guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Planificación patrimonial

Planificación patrimonial

Proceso legal de planificar cómo serán distribuidos los bienes personales de un individuo entre sus herederos tras su fallecimiento.

Banca y bolsa

Concepto

En puridad de términos, la planificación patrimonial es el proceso legal de planificar cómo serán distribuidos sus bienes personales entre sus herederos luego de su fallecimiento.

En un concepto mucho más amplio, dentro de lo que se definiría como planificación financiera, se incluyen todas las decisiones de una persona o familia relacionadas con el dinero, donde el principio generalista es el de ingresar más de lo que se gasta, esto es, que el ahorro sea superior a los consumos.

Tipos de agentes

De acuerdo con su posición financiera neta, pueden distinguirse dos tipos de agentes: familias y empresas financieras por un lado y empresas no financieras por otro.

Mientras que los primeros habitualmente son acreedores netos y representan la oferta de ahorro, los segundos suelen presentar una posición neta deudora, lo que les convierte en demandantes de fondos.

Las decisiones de las empresas no financieras en materias de ahorro suelen explicarse, generalmente, por la rentabilidad esperada. El objetivo de la empresa es maximizar su valor total, calculado como suma de los flujos de tesorería presentes y futuros (estos últimos actualizados a fecha actual). Por tanto, la inversión se llevará a cabo únicamente cuando la productividad que se calcula que va a generar una unidad más de capital productivo es superior a su coste. El capital instalado hace que descienda la productividad marginal del capital hasta que se iguala a los tipos de interés.

Desde el punto de vista de las familias, entendemos que todas las decisiones de gasto e inversión (ahorro) se decidirán de acuerdo a un modelo de comportamiento racional; esto es, ante dos bienes iguales optaremos por el de menor precio (o ante dos productos financieros de igual riesgo, optaremos por el de mayor interés). Ahora bien, este comportamiento racional “ideal” solo será posible en un mercado perfecto, donde la información fluya sin privilegios y sin coste alguno. Como tantas otras hipótesis económicas, esto no se da en la realidad, pero sí nos puede servir como referencia para valorar los mercados en su justa medida.

Es más, el aspecto que más importancia tiene a la hora de analizar la propensión de las familias al ahorro es su propensión al riesgo, ya que esta expresa muy claramente la evolución de una economía. En general, las economías con los mercados más perfectos y desintermediados registran una mayor propensión al riesgo.

Las empresas financieras han venido desempeñando tradicionalmente un papel de transmisores del ahorro generado por las familias hacia las empresas no financieras y desde luego, es muy importante su papel de canalizadores del ahorro para que los flujos financieros lleguen a donde se necesitan. No obstante, en las economías más evolucionadas van perdiendo ese carácter como consecuencia de la mayor propensión a la inversión directa por parte de las familias y de la aparición de nuevos productos financieros que introducen nuevos modelos de negocio en un mercado que se está mostrando especialmente dinámico en los últimos tiempos y sobre todo a partir del auge de las nuevas tecnologías.

Por lo general, las empresas financieras realizan operaciones de inversión más voluminosas que las familias, por lo que están acostumbradas a realizar exhaustivos análisis sobre la rentabilidad de sus inversiones. Es por ello que estas empresas suelen tener un conocimiento mayor del mercado que las familias.

Desarrollo y comportamiento financiero

A la hora de analizar el comportamiento económico-financiero de un país, resulta más significativo atender no tanto a las tasas de ahorro de los agentes económicos, sino a la materialización de este ahorro. Esto es, uno de los principales indicadores a los que podemos recurrir para describir y analizar la “madurez” de un mercado es la selección que sus agentes realizan de los diferentes productos financieros disponibles.

El sistema financiero promueve la canalización del ahorro hacia la inversión y es su función hacerlo de la forma más eficiente posible, para lo cual cuenta con instrumentos como los mercados de valores o la intermediación financiera.

En el primer caso, los ahorradores son los que, mediante la compra de títulos emitidos en el mercado de valores, se encargan de canalizar directamente su capacidad de financiación hacia los agentes que tengan necesidad de recibirla.

En el segundo caso, los intermediarios financieros son quienes se encargan de desarrollar esta función, fundamentalmente mediante la captación de depósitos y la concesión de créditos. Al ser intermediarios, su beneficio proviene de los diferentes intereses aplicados a acreedores y proveedores y de las comisiones con que cargan determinadas operaciones.

Para valorar el grado de desarrollo financiero de una economía resulta muy importante atender al peso que representan los activos financieros totales —tanto intermediados como desintermediados, y sea quien sea el emisor o detentador de los mismos— sobre el Producto Interior Bruto (PIB).

Gracias al desarrollo de las tecnologías de la información los inversores individuales disponen cada vez más de información económico-financiera en términos similares a los grandes inversores institucionales, lo que ha aumentado su cultura financiera y favorece su participación en el mercado. Esta ha sido una de las causas que han favorecido el incremento de la actividad financiera en el mercado español, si bien aún existe una cierta segmentación del mercado entre el gran público y los inversores profesionales.

Pero además de esta creciente “financiarización” de la economía española, también se ha producido un cambio cualitativo en la misma, ya que han perdido mucha importancia relativa los activos intermediados. Estos han pasado de representar más del 70 % de los activos financieros totales a principios de los años noventa a un 50 % aproximadamente en la actualidad.

Como contrapartida a esta caída en la importancia de la intermediación financiera tradicional, se ha producido un alza generalizada en la importancia tanto de los valores en circulación (fundamentalmente renta variable) como de la inversión institucional (fondos de inversión y fondos de pensiones, principalmente).

Recuerde que...

  • En la planificación financiera se incluyen todas las decisiones de una persona o familia relacionadas con el dinero, donde la máximia es que el ahorro sea superior a los consumos.
  • Se pueden distinguirse dos tipos de agentes: familias y empresas financieras, por un lado, y empresas no financieras por otro.
  • Los ahorradores son los que, mediante la compra de títulos emitidos en el mercado de valores, se encargan de canalizar directamente su capacidad de financiación hacia los agentes que tengan necesidad de recibirla.
  • Los intermediarios financieros son quienes se encargan de desarrollar esta función, fundamentalmente mediante la captación de depósitos y la concesión de créditos.
  • Para valorar el grado de desarrollo financiero de una economía resulta muy importante atender al peso que representan los activos financieros totales sobre el Producto Interior Bruto (PIB).
Subir