidad, sin menospreciar el papel complementario del CF, tanto para la detección de este tipo de anomalías como para medir la liquidez generada en un determinado período.

La alternativa entre ATM o RRPP como indicadores de inversión se clarifica considerando el hecho de que el primero está inmerso en el segundo, a través de la siguiente fórmula:

RRPP = (Beneficio / ATM) * (ATM / RRPP)

Por lo tanto, la rentabilidad sobre fondos propios proviene de la rentabilidad sobre activos totales medios, apalancada por un nivel de endeudamiento:

RRPP = ROA * Nivel de Endeudamiento

La rentabilidad sobre activos dificulta la comparación entre entidades con distinta tipología de negocio (banca comercial, banca privada, banca de inversión, banca corporativa), al diferir notablemente su grado de apalancamiento y su nivel de asunción de riesgos.

Así, el BN sobre RRPP (ROE) ha pasado a ser el indicador contable más apropiado para medir el retorno sobre la inversión y un primer paso hacia la evaluación del nivel de creación de valor de cara al accionista.

Con el fin de maximizar su valor, las entidades más avanzadas han desarrollado sistemas que les permiten evaluar la rentabilidad de su actividad respecto al nivel de riesgo asociado a cada una de sus líneas de negocio. Lo que se ha venido en denominar rentabilidad ajustada al riesgo.

Recuerde que...

  • Todas las medidas adoptadas por la banca deben tener como fin último la continua creación de valor para los accionistas.
  • Los principales ratios de rentabilidad bancaria son: el cash flow sobre activos totales, el cash flow sobre recursos propios, la rentabilidad sobre activos y laentabilidad sobre recursos propios.
  • El cash flow es el resultado antes de impuestos más la suma de las partidas que no implican la utilización de fondos.
  • La alternativa entre ATM o RRPP como indicadores de inversión se clarifica considerando el hecho de que el primero está inmerso en el segundo.
  • La forma más habitual de expresión del retorno sobre una determinada inversión es mediante la utilización de ratios.
Subir