guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Zona única de pagos en euros (SEPA)

Zona única de pagos en euros (SEPA)

La SEPA (Single Euro Payments Area) tiene como objetivo que tanto particulares como empresas puedan efectuar sus pagos sin utilizar efectivo en toda la zona del euro desde una cuenta única en cualquier lugar de la zona y con las mismas condiciones, eficiencia y seguridad con que realizan esos pagos en su ámbito nacional.

Banca y bolsa

Desde la introducción de la moneda única el 1 de enero de 2002, los ciudadanos de cualquier Estado miembro pueden realizar sus pagos en efectivo con una sola moneda en cualquiera de los países de la zona, con la misma facilidad con que lo hacían en sus respectivos países con las antiguas monedas nacionales.

Sin embargo, lo que es una realidad para los pagos en efectivo es aún una iniciativa en marcha para los pagos de otra naturaleza. La introducción del euro como moneda única en los países de la zona del euro solo se habrá completado cuando la Zona Única de Pagos en Euros —Single Euro Payments Area (SEPA)— sea una realidad; es decir, cuando los particulares y las empresas puedan efectuar sus pagos sin utilizar efectivo en toda la zona del euro desde una cuenta única en cualquier lugar de la zona, utilizando un único conjunto de instrumentos de pago con la misma facilidad, eficiencia y seguridad con la que lo hacen en el ámbito nacional.

No obstante, el objetivo de la SEPA no es únicamente mejorar los procesos en la realización de pagos en euros entre los distintos países, sino que pretende también desarrollar instrumentos, estándares, procedimientos e infraestructuras comunes. Cuando este proyecto se haya completado, todos los pagos del ámbito de la SEPA se considerarán internos y desaparecerá la actual distinción entre los pagos nacionales y los transfronterizos.

Este proyecto está liderado por el Consejo Europeo de Pagos (European Payments Council, EPC), el principal órgano de decisión y coordinación de la industria bancaria europea en esta materia, que es el encargado de definir los nuevos instrumentos y los estándares necesarios para garantizar la eficiencia de los pagos en la SEPA.

Desde la perspectiva institucional, tanto la Comisión Europea como los bancos centrales colaboran estrechamente en el proceso, contribuyendo a eliminar los posibles obstáculos técnicos, jurídicos y comerciales, y respaldando los objetivos para la creación de la zona única.

La Comisión Europea ha elaborado la Directiva de Servicios de Pago, cuya adopción supone el establecimiento de un conjunto de normas aplicables a los servicios de pago en toda la Unión Europea (UE).

Por su parte los bancos centrales mantienen frecuentes contactos con las partes implicadas, con objeto de analizar los avances del proyecto y el grado de cumplimiento de las expectativas y requisitos que se han ido fijando. Estos análisis tienen su reflejo en los informes de progreso que publica periódicamente el Banco Central Europeo (BCE).

Desde enero de 2008, los ciudadanos y las empresas pueden realizar sus transferencias usando el nuevo instrumento SEPA, además de las transferencias nacionales existentes. Con la entrada en vigor de la Ley de Servicios de Pago, que transpone la Directiva de Servicios de Pago, será posible, también, utilizar el nuevo instrumento de adeudo directo paneuropeo.

En lo relativo a las tarjetas de pago, el objetivo es eliminar las barreras de tipo legal, operativo y de negocio, de forma que se garantice la necesaria interoperabilidad y que este instrumento se pueda utilizar sin condicionantes geográficos.

A partir de 2010, cuando se hayan producido la oportuna estandarización y las adaptaciones necesarias en las diferentes infraestructuras que procesan estas operaciones, dichos instrumentos paneuropeos se utilizarán mayoritaria, de manera que la SEPA será una realidad irreversible.

La Ley de Servicios de Pago, por la que tendrá lugar la transposición al ordenamiento jurídico español de la Directiva Comunitaria sobre Servicios de Pago en el Mercado Interior de 2007, será fundamental de cara a eliminar algunos de los más importantes inhibidores para una rápida migración a la SEPA en España.

En esencia, el Proyecto de Ley presenta la siguiente estructura:

  • Determinación de los servicios de pago y de los proveedores autorizados para la prestación de los mencionados servicios.
  • Régimen jurídico de las entidades de pago.
  • Transparencia de los servicios de pago.
  • Derechos y obligaciones derivados de la prestación y utilización de los servicios de pago.

Recuerde que...

  • La SEPA no solo quiere mejorar los procesos en la realización de pagos en euros entre los distintos países, sino que pretende también desarrollar instrumentos, estándares, procedimientos e infraestructuras comunes.
  • Comisión Europea y bancos centrales colaboran estrechamente en el proceso, contribuyendo a eliminar los posibles obstáculos técnicos, jurídicos y comerciales, y respaldando los objetivos para la creación de la zona única.
Subir