guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Plan de estabilización

Plan de estabilización

Conjunto de medidas de política económica, fundamentalmente monetarias, fiscales y cambiarias, generalmente de carácter contractivo que se adoptan con el fin de combatir una alta inflación o un déficit en la balanza de pagos.

Administración estatal y autonómica

Concepto

El término plan de estabilización es utilizado para referirse al conjunto de medidas de política económica, fundamentalmente monetarias, fiscales y cambiarias, generalmente de carácter contractivo que se adoptan con el fin de combatir una alta inflación o un déficit en la balanza de pagos.

Aunque habitualmente el término plan de estabilización es utilizado en el sentido anteriormente señalado, es decir, para referirse al conjunto de medidas dirigidas a alcanzar la estabilización macroeconómica de un país, en ciertas ocasiones se utiliza en un sentido distinto, como por ejemplo, para designar el conjunto de medidas dirigidas a restablecer el funcionamiento del sistema financiero de un país.

El plan de estabilización económica de 1959

El 21 de julio de 1959 el gobierno español aprobó el Decreto Ley de Ordenación Económica, habitualmente conocido como Plan de Estabilización Económica, y que supuso el fin de la autarquía vivida por la economía española desde el fin de la Guerra Civil y el inició de un proceso de modernización del país, que dio lugar al llamado milagro económico español.

El Plan de Estabilización estuvo constituido por un conjunto de medidas monetarias y financieras, fiscales y de comercio exterior con tres objetivos básicos: la estabilización macroeconómica, la apertura exterior y la liberalización de la economía española.

Antes de la implantación del Plan, la economía española registraba una elevada tasa de inflación, como consecuencia del exceso de oferta monetaria y de los importantes aumentos salariales; la balanza de pagos registraba un abultado déficit y las reservas exteriores prácticamente se habían agotado y el déficit público era cada vez más abultado. En definitiva, la economía española estaba prácticamente en la ruina y exigía un profundo cambio de rumbo en su política económica, que acabara con la situación de inflación, aislamiento exterior e intervención económica.

En los años previos a la implantación del Plan de Estabilización, y con el apoyo de los organismos internacionales, se empezaron a aplicar medidas correctoras. En concreto, se suprimió el sistema de tipos de cambio múltiples; se devaluó la peseta; se congeló el sueldo de los funcionarios y moderó el crecimiento de la oferta monetaria, iniciándose también una tímida reforma tributaria con la ampliación de la base imponible.

Pero el grueso de las medidas de estabilización macroeconómica, de apertura exterior y de liberalización económica fueron adoptadas con la puesta en funcionamiento del Plan en julio de 1959 (véase Cuadro 1).

El éxito de las medidas adoptadas no es cuestionado. A partir de 1959 el déficit en la balanza de pagos se corrigió, las reservas exteriores aumentaron, la inflación se redujo por debajo del 3 % en 1960, se incrementó la inversión extranjera en el país y el turismo empezó a crecer de forma muy importante.

Cuadro 1. EL PLAN DE ESTABILIZACIÓN DE 1959
Medidas Monetarias y Financieras
Medidas

— Limitación del crédito al sector privado.

— Supresión de la pignoración automática de títulos públicos.

— Eliminación de anticipos directos al Banco de España.

— Limitación del redescuento a la banca privada.

— Elevación de los tipos de interés.

— Depósito previo a las importaciones.

Objetivos

— Mejora del control monetario.

— Reducción del crecimiento de las variables monetarias.

— Introducción de una nueva política económica.

— Control de la inflación.

Medidas Fiscales
Medidas

— Limitación del gasto público.

— Incremento del precio de los servicios públicos.

— Amnistía de los capitales fugados repatriados.

— Incrementos tributarios.

— Supresión de las intervenciones de precios.

— Mercancías de libre exportación.

— Congelación de salarios.

Objetivos

— Equilibrio financiero del sector público.

— Liberalización de las intervenciones administrativas.

— Control de la inflación.

— Mejora del sistema de formación de precios.

Medidas de Comercio Exterior
Medidas

— Devaluación de la peseta.

— Convertibilidad de la peseta (1 $ = 60 pesetas).

— Depósito previo a las importaciones.

— Liberalización de las importaciones.

— Creación de un fondo para cubrir deterioros en la balanza de pagos.

— Apertura a la inversión extranjera.

— Gravámenes transitorios a la exportación de ciertos productos.

Objetivos

— Liberalización del comercio exterior.

— Equilibrio de la balanza de pagos.

— Seguridad de aprovisionamiento de productos básicos.

El FMI y los planes de estabilización económica

En muchas ocasiones la adopción de un plan de estabilización económica no es una opción de política económica adoptada libremente por el Gobierno de un país, sino que es una exigencia del Fondo Monetario Internacional, para que un país que se encuentra en graves dificultades financieras pueda tener acceso a la financiación que le ofrece este organismo financiero internacional, así como para acceder a la financiación de la banca internacional.

La condicionalidad de los préstamos del FMI se hizo especialmente patente durante la crisis de la deuda externa que sufrieron algunos países latinoamericanos a comienzos de la década de los ochenta. La condicionalidad del FMI supone la estrecha vigilancia que las autoridades económicas de un país tienen que aceptar como condición para pedir recursos al FMI. Los países que renegocian sus deudas se ven en la obligación de adoptar los planes de estabilización macroeconómica diseñados por el FMI. A pesar de que las cantidades que el FMI presta a los países son, normalmente, relativamente pequeñas en relación a las necesidades de financiación del país deudor, la implicación del Fondo ha sido muy importante, al informar a los bancos internacionales de que el país deudor está adoptando las medidas de estabilización macroeconómica necesarias para mejorar su situación crediticia.

Las medidas demandas por el FMI en los planes de estabilización con el fin de reducir los déficit por cuenta corriente y la inflación incluyen la eliminación de los subsidios, el aumento de los impuestos, el recorte de los salarios y el aumento del precio de los servicios públicos. Asimismo, las devaluaciones han sido una medida que ha acompañado a las políticas de reducción del gasto. Lógicamente estas medidas suponen un coste social importante, especialmente en el corto plazo, lo que ha hecho que en muchas ocasiones los países deudores culpen al FMI de la imposición de medidas de política económica muy restrictivas.

En términos generales, el FMI elabora programas de estabilización que permiten a los países afrontar las posibles crisis reduciendo su vulnerabilidad e incentivando un crecimiento sostenible para asegurar un nivel de vida mejor a lo largo del tiempo. Estos programas de estabilización son supervisados a lo largo del tiempo de su ejecución y van acompañados de asistencia técnica para fortalecer el cumplimiento de los objetivos marcados.

La adopción de programas de estabilización económica ha sido vista por la banca internacional como algo crucial para determinar la solvencia de un país fuertemente endeudado.

Recuerde que...

  • Aunque habitualmente el término plan de estabilización es utilizado en el sentido de estabilización macroeconómica de un país, en ciertas ocasiones se utiliza para designar el conjunto de medidas dirigidas a restablecer el funcionamiento del sistema financiero de un país.
  • En ocasiones la adopción de un plan de estabilización económica no es una opción de política económica adoptada libremente por el Gobierno de un país, sino que es una exigencia del Fondo Monetario Internacional.
  • La adopción de programas de estabilización económica ha sido vista por la banca internacional como algo crucial para determinar la solvencia de un país fuertemente endeudado.
  • Las medidas que se toman suponen un coste social importante, especialmente en el corto plazo, lo que ha hecho que en muchas ocasiones los países deudores culpen al FMI de la imposición de medidas de política económica muy restrictivas.
Subir